Capitulo 16

El teléfono suena y Christian lo levanta, la grava en su voz, ladrando a la persona que llama “Grey”

Gracias a Dios la llamada me quita sus ojos perforadores de encima y puedo sufrir el inmenso golpe relativamente en privado. ¿Cómo carajo entendí esto tan mal? ¿Otra vez? Mis pensamientos se arremolinan alrededor de las imágenes de los últimos días, tratando en vano de reconstruir algo, algo que pueda haberme advertido de este momento condenado. La magnitud del shock afortunadamente me mantiene adormecida, el hoyo negro de mi corazón parece haber absuelto todas las emociones. Por ahora, es una cascara vacía.

Tal vez pueda hacer frente a esta grave pérdida poco a poco. Si – pienso, así debe ser, una especie de un bocado de piezas de dolor, muy manejable, muy inteligente, en realidad – me felicito. Ese será el camino a seguir, procesar y seguir adelante, procesar y seguir adelante, aunque, no estoy segura de cuánto tiempo tendré que hacer eso. Superar la perdida de Christian Grey no ha pasado en los últimos cinco años así que, de manera realista a lo que estoy viendo, me pregunto, ¿otro cinco más? ¿Diez tal vez? Tal vez, nunca.

A través de la bruma de mi adormecimiento, vagamente escucho la voz de Christian subiendo unas octavas, no exactamente gritar, pero casi. Oh-oh él está molesto mi subconsciente me canta canciones.

El fuerte sonido del teléfono al ser colgado, junto con los improperios de Christian, me sacuden de vuelta a mí misma. “¡Joder, mierda!” dos manos agitadas furiosamente pasan por su cabello, luego ambos puños se lanzan sobre los lados de su cintura. “¡Mierda!” escupe de nuevo, mirando al teléfono con ojos de asesino.

Él me recuerda y hace zoom a mi mirada fija con ojos bien abiertos, “Ana, escucha, ese era Taylor, Ross ha dejado que las cosas se le salgan de las manos en Seúl, los empleados de la planta están haciendo disturbios y hemos recibido varias amenazas en relación a la toma de posesión, me tengo que ir ahora mismo, vamos a hablar de esto después, discúlpame, pero me tengo que ir. El jet está en espera en el SeaTac” Mientras está hablando conmigo, está metiendo documentos en su maletín, luego lo cierra con un golpe y una mirada de determinación pura.

Asiento con la cabeza y él erróneamente identifica mi expresión como miedo. Camina hacia mí y coloca su mano cálida en mi hombro, mi cabeza se gira para verla allí, como si él tuviera algún derecho sobre mí. “Todo está solucionado, no te preocupes. Por favor dile a Chris que lo compensaré – en lo de ir a navegar” él mueve su cabeza hacia mi línea de visión para tratar de atrapar mi mirada y automáticamente mis ojos se hunden en los suyos. “Por favor trata de no meterte en problemas, ¡lo digo en serio Anastasia! Nos mantendremos en contacto” la nota severa me obliga a asentir otra vez y luego, él se ha ido, sus zancadas haciendo eco en mis oídos.

Así que esta es la zona cero en el sentido emocional. Ni siquiera puedo reunir mi preocupación por él, por Taylor y Ross. Por pura fuerza de hábito mi cuerpo se da vuelta y mis pies caminan fuera del estudio, por el pasillo a mi habitación, donde me acuesto y apago la luz. Estoy a punto, lista para el impacto de dolor que no llega desde algún sistema interno inteligente que apaga mi cuerpo antes de freír mis nervios, rápidamente lanzándome a un abismo de oscuridad.

Cuando la mañana y el desvelo llegan, abro un ojo y gimo en dolor, debo estar enferma, algún virus creo. Me duele todo el cuerpo y mis piernas bombean llenas de plomo. Exhalo un largo suspiro y obligo a mi mente a concentrarse en relajarse, tal vez puedo volverme a quedar dormida, estoy segura que Christian va a cuidar de Chris…el pensamiento, breve y feliz se hace añicos mientras la fuerza completa de la realidad me golpea en la cabeza y las entrañas y jadeo, rogando que sea toda la ración porque si esto es lo que un poco de dolor se siente; he llegado a mi fin.

Me enrosco en una bola en posición fetal y me pregunto cómo voy a hacer para superar el día. Muero por rebobinar la noche y nunca haber ido por ese último vaso de agua. Oh dulce ignorancia que era una bendición, por primera vez realmente comprendo plenamente esa expresión.

Me siento completamente sola, estoy aquí en una ciudad extraña, casi no conozco a nadie en un apartamento del cual no me puedo ir – no tengo la energía para discutir con Christian acerca de volver a casa. No que él esté aquí, sin embargo, debo admitir que es un consuelo. No creo que pueda enfrentarlo hoy.

Tengo una necesidad profunda de hablar con mi mama y tal vez con Ray también, solo por si acaso. Espero que Chris no esté tan decepcionado por no ir a navegar, no estoy segura que pueda manejar a un niño con mal humor hoy. Mis músculos protestan el movimiento fuera de la cama y me arrastro a la ducha, esperando lavar un poco de cordura en mi misma.

Chris toma la noticia relativamente bien y soborno su cooperación de hoy con cantidades de horas en la TV que generalmente no permito. La mayor parte de la mañana simplemente me siento, y miro fijamente hacia el espacio, mi cabeza perforando solo una pregunta ¿Por qué?

Cuando Collins se da cuenta de mi estado de ánimo, se mantiene fuera de mi camino. Justo antes del almuerzo decido llamar a mi mamá. Me toma un esfuerzo herculino levantarme y encontrar mi teléfono y marcar pero, cuando ella no contesta, me veo forzada a llamar a Ray en su lugar.

“Annie, ¡he estado esperando por tu llamada!” Me quejo, mis espíritus bajos hundiéndose más. Lo último que necesito ahora es un sermón de cuan estúpida he sido. Creo que finalmente tengo la imagen completa.

La voz de Ray se vuelve ansiosa cuando no le contesto inmediatamente, “Annie, ¿está todo bien?”

“Ay papá” mi voz se quiebra mientras las lagrimas de duelo salen a través de mi, como uñas en una pizarra – arañando, enviando estremecimientos secos por mi cuerpo rígido.

Lo escucho suspirar, “fue una apuesta arriesgada Annie, necesitas ser realista, una vez que la confianza está rota, es casi imposible de reparar” Su explicación cuerda y razonable no empieza a penetrar las profundidades de la desesperación que me rodea, ni siquiera a través de la parte racional de mi cerebro que reconoce la verdad de sus palabras.

Lloro con más fuerza, sorprendida que aun tenga lagrimas para derramar, “¿Por qué no Chris y tú empacan sus cosas y viene a visitarme? Lejos de todo por un tiempo, sabes, un receso limpio”

“No puedo ahora mismo papá pero,..pero gracias” balbuceo la respuesta.

“¿Cómo van las cosas con el libro?” él está fuera de su terreno, desesperado por ayudarme pero, tambaleante ante la cara de las crudas emociones, él no puede prepararme un té así que cambia el tema.

“Van bien papá, prometedor, ya veremos” no puedo soportar la idea de darle los detalles; no estoy segura aun que es lo que hare al respecto ahora. “¿Cómo están las cosas contigo?”

“Bien Annie” él titubea por un momento y continua, “Me encontré con Jose padre”

Ah,¡ el papá de José!

“Oh, ¿Cómo está él?, ¿Cómo está José?” un nuevo hilo de nerviosismo se funde con las otras emociones rasgadoras; sé que realmente jugué con sus sentimientos.

“Bien, aparentemente tiene una novia desde hace algún tiempo, Jose dice que ella se parece mucho a ti, creo que dijo que ella es artista”

Ray no tiene que precisar para mí, la acusación en su voz es lo suficientemente clara. Estoy agradecida que finalmente él esté logrando seguir adelante. Por un momento pongo mi propio dolor a un lado y por primera vez, me pregunto si debería llamarlo para disculparme.

“Oh, eso es bueno ¿no? Me pregunto ¿Cómo se conocieron?” solo estoy haciendo una pequeña charla, aferrándome al breve respiro antes de que sea solo yo, con el dolor de corazón de nuevo.

“Creo que dijo que el hermano de tu vieja amiga Kate la conocía, en realidad no preste mucha atención”

“Espero que sea el primer paso de muchos buenos para él” lo digo y lo digo en serio. ¡Hombre, cuando me equivoco lo hago bien!

“¿Le dijiste que mentí acerca de que Christian nos echo a la calle?” mi pregunta es tentativa, una que no estoy segura de querer la respuesta. Trazo un círculo con mi dedo del pie en el piso, la respiración contenida.

“No Annie, no creo que le hiciera a nadie ningún bien. Si el chico está finalmente en el camino de la recuperación, pensé, vamos a dejar las cosas como están”

Asiento con la cabeza y junto mis manos, apretadas, más lagrimas, siempre tan cerca de la superficie “Gracias papá” es un susurro tenso, justo en el borde de otra crisis.

“No lo hice por ti Annie. Te amo pero, lo que hiciste, lo encuentro muy difícil de conciliar con la hija que conozco.”

Puede que él también me hubiese golpeado en persona. Me doblo y hago un esfuerzo por respirar. Mantengo mi mandíbula cerrada, encarcelando el gemido tratando de escapar. Él tiene tanta razón – qué puedo decir – pero eso no lo hace menos insoportable de escuchar.

Cuando confió en que mi voz no va a desvanecerse, le contesto, “Lo sé. Nunca soñé que pudiera salirse de las manos así, nunca quise que nadie saliera herido. Lo siento, no sé que más hacer” con eso, se cauteriza una cicatriz permanentemente en mi corazón.

Nos despedimos y aunque yo no lo habría creído antes de la llamada, mi corazón es aun más pesado ahora. Tal vez fue necesario para mí oír, es poner las cosas en perspectiva para mí. Mi papá tiene razón, lo que hice con Christian y Jose fue horrible e imperdonable. Realmente no puedo esperar nada más. Los coqueteos de Christian me dieron esperanza pero, no debí permitirlo. Es momento de enterrar esto y seguir adelante.

Extrañamente me siento un poco mejor. Saber que no merezco la absolución me ayuda a entender y de alguna manera lo hace más fácil de soportar. Puedo empezar a dejar ir la esperanza. No creo que el dolor se desvanezca pronto pero, no puedo revolcándome en él. Hice lo hice y no lo puedo borrar, por mucho que quiera. Es hora de enfrentar las consecuencias.

Prepara algo de almuerzo para Chris y me siento aliviada de que Christian no esté aquí para regañarme por no comer. Decido que el mejor curso de acción es mantenerme ocupada. Acerco mi laptop y reviso mi correo electrónico. La incredulidad se vuelve en molestia cuando veo un e-mail de Christian. ¿No puede él dejarme llorar en paz?

De: Christian Grey

Asunto: Llegada a salvo

Fecha: 24October 2016 01:27

Para: Anastasia Steele


Anastasia

Una breve nota para hacerte saber que hemos llegado a Seúl. El tiempo aquí es de dieciséis horas por delante de Seattle, así que por favor ten eso en cuenta si necesitas algo de mí, tal vez sería mejor llamar en lugar de un e -mail si es urgente. Collins tiene todos los detalles de nuestro itinerario y alojamiento.


Por favor dale Chris un abrazo de mi parte.

Christian Grey

CEO de Grey Enterprises Holdings Inc.

Veo que estamos de vuelta a la formalidad y me castigo a mi misma por esperar algo más. Ahora, más que nunca debo mantener mis expectativas en la realidad.

De: Anastasia Steele

Asunto: Llegada a salvo

Fecha: 23 de octubre 2016 12:52

Para: Christian Grey


Gracias por hacerme saber, diferencia horaria tomada en cuenta.


Anastasia Steele

Le doy clic a enviar y me desplazo por la lista de e-mails tratando de olvidarme de él y por una vez es fácil porque mi cuarto e-mail es de Kate Grey. Inhalo mientras lo abro, mi estomago apretado en anticipación mezclado con miedo.

¿Por qué ella me está buscando después de todo este tiempo?

De: Kate Grey

Asunto: Lo siento

Fecha: 22 de octubre 2016 23:46

Para: Anastasia Steele


Querida Anastasia – Ana,


Me doy cuenta de que ha pasado un largo tiempo desde que hemos sabido algo la una de la otra y no hay razón para negarlo, desde hace mucho tiempo, estuve herida por tu aparente castigo frívolo a nuestra amistad. Con tu repentina reaparición, Grace fue lo suficientemente amable para compartir la naturaleza de la ruptura entre Christian y tú y, por primera vez, lo entiendo.

Siento mucho que hayas tenido que pasar por eso sola y que no sintieras que podías confiar en mí con el agobio. Supongo que puedo ver la forma en cómo lo viste, tu amiga comprometida con el hermano de tu “enemigo” y no querer echar a perder las cosas para mí. Me conmovió profundamente y me siento terrible por no darme cuenta antes – de que las cosas fueran más cortantes y secas como pensaba. Cuando regresemos de Holanda puede que le dé a Christian la patada en el trasero que se merece.    

Todavía hay muchas cosas que me gustaría aclarar contigo pero, lo más importante, es que lo siento, espero me puedas perdonar y segundo, felicitaciones por lo que he oído es un hijo hermoso.

(Aun) tú amiga.

Kate.
Kate Grey

Directora Ejecutiva

Keep it Green Building and Design

No hay ninguna duda en el hilo similar que corre con los comentarios de Grace y Mia de ayer, lo cual tiene sentido, si Grace le dijo a Kate pero, la pregunta es ¿por qué todos parecen pensar que nuestra ruptura es culpa de Christian? ¿Qué les dijo Christian?

¡Oh Kate! Mi corazón tiene espasmos por la pérdida de nuestra amistad. Espero que ella aun quiera ser mi amiga, una vez que escuche mi versión porque, sé que de alguna manera, Christian mintió. Le escribo una carta honesta a ella antes de que cambie de opinión y robé este rayo de bienvenida con amabilidad.


De: Anastasia Steele

Asunto: No, yo lo siento

Fecha: 15 de octubre 2016 13:12

Para: Kate Grey


Querida Kate,

Me encantó tu carta y más que nada me gustaría que seamos amigas otra vez pero, antes, creo que tú necesitas saber toda la historia. No estoy segura de lo que Christian le dijo a sus padres pero, sé que no es la verdad.

Cuando me enteré de que estaba embaraza (posiblemente porque olvidé ponerme la inyección anticonceptiva) estaba aterrada de la reacción de Christian. Eso aunado con el impacto que me despertaba del hecho de que estaba viviendo en un cuento de hadas que nunca pensé que merecía, me hizo salir corriendo. Sabía que tener un hijo iba a ser extremadamente fuerte para él de aceptar y me rehusé a forzarlo a la paternidad. Al mismo tiempo  ya amaba al bebe que cargaba, así que, hice lo que creía era salvarlos a ambos al bebe y a Christian.

Creía que con el tiempo Christian se daría cuenta de que lo que teníamos era un capricho y al menos para él, no era amor. Eventualmente él estaría agradecido de que di una salida fácil. Nunca le dije que estaba embarazada. Sabía que tanto tu como Christian tenían el poder de hacerme cambiar de opinión por lo que me mantuve alejada.   

Fui imprudente y estúpida y cincuenta sombras ciega, ahora lo sé. No hay escusa y sé que no merezco tu simpatía o tu perdón pero, tienes razón en una cosa. Yo estaba dispuesta a proteger tu relación con Elliot, si no hubiese sido por eso, se que podría haber confiado en ti.

Yo soy la que lo siente.

Nunca he dejado de ser tu amiga.

Anastasia Steele

En ese momento decido que lo que sea que ella decida hacer, voy a cumplir con ella. No más persecuciones, solo disculparme y tratar de arreglar lo que queda después de que el polvo se asiente.

Así que, ¿Cómo está yendo la confesión hasta ahora? Es mi subconsciente – algunas veces desearía poder darle una patada!

Con desgano me deslizo por otros e-mails, sobre todo borrándolos para mantener mi mente fuera de mi triste situación.

No veo a Collins entrar a la habitación y casi salto fuera de mi piel cuando él me habla, “Sra. Steele, tengo una llamada para usted, es la Sra. Grey” él me entrega el auricular inalámbrico.

¿Grace? Me pregunto que querrá. Tomo el teléfono y mi boca empieza a agradecer, “Grace, es encantador escu…”

Antes de que tenga chance de terminar la frase un grito valiente que reconozco en cualquier lugar me acosa. “¡¿Qué demonios estabas pensando? ¿Tienes alguna idea de lo qué le hiciste a ese pobre hombre?! Tu no estuviste allí para recoger los pedazos; él estaba frenético con preocupación y aparte del pozo profundo de desesperación en el que lo dejaste, invadido con culpa! ¿Qué es lo que pasa contigo?!”

¡Mierda, mi e-mail garantizó una llamada de Kate!

“Kate, lo siento, yo…”

Ella me interrumpe de nuevo, “¿no sabes lo mucho que él te ama? ¿Tienes alguna idea del dolor por lo que lo hiciste pasar, nunca he visto a nadie tan destrozado. Espero que él te haya azotado para hacerte entrar en razón; ¡alguien debería poner algo de cerebro de nuevo en tu cabeza! ¡No puedo creer que hicieras eso!”

¡Guao! “Lo sé, fui..:”

Ella cañonea, “¡esconder su hijo de él! ¡No puedo creer que él haya asumido la culpa de esto por ti! ¡No puedo creer que él todavía te ame, después de todo eso pero, hay que ver, tal vez ustedes se merecen el uno al otro!”

Hombre, ¡ella está molesta! Hay una pequeña parte de mí que está feliz por ser gritada. Se siente bien, esto es lo que me merezco y tal como sospechaba, Christian le dijo a sus padres que él hizo que me fuera. Guao, no estoy segura que hacer con eso.

“Lo entiendo Kate, créeme, y te aseguro que él no me quiere de vuelta” supongo que la finalidad de mi tono llama su atención, porque se muerde la lengua por un momento. Me siento en el borde de mi cama, sin confiar en mis piernas temblorosas.

“¿Él no quiere?” ahora ella suena desconcertada, “Pero, Grace dijo que él aun tenia sentimientos hacia ti”

“No,” le digo a punto de llorar otra vez, exhalo una respiración larga y lenta.

Ella silba entre sus dientes,”no es que esté de acuerdo con él pero, no habría creído que tú podrías hacer nada – nunca – para alejarlo” su acento introspectivo es más suave ahora.

“Bueno, lo hice” Mi boca se retuerce en una línea cortada mientras contengo la presión de mis emociones tras una pared débil de fuerza de voluntad pero, no puedo esconder los sentimientos sangrando a través de mi voz.

“Oh Ana, ¿Qué estabas pensando?” casi puedo verla sacudir la cabeza, la boca en una línea infeliz de rechazo.

“No lo sé, nunca preví todas estas… estas complicaciones. Obviamente no pensé en ello. Yo estaba en pánico. Todo el tiempo con él, yo… yo siempre me sentí como si estuviera soñando, como si nada fuera real, como si le estuviera pasando a alguien más y yo simplemente estaba observando. En el fondo de mi mente estaba totalmente convencida de volver al mundo real en algún momento”

“Por Dios Ana, ¡tú y esa imagen auto-distorsionada de ti! Siempre supe que tenías problemas pero, nunca me di cuenta de que tan profundos eran. ¿Qué te paso? ¿Cómo es que una mujer hermosa e inteligente se vuelve tan ciega a su propio atractivo?” ella se está irritando de nuevo.

Mi aliento se detiene en seco mientras considero la pregunta, “no lo sé” estoy consciente de que tan patético suena pero, siempre lo he aceptado como un hecho de mí, nunca lo cuestione. Yo era tímida, si me destacaba era porque era muy torpe o nerd – metida en los libros, el libro de patito feo. Nunca se me ocurrió analizarlo.

“Bueno, deberías entenderlo, porque te ha costado el mundo” la cuchilla de sus duras palabras cortan otra pieza de mi corazón, ya destrozado pero no la puedo culpar de su razonamiento.

“Lo ha hecho” estoy de acuerdo en voz baja, un pequeño declive se ha envuelto alrededor de mis hombros.

“Oh Ana” dice y suspira, “¿Qué vas a hacer?” a pesar de mi miseria, no paso por alto el tono conciliador y me atrevo a esperar que al menos términos amistosos con Kate son posibles.

“No lo sé” Incluso para mis propios oídos sueno como un disco rayado pero, estoy a la deriva – sin dirección, sin plan, muy poco de cualquier cosa realmente.

De repente, ella se anima cuando se le ocurre una idea, “¿has intentado darle celos?”

“¡Y algo más!” resoplo, recordando que tan mal me salió el tiro por la culata.

No te salió el tiro por la culata con el Dr. Shawn mi diosa interna bromea.

Tampoco nos hizo volver a estar juntos, mi subconsciente le responde.

“Oh” ella está abatida, junto a mí y es un gran consuelo.

“Gracias por llamar Kate, te he extrañado” Nunca he sentido su ausencia con tanta intensidad. Mi labio tiembla, antes un sollozo se escapa, liberando el llanto que he estado tragando durante la duración de la conversación.

Ella me ofrece una sonrisa irónica, “¿a pesar de que te haya gritado?”

“Si…Si” logro decir a través de una nueva barrida de llanto fresco.

“Desearía poder decir algo para hacerte sentir mejor, tu pareces muy segura de que se acabó y eso es malo, lo sé pero, no es el fin del mundo. Tú tienes un hijo, mantente fuerte por él”

Asiento con la cabeza, rechinando mis dientes contra la agonía insoportable de estar sin Christian, mezclado con la conmovedora compasión inesperada de Kate.

Ella siente mi angustia y comprende que, por ahora, necesito tiempo para recomponerme. “Te voy a dejar por ahora, pero nos pondremos al día, ¿de acuerdo?”

Estoy agradecida por su visión, “o… bien” dejo escapar una ronca respuesta inestable.

Hablando de brutal, me siento como si hubiese estado en un accidente de tránsito. Me caigo de nuevo en mi cama, con los brazos extendidos por encima de mi cabeza.

El resto de la tarde gracias a Dios pasa sin más llanto. La paso con Chris y Collins nos sorprende con la sugerencia de una salida. Sospecho que Chris ha tenido suficiente de estar entre pareces cuando salta alrededor de la habitación gritando YAY en lo máximo de su voz.

Collins y Carl nos llevan al Parque Escultural Olímpico, donde Chis y yo paseamos por las creaciones increíbles y extrañas, jugando juegos de adivinanzas sobre que podrían ser las figuras abstractas. Los chicos son discretos, haciéndome olvidar de que ellos están allí y me divierto enfocándome en mi hijo. Lo consiento con comida chatarra y comemos sentados en unas bancas de escultura en forma de ojos que miran a la Fuente de El Padre y El Hijo.

La fuerte imagen visual de la fuente no se pierde en mí y anulo la emoción creciente que evoca. ¡Basta de revolcarme!

Nos vamos justo antes del atardecer pero, no sin antes admirar la luz dorada mientras empieza el sol a sumergirse y cambia toda la atmosfera en el parque, dando una calidad surrealista al arte. Pongo a Chris cerca de mí, mientras lo abrazo fuerte, presionando su cabeza en mi pecho por mucho más tiempo de lo que normalmente me deja retorcerlo. Tal vez él siente que su presencia y la cercanía es como un bálsamo para mí en estos momentos.

Después de poner a Chris en la cama, agarro mi iPad y me acuesto para leer hasta quedarme dormida. Quiero mantener mi siempre vivida mente lo más lejos de Christian y de enfrentar a la Sra. Taylor mañana. Por suerte mi mente emocionalmente exprimida no necesita mucho empuje para caer en la oscuridad, de dormir sin soñar.

La mañana trae consigo una irritación irracional y sin razón con Christian por no estar aquí para escudarme por la posible menos acogedora Sra. Taylor. Lanzo las sabanas a un lado y marcho al baño para ducharme en un intento por relajarme.

Después de vestirme, retraso mi ida al gran salón para ir a revisar a Chris. Él está despierto, me meto en su cama, acomodándome para leerle una historia larga, recurriendo incluso a inventar algunas partes pero, Chris protesta mi creatividad, instándome a adherirme a la trama original que tanto ama.

Cuando me quedo sin tácticas y Chris empieza a quejarse por los ruidos de su pancita, tomo un respiro tranquilizador y hago camino a lo que siempre pensé era del dominio de ella – la cocina. El olor a panqueques y tocino nos saluda antes de que la veamos volteando un panqueque y atrapándola con el sartén.

“Guao, eso es fantástico mami, ¿viste eso?” La Sra. Taylor se voltea en sorpresa y los ojos emocionados de Chris clavan su mirada en la mía.

No tengo opción si no forzar una nota alegre en mi tono. “Si lo vi amiguito, la Sra. Taylor prepara los mejores panqueques” la miro tímidamente, esperando ver algo más que juicio de su parte.

Su sonrisa abierta de bienvenida estalla la burbuja protectora de reserva que estaba preparada para ejercer en mi defensa. Ella viene de la isla de la cocina, aplaudiendo con sus manos con deleite, “Ana, ¡qué alegría verte! ¡Y tú debes ser Chris! ¡Eres tan lindo como un botón de rosa!” Ella gentilmente toca la punta de la nariz de Chris con su dedo índice, sus palabras descongelando los bordes de mi nerviosismo pero despertando mis temores.

¡Espero que Christian no le haya mentido a ella también! Aun necesito lidiar con sus padres y decir la verdadera razón por la cual me fui, de ninguna manera voy a reconstruir esa relación basada en una mentira.

“Es un placer verte también, y creo que las felicitaciones son necesarias Sra. Taylor, aunque un poco tardía!” me acerco y me enfrento ante un momento incomodo donde ambas no sabemos si debemos abrazarnos. Captamos mutuamente las miradas vacilantes y nos reímos ante nuestra propia tontería. Sirve como rompe hielo y derrite la tensión y nos abrazamos como viejas amigas.

Me hace anhelar a mi mamá y tomo un respiro profundo, aferrándome a la restricción cuidadosamente construida.

“Gracias Ana, ¡prepare tu desayuno favorito!” la luz en sus ojos tan genuina que no puedo evitar ser tomada por sorpresa.

“¡Y el mío!” Chris está parado sobre los dedos de sus pies en puntas; sus ojos justo por encima del mostrador, al nivel con la pila de panqueques que lucen dorados y esponjosos y huelen divino. Nos reímos ante su deseo evidente, lamiéndose sus labios de con un gesto melodramático. La Sra. Taylor no lo tortura por mucho tiempo. Ella lo levanta a la silla alta y le sirve una ración que incluso a los hombres adultos haría estremecer. Chris le paga con una sonrisa hermosa que estoy segura le hará ganar golosinas de su parte por el resto de su vida.

Antes de que tenga tiempo de protestar ella me sonríe y me guiña el ojo, “de vez en cuando una golosina está bien, ¿no es así mamá? ¡Siempre y cuando nosotros sigamos comiendo las cosas buenas!”

Chris no se da cuenta del consejo nutricional matutino: sus labios muy ocupados mordiendo con placer.

Antes solía sentirme extraña, siendo servida de esta forma en mi propia casa cuando estaba casada con Christian pero, vivir por mi cuenta y cocinar constantemente y limpiar, después de que Chris me da una nueva apreciación por los talentos de ama de casa de Gail. Es muy agradable sentarme aquí, bebiendo una taza de té y comiendo una comida que no preparé.

Afortunadamente Chris solo se come la mitad de sus porciones antes de que con mala gana se dé por vencido. Lo bajo de su silla y él corre en línea recta a su habitación, recargado y listo para jugar. Estoy disfrutando un cuento romántico del día de la boda de Gail, fugándose con Taylor a una isla paradisiaca, cuando Collins aclara su garganta detrás de nosotros. “Buenos días Sra. Steele, Sra. Taylor”

“Buenos días” decimos en coro juntas mientras dirigimos las miradas hacia él.

“Tengo un paquete aquí para usted Sra. Steele, ha sido chequeado, es seguro para que usted lo abra”  su timbre de voz sombrío es un duro recordatorio de la amenaza merodeando en nuestras vidas, con todo lo que ha pasado con Christian eso ha estado en los márgenes alejados de mis pensamientos.

“Gracias Collins, “ le digo agarrando la caja para probar su peso, ya distraída por el hermoso lazo rojo.

Me pregunto que es.

Gail limpia el espacio en el mostrador para acomodar la gran caja, ambas curiosas por ver lo que hay adentro.

“Oooo, ¿tal vez sea un regalo del Sr. Grey?” Su acento provocador haciendo alusión a su interés obvio con esperanza por nuestra reconciliación.

“Uhm, no, no lo creo” le digo, apagando el entusiasmo con la finalidad de mi voz; un rubor rubicundo expandiéndose. Mi concentración exagerada al abrir la caja es un grito desesperado para que ella no siga adelante con el tema.

Su cara se cae en una imagen palpable de decepción pero, ella no me presiona más.

Levanto la tapa, descubriendo un papel de seda grabado con el logo de Valentino. Empujo mis dedos por debajo de los agudos pliegues de los lados para arrancar el sello que los mantiene juntos. El tesoro dentro es un impresionante vestido de un color rojo profundo, tan fresco que parece saturado.

¡Oh mi dios!

Levanto el vestido, hecho con la más delicada de las sedas, en capas con una tela brillante de gasa fina, traslucida del mismo color de rojo que cae en los pliegues magníficos femeninos de la mitad hacia abajo. La hendidura pareciera que fuera infinita.

La blusa tiene un revelador corte V en el frente que lleva tirantes elegantes en los hombros y en cae en picada en la casi – no cubierta espalda hasta el mismo borde de la modestia.

La Sra. Taylor y yo lo miramos con asombro, es una belleza que te quita el aliento. “Hay más” su susurro bajo arrastra mis ojos codiciosos lejos del vestido de vuelta hacia la caja.

Agarro un par de sandalias de tacón alto Jimmy Choo. A juego con el exactamente vestido y tiene correas entrecruzadas desiguales en los dedos de los pies así como también en el tobillo donde van un poco más alto de lo que puedes esperar. Me doy cuenta de que las correas de los tobillos van a lucir muy sexy asomándose por esa rendija sexy. Con los cruces de las correas siendo asimétricas, tienen un aspecto un poco BDSM.

Gail me entrega una tarjeta pequeña que no note en la presencia de tan extravagante alta costura, me deslizo por la nota escrita en el sobre y siento mi corazón latir y luego que se derrite ante mis pies.

Oh mierda, ¡me olvidé!

 

Anastasia

Esto es lo mejor que pude conseguir con tan poco tiempo ;O)

Estoy deseando que llegue esta noche.

Te recogeré a las 6:00pm.

Shawn.

 

Levanto la vista para encontrarme con la mirada inquisitiva de Gail, mi boca abierta en forma de “O” aturdida. El evento de caridad con el Dr. Shawn – nunca cancelé o confirmé nuestros planes y se me escapó por completo de la mente. Ahora él ha hecho el esfuerzo de comprar este vestido demasiado generoso para mi, incluso haciendo una pequeña broma diciendo que fue “lo mejor que pudo conseguir” sabiendo muy bien que no pudo haberlo hecho mejor, incluso si lo intentara.

De repente me siento en pánico y atrapada mientras mis ojos se mueven de ella a la nota de nuevo.

“Ana, ¿Qué pasa?” su cabeza está inclinada hacia un lado y su mano acaricia suavemente mi cabello, calmándome.

“Yo… yo lo olvidé. Christian se va a molestar” si no estuviera tan nerviosa me habría dado cuenta de que ella no iba a saber de qué estoy hablando pero, en su lugar ella me pide confirmación.

“¿Molesto por qué? ¿Qué olvidaste querida?”

Le entrego la carta y ella la escanea rápidamente, aun sin entender. “¿Quién es Shawn?”

“Él es solo un amigo, en realidad es el pediatra de Chris, uno que Christian busco para él” mis facultades aun tienen que disparar correctamente, aun aturdida le doy solo la mitad de la explicación.

Ella asiente y completa la frase por mí, “¿y se te olvido que tenías que salir a algo con él?”

Asiento, mordiéndome el labio, “A Christian no le gustó la idea de que yo salga con él, a pesar de que él solo es un amigo”

“Ya veo. Discúlpame por ser tan directa Ana pero, tu insinuaste antes que tu y Christian no estaban juntos, ¿Verdad?”

“Si” respiro suavemente; mi boca todavía reacia a hablar las palabras que mi cuerpo esperan no sean verdad.

“Bueno, entonces. En realidad no depende del Sr. Grey, siempre y cuando te mantengas a ti y a Chris a salvo, no veo alguna razón por la cual no pudieras ir si tu quieres”

Oh, ¡la voz de la razón! Si tan solo Christian lo pudiera ver de esa forma pero, al mismo tiempo no puedo llevar mi vida de acuerdo a la voluntad de Christian Grey, especialmente porque él no está preparado para comprometerse. Hay algunas cosas que él simplemente él tendrá que aceptar.

“Tú lo haces sonar tan simple pero, tienes razón, yo debería poder ir” Echo un vistazo de anhelo al vestido de diseñador que me llama para ser usado.

“Eso es” ella me da una palmada en el brazo, ofreciéndome una sonrisa de ánimo mientras se dirige a sus deberes.

Si Grace y Carrick pudieran venir acá para cuidar a Chris – no quiero forzar mi suerte con Christian y sacarlo del apartamento – entonces si iré.

Voy en busca de Collins y lo encuentro en la oficina de Taylor. “Collins, me gustaría ir a un evento de caridad esta noche, estoy feliz de llevar cualquier tipo de seguridad que consideres necesario y me gustaría pedirle a Grace y Carrick que vengan a cuidar a Chris. ¿Tenemos suficientes hombres para cubrir ese escenario?” la nota de autoridad que inyecto no deja espacio para negociaciones, por si acaso lo miro a los ojos directamente.

“Uhm, el Sr. Grey no dejo instrucciones para eso” él se retuerce en su asiento, luciendo incomodo.

“Esto es una decisión reciente y por más que yo quiera complacer al Sr. Grey, no soy una niña errante para que él me controle. ¿Podemos o no podemos hacer esto?”

“Si, Sra. Steele, somos capaces de manejar este escenario” Una pequeña sonrisa de admiración tira de las comisuras de su boca y tengo la impresión de que él se empatiza con nosotros, luchando bajo la prepotencia de Christian.

“Bien, gracias. Yo contactaré a los Grey para ver si están disponibles y te daré los detalles del evento de esta noche”

Mientras camino, hago las llamadas, me siento satisfecha de me he apegado a los parámetros de seguridad de Christian, aunque sé que a él no le va a gustar que salga con el Dr. Shawn.

Una llamada a Grace, la deja emocionada por cumplir con su primera tarea como abuela pero, el momento feliz no dura mucho cuando ella empieza una conversación cautelosa, “Ana, hablé con Kate esta mañana, ella me dijo que tu y Christian no iban a estar juntos y solo quería decirte que lo siento. Sé que ustedes dos son el uno para el otro pero, algunas veces las cosas simplemente no funcionan, ¿no?”

Estoy aliviada que la conversación de la relación ha sido quitada de mi plato y hago un recordatorio mental de agradecer a Kate pero, aun necesito decirle la verdad por la cual me fui, sin embargo, no lo quiero hacer por teléfono. “No Grace, no funcionan.” Yo reflejo su pesar.

Estamos las dos tranquilas, introspectivas por un tiempo antes de que ella continúe, “Así que, ¿Cuáles son tus planes para esta noche?” Su alegría forzada no pasa desapercibida.

“Voy a un evento de caridad de Médicos sin Fronteras con un amigo, en realidad es el pediatra de Chris”

“El Dr. O’Reily está aquí en Seattle?” una felicidad sorpresiva coloreando su comentario.

¿Grace conoce al Dr. Shawn?

“Uhm, si, para algunas clases en el hospital, su cita lo planto, así que…”

“Oh Ana, ¡él es encantador! Me preguntaba si Christian lo había llamado para que viera a Chris”

Me abofeteo a mi misma en la frente por ser tan estúpida, por supuesto que Grace va a ser la primera persona a quien Christian va a llamar para tener una referencia del buen doctor.

“Ya lo creo” comento con ironía.

Cuando termino la llamada con Grace, le envío un mensaje al Dr. Shawn para obtener la dirección del lugar y para agradecerle por el vestido.

Obtengo una respuesta rápida que altera mi emoción vacilante con la desesperación en toda la regla, el evento va a ser llevado a cabo en el Hotel Fairmont Olympic.

De todos los lugares posibles en Seattle ¡tiene que ser allí! Solo mi mala suerte, solo sé que estaré pasando la noche batallando con algunos recuerdos poderosos.

Ahora es demasiado tarde, viene el comentario poco colaborador – cortesía de mi subconsciente y le hago una mueca burlona mental a ella.

¡Agh!

Una vez que le he dado la información a Collins busco el efecto consolador de mi hijo. Cuando Chris y yo vamos corriendo a la cocina, nos encontramos con una línea de cinco chicos musculosos – obviamente de seguridad – llenando la oficina de Taylor con Collins en la puerta, llevándolos adentro. Su expresión atronadora es fría, coincidente con su actitud seria.

Me pregunto qué pasa; seguramente esos son demasiados cuerpos para la excursión de esta noche.

A lo largo del almuerzo con Gail hago una pequeña conversación pero, estoy distraída, mirando furtivamente hacia el estudio, esperando para que ellos salgan para poder preguntarle a Collins si ha pasado algo. Agradecidamente acepto su oferta de cuidar a Chris esta tarde para así poder arreglarme para esta noche, cuando ellos marchan de su reunión.

Cuando Collins regresa de llevarlos afuera, lo sigo a la oficina. “¿Qué fue todo eso, y no me digas que nada, reconozco algún problema cuando lo veo?”

Se mueve de un pie al otro, luciendo incomodo. “El Sr. Grey dijo que no la preocupara”

“Collins, tu deberías saber a estas alturas que no me gusta que me dejen en la oscuridad de las cosas. Si algo ha pasado, especialmente relacionado con esto… esta situación de nosotros,” hago un gesto que abarca todo con mi mano, “Me gustaría saberlo. Por favor recuerda que esto se refiere a mi hijo y a mí.”

Él sopla un suspiro, luciendo resignado y echa su mirada sombría hacia abajo, “El capitán que cuida el Grace, el Sr. McConnell subió a bordo esta mañana para revisarlo y ha sido destrozado”

El nivel bajo de pánico que he estado manejando bastante bien, de repente se empieza a levantar unos niveles.

Él sostiene una mano para mí cuando empiezo a halar, indicando que aun no ha terminado, “no sabemos si es porque esta persona esperaba que usted estuviera a bordo ayer o si es una coincidencia y el Grace no era más que un objetivo relativamente fácil pero, la cosa es que se está cada vez más claro que estos incidentes están relacionados”

“¿Cómo puede esta persona saber que estábamos planeando ir a navegar ayer? Aparte de Christian y yo y Chris, solo Taylor y tu sabían, ¿no?”

“Yo creo Sra. Steele, personalmente mi instinto me dice que a el autor le está resultando difícil de obtener su objetivo por la elevada seguridad así que él está siendo creativo, encontrando cosas que no son tan fuertemente vigiladas para impulsar su punto de origen, lo que sea que pueda ser”

“Espero que tengas razón, si esta persona tiene acceso a nuestros planes privados…” mis palabras se desvanecen, las implicaciones colgando pesadamente en el aire.

“¿Tú crees que debería cancelar mis planes para esta noche?”

Una mirada asustada se cruza en su rostro antes de que considera mi consulta, “No, no lo creo” él suavemente sacude la cabeza y elabora, “tenemos una excelente relación con el Fairmont Olympic y el jefe de seguridad allí. Si fuéramos a cualquier otro lugar esta noche, hubiese insistido que se quedara pero, como es de esperarse, las precauciones serán apretadas allá esta noche, muchos ricos y famosos asistirán y usted tiene su propia protección personal”

“¿Y Chris?” Estoy desesperada por cualquier consuelo y seguridad que pueda darme.

“Sra. Steele, el incidente en el Grace prueba que no hay lugar más seguro para él que aquí. Tenemos la habitación del pánico y todos los ángulos de este edificio están cubiertos y seguros” él se endereza un poco, un brillo feroz en su mirada revela el inconfundible orgullo por su trabajo.

Asiento con la cabeza, satisfecha y convencida. “Gracias Collins” la nota de respeto haciéndolo destacarse más alto, “Por cierto, ¿sabes cuándo va a estar Christian de regreso?”

“No Sra. Steele, no exactamente pero, espero que sea en las próximas veinticuatro horas más o menos, de acuerdo con Taylor las cosas están más o menos resueltas en Seúl”

La tarde se me va tomando un baño relajante, ya que Chris está en las manos capaces de Gail. No tengo que hacer mucho para el evento de esta noche, solo afeitarme, lavar mi cabello y un poco de maquillaje. No es una cita después de todo. Incluso podría ser divertido si puedo superar el hecho de que es el mismo hotel donde Christian me dijo por primera vez que me amaba.

El recuerdo se pega dolorosamente en mi garganta, como una enredadera que teje y se envuelve alrededor de mí en una forma que hace imposible que me separe de ella. Efectivamente haciéndome prisionera de mis propios recuerdos.

Media hora antes de la llegada del Dr. Shawn, Gail entra en mi habitación y anuncia la llegada de los Grey. Murmullo mi agradecimiento, con las horquillas entre mis labios, luchando para que mi cabello se comporte

“Ven, déjame” sus ojos tienen una mirada maternal que puedo ver en el reflejo de ella detrás de mí, donde estoy sentada frente al tocador, frustrada con mis propios dedos torpes.

Tomo los clips de mi boca y veo sus manos expertas, rizar y enganchar las puntas. “Guao Gail, un mujer de muchos talentos. Gracias”

Ella no dice nada, sus labios curvándose en una sonrisa enigmática.

Hago uso del momento intimo con ella para preguntar francamente; “¿Qué te dijo Christian acerca del por qué nos separamos?”

Ella mantiene sus ojos cuidadosamente entrenados en su tarea y su voz carente de contar los detalles, “él no dijo nada y no es mi lugar para preguntar”

¡Oh!

“No era mi intención ponerte en esa posición, es solo que no estaba esperando que fueras tan, tan… acogedora, pensé que Christian podía haber dicho algo”

Ella capta mi mirada en el espejo y sonríe de nuevo, “No te estoy juzgando si eso es lo que estás preguntando”

Ese es todo el ánimo que necesito para desahogar mis corazón torturado con ella, “Sé que cometí un error, al dejarlo, aunque estoy segura de que él habría tenido un colapso por el embarazo, estaba tan asustada de que hiciera algo estúpido y arruinara todo”

“Así que, ¿Tu hiciste algo estúpido en su lugar?” la respuesta suave en su tono de su clara comprensión de mis pensamientos exactos de hace cinco años. Sacudo mi cabeza en asentimiento, intimidada de su resumen y siento como nuestra tímida amistad se afirma. Estoy agradecida de tenerla a mi lado.

“¿Te gusta este médico?” ella pregunta aun trabajando en arreglar mi cabello pero, pienso que ella sabe que la gravedad de desobedecer a Christian pesa mucho en mi mente.

“Si me gusta, pero no de esa manera. Sin embargo, él es un buen partido” admito a regañadientes.

“A él obviamente le gustas y tú sabes cómo puede ser Christian, solo cuídate Ana, asegúrate antes de saltar a cualquier cosa.

Me rio, entendiendo el mensaje alto y claro, “no habrá ningún tipo de salto Sra. Taylor, gracias por la advertencia”

Me levanto y apreciamos mi apariencia juntas. El vestido se ajusta perfecto pero, el diseño hace imposible que lleve ropa interior excepto por las bragas pequeñas de corte bajo. La seda se aferra como crema a mi cuerpo, creando una ilusión de que estuviera pintada que se suaviza por la enorme tela en la mitad inferior. Si soy honesta estoy un poco nerviosa por ponérmelo, parece tan delicado, como una ráfaga de viento podría soplarlo y quitármelo.

Las sandalias le dan un toque atrevido, contrastando con la femineidad embriagadora del corte profundo en V de enfrente, rozando mis senos precariamente cerca de mis pezones – confiando únicamente en el ajuste perfecto para mantener mi modestia.

“¡Guao!” Gail se ve un poco conmocionada, ojos redondos.

“Guao de hecho. ¿Crees que es demasiado?” pregunto, preocupada ahora y mordiendo mi labio inferior.

“No, te ves impresionante, solo es una pena que el Sr. Grey no es el que te va a ver, creo que él podría haberse desmayado” Nos reímos y me recojo una tira de mi hombro, antes de que salgamos a grandes pasos a la sala en los tacones altos.

El Dr. Shawn ya está ahí y está hablando animadamente con Grace, todos se dan vuelta para mirarme y de repente mi rostro capta la llama del color de mi vestido. Dirijo mi mirada hacia abajo en respuesta al rubor apenada.

Sus murmullos apreciativos solo me hacen poner más tímida y desesperada por escapar de su escrutinio. El Dr. Shawn es abiertamente carnal y me recuerdo a mí misma de que no estamos en una cita. Él se acerca, en mi espacio personal donde capto su mirada persistente de la carne cremosa de mis senos medio expuestos antes de clavar su mirada en mi boca, la cual besa en modo de saludo.

Agradezco a Grace y Carrick por quedarse a pasar la noche para cuidar de Chris, aunque espero estar en casa no más tarde de las diez u once de esta noche. Ante la insistencia de Collins, ellos estarán de regreso a casa a Bellevue por la mañana.

Beso y acaricio a mi adorado hijo antes de que el Dr. Shawn me ofrezca su brazo, llevándome. La cenicienta al baile o tal vez un cordero a la masacre…

Link el para capitulo 17

16 thoughts on “Capitulo 16

  1. BETTY MICH says:

    GUAUUUUU!!!!! CREO QUE ALGUIEN VA A PERDER LA CABEZA EN CUANTO CHRISTIAN LLEGUE DE SU VIAJE!!!!!
    EXCELENTE CAPITULO, SABES? MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS NO PUDISTE DARME, BUENO ES MAÑANA DOMINGO >.<
    PERO ESTA FABULOSO ESTE!!!!
    AAYY ANA, Y LUEGO QUE PORQUE CHRISTIAN SE ENOJA CONTIGO.

    Like

    • KereCB says:

      Betty felicidades, que bueno que te gusto tu regalo 🙂
      Bueno la verdad es que es Domingo en Australia, asì que para el momento en que Monique ha publicado es domingo, por lo tanto feliz cumple espero la pases de lo lindo…
      Siiii… sera que varios pierden la cabeza?

      Like

  2. FANNY REBELLON BOLIVAR says:

    Waw este capitulo me encanta es muy reflexivo el padre de Ana y Kate siempre la hacen razonar, pienso que ella no debió ir con el dr. aunque no tiene el compromiso firme con cristian y menos cuando se sintió rechazada por el y quizá eso la llevo a aceptar salir, y mas cuando Grace prácticamente la animo, no vio malicia y estoy segura que Ana tampoco lleva pensamiento amoroso con el dichoso dr, y en definitiva es el paso que faltaba para la reconciliación gracias Monique eres fabulosa y kereny amiga mil gracias estoy jalando esos 2 cap que vienen no podría ser de SAN VALENTIN? que tremendo regalo no crees? ja ja un beso madre.( P.D: por cierto amiga como la pasaste con tu grey ?espero que hayas recibido muchos regalos y gracias por tu amistad. ) un abrazo de oso.

    Like

    • KereCB says:

      Siii hay muchas cosas que Ana tiene que trabajar. Gracias a Dios por Ray y Kate no?
      Estoy ya con el primero de esos dos capítulos que tanto has esperado. Empezando apenas, pero ahí voy 🙂
      Es un placer que les este gustando de verdad… No saben lo que significa tener una respuesta de su parte para poder continuar en este proyecto 🙂
      La pase muy bien Fanny gracias! Tu como la pasaste?

      Like

  3. Farley says:

    Genial este capitulo!!! Se me hace eterna la espera por el siguiente. Muchas gracias por la traducción. Un abrazo

    Like

  4. Janitzia Berrido Fernandez says:

    Excelente capítulo!!!!Pero, realmente no puedo con Ana y su actitud, que mujer más atolondrada y retardada. Ella no entiende a Christian todavía ni con todo lo que ha pasado. Ella no se da cuenta que ese hombre sin ella es menos que NADA. Sinceramente Ana me dá cuerda. Y aunque verla con el doctor haga reaccionar a Christian, pienso que no fue la mejor opción provocarlo, él no se lo merece. Gracias por su trabajo!!!Por favor aclárenle la mente a Ana para que no me dé un infalto…..

    Like

  5. Felia says:

    eSTO PROMETE. JAJAJ

    Like

  6. Martha Liliana says:

    Simplemente genial que historia tan bien lograda…..ese es el empujón que le falta a Christian para reaccionar…….me fascina el relato Monik y tu magistral traducción KereCb!!!! gracias un abrazo.

    Like

    • KereCB says:

      Guao! Gracias Martha por tus palabras. pero en realidad es gracias a la historia fantastica de Monique, yo solo traduzco y para mi es un placer que te guste. Y gracias tambien por el apoyo!
      xoxo

      Like

  7. andrea valenzuela ulloa says:

    le quieren comer el mandado a grey…muy buen capitulo

    Liked by 1 person

  8. Claudia Henao says:

    Waoooooo!!!!!!! excelente!!!

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s