Capitulo 10

Él nunca antes había preguntado por su papá! Es una pregunta que he estado temiendo durante el último tiempo y no es una con la cual me las he arreglado para encontrar una respuesta, especialmente porque nunca pensé que Christian estaría de nuevo en nuestras vidas.

 Ay, ¿Qué hacer?

¿Incluso sabia que él pensaba en su papá? Me doy un golpe en la cabeza mentalmente. Él es un niño pequeño, claro que él piensa en su papá!

Yo si pienso en él, y no quiero que él sepa que Christian es su papá. Ni siquiera creo que él sepa las implicaciones de su pregunta. Si puedo leer correctamente en sus ojos muy abiertos, con expresión de asombro, entonces él parece haber construido una imagen vaga, mítica en su mente de un padre que ningún hombre puede superar.

Si le digo; entonces aumentaría el nivel de responsabilidad de Christian con Chris cien veces más, no estoy segura que Christian pueda cumplir con las expectativas de Chris sobre ser su padre, aunque sin embargo puedo ver claramente que tiene el potencial para hacerlo. Si no le digo, tal vez no tenga otra oportunidad perfecta como esta y no quiero llegar a la situación donde él se haga amigo de Christian y luego descubra que le ocultamos esta pieza de información vital. Lo último que queremos es que él se sienta traicionado por Christian – por nosotros. Puede que sea aun pequeño, pero siento fuertemente que a él no le gustará enterarse que le mentí, sin importar la razón.

El timbre de mi teléfono celular detiene mis pensamientos preocupantes. Salvada por la campana – mejor dicho por el teléfono! Tal vez Chris se olvidará de su pregunta pienso mientras observo el identificador de llamadas titilando en azul y deteniendo mi corazón – es Christian.

“Hola” trato de sonar relajada y algo sexy. Pongo mi mano libre en el bolsillo trasero de mis jeans y doy unos pasos alejándome de Chris, mientras lo observo por encima de mi hombro para comprobar que está lo suficientemente ocupado que no se entere que me estoy robando parte de su tiempo para tener un poco de privacidad.

“Anastasia” un estremecimiento me recorre cuando él dice mi nombre en ese tono lento y su voz grave. “Gracias por responder mi llamada”

Su sarcasmo seco me catapulta de nuevo a tantas conversaciones previas que inesperadamente se deslizan en nuestro modo juguetón y burlesco de antes. “¿Por qué Sr Grey?” Coqueteo, “pensé que habías dicho que el sarcasmo es la forma más baja del ingenio” estoy segura de que él puede oír la radiante y completa sonrisa en mis palabras provocadoras.

Lo oigo dibujar una respiración corta, la forma como solía dirigirme a él, así como la referencia a una conversación de hace mucho tiempo, cuando no estaba de acuerdo con él. Me doy cuenta, por un momento, que era su esposa de nuevo, hablando por teléfono relajada y con la facilidad de una pareja felizmente casada.

Mi rubor se hace evidente muy rápido, tan fuerte que temo poder oír la sangre subiendo a mi rostro. ¿Cómo sucedió eso?! Me doy otra bofetada mentalmente en mi cabeza, poniendo mis ojos en blanco hacia el cielo con exasperación por la torpeza. Honestamente!

 

“Ana.. yo.. yo solo llamaba para ver como se estaban llevando con Collins” Él ya se ha recuperado, pero su tartamudeo ligero lo delata. No puedo evitar el salto que hace mi corazón al pensar que él se ha puesto nervioso.

Tengo que reunir toda mi concentración para mantener mi mente en la conversación. “Gracias Christian, él parece… muy eficiente” Eso es lo mejor que puedo hacer, odio tener a alguien más aquí, invadiendo mi espacio, pero la tolerancia es parte del plan para tener a Christian de vuelta a nosotros.

“Eso es bueno oírlo. Si, uhm, ¿Cómo se está sintiendo Chris?” asumo que aun está nervioso; se me curvan las comisuras de la boca, ayudándome a relajarme un poco.

“Él está mejor, gracias, siempre y cuando tome su medicina es feliz, pero si la deja de tomar” me encojo de hombros, aunque sé que él no puede verme, “su fiebre vuelve y se pone letárgico. Va a estar bien” Estoy ansiosa por tranquilizarlo, recuerdo que tan preocupado se puede volver. “Muchas gracias por los regalos para él – y para mi” me siento como una colegiala; tímida e incierta, hablando con su novio soñado. Si mi teléfono tuviera una cuerda, la estuviera enrollando alrededor de mi dedo.

“De nada Anastasia. Espero te puedan ser útil” Ah, suspiro, el Cincuenta reservado está de vuelta.

 

Ambos esperamos en línea, tranquilos, pero no dispuestos a terminar la conversación. Un silencio se instala entre nosotros, mientras imagino nuestras psiques individuales intentando llegar la una a la otra, tratando de volver a juntar la conexión que ambos necesitamos para ser un todo. Me pregunto si él lo está experimentando como yo – la siempre presente atracción, una sensación física de ser arrastrado. Mi otra mitad está expresando las palabras que yo no puedo, gritando en silencio, “Te amo mucho”

 

El momento se hizo añicos por el repentino escándalo del lado de Christian. Escucho a tientas y luego él está de vuelta en línea, “Lo siento, yo… um, se me cayó el teléfono”

Mierda, él también lo sentía! Toma eso Sr. Control! Pongo mi mano empuñada hacia arriba y abajo – Si!

 

“¿Estás bien?” Mi preocupación fingida está haciendo un mal trabajo en ocultar la sonrisa enrome en mi rostro.

“Si… eh, bien. Gracias” su respuesta altisonante solo destaca la vergüenza que estaba tratando de ocultar, haciendo vagar a mi mente, sobre todo tipo de posibilidades.

No puedo insistir mucho en el camino feliz que están explorando mis pensamientos, porque la pregunta de Chris salta al primer plano. Christian me dijo que yo debo comentarle los asuntos relacionados a la crianza; este podría ser un punto de inicio ideal, especialmente si lo envuelve a él.

“Christian, hay algo que me gustaría discutir contigo. Es un asunto delicado y agradecería mucho tu aporte, especialmente porque se refiere a ti” Hago una pausa para darle tiempo de que digiera la información, esperando no haberlo asustado.

“Anastasia, cualquier cosa, debes saber eso” su respuesta tranquila no es ninguna sorpresa, su fuerza inmóvil siempre proyectando comodidad.

“Cuando Chris recibió los regalos, los que tu enviaste” le aclaro, “él primero pensó que eran de Santa,” me rio porque en realidad me pareció lindo.

“Pero en vista de tu nueva relación con él, sentí que era importante que supiera que los regalos los enviaste tu, así que para reorientar su pensamiento, dije algunas cosas para ayudarlo a pensar y sacara sus propias conclusiones. Yo sentí que él – tu sabes – conectaría los puntos que lo llevarían a ti” no me atrevo a continuar, insegura de cómo va a reaccionar Christian.

“Continua” él gentilmente me anima, su timbre es cálido y reconfortante.

“Su carita se ilumino, cuando él llego a su conclusión, asumí que él me iba a preguntar por ti como, “mi amigo” Christian, pero en su lugar, él me pregunto si eran de su papá” mi voz se convierte en un susurro bajo, contengo la respiración mientras mis dientes pasan nerviosamente por mi labio.

Su trago fuerte es audible por el teléfono, “Anastasia, ¿qué le dijiste? ¿Tú crees que él sepa que soy su padre?” La voz de Christian es tranquila, pero sin duda empañada con una dosis de ansiedad y sorpresa comprensible ante la bomba que acabo de dejar caer inesperadamente en su regazo.

“No, no, yo no creo” me apresuro a poner calma a sus pensamientos, “Yo solo creo que él piensa en su padre – sabes – como todos los niños pequeños y él podría estar anhelando esa conexión. Yo no le dije nada… Yo no sabía que decir.”

Mi respuesta se encuentra con un melancólico silencio y siento una inquietud punzante en mi estomago, la tensión aumentando con cada segundo que pasa. ¿Qué está pensando?

 

“Di algo por favor!” siendo de repente incapaz de soportar la distancia que percibo entre nosotros, le ruego por una pista de sus pensamientos. Estoy retorciendo mis dedos juntos, agarrando el teléfono entre mi oreja y mi hombro.

Su respuesta se ata con la incertidumbre “¿Qué crees? Quiero que él lo sepa, más temprano que tarde, quiero ser parte de su vida Anastasia.”

Suspiro, mi cuerpo se llena de alivio, “Lo sé, también yo quiero eso” la tregua no dura mucho, mientras yo empiezo a temer por mi hijo, ¿Cómo va a manejar noticias como esa? Una vez más me acuerdo de las repercusiones que nos está causando mi decisión precipitada. Mis emociones están constantemente en guerra, vacilando entre la ira y la culpa devoradora.

“Si le dices, me gustaría estar allí para compartir ese momento con él. Él es un buen niño, fuerte y bien equilibrado, estoy seguro que va a estar bien” todo rastro de incertidumbre se ha ido, y un Christian autoritario y decisivo está al timón.

Mi mandíbula cae al suelo, él solo ha visto a Chris una sola vez. ¿Cómo puede estar tan seguro? Mi mente se enreda momentáneamente, hasta los cambios de curso y el hecho de que Christian quiere estar presente cuando le diga.  Con eso, él me presenta una oportunidad perfecta para seguir mi plan, sin querer avivar mis pensamientos con un sinfín de nuevas posibilidades. Mi diosa interna está positivamente alegre.

“Le podríamos decir juntos,” respiro, esperanza ondeando como una vela en el viento.

“Estoy atado aquí toda la semana en negociaciones con los Coreanos, así que podría volar para allá el Sábado, tal vez el Viernes en la noche. ¿Crees que él pueda esperar hasta entonces?”

Está bien Ana, aprovecha el día, se valiente! “O, ¿nosotros podíamos ir para allá y vernos contigo?” Muerdo mi sonrisa al pensar en Christian atado…

“¿Tu harías eso?” Su voz es baja, sin lugar a dudas incrédula con algo que no puedo descifrar – ¿esperanza, tal vez?

“Esto es importante” me encojo de hombros para dar credibilidad a mis palabras, pero muy en el fondo sé que mi voluntad para ir tiene mucho que ver con querer acercarnos más a Christian. Mi gran plan, tal vez tenga oportunidad de darle a él mi contrato…

 

“Está bien” Por un momento suena incierto, haciéndome preguntar sobre qué. “Voy a arreglarlo todo, pero no quiero que Chris viaje mientras esté enfermo. ¿Cuándo dijo el médico que podía volver a la escuela?”

Mi diosa interna pisa fuerte con su pie, poniendo mala cara, infantilmente – ¿Por qué no podemos ir hoy?

Él realmente no dijo cuándo, así que miento un poco: “Creo que dijo el Viernes.” Mi subconsciente está sacudiendo su cabeza en desaprobación y moviendo un dedo hacia mí como advertencia: Anastasia Rose Steele, ¿estás mintiendo?

 

Yo ignoro su observación, justificando mis acciones: es por nuestro bien! Me alegro de que Christian no pueda ver el tinte rosado de mis mejillas gracias a mi pequeña mentira.

“Solo para estar seguros, vamos a darle un día más. Voy a arreglar todo para que el Jet esté listo para despegar el Sábado en la mañana, digamos ¿9:00am? Collins se pondrá de acuerdo con Taylor y los llevará al aeropuerto, él pondrá a uno de sus hombres a vigilar tu apartamento durante tu ausencia”

Detalles, detalles, no me importa; vamos a Seattle, el Sábado! Yay!

“Gracias Christian, voy a hacer mi mejor esfuerzo por distraerlo hasta entonces” Seguramente mi amplia sonrisa debe sangrar a través de mis palabras, conscientemente muerdo mi labio para evitar mi reacción ridículamente entrecortada y no demostrar mucho más mi entusiasmo.

Después de despedirnos, voy hacia donde está Chris, pero el timbre de la puerta suena. Espero sea mi mamá – no sé si pueda soportar más sorpresas hoy. Debe ser más tarde de lo que pensaba, lo que significa que me debería estar preparando para ir al trabajo.

Esta vez me acuerdo del nuevo protocolo y dejo que Collins haga su control de seguridad. Después de que mi mamá está autorizada para visitarme, él desaparece de nuevo.

Ella se ve un poco sorprendida, por haber pasado por un riguroso control de seguridad en la puerta de la casa de su propia hija. “No preguntes!” Pongo mis ojos en blanco y ella resopla, asumiendo correctamente que el culpable es el Sr Grey.

Ella me envuelve en un abrazo de oso y siento que la tensión se alivia un poco. “Hola cariño”, echándose para atrás ella descansa sus manos sobre mis hombros mientras escanea mi expresión, buscando por pistas – como solo una madre puede hacerlo – Para juzgar mi actual estado emocional.

Le sonrió cálidamente para tranquilizarla, “Estoy bien mamá, estamos bien. Gracias” Espero que ella vea las buenas noticias reflejadas en mis ojos brillantes.

Cuando vamos caminando por el pasillo, Chris viene corriendo y salta a los brazos de su abuela, siempre deseoso de pasar tiempo con la persona a la que no hay nada que le encante más que jugar incansablemente con él. Gracias a Dios ella es fuerte y está en forma para disfrutar de sus altos niveles de energía.

“Abue, ven a ver lo que tengo!” Se suelta de sus brazos y la arrastra hasta la sala. “Estoy enfermo, el doctor vino y tengo un montón de regalos! Mira! Mira abue!” Siempre me maravillo por su capacidad de disfrutar tanto las cosas, aprovechando el momento con toda la fuerza que él tiene. Nos volvemos tan hastiados cuando somos adultos.

Mi mamá diligentemente se sorprende con todo con unos cuantos Ooh y Aah! Y me estremezco de buena forma ante la tarde ocupada que tendrá ella por delante, jugando con su ahora vigorizado nieto. Los niños de cuatro años pueden ser agotadores, pero ella le agarra fácilmente el ritmo.

Cuando Chris va a su cuarto para buscar algo, rápidamente le doy a mi mamá los detalles de los últimos avances, diciéndole acerca de la pregunta de “su verdadero padre” y que, al menos por el momento, gracias a Dios parece haber olvidado.

Ella hizo una mueca en respuesta y me apretó la mano, supongo que sortear preguntas difíciles es simplemente parte de ser padres, como no puede ofrecerme un consejo, en su lugar me distrae, “guao, ¿él hizo que un pediatra viniera personalmente a examinar a Chris? Él siempre supo cómo cuidar de sus seres queridos” Su respuesta tan seca se asoció con una mirada significativa hacia mi dirección, sin duda, diseñada para recordarme lo que se me escapo entre los dedos.

El calor de la emoción de hace algunos momentos por viajar a Seattle se vuelve frio, las recriminaciones empujando todos los pensamientos felices. Suspiro, desinflándome; ¿Seré capaz alguna vez de dejar atrás el camino estúpido que elegí?

Después de abrazar a mi precioso hijo y de abrazar a mi mamá, me voy para mi turno en el restaurant, pero no sin antes de que Collins me recuerde, de que otro clon de Taylor mantendrá sus ojos vigilantes sobre mi esta noche.

Con una pequeña muestra de obstinación, esquivo de que Carl, mi personal de seguridad para la noche, me lleve en auto al trabajo. Prefiero mucho más caminar las dos cuadras hasta mi trabajo, especialmente después de estar encerrada todo el día en el apartamento. Con la inclinación severa de mi boca y la forma rígida de mis hombros, creo que a Collins le quedo claro rápidamente de que él no iba a ganar esta batalla tan particular, cediendo ante mí esta vez.

El clima de Savannah es más templado en esta época del año y disfruto de la caminata refrescante, estirando mis piernas desusadas. Le doy rienda suelta a mis pensamientos, dejándolos vagar libremente por todas las posibilidades deliciosas que nuestro viaje pueda traer. Tal vez, si soy realmente suertuda, estaré en los brazos de Christian para este momento dentro de una semana… posiblemente en su cama. Disfruto de esa fantasía placentera por un minuto antes de llegar a una parada abrupta, mi subconsciente dándome una bofetada mental en mi cabeza – cuidados contra un embarazo!

La persona que viene detrás de mi tiene que virar bruscamente para no chocar contra mí, mientras que estoy inmovilizada y perdida en el pensamiento impactante en la acera. Ella frunce el ceño sobre su hombro, murmurando algo sobre parar delante de la gente, luego se aleja rápidamente, sacudiendo su cabeza con fastidio.

Por supuesto, quiero creer desesperadamente que yo no iba a llevar a cabo esa visita sin pensar en ese aspecto dos veces, si la señorita recatada no me lo hubiese recordado.

Mi muy dispuesta diosa interna está muy feliz de que vamos a ir a Seattle; se que ella no sería de ninguna ayuda en ese asunto.

Hago una búsqueda en mi bolso para sacar mi teléfono, una urgencia inquebrantable me conduce a hacer una cita en ese mismo instante. Me hago a un lado para dejar circular a los peatones, poniéndome el teléfono en la oreja, impacientemente contando los repiques antes de que pueda descansar mi mente.

Mientras espero, veo a Carl marchando hacia mí, la preocupación sombría tallada en su cara tan-seria, “Sr Steele, ¿está todo bien?” noto que una de sus manos está detrás de su espalda, debajo de su chaqueta.

Ay Dios mío, el arma está en el costado de su brazo!

 

“Estoy bien, perfectamente bien, gracias” Digo sosteniendo con mi mano el auricular del teléfono, “Simplemente se me olvido confirmar una cita y no quiero perderla” Soy rápida para tranquilizarlo, mirando fijamente a su mano escondida. Por suerte él acomoda su chaqueta de nuevo en su lugar, con un movimiento tan típico de su profesión; él asienta, retrocediendo para mezclarse con la multitud una vez más.

Hablando acerca de sobreprotección!

Resoplando un suspiro liberador siento una sensación de alivio gigantesco, he conseguido una cita para mañana en la mañana, tengo una gran medico clínico, no solo es una mujer, sino que también esta entrenada para hacer todo tipo de procedimientos ginecológicos menores, como una mini-ginecóloga, perfecta para lo que tengo en mente.

Dejo caer el teléfono en mi bolso, totalmente satisfecha, me doy prisa antes de que llegue tarde al trabajo. La subida en la que estoy es de muy corta duración, ya que se me ocurre que en el pasado, los métodos de control natal, toman un tiempo en hacer efecto. Oh no, gimo interiormente, no tengo semanas para esperar y Christian odia los condones! Solo espero que la tecnología de métodos anticonceptivos haya avanzado con el tiempo.

No me importa trabajar en el restaurant, me mantiene ocupada y con propinas, paga bastante bien, pero el mayor beneficio han sido los horarios. Puedo pasar tiempo precioso con mi Chris, lo que un trabajo normal nunca permitiría, sin mencionar el tiempo extra que tengo  para escribir. No es tan glamoroso como el mundo editorial, pero al menos sigo teniendo mi dosis de libros, de la biblioteca pública local, donde trabajo eventualmente.

El restaurant está lo suficientemente ocupado y hace que el tiempo se pase volando y muy pronto estamos apilando las sillas. Me las arregle para reñir a mi misma por algo de tiempo libre – de nuevo. Secretamente espero que esta vez, sea para bien.

Al salir, Carl se materializa desde las sombras donde se esconde, e insiste en llevarme a casa en el auto y felizmente acepto. Poder descansar mis pies y la posibilidad de que Collins se queje con Christian por mi falta de cumplimiento, son buenas motivaciones como cualquier otra para aceptar. Por otra parte, pienso en sueños, tal vez debería arriesgarme. Puede que venga él mismo personalmente y me azote…

Me subo en el asiento trasero elogiándome por ser tan sumisa, pero el pensamiento de las manos de Christian acariciando mi trasero desnudo y azotándome sensualmente, permanece tentadoramente en mi mente, enviando un escalofrió lentamente por mi espalda.

En el corto camino a casa me las arreglo para soñar despierta descaradamente sobre las cosas vigorosas que nos pudiéramos estar haciendo el uno al otro. Mi corazón se acelera y mis pezones se endurecen mientras pienso en llevármelo a la boca. Su olor distintivo, la combinación sexy y sorprendente de dureza y suavidad aterciopelada, la mirada de éxtasis puro en su rostro, deshaciéndose con el placer que le puedo dar…

Mmmmmmhhhh….

Carl se aclara la garganta, arrastrándome sin saberlo lejos de mis pensamientos traviesos. Demonios, estamos en casa! Ni siquiera note que él estaba pacientemente esperando a que yo saliera del auto, mientras sostiene la puerta.

A regañadientes dejo mis ideas eróticas detrás y penosamente subo las escaleras con Carl siguiéndome atrás – el protocolo es que él me lleve hasta donde Collins cara-a-cara. Suspiro de nuevo, viendo todo el asunto de seguridad como demasiado. Como de costumbre, Christian ha ido más allá, el punto a razonar se ha vuelto discutible, yo solo puedo dimitir a regañadientes conmigo misma mi estado de carabina.

Después de desearle buenas noches a mi mamá, me meto en la habitación de Chris para echar un vistazo a mi niño-angelical dormido. Nunca me puedo ir a dormir sin revisar que él esté bien primero, deteniéndome para mirarlo dormir, mi corazón se calienta, mis facciones se convierten en un resplandor de adoración, mientras le acaricio el cabello suavemente. Le acomodo su cobija para mantenerlo ajustado y le doy un suave beso en su mejilla gordita. Después de una ducha rápida, mi cuerpo cansado cae sobre la cama y casi sin esfuerzo me rindo en un sueño profundo.

Tras haber pasado una noche sin soñar, me despierto sintiéndome renovada y un poco ansiosa por empezar mi día, marcando un paso que me acerca más a completar mi gran y audaz plan. Mi vecina Jo-Anne cuidará a Chris mientras yo voy al médico hoy, ella siempre está dispuesta a cuidarlo, sabiendo que su hijo Joshua se lleva muy bien con Chris, se mantienen entre ellos ocupados y fuera de riesgos.

Solo espero que Chris este lo suficientemente recuperado para una cita de juego esta mañana, obviamente él ha dormido bien; no se despertó por ninguna molestia, así que debe estar bien descansado.

Busco en la cocina un té que me ayude a despertarme, pero el susto que me da el chocar contra Collins lo hace en su lugar. Realmente debo tratar de recordar que él está aquí! Él luce fresco y listo para la acción, su limpia e impecable camisa, marcando sus bíceps, me hace preguntarme si y como durmió.

“Ma’am” viene su cortante saludo sin emociones, conciso y económico, justo como él mismo.

“Hola Collins, ¿quisieras tomar un café?” Le pregunto mientras preparo la tetera.

“No gracias ma’am, solo tenemos que revisar sus actividades para el día” Su tono es de solo negocios; sus ojos marrones sin perder nada mientras me siguen hacia donde estoy haciendo el té.

“Uhm, sí, tengo una cita médica a las 8:50 y me gustaría ir rápido de compras, Chris y yo necesitamos ropa para el clima de Seattle” Agarro mi laptop y la coloco más cerca de mi sobre la mesa, la enciendo, con ganas de hacer mi ritual matutino, té y revisar mi correo electrónico.

“¿Chris la va a acompañar?” Él está tomando notas en su teléfono inteligente, tecleando rápidamente mientras me pregunta acerca de mis planes.

Mi mente apenas despierta lucha por mantenerse en la conversación y yo me sintonizo, mi mente vagando a su frescura sin arrugas. Él debe haberse afeitado esta mañana, su rostro y cabeza se ven suaves, tan suave que su cabeza calva está brillante bajo las luces de la cocina. Es un misterio con lo que está lidiando mi cerebro matutino, yo solo tengo un baño en el apto aparte del privado de mi habitación.

El levanta una de sus cejas  y tose en respuesta a la cantidad de tiempo que tiene que esperar antes de que yo le responda, pero es la forma desaprobadora con su boca hacia abajo, la que finalmente me arrastra de nuevo al momento, lejos de los hábitos de aseo secretos del personal de seguridad.

Me sonrojo horriblemente, maldiciendo la lentitud de mi mente. “Uhm no, Chris va a pasar la mañana con mi vecina, Jo-Anne y su hijo Joshua; ellos juegan juntos todo el tiempo” por alguna razón, siento la necesidad de probarlo primero, pero antes de poder hacerlo, Collins me interrumpe.

“¿Esa es la Sra. Jo-Anne Sharp?” Él busca en lo que parece una lista en su teléfono inteligente. “Eso no será un problema ma’am; ella y su hijo han sido aprobados por el Sr. Grey”

Pongo mis ojos en blanco, disfrutando la libertad de dar rienda suelta al hábito irritante. Oh Dios, otra vez tengo una lista prescrita de a quien puedo y no puedo ver! ¿Acaso nada cambia nunca?

“Está bien, entonces” me escondo detrás de la pantalla de mi laptop, murmurando mi molestia en un tono sarcástico que Collins no toma en cuenta.

“Carl la va a acompañar hoy. Yo estaré en servicio con Chris. Por favor haga los arreglos con la Sra. Sharp. Es mejor si ella es informada por usted”

Asiento con la cabeza y murmuro “Si señor” a su espalda, mi saludo burlón insolente. Tal vez ser obediente va a ser más difícil de lo que pensé…

Retrocedo mi asiento, poniéndome cómoda y enrosco mis dedos alrededor de la calidez tranquilizadora de la taza de té y reviso la lista de e-mails, hasta que veo uno que quiero leer primero – el de Christian.

De: Christian Grey

Asunto: Visita a Seattle

Fecha: 19 de octubre 2016 01:02

Para: Anastasia Steele

 

Anastasia

 

Espero que hayas tenido una buena noche en el trabajo y que Chris este en vías de recuperación. Los arreglos para tu viaje el sábado han sido realizados. Por favor asegúrate de que Chris esté en condiciones para viajar.

 

He leído tu manuscrito y debo admitir que estoy gratamente sorprendido por tu esfuerzo. Debería saber a estas alturas que no debo subestimarte. Las ofertas para su publicación son bien merecidas. Felicitaciones por un libro excepcional. Discutiremos tus opciones en el curso de los próximos días, pero estuviste bien en no apresurarte a nada. Por favor envíame el resto de tus trabajos, me gustaría ver la extensión de la colección y la forma en que le sigue la una a la otra.

 

Hasta más tarde.

 

Christian Grey 

CEO de Grey Enterprises Holdings Inc.

 

Por alguna razón, más allá del hecho que le haya gustado mi libro, envía una emoción fuerte a través de mi sensibilizado sistema. No es su acostumbrado “Laters baby” y espero no estar leyendo mucho entre líneas, pero es seguro que corta su tono formal de los últimos e-mails. Tal vez estoy haciendo que baje la guardia.

De: Anastasia Steele

Asunto: Gracias

Fecha: 19 de octubre 2016 05:57

Para: Christian Grey

 

Querido Christian

 

Gracias por arreglar nuestro viaje. Chris no ha mencionado el asunto – de su padre – de nuevo y espero que él este distraído aun más por la posibilidad de verte pronto. Él tuvo una buena noche, pero aun está dormido. Te hare saber cómo pasa la mañana. Chris tiene una cita médica con el Dr. Shawn en unos días, pero aun así estaremos contigo. Tal vez debamos conseguir a alguien más para que lo vea cuando estemos allí.

 

Gracias por tomarte el tiempo de leer mi manuscrito. Es muy privado y es una cosa muy personal. Inicialmente estuve muy dudosa de enviarlo a la luz y ponerlo al descubierto del escrutinio público que viene con su publicación. Me estoy sintiendo un poquito más confiada al respecto ahora y ayuda mucho cuando otras personas dicen que lo disfrutaron.

 

Espero verte pronto.

 

Anastasia Steele.

 

Mientras suspiro en comprensión y el alboroto emocionante se inyecta como un coctel embriagador de efervescencia, haciendo que mi intelecto suba y baje entre los diferentes resultados de los próximos días. Mi corazón está esperando por uno y mi mente esta racionalmente tratando de dirigir mis pensamientos con una fuerte dosis de realismo. Nunca he estado demasiado preocupada por lo que depara el futuro, pero me encuentro desesperada por una idea de lo que está por venir.

Chris aparece interrumpiendo mi ensueño y estoy aliviada de que hay un brillo rosado en sus mejillas, un brillo saludable en sus ojos brillantes.

“Mami, quiero panqueques para el desayuno” me abraza por la cintura mientras estoy sentada, poniendo su cabeza en mi regazo.

Me rio, haciéndole cosquillas en las axilas, “Hola a ti también amiguito! Me alegro de que te estés sintiendo mejor”

Se retuerce para escaparse de mis dedos atormentadores, pero yo le hago más cosquillas. El sonido de su risa feliz llevando satisfacción dichosa a mí corazón de madre preocupada.

“No, mami, para! Para mami!” él resopla entre risas, cuando finalmente me apiado de él, lo aprieto hacia mí, abrazándolo y deseando que hubiera alguna manera de mostrarle lo mucho que lo amo.

Después de nuestro travieso desayuno de panqueques y frutas, ambos nos alistamos para salir. Chris no puede esperar para contarle a Joshua sobre su visita al zoológico y sus aventuras privadas, así que él está listo mucho antes que yo. Corre impacientemente alrededor y me regaña para que me apure. “¿Estás lista? Te estás tardando demasiado mami!”

Los ojos de Jo-Anne se abren con sorpresa cuando ella abre la puerta y me encuentra con un personal de seguridad esperando. Chris murmura su saludo breve y luego se escabulle en el apartamento para buscar a Joshua, momentos después escuchamos su charla de niños-pequeños.

“Hola Jo!” digo, realmente encantada de verla y la abrazo, “muchas gracias por cuidarlo hoy”

“No hay problema, cuando necesites” dice suavemente, claramente distraída por la presencia de Collins, mientras se queda boquiabierta con curiosidad.

“Uhm… Este es Collins, él es nuestro uh… personal de seguridad” Estiro mis ojos, poniéndolos amplios e inclino mi cabeza ligeramente en dirección a la cocina, tratando de transmitirle que tenemos que hablar a solas.

Por suerte ella entiende mi mensaje sutil, “Hola Collins, por favor pasen adelante, toma asiento” ella le indica donde está la sala y luego me arrastra a la cocina con una prisa interesada.

“¿Qué demonios Ana? ¿Seguridad? ¿Qué está pasando? ¿Estás bien?” sus preguntas susurradas, todas a la vez, mientras me agarra por los hombros, sin darse cuenta de me está sacudiendo.

Levanto ambas manos, con las palmas abiertas para decirle que se calme, pero ella levanta una su peculiar ceja, cuestionándome, demasiado ansiosa por respuestas para calmarse.

“Por favor, no te preocupes, no es nada, solo es por precaución” trato de ser indiferente, tranquilizadora.

“Precauciones, ¿para qué?” ella chilla, todavía angustiada y me resigno a soltar algo de información, ella claramente está en estado de alerta.

Le informo sobre la reaparición de Christian en nuestras vidas y sus preocupaciones por la seguridad, evitando en gran medida los hechos que la puedan alterar más. Mis palabras se encuentran con su silencio atónito, mientras intenta valientemente de procesar toda esta información sobre nosotros.

La consuelo, dispuesta a que se relaje, “él no va a estorbar, sé que es raro, pero por favor no permitas que te moleste”

“Está bien” ella dice poco convencida. “¿Por qué no me lo dijiste antes?” no hay una nota perdida herida en su cadencia.

Eso es tan difícil de responder. ¿Porque no podía soportar la idea de pensar en él, porque aun lo amo, porque le mentí acerca del por qué me fui, porque no quería que él se enterara que tenía un hijo, porque estaba muy asustada? No tengo tiempo de explicarle todo eso ahora, sin mencionar el hecho de que no estoy autorizada a hablar de ello.

¿Por qué eres una idiota? Mi diosa interna no suele ser tan mala, ni dice esas cosas; le frunzo el ceño, regañándola.

Jo es rápida en captar el desconcierto nublado de mis facciones y ella se retracta “está bien, no tienes que decírmelo”

“Es una larga historia, te la contaré algún día” la tomo de las manos dándole un apretón agradecido. “Necesitaremos un montón de vino” bromeo para aligerar el ambiente y barrer lo último de sus nervios reservados.

“Perfecto entonces, eso es genial, Collins estará hoy con nosotros” ella asienta con la cabeza para convencerse a su misma, todavía sin poder creer que ella tiene un fornido guardia de seguridad para el día.

Estoy tan aliviada, ella es una buena amiga, una de las pocas que tengo. “Gracias Jo, lo digo en serio” ella entiende mi sinceridad y me da otro abrazo, frotando de forma maternal su mano en mi espalda.

“¿Estás segura de que estás bien?” ella susurra en mi oído.

“Lo estoy, y espero que pronto este más que bien” le devuelvo el abrazo, agradecida por su confianza y su ayuda.

Después de despedirme y darle un abrazo a Chris y a Joshua, empiezo mi día. Carl conduce hasta el consultorio médico y estoy inmensamente aliviada cuando el opta por esperarme en el auto mientras tengo mi cita. Reviso las revistas en la sala de espera, y ojeo una revista femenina, leyendo un articulo muy explicito y esclarecedor sobre mejorar las artes orales en la habitación, con eso mato el tiempo.

Viendo a los anuncios brillantes en la revista, me recuerda a las fotos de los paparazzi de Christian y yo en Miami. Por primera vez cruza por mi mente, que tal vez en vista de eso, Christian no está siendo paranoico con la estricta seguridad que ha asignado para nosotros.

Si el mundo piensa que vamos a volver a estar juntos, ciertamente eso nos pone a Chris y a mí en riesgo. He visto de primera mano la gente que quiere hacerle daño a Christian por cualquier razón. Recuerdo aquella oportunidad cuando él se dio cuenta que Charlie Tango fue saboteado, y durante nuestra luna de miel, el incendio provocado en Grey House – en un intento de venganza del loco maniático de Jack Hyde. Si, por asociación, sin duda nuestro riesgo de peligro ha aumentado. Me estremezco ante el pensamiento, agradecida de repente que el absurdo artículo nunca menciono a Chris. Debo recordar preguntarle a Christian que paso con ese asunto.

Mi diosa interna y mi subconsciente están mirándome fijamente, deseando claramente que llegue a alguna conclusión ilusoria a la que ellas ya han logrado llegar. ¿Qué? Las miro, encogiendo los hombros, todavía desconcertada.

Después un aliento de entendimiento me golpea como un rayo: las acciones de Christian muestran que él se preocupa! Algunas veces es tan claro, otras veces, solo puedo ver su desprendimiento controlado, pero es más a menudo que es una y no la otra. Debo aprender a mirar sus acciones a través de sus intenciones, y no con los lentes de molestia que he acostumbrado a emplear. Mis chicas internas se felicitan la una a la otra, tomando el crédito por abrir mis cegados ojos.

La revelación me recuerda, que le prometí a Christian mantenerlo al tanto de la salud de Chris. Le envío un mensaje de texto rápido, sintiéndome culpable por olvidarlo.

*Te escribo para hacerte saber que nuestro pequeño hombrecito está mejor hoy y definitivamente en vías de recuperación*

 

Mi turno para ver al médico llega y – alegría profunda – ella me ofrece el método anticonceptivo perfecto. Es instantáneo y se puedo insertar hoy, aquí en su consultorio y lo mejor de todo, no tengo que estar recordando que hacer o tomar algo! Es un dispositivo intrauterino o DIU como ella lo llama. La parte de la inserción es extremadamente incomoda y estoy agradecida que ha terminado con tanta rapidez.

Después del procedimiento, me dirijo a la recepción para pagar. Entrego mi tarjeta del banco y trato de ignorar la preocupación existente que este sobregiro actual va a generar, mientras la eficiente recepcionista escribe en su teclado para finalizar mi factura – felizmente ignorante de mi crisis financiera interna.

Sus ojos forrados en mascara, un poco aburridos encuentran los míos, “nada por pagar hoy” Ella me devuelve mi tarjeta con una sonrisa mecánica, luego deja caer su mirada al teclado, dejándome saber efectivamente que ya estoy lista.

“Um, disculpa… perdón, no entiendo!” Eso no puede ser cierto!

Ella mira hacia arriba con molestia por haber sido interrumpida, “usted no necesita hacer el pago, su seguro medico cubrió el monto completo” ella habla lentamente, medidamente – como si yo fuera una invalida con impedimento.

“Pero yo no tengo seguro medico” murmuro, volteando la tarjeta en mis manos, como si en ella tuviera la respuesta, frunzo el ceño por la confusión.

Sus dedos vuelan sobre las teclas mientras ella confirma mis datos. “¿Sra. Anastasia Steele, 483 Jasmine Place?”

“Si, eso es correcto!” Estoy de acuerdo, mi pulso al borde cuando la única posibilidad revolotea mi conciencia.

“Bueno, entonces usted tiene el seguro medico platinium, que cubre, bueno – todo” ahora tengo su atención absoluta, ella me mira como si tuviera dos cabezas, probablemente pensando cómo podría olvidar que tengo un seguro de salud de alta calidad.

“Gracias”, murmuro y me doy vuelta aturdida, mi sospecha confirmada – Christian! ¿Ese hombre no conoce límites? Lo recuerdo mencionando la cobertura de seguro medico en uno de sus e-mails, pero, ¿esto? Sacudo mi cabeza; se podría pensar que para este momento ya habría aprendido que el Sr Controlador anormal no hace nada a medias.

Bueno, así son las cosas y yo iba a gastar el dinero de todas formas, también podría hacer buen uso de él, comprándome algo seductor para mi, para el viaje a Seattle. Aferrándome a ese pensamiento, busco el cajero automático más cercano, para sacar algunos fondos recientemente liberados.

Pero otra sorpresa me espera, alguna clase de error del banco, en el cual el sistema ha agregado algunos ceros por error. Estoy entrecerrando y parpadeando los ojos ante el papelito del cajero automático, porque no creo lo que ven mis ojos en este momento: entro al banco y me formo en la fila, todo esto mientras continúo mirando fijamente el papelito en mi mano, mientras la esperanza de un error del banco se desvanece rápido al paso de los minutos.

Entrego mi tarjeta del banco al cajero y le pido que compruebe si hay un error en mi cuenta. La veo mover el ratón de su computadora, navegando por el software del banco, “no, no hay actividad inusual por lo que puedo ver. Todo luce normal” ella me lanza una sonrisa fresca y profesional.

“Pero debe haber..” tartamudeo “el balance debería ser $250,00 no $250.00,00!” mi voz incrédula al borde y subiendo de tono, siendo incapaz de permaneces en un rango razonable.

Ella voltea la pantalla, aplicando la práctica solución de mostrarme las últimas transacciones en un esfuerzo por mantenerme calmada. Ella golpea con su uña larga en la pantalla, apuntando la ultima transacción. Es un deposito enrome, cortesía del Sr. Christian Grey.

Se detiene mi respiración y supongo que me pongo pálida, porque ahora ella luce preocupada. “Sra. Steele, ¿está usted bien? ¿Puedo traerle un vaso de agua?”

“No, es decir si. Estoy bien. No necesito agua. Yo solo no esperaba…” niego con la cabeza y me sonrojo con un rojo brillante. Su mirada de cómo-no-vas-a-saber-que-alguien-te-deposito-un-cuarto-de-millon-de-dolares no hace nada para aliviar mi vergüenza. Vuelvo a guardar mi monedero en la cartera, huyendo del banco en una carrera para agarrar una bocanada de aire fresco.

Cuando Christian dijo que iba a pagar una suma global para compensar los años de manutención de Chris perdidos, yo esperaba algo como cinco mil o seis mil dólares. Esto, es demasiado. Cincuenta sombras y más! No sé porque estoy tan molesta, tal vez porque él nunca me dice o pregunta – siempre alejándose de lo que considero razonable. Mi cabeza se tambalea, todo el deseo de ir de compras se apaga, mi mente confusa con la tensión de lidiar con su prepotencia implacable.

Me dirijo a casa, sintiéndome totalmente abatida, ¿Cuándo va él a aprender? Por eso, puedo hacerme la misma pregunta – ¿Cuándo voy a aprender? Pero, el asunto que ocupa más mi mente es que aceptar y que luchar, ¿Cómo hago para decidir cuándo es apropiado y cuando no lo es? Estoy teniendo serias dudas acerca de mi habilidad para conciliar nuestros puntos de vista sobre la aceptabilidad de su generosidad.

Paso por donde Jo-Anne a recoger a Chris, él rápidamente empieza a argumentar sobre dejar a su amigo favorito, pero para mí está muy claro que él está agotado, aunque no tanto como para pasar todo el día jugando. Sé que un poco de descanso le hará bien. Después de mucho engatusarlo a regañadientes y de mal humos me sigue a casa.

Porque me estoy sintiendo tan baja y abrumada me acurruco con él en su cama, aprovechando la comodidad de su amor inocente y sin complicaciones, mientras leemos su historia favorita, más por mí que por él, mientras cae dormido casi de inmediato.

Me acuesto con él por un rato para mirarlo dormir, el solo hecho de estar cerca de él me motiva de nuevo. Una vez que tengo mi cuota de mi pequeño bebe, me voy de puntillas y cierro su puerta. Tal vez debería ver si puedo trabajar un poco.

Ya no tengo ganas de trabajar en “el contrato” por el momento, así  que empiezo a revisar el acuerdo que Julie Logan me entregó.

Chris se despierta una hora más tarde y se instala el solo en la sala a jugar con sus nuevos juguetes. Nos preparo algo para almorzar y luego me sumerjo en las profundidades del complicado contrato.

Eventualmente mi espalda entumecida me obliga a ponerme de pie y a estirarme. Sintiéndome sin ganas de trabajar más, encuentro cosas pequeñas y sin importancia para ocupar mí tiempo, entreteniéndome sin rumbo para evitar la densa resma de papel burlándose de mí con los términos legales que no entiendo.

Estoy contenta cuando me doy cuenta que las plantas de mi casa están caídas; echarles agua es la excusa perfecta para evitar la tarea que se avecina. Incluso les echo un poco de alimento de plantas en sus macetas para extender mis tácticas evasivas, mientras me revuelco en la ciega negación sobre mi falta de entusiasmo por el acuerdo. La última plata adorna la mesa que está justo al lado de la puerta principal. La atiendo cuidadosamente., muy consciente de que estoy quedándome sin excusas. Le seco sus hojas verdes brillantes cuando el timbre de la puerta suena, sacudiéndome de mis pensamientos, repicando con fuerza al lado de mi oreja.

Como estoy allí mismo y sin hacer el protocolo o darle un segundo pensamiento a Collins, abro la puerta, para encontrarme a mi misma sin aliento y con la mirada fija.

Su brazo derecho sobre su cabeza y doblado por el codo, apoyado en el marco de la puerta. En su mano sostiene un par de lentes de sol de aviador, colgando casualmente. Sus pantalones vaqueros oscuros, de corte holgado, pero moldeándolo a la perfección, mostrando su físico muscular. Su camisa de polo gris con cuello verde ligeramente arrugada que combina con el color de sus ojos brillantes ardiendo. Las ondas de su cabello rubio expertamente despeinado, dando la impresión de que acaba de salir de la cama.

Me giña el ojo, sonriendo con esa sonrisa que ilumina sus ojos esmeraldas con un brillo reconocedor, “Hola preciosa”

Oh Dios mío! ¿Qué está haciendo el sexy Dr. Shawn aquí…?

Una vez más muchísimas gracias por sus comentarios. Por favor no dejen de hacerlo y compartir la historia con otr@s fans

Link para el capitulo 11

 

18 thoughts on “Capitulo 10

  1. BETTY MICH. says:

    GUAUUUUUU QUE MARAVILLA!!!!

    Pronto estarán juntos los 3 como la hermosa familia que son.
    EXCELENTE TRABAJOOO.
    Y SI NO TENGO OPORTUNIDAD EN LA SEMANA DE ENTRAR, LES DESEO UNA FELIZ NAVIDAD A TODO EL MARAVILLOSO EQUIPO DE TRABAJO QUE NOS TRAE SEMANA A SEMANA LA TRADUCCIÓN DE ESTA HISTORIA.
    FELIZ NAVIDAD!!!!1 😀

    Like

  2. FANNY REBELLON BOLIVAR says:

    Monique exelente, cuando lo lei por medio del computador me gusto este cap. pero ahora me encanta, amo la manera como escribes, es totalmente diferente a la original pero sin distanciarse de ella y me encanta mil gracias, y aprovecho para hacerte la peticion de otro cap o sea el 63 antes de que termine el año, nos dejaste intrigadas, y kereny amiga gracias mil tu trabajo genial como siempre te amaria mas amiga si nos regalaras al menos otro cap, estoy loca porque lleguen los cap 17 y 18 que es la reconciliacion y sin esas 2 semanas que no subieron cap ahora iriamos por el cap 13, esperar es maloso no crees? disculpa la exigencia pero la ansiedad puede mas gracias kereny un besote.

    Like

    • KereCB says:

      Que bueno que te haya gustado Fanny… Si entiendo tu ansiedad y tus ganas de seguir leyendo, ahorita estoy inspirada leyendo de nuevo la historia de Monique una vez mas…
      Intentare ponerme al dia…
      Un abrazo. Feliz Navidad!

      Like

  3. Ericka says:

    muy buen capítulo, Felicidades por tu maravillosa forma de escribir y gracias por Compartir con nosotros tu trabajo. Estoy de acuerdo con Fanny en eso de la ansiedad puede mas y muero por leer el próximo capítulo.

    Like

  4. LauraBMD says:

    Si Christian se entera de lo que pretende el doctor que el mismo envió…se lo come en el desayuno!! jaja. Gracias Kereny por tu arduo trabajo y gracias Monique por esta maravillosa historia de nuestra pareja amada. Espero que el próximo capítulo no se haga esperar tanto. Feliz Navidad!

    Like

  5. michella says:

    lei todos los capitulos en un diaa cuando podrás publicar el 11!!

    Like

  6. BETTY MICH says:

    Una preguntita sin afan de molestar.
    Seguiran subiendo capitulos en español???
    Es que la trama esta bastante interesante y creo que nos han dejado en ascuas >.<
    Espero que puedan subir más capitulos un poquito más seguido.
    Por cierto, FELIZ AÑO 2014, QUE VENGA LLENO DE DICHA Y SORPRESAS AGRAABLES PARA TODOS. ❤

    Like

    • kerecb says:

      Hola Betty, feliz año!
      No te preocupes, que no molestas 🙂
      Si claro seguiremos subiendo capitulos en español, dentro de lo que las festividades han permitido he trabajado en el siguiente capitulo (11), espero lo puedan leer pronto..
      Un abrazo y que tambien sea un año lleno de bendiciones y exitos para ti y los tuyos…
      Un abrazo

      Like

  7. […] Da click aqui para leer –> via Capitulo 10. […]

    Like

  8. Felia says:

    Esta super el capitulo 9 y 10. Me encanta

    Like

  9. Claudia Henao says:

    Buenisimo!!!! un poco de competencia para Cristian, algo real. Suele suceder porque aunque se tenga mucho amor siempre hay un diablillo por ahí rondando. Gracias Monique, excelente traducción keremy

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s