Capitulo 11

Mi cerebro ha fallado el mensaje a mi boca, sin  pensar, dejándome boquiabierta mirándolo, imitando indecorosamente a un pez con ojos vidriosos fuera del agua. Es solo cuando Collins pasa a mi lado con una rabieta, que mis facultados se reacomodan ellas mismas en orden, estoy a punto de decir algo, pero la mirada molesta de Collins detiene mis palabras. En su lugar, me sonrojo – espectacularmente, como fuegos artificiales explotando alrededor de mis rasgos.

“Sra. Steele, estoy bajo órdenes estrictas de no arriesgar su seguridad personal de ninguna forma, le agradecería si usted me brinda la oportunidad de hacer mi trabajo correctamente”  Él está reuniendo cada centímetro de fuerza para no gritarme, una vena palpitante ha aparecido en su sien y sus labios están presionados en una línea fuerte, de manera desaprobadora.

Después del día que he tenido con la prepotencia de Christian, la invasión sin razón de mi privacidad con las medidas de seguridad y ser regañada como una niña en frente del guapo doc, de repente me siento irrazonable y poco obediente.

Grrhh! Aprieto mis dientes, “Te recuerdo” apunto mi dedo a su pecho inflado, mis oídos aun sangrando, “que esta es mi casa y teniendo en cuenta como me siento con tu presencia, deberías estar agradecido que tolere el que estés aquí en absoluto!” Ah, se siente bien dejarlo salir; recolecto toda mi ira, lanzándola en una mirada que asusta, incluso al más fuerte de los hombres.

Los ojos de Collins casi se le salen, si no estuviera tan molesta, seria cómico ver como él se enfrenta a las ordenes de Christian ante mi arrebato Tan-Femenino. “Pero, yo…yo…”

Antes de que él pueda formular su respuesta, el Dr. Shawn se interpone entre ambos, haciéndose cargo, con su espalda hacia mí, usando su cuerpo como barrera entre Collins y yo.

Mmmhhh, reflexiono, mirando los músculos como rellenan su camisa, sin estar segura como retrocederé en una pelea.

“Anastasia, ¿quieres explicarme que está pasando?”, pregunta, mirándome por encima de su hombro pronunciado.

“Esto” me muevo para poder mirar alrededor por un lado a Collins, apuntando con un dedo de manera irritante en su dirección, “es nuestro personal privado de seguridad. Cortesía de Christian Grey!” en un gesto extremadamente infantil doblo mis brazos sobre mi pecho, resistiendo apenas la tentación de pisar fuerte con el pie.

“Ah, ya veo” Él vuelve su atención a Collins, tendiéndole una mano amigable, “Dr. Shawn O’Reily, pediatra. Estoy aquí para hacer una visita médica a Chris” hace un pausa por un momento, “también cortesía del Sr. Grey” Hay una nota burlona en su tono, que me pregunto si Collins la va a captar. Sorpresivamente sus palabras dan un pinchazo a mi autoestima. Claro, él solo está aquí para ver a Chris.

Collins devuelve el saludo con su mano y luego vuelve a su persona de seguridad “Si, gracias. Estoy consciente de quien es usted, usted está en la lista” se eriza, “solo que no lo esperaba hoy” sus mejillas sonrojadas haciéndole saber claramente que no está contento de ser sorprendido fuera de guardia.

“Bueno, entonces, eso está resuelto” con Collins despachado el Dr. Shawn frota sus manos – satisfecho se voltea hacia mí, “¿Cómo está el paciente?” Sus sonrientes ojos verdes están brillantes con brotes de travesura que dejan una semilla de sospecha en mi mente.

Chris elige ese momento para irrumpir, curioso por investigar la fuente de la conmoción. Él le sonríe al Dr. Shawn y hacen un saludo de manos complicado, que los deja a los dos riendo. ¿Cuándo le enseñó a Chis a hacer eso?

El Dr. Shawn ve mi ceño fruncido, “Es algo que hacemos los fanáticos de los Bulldogs” explica encogiéndose de hombros y lanzándome otra sonrisa traviesa.

Ay Dios, él luce lo suficientemente bueno para comer.

Los sigo hasta la sala donde Chris ya lo ha monopolizado, sin duda para compartir más cosas de chicos.

Cuando les ofrezco algo de tomar obtengo un si distraído, sus cabezas inclinadas hacia algo mucho más fascinante que los refrescos.

Vierto limonada hecha en casa en unos vasos altos, y tomo un poco de tiempo extra para adornarlos con ramitas de menta fresca. Sola en mi cocina tengo un momento para reflexionar y notar que estoy un poco ansiosa, estoy contando los segundos da la llamada inevitable y airada de Christian.

Mierda, carajo! ¿Por qué pensé que podía hacer esto de ser complaciente y obediente?

La culpa! Es la respuesta simultánea cantarina que obtengo de mi cabeza.

El Dr. Shawn toma un trago largo de la bebida refrescante y me mira fijamente. El color esmeralda de sus ojos se siente como si vieran mucho más de lo que estoy dispuesta a compartir.

El suave acento irlandés con el que habla tiene un efecto calmante en mí, a pesar del posible riesgo que representa su dueño. “Anastasia, me quiero disculpar por lo de ayer; me di cuenta que pudo parecer un poco fuerte” la curva de auto depreciación en su boca es tanto sorpresiva como adorable, pero yo como si nada, cuidadosa de mantener mi expresión neutral.

Mi compostura no es obviamente la que él esperaba, haciendo que su sonrisa se tuerza. “He venido con una ofrenda de paz – para hacer las paces contigo” Siento el peso completo de su mirada penetrante en mi, mientras inclina su cabeza, viendo mi reacción.

“Oh” me sonrojo, mi ecuanimidad de repente desaparecida, “No tienes necesidad, no hay nada por que disculparse” le hablo de forma juguetona y sacudo mi cabeza. “No tienes que…”

“Yo quiero,” él interrumpe, “me hará sentir mejor. Por favor, no me hagas suplicar” Viendo que estoy a punto de ceder, él me mira con ojos encantadores de cachorro.

Una vez más, tengo la sensación de que sus intensiones son puras, él literalmente emana sex appeal – incluso en su disculpa, pero parece sincero.

Del bolsillo de su camisa, saca tres tickets de algún tipo. “Estas son entradas para ver a los Bulldogs! Son para el juego de esta tarde, aquí en Savannah”

¡¿Tratar de hacer las paces conmigo? Ja! Luce presumido, como si él supiera algo que yo no sé, como si tuviera un As escondido debajo de la manga. Pongo mis manos en mis caderas, mirándolo con mis ojos curiosos, mientras intento aclarar mi desconfianza.

Sacudo mi cabeza, abriendo mi boca para expresar mi protesta, pero antes de que pueda decir algo, Chris tiene los tickets en su mano, brincando alrededor como un mono demente emocionado. “Que cool, Yupiiii!!!! Mami, mi primera vez en un juego de verdad! Debo ponerme mi gorra!”

Él sale corriendo de la sala, sin darme ni medio segundo para objetar, entonces de repente el juego del doctor es tan claro como el día. Mi pequeño niño está fuera de sí mismo emocionado. ¿Qué clase de madre seria si le niego este regalo? El Dr. Shawn usa a Chris para su ventaja – bastardo!. Me pone en una posición imposible. ¿Cómo puedo decir no y romper su pobre corazón-de-niño-pequeño? El doc planeó esto, sabiendo que la reacción de Chris seria dejarme solo con una opción – ir al juego!

“Eso no es justo realmente, ¿sabes? – usarlo a él así.” La irritación está a punto de hervir en la superficie de la serenidad, lista para explotar en la más mínima provocación.

Sus ojos se arrugan, y se sonroja, su sonrisa entera, probando que ha obtenido precisamente lo que ha querido. “¿Qué quieres decir Anastasia? ¿No puedo hacer algo por mi paciente favorito?” Su cabeza inclinada y sus cejas arqueadas entrando en juego para apoyar su pretendida inocencia.

Dios! Paciente favorito, mi trasero! No estoy convencida, pero no soy lo suficientemente valiente para expresar mis pensamientos. Lo que paso entre Christian y yo me ha enseñado, que tal vez no sea la mejor para juzgar los sentimientos de otras personas; estaría mortificada si lo tomara de mala manera.

Mi diosa interna le esta pestañeando, encantada con su atención a pesar de todo. Yo, por otro lado, no confío ni un poquito en él.

Después de serias negociaciones con Collins, nos ponemos de acuerdo para nuestra salida no-planeada, con Collins y Carl siguiéndonos como nuestras sombras, el Dr. Shawn se las arregla para conseguir dos entradas más de debajo de la manga para ellos.

En el estadio, nos bajamos de la camioneta SUV, Tahoe plateada del doc, los dos hombres de seguridad a nuestro lado. Nunca me ha gustado ser el centro de atención, y su presencia constante me hace sentir sobresaliente y me sonrojo cada vez que alguien pone sus ojos sobre nosotros.

Chris está completamente tranquilo, hablando sin parar, y debo admitir que el doc parece interesado en él, la conversación fluyendo libre y felizmente entre ellos. Chris tiene pocas oportunidades de formar lazos masculinos, Ray lo lleva a pescar y Bob le inculca su amor por el futbol americano, pero generalmente, él no tiene muchas figuras masculinas con las cuales identificarse.

Eso es solo tu culpa! Las palabras mordaces de mi subconsciente me hacen encogerme

Nos instalamos en lo que parecen buenos asientos para mi, todo esto mientras mi niño esta radiando emoción. No puedo evitar preocuparme de que no está lo suficientemente recuperado para estar aquí. “¿Estás seguro que es buena idea que hayamos salido así, Con su dolor de garganta?”

“Aaaaahhhhh mamáááááá” el quejido molesto de Chris por mi sobre protección, hace que el Dr. Shawn se ría.

“Ordenes del doctor!” Sonriendo, me guiña el ojo de forma juguetona y le baja la gorra de los Bulldogs a Chris, poniéndola sobre sus ojos.

Es difícil no notar las ondas de coqueteo que emana, todo su comportamiento  goteando íntimamente. Es evidente en los guiños juguetones, pero incluso más la chispa hambrienta que incluso no trata de esconder. Es una mirada que conozco bien, de todo su sexo travieso, esa mirada fue por mucho, la cosa más erótica que Christian me hacía, la cosa que llamaba a la parte secreta de mi alma. Verla en los ojos de otro hombre, no se siente como si encajara.

Estoy aliviada que el personal de seguridad está fuera de la vista. Aunque el futbol americano no es realmente lo mío, estar aquí, en el estadio y verlo en vivo, con el rugido y la emoción del público, es sorpresivamente estimulante. Estoy atraída por mi pequeño niño, mientras lo veo – fascinada. Él está en su elemento, animando y abucheando con el resto de los fanáticos de los Bulldogs y a pesar de mi misma, me empiezo a relajar.

Realmente no importa porque estoy aquí, razono. Es grandioso verlo disfrutar así, y de repente me siento agradecida con el Dr. Shawn. Momentos como este, son regalos para los niños, recuerdos que pueden atesorar por siempre.

Después de comer maní, perros calientes y refrescos, mi recién encontrada apreciación por el futbol americano se ve interrumpida por Collins, quien se ha materializado a mi lado. Él pone su gran mano sobre mi hombro, “Sra. Steele, discúlpeme la interrupción, pero nos tenemos que ir – inmediatamente!”

Lo miro a su cara, lista para decirle que vaya a saltar a otro lado, pero algo en sus modales hace que me detenga. Él está preocupado – realmente preocupado. “¿Cuál es el problema Collins?”

“No puedo decir Sra. Steele, se lo que estoy pidiendo, pero nos tenemos que ir. Ahora!”

Su expresión severa habla por sí sola, está claro que no quiere que discuta con él. El juego está en el último cuarto, así que al menos Chris ha podido ver la mayor parte. Asiento a Collins y me inclino hacia el Dr. Shawn. “Algo ha pasado, nos tenemos que ir”

“El juego está por terminar, solo diez minutos o un poco más” Él esta distraído, solo escuchando a medias, sus ojos pegados en el campo de enfrente.

Sacudo mi cabeza, “No, ya” mi tono llama su atención y él voltea, ve a Collins a mi lado.

“Está bien” me mira, incierto. Esta cosa de la seguridad es obviamente nueva para él y supongo que no está seguro del nivel de la amenaza percibida.

Él murmura algo en el oído de Chris y estoy aliviada de verlo levantarse. Guao, me pregunto que le habrá dicho a Chris. ¿No hay lágrimas, no hay lloriqueo?

Arrastramos los pies por el reducido espacio en frente de los asientos y seguimos a Collins hacia la salida. Carl viene a nuestras espaldas y puedo ver que ambos están en alerta máxima. Algo debe haber pasado.

Mientras que caminamos el Dr. Shawn enrosca sus dedos en mi brazo. “¿Qué está pasando?”

“No lo sé, pero confío en Collins para que tome una decisión como esta” Christian y Taylor, no son nada si no son fastidiosos en elegir a hombres muy-bien entrenados.

Como todos están aun sentados, podemos llegar rápido a la camioneta SUV y dirigirnos a casa. Puedo sentir la tensión volando en el pequeño espacio, pero sé que no debo preguntar. Debo conseguir las noticias de parte de Christian mismo – eso, si él me lo dice.

Eso me recuerda de la llamada furiosa que estaba esperando de él, y nunca la hizo; de hecho no he sabido nada de él en absoluto, no desde esta mañana. Reviso mi teléfono para ver si tengo mensajes o e-mails, solo para estar segura, pero no hay nada nuevo. Tal vez Collins tenga más empatía que la que sugiere su mala actitud, y él no le dijo a Christian acerca de mi metida de pata en la seguridad. ¿No sería eso un cambio placentero? Pienso sarcásticamente.

Cuando llegamos a casa, Collins deja que Carl nos vigile mientras él hace una barrida de reconocimiento del apartamento. “¿Por qué el va a hacer una barrida a nuestra casa mami?” Los ojos azules inocentes de Chris me miran, inconsciente de cualquier peligro. “Tal vez yo no quiera ser oficial de policía, si tengo que limpiar casas” Sacude su cabeza en disgusto.

El Dr. Shawn y yo compartimos una sonrisa, los niños son tan literales, es adorable. “No cariño, no es esa clase de barrida. Él simplemente está revisando la casa para cerciorarse de que este segura.”

“Ahhh, ¿cómo debajo de la cama y dentro del closet?” El entendimiento brilla en sus ojos.

“Así es amiguito, así como cuando nosotros revisamos que no tengamos ningún monstruo escondido, antes de ir a la cama” Es irreal discutir esto con él, cosas acerca del mundo para las cuales él es muy pequeño para lidiar, y me resisto a exponerlo a ello. Lo acerco a mí, y lo envuelvo con mis brazos a su alrededor. Por mucho que odie la seguridad, si algo le pasara a Chris… Christian tal vez sea demasiado apasionado con esto, pero sus instintos dan justamente en el clavo. Es solo que a veces olvido cuanto peso y equipaje vienen con él.

Una vez que esta todo seguro, permito al nudo que tengo en el estomago, que se desate. El Dr. Shawn nos ve mientras él y Chris conversan sobre lo más sobresaliente del juego. Su fácil entendimiento, soporta mi pensar que esta interacción “padre-e-hijo” es lo que él anhela – lo que él necesita en su vida. Las intenciones del Dr. Shaw tal vez no sean totalmente honorables, pero él le ha dado a Chris eso, incluso así haya sido solo por un día.

Acompaño al Dr. Shawn a la puerta, “¿Van a ver a Christian Grey? ¿Qué pasa entre ustedes dos?”

Oh querido, ¿Qué decir? Me fijo en una versión corta de la verdad. “Él es el papá de Chris” miro hacia abajo; quiero esconder la vergüenza, que quizá pueda acechar mis ojos. Entrelazo mis manos juntas, para darme algo que mirar.

“Seattle ¿no? Bueno, tal vez eso no sea un problema. Acabo de ser invitado a dar una conferencia allí, en uno de los hospitales” el levanta mi quijada para mirarme a los ojos. “Internos que están tratando de convertirse en pediatras” aclara y encoge sus hombros de forma indiferente, “entonces, puedo hacer la visita médica allá” Él rompe nuestro contacto visual y tengo el presentimiento de que mi respuesta es más importante para él de lo que esta aparentando.

“Uhmm, avísame, no estoy segura de cuáles son los planes de Christian” No me quiero comprometer  a nada, quien sabe cómo va a reaccionar él ante el Dr. McCaliente.

El Dr. Shawn se va y debo admitir que él ha sido mucho menos físico conmigo durante el día, aunque he captado vislumbres de su llama latente en su sonrisa y su mirada, pero, por ahora, decido darle el beneficio de la duda.

Chris se toma la dosis de su medicina y lo acuesto a dormir. Fue otro gran día para él y está exhausto. Finalmente tengo tiempo para sentarme y enviarle un e-mail a Christian.

 

De: Anastasia Steele

Asunto: Amenaza a la seguridad 

Fecha: 19 de Octubre de 2016 18:40

Para: Christian Grey

Querido Christian

Espero hayas tenido un buen día. Gracias por arreglar lo del seguro medico, sin embargo me sentiría más cómoda si me sacaras a mí del mismo. Tú no tienes obligación conmigo y como siempre tu generosidad me hace sentir incomoda. También vi la cantidad de tu pago por la manutención alimenticia global de hoy y es mucho más de lo que esperaba. Entiendo y respeto tu necesidad de aportar para Chris pero todo eso es demasiado.

También quiero saber cuál es la repentina amenaza a la seguridad. Si mi hijo está en peligro, tengo derecho a saberlo y me rehúso a que me mantengas en la oscuridad del asunto. Por favor no me ocultes ninguna información, por la razón que sea, no importa que tan apropiado lo estimes. 

En una nota más ligera, Chris tuvo un muy buen día y el Dr. Shawn nos invitó a un partido de futbol americano de los Bulldogs (El equipo favorito de Chris) en la tarde. Estuve dudando si llevar a Chris, pero el doc me aseguro de que él iba a estar bien. Era su primera vez viendo un partido en vivo y cómo puedes imaginar, estaba volando por las nubes.

Te he enviado por FedEx el resto de mis manuscritos, deberías estar recibiéndolos mañana.

Buena suerte en tus negociaciones con los coreanos.

Anastasia Steele

Le doy al botón de enviar con más fuerza de la que intento, pero me siento tan herida y tensa, mi laptop soportando la peor parte de mi frustración. Espero que la respuesta de Christian sea razonable.

El sonido de mi teléfono me hace saltar. Aprieto mi palpitante corazón mientras contesto al número desconocido.

“Anastasia” Él dice mi nombre en forma de saludo y se inmediatamente de que está molesto.

“Christian, hola” mantén la calma, me aconsejo a mí misma.

“Sentí que tu ultimo e-mail amerita una llamada telefónica” Escucho la nota cautelosa en su voz, pero yo estoy también cautelosa. Hemos estado en esta misma situación antes.

“Primero, en lo que al seguro medico corresponde, estoy seguro de que recuerdas mi deseo personal de mantenerte saludable, pero esto no es tanto para mí como lo es para Chris. Con suerte, si haces un esfuerzo de pensar esto por un momento, veras, que una madre saludable es lo mejor que le puede pasar a un niño. Seguramente tu puedes poner las necesidades de Chris por encima de las tuyas ¿no?”

Trago saliva! Me pongo pálida. Poniéndolo así, sueno egoísta.

Él continua, discutiendo sus puntos sistemáticamente, “Segundo, tú ya deberías tener una idea clara de mis recursos y si ves el pago de manutención alimenticia como porcentaje evaluado de mis ingresos, eso que te transferí es una cifra cómica”

Estoy lo suficientemente cortada en pedazos como para sentirme pequeña. Oh! “Ya veo tu punto” murmuro débilmente. “Lo siento… No lo vi de esa manera” Me quedo mirando a mis manos jugueteando, las lagrimas, calientes, embarazosas rodando tranquilamente por mis mejillas ardientes.

“Ana” lo escucho suspirar. “¿Qué vamos a hacer contigo?” su tono es uno exasperado y afectivo y las compuertas abiertas mientras mis lagrimas silentes se convierten en sollozos soplados por completo. Me desprecio a mi misma por descomponerme y llorar. Me muerdo el labio para tratar de detener la marea.

“Ana, no te quiero molestar. Pensé que estábamos en la misma página” Sus palabras sutiles son inesperadas y ellas calman mi alma dañada.

“Si estamos en la misma página. Lo siento. Lo que sea mejor para Chris” Sacudo mi cabeza aunque sé que no puede verme y de nuevo me propongo tratar de mirar las cosas desde su perspectiva. Estoy molesta conmigo misma, no me tomo mucho en olvidar el compromiso que hice cuando empecé este viaje.

“Está bien” Él agradecidamente, suelta y toma una respiración profunda, como si se estuviera escudando a sí mismo. “A lo que a la amenaza de la seguridad corresponde – solo para que sepas. No te iba a mantener en la oscuridad. Taylor aun está recopilando la información y hasta ahora, no tengo mucho que decirte, pero he recibido una amenaza. Ha habido algo de vandalismo en Grey House, en mi oficina, que no puedo ignorar. No es lo usual, de bajo nivel algún empleado descontento o un competidor agrio y sus tonterías”

Para mí está claro que él está tomando esto muy en serio, debe ser algo grande “¿En tu oficina?” susurro. Directamente ¿pasando todas sus medidas de seguridad?

“Si, quien sea que haya hecho esto, o está absolutamente loco o tiene bastante cojones” La amargura es evidente mientras escupe las palabras – respondiendo mi pregunta no formulada.

¿Qué hicieron ellos?

“Había un mensaje, pintado en espray en una de las paredes de mi oficina” Me lo imagino en su escritorio, ataviado en el montón de papeles sucios, pasando las manos por su cabello.

Puedo percibir que tan fuerte es para él, tener que compartir esto conmigo; él aun lo está dudando, guardando los detalles. ¿Por qué? Me pregunto a mi misma y siento el pánico sembrándose en mi mente lentamente. Una imagen de Chris y luego de Christian pasa por mi mente, el pensar en alguno de ellos lastimado de alguna manera es más de lo que puedo soportar. “Por favor, habla conmigo” Le suplico, mentalmente empujándolo. Necesita saber que decía.

Él exhala una respiración larga, y luego simplemente dice: “La vas a pagar”

¿Qué? ¿Eso es lo que lo tiene dando vueltas de esta forma? No entiendo. Seguramente eso no puede ser. “¿Qué es lo que no me estás diciendo?” Sostengo mi respiración.

“Ana, Yo…” él titubea. “No quiero que saques ninguna conclusión de esto; nosotros no tenemos suficiente información aun”

“Dime, maldición!” pierdo el agarre débil de mi paciencia mientras sostengo el teléfono con un agarre fuerte.

Con un suspiro resignado, al final, me lo dice. “Estaba escrito a lo largo de tus fotos – las que le compre a José”

De repente mi cuerpo está jugando pintball con mi corazón. Dando disparos en los dedos de los pies, luego en mi garganta y de nuevo en mí estomago. Es el rebote maniático reflejando mis emociones opuestas exactamente. ¿Están ellos detrás de él o de mí? ¿Él tiene aun mis fotos en su oficina? ¿Cómo llegaron ellos hasta su oficina? ¿Están detrás de nosotros dos? ¿Cómo puede ser? ¿Por qué?

Siento las nauseas rodar por mis tripas. Contrólate! Me doy a mi misma una charla de ánimo y me pregunto ¿en dónde está mi subconsciente cuando la necesito? “Ya veo” murmuro, pero en realidad no lo veo – ¿qué más puedo decir?

“Anastasia, por favor no te preocupes. Todo va a estar bien; Taylor y Welch tienen a sus mejores hombres en el asunto, trabajando 24/7. Nosotros vamos a encontrar a la persona. No voy a permitir que nada le pase a Chris o a ti” como siempre, él es justo tranquilizador, cortando directamente al corazón de mi mayor preocupación. El Christian CEO está imponente y convincente y como estoy tan asustada, permito que sus palabras me reconforten.

“Está bien” exhalo una respiración temblorosa pero medida.

“¿Entiendes que la seguridad será muy estricta?”  Es como si él estuviera hablando con un animal herido, cuidadoso de no asustarlo.

“Si, lo entiendo” asiento solemnemente; mi nudillos temblando con el agarre que le tengo al teléfono.

“Yo me voy a encargar de eso Ana, confía en mi” Su voz está llena de sinceridad y no quiero nada más que creerle, pero no todo está bajo su control, no importa lo mucho que quiera que así sea.

XXXXXX

Sueño con Chris y Christian, en un peligro a ciegas, y ojos verdes humeantes que quieren cosas que no estoy preparada para dar. Me despierto con frecuencia, sin dormir realmente, pero en el debate entre el sueño y la vigilia. Cada sonido de la noche es amplificado, haciendo que el pánico no me deje descansar.

Cuando el amanecer finalmente ilumina mis cortinas, me siento aliviada. Puedo levantarme y encontrar algo en lo cual pueda ocupar mi mente inquieta, para evitar que se vaya a la deriva preguntándose, sobre las posibilidades de esta nuevo y oscuro giro en nuestras vidas.

Tengo algunas cosas de las que debo ocuparme hoy. Una es ir de compras – porque me lo salté ayer, nosotros aun necesitamos ropa caliente para el viaje a Seattle y tengo un turno en el trabajo esta noche.

En la cocina encuentro a Collins leyendo el periódico. Es reconfortante saber que él está aquí. Debería darle algo de crédito; él solo está haciendo su trabajo.

“Buenos días Collins, ¿quisieras tomarte un té o un café?”

“Ma’am” asienta su cabeza en reconocimiento. “Té si usted va a preparar, gracias”

Pongo las bolsitas de té cerca y enciendo la tetera. “Gracias por lo de ayer, por permitirnos ir y por traernos de vuelta  a casa”

“Solo estoy haciendo mi trabajo ma’am” Él pone el periódico sobre la mesa, mirándome con ojos entrecerrados, probablemente sorprendido por mi cambio de actitud.

“He hablado con Christian anoche; entiendo que la situación requiere algunos cambios, solo quiero hacerte saber que tienes mi cooperación absoluta. El bienestar de mi hijo lo es todo para mi” Le doy una taza humeante y coloco azúcar y leche en frete de él.

“Eso es bueno saberlo” responde de forma pasiva. Vaya, él no es muy conversador y me ha dejado sintiéndome un poco cohibida. Froto las palmas de arriba a abajo en la parte frontal de mis muslos

“Ok, entonces, si está bien por ti, me gustaría ir a hacer las compras que iba a hacer ayer, Jo-Anne va a traer a Joshua para acá y va a cuidar de ellos y en la noche tengo un turno en el restaurante. Mi mamá va a venir para cuidar de Chris” incluso para mis propios oídos sueno al borde, asustadiza incluso.

“Eso no debería ser un problema, siempre y cuando usted deje que Carl haga su trabajo” Me mira fijamente, retándome a que discuta

Está bien, está bien, recibí el mensaje! Dios! “Voy a ser tan buena como el oro!” sonrió dulcemente.

Con eso; él empieza a escribir rápidamente en su teléfono, presumiblemente para hacer todos los arreglos para hoy. Agarro mi encantador iPad nuevo y me dirijo a la sala, de alguna manera me siento como una intrusa en mi propia cocina.

Cuando le doy clic al icono de correo, encuentro un e-mail de Christian.

 

De: Christian Grey

Asunto: Seguridad y estadía extensa

Fecha: 19 de octubre 2016 21:59

Para: Anastasia Steele

 Anastasia

Quiero reiterar que mientras tú sigas las órdenes del equipo de seguridad tanto tú como Chris estarán a salvo. Por favor confía en mí con esto, y déjalos hacer lo que ellos están entrenados para hacer.

En lo que se refiere a tu visita a Seattle, siento que dadas las circunstancias actuales, sería lo mejor para ustedes extender su estadía conmigo, hasta la que la amenaza se resuelva. Tú y Chris estarán mucho más seguros conmigo, aquí en Escala, donde pueda mantener bajo vigilancia tu naturaleza desafiante. Esto también crearía una oportunidad ideal para nosotros de negociar los detalles de tu acuerdo de publicación.

 Confío en que has reflexionado a fondo lo del seguro medico y lo de pago de la manutención alimenticia y ahora estarás dispuesta a aceptarlos amablemente.

El Dr. Shawn O’Reily ha estado en contacto conmigo y está contento de hacer su visita médica para el seguimiento de la salud de Chris en Seattle, ya que él estará aquí por negocios propios. Sin embargo, no estoy seguro que llevar a Chris a un juego de futbol americano sea totalmente apropiado, no importa que tan bien se lleve con su doctor. Pienso que tú lo debes guiar para desdibujar las líneas entre el profesionalismo y la amistad.

 Espero verlos el sábado y por favor, mantente a salvo.

 Esto no es una petición.

 Christian Grey

CEO de Grey Enterprises Holdings Inc.

 

Naturaleza desafiante! ¿Qué? ¿Yo? ¡Nunca! ¡El descaro!

¿Él quiere que nos quedemos con él hasta que se resuelva lo de la amenaza? No puedo evitar sino esperar que si es como la ultima vez, que tuve que ir y quedarme con él. Cuando Leila obtuvo una licencia para portar armas, él insistió en que fuera y me quedara con él, y así poder “mantenerme a salvo” y luego, antes de que pudiera decir “ex -sub loca”, yo era una residente permanente en Escala.

Odio esta nube negra sobre nosotros, pero si nos une mas entonces, al menos es una cosa buena que sale todo esto. Luego está el Dr. Shawn. No puedo creer que haya llamado a Christian a mis espaldas! Lo que es más, Christian claramente no tiene idea que la intención del doc no es tanto con Chris, si no conmigo. Christian puede ser reservado cuando se trata de una relación romántica conmigo, pero su reacción a las flores que secretamente envié a mí misma, demostró que sus celos arden tan brillantes como siempre.

Tal vez sea el estrés de la situación que me lleva a algún tipo de acción, pero mientras tecleo mi respuesta, no puedo suprimir la necesidad de acelerar las cosas entre nosotros. Estoy tan cansada del Christian distante y formal

 

De: Anastasia Steele

Asunto: Graciosa es mi segundo nombre

Fecha: 20 de octubre 2016 07:05

Para: Christian Grey

 Christian

Voy a tratar de darle al equipo de seguridad el espacio que necesitan para desempeñar sus funciones. La seguridad de Chris no es algo que deseo dar por sentado. Tampoco lo es el tuyo, en tal caso Sr. Grey, espero poder pedir lo mismo de ti – por favor ten cuidado.

Amablemente acepto tu oferta del seguro de salud, y pago de manutenciones alimenticias, así como también acepto residir contigo en Escala hasta que se resuelva la situación. (¿Ves?, yo puedo ser sumisa)

 Caso en cuestión: ya he aclarado mis planes con Collins hoy y voy a tener a Carl conmigo. Espero que esto le dé a tu mente preocupada un descanso.

 Yo espero que tenga un buen día, señor!

 Anastasia Steele

Rápidamente pulso enviar antes de que pueda cambiar de opinión. Mi diosa interna esta complacida como fuerza, pero mi subconsciente me mira boquiabierta, su rostro conmocionado y enrojecido con un rubor. Francamente yo misma estoy un poco aturdida. Que e-mail tan descarado! Desearía ser una mosca en la pared cuando Christian lo lea para ver su reacción. Lo imagino derramando su café matutino sobre su teclado – si – eso sería fantástico! Pienso alegremente.

Después de que Chris se despierta y desayunamos, llamo a Jo al lado para hacerle saber que estoy lista para salir, ella esta aun un poco asustada con la seguridad, así que decido no darle ningún detalle de los últimos hechos, solo van a asustarla más.

Siguiendo el consejo de Carl, nos dirigimos al centro comercial local en auto. Él pensó que sería más seguro que las tiendas frente a la calle y hoy estoy en mi mejor comportamiento. Odio ir de compras, pero con un par de dólares extra por parte del generoso Sr. Grey, puede que no sea tan malo.

Tengo la lista de cosas que necesito y rápidamente hago mi repaso, marcándolas a medida que avanzo con Carl caminando obedientemente detrás de mí. Cuando paso por la sección de ropa interior en una de las tiendas por departamento, recuerdo la promesa que me hice de cuidar más de mi misma, también mi plan de seducción, de repente parece incompleto sin ayuda del Agente Provocador…

Recuerdo vívidamente la forma en cómo sus ojos se transformaban en un gris de tormenta tropical, sus labios entreabiertos mientras tomaba aire en sus pulmones, la forma en que se frotaba sus dedos mientras su deseo de tocarme lo vencía. La apreciación carnal tan evidente  cuando empujaba su erección contra el encaje que cubría mi trasero. Sus brazos venían alrededor de mis pezones, ya sufriendo por su toque, acariciando y tentando, luego tirando abajo las copas de mi sujetador para agarrar mis pechos impacientes.

Palmas planas rozando mis pezones alegres, haciéndome gemir y apretar mis muslos juntos, en un intento por alguna fricción satisfactoria. Dedos perezosos trazándose sobre la piel sensible de mi abdomen y encontrando su camino a mis bragas mojadas. Mmmhhh…. Si, recuerdo al Sr. Grey siendo parcial a la ropa interior…

“¿Hay algo en lo que la pueda ayudar ma’am?” una voz chillona con un marcado acento sureño me arrastra groseramente a la realidad y sé que debo haber estado mirando el sujetador en mi mano como si fuera la última comida de la tierra. Siento el hilo de rubor arrastrarse desde mi cuello.

“Uhm, no, gracias, estoy bien!” Sonrío alegremente a la vendedora y me apoyo en un soporte para darme un momento para que mis hormonas vuelvan a su lugar. Afortunadamente Carl esta a cierta distancia, tratando fuertemente de mirar a todas partes menos a mí.

Con mis delicadas compras listas, solo me queda una parada más por hacer – el salón de belleza. Escojo un paquete de mimos y voy por todas con una depilación brasileña completa. Dejo a Carl en la linda y femenina área de espera, con solo una revista por compañía. Él luce tan fuera de lugar que me hace sonreír.

Nunca antes me he hecho un depilado brasileño y no puedo evitar un hervidero de nervios. ¿Qué tan malo puede ser? Demasiado pronto tengo mi respuesta cuando la primera tira es arrancada. Me muerdo el labio inferior para parar gritar en agonía. Estoy desesperada por no gritar, lo último que quiero es que Carl venga aquí, con un arma en mi defensa! Esa imagen es más que suficiente para garantizar solo los gemidos más tranquilos de mi parte por el resto del tratamiento tortuoso.

Madre mía! Eso fue duro, pienso para mí misma mientras camino después. Me he olvidado de lo sensible que te sientes cuando no hay nada, como te vuelves híper consciente del pequeño trozo de piel entre tus piernas. Christian tan seguro como el infierno, va a tener que mostrar su aprecio por esto!

De vuelta a casa, reviso y vuelvo a revisar mi e-mail. ¿Por qué Christian no ha respondido a mi correo descarado? Hombre, espero él no este molesto conmigo! Con cada hora que pasa siento crecer un malestar, mientras me imagino conversaciones horribles donde él me pone en mi lugar.

Temprano en la tarde Chris y yo desempacamos su LEGO de barco pirata y empezamos a construirlo. Para el momento en que mi mamá llega hemos terminado y Chris ansiosamente le muestra su obra. Siento una oleada calidad de amor por mi pequeño hijo, siempre tan dispuesto de compartir y aprender y jugar.

Cuando él está fuera del alcance de escuchar, le informo a mi mamá sobre las nuevas medidas de seguridad. Quiero que ella sea muy cuidadosa cuando este cuidando a Chris por la noche cuando este en el trabajo.

“¿Tú crees que es prudente ir a Seattle? Si este incidente ocurrió allá, ¿no tiene sentido quedarse aquí, alejada de ese hombre loco?” Sus ojos son redondos y serios, preocupados por nosotros.

“He pensado en eso y tienes un punto, pero, la verdad es que me siento vulnerable aquí. Incluso con Collins, no creo que mi apartamento sea el epitome de seguridad” Le doy una sonrisa triste y suavemente froto la parte superior de su brazo.

“Ustedes pueden venir y quedarse con nosotros!” Hay una nota de suplica en su voz, la que nunca pierdes como madre incluso si tus hijos crecen.

“No mamá, no te quiero exponer a esto también, además Bob odiaría tener la seguridad alrededor”

Ella asiente de mala gana y enrolla un brazo alrededor de mi hombro. Nos sentamos allí, compartiendo un momento, sin decir nada. Madre e hija, conociéndonos la una a la otra tan bien, sin necesitar palabras para expresar las preocupaciones obvias en nuestros corazones colectivos y familiares.

Antes de salir para el trabajo, me despido de Chris, poniéndome de rodillas para estar a su nivel y lo abrazo gentilmente con mis brazos. Vierto cada onza de amor que siento por él en mi abrazo. “Te amo mucho Muppet, Mucho, mucho!”Mi pecho se contrae, pero respiro a través de las lagrimas que amenazan mientras suspiro. No quiero asustarlo, solo estoy siendo tonta y emocional.

Mi madre nos mira, cuando cruzamos miradas se que ella entiende cuan valioso es él para mi, al igual que lo soy yo para ella. El pensamiento reconfortante se propaga a través de mí, llenándome, fortaleciéndome. Amor incondicional, es hermoso. 

Paso al lado de Collins en mi salida, por un momento considero llamar al trabajo y decir que estoy enferma. “Por favor cuida de ellos” Toco su brazo para enfatizar mi punto.

Él mira hacia abajo a mi mano y luego de nuevo a mí, “Lo tengo cubierto ma’am” Suena tan seguro. Hace falta alguna forma de sacarme por la puerta y al trabajo. Todavía estoy reacia de salir esta noche.

Durante toda la noche corro entre la cocina y el piso del restaurante, me provoca llamar para verificar la seguridad de ellos, pero me abstengo y trato de mantener mi mente en las mesas. Ninguna noticia, son buenas noticias ¿no?

Me siento aliviada cuando empezamos a apilar las sillas una hora antes de nuestra hora habitual de cierre; afortunadamente ha sido una noche tranquila y estoy muy feliz de entrar en el carro con Carl, para que me lleve a casa.

A medida que nos estacionamos, me doy cuenta de dos carros de policía estacionados en la acera. Miro a mí alrededor, pero no veo nada fuera de lugar. Carl y yo subimos penosamente las escaleras. Él toma dos a la vez para revisar cada una antes de que yo llegue. Cuando llega al cuarto piso se detiene en seco. Su mano por reflejo se mueve detrás de él mientras pone su mano en el agarre de su arma.

Él llama mi atención, “Sra. Steele, parece que hay una situación, por favor, mantenga la calma. La policía esta aquí” Su voz es fría y serena, pero él esta listo para reaccionar a cualquier situación, su cuerpo listo para la acción.

Siento que mi corazón empieza a vibrar frenéticamente, al instante mis palmas están recubiertas de sudor. Doy un paso para terminar de llegar al piso, para ver a dos policías parados fuera de la puerta de mi casa con Collins y mi mamá. Mi mamá luce angustiada y Collins está en una profunda conversación con los oficiales. Todo el aire desaparece de mis pulmones y una oleada de adrenalina recorre a través de mi cuerpo. Empiezo a correr hacia ellos, escuchando mi propia voz estrangulada, gritando a ellos mientras mi mente salta con mis conclusiones: “Noooo! Chris! ¿En donde esta mi hijo?”

Link para el capitulo 12

 

13 thoughts on “Capitulo 11

  1. FANNY REBELLON BOLIVAR says:

    Fabuloso capitulo monique me encanta esta historia, y kereny de nuevo gracias por esa magnifica traducción y por dios ya empezaron los problemas, la verdad que es fuerte el equipaje de el sr. grey, pero bien vale la pena de nuevo gracias y plis kereny no nos dejes tanto tiempo abandonadas un beso.

    Like

  2. michella says:

    si porfavoor no nos abandoneeees mucho mas tiempoo

    Like

  3. Janitzia Berrido Fernandez says:

    Gracias por su trabajo y por darnos mas de nuestro adorado Grey!!!!Sigan adelante!!!

    Like

  4. BETTY MICH says:

    EXCELENTE CAPITULO COMO SIEMPRE.
    CREO QUE CHRISTIAN SE VA A TRAGAR VIVO Y ENTERO AL DOCTOR YA QUE DESCUBRA SUS NEGRAS INTECIONES HACIA ANA JAJAJAJA NO SABE LO QUE SE LE ESPERA AL DR. SHAWN.
    OJALA PUEDAS SUBIR LOS CAPITULOS MAS SEGUIDO.
    UN ABRAZO. :*

    Like

    • Kerecb says:

      Hola Betty! Que bueno que te gusto…
      SI definitivamente el Dr Shawn se las trae, pero Christian es quien tiene el corazon de Ana. Veremos que pasa…
      Hago las traducciones en lo que mi trabajo y mi tiempo libre me lo permiten, sin embargo espero tambien poder acelerar un poco el proceso…
      Un abrazo…

      Like

  5. […] Da click aqui para leer –> via Capitulo 11. […]

    Like

  6. Felia says:

    Leido 10 y 11. Estoy encantada.

    Like

  7. Claudia Henao says:

    Pobre Ana. Sin palabras. Gracias Monique, Keremy

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s