Capitulo 14

Mi aspiración de aire se corta en los confines tranquilos de su oficina. “¡No lo hiciste!” murmuro y lo miro con ojos redondos sorprendidos. Una burbuja de incredulidad está atrapada en mi pecho, causando una rigidez que no me permite tragar.

“Ella es una gran opción para ti, y a ti re gustaba así que…” Sus palabras se desvanecen mientras se encoge de hombros. ¡Él lo está haciendo ver como si me hubiese comprado una bufanda o algo así!

Los engranajes en mi cabeza comienzan a funcionar con dificultad de nuevo y estoy llena de preguntas, ninguna de las cuales me las arreglo para articular adecuadamente. “Pero pensé… ¿Cómo pudo ella…¿Qué hay de su periodo de notificación?” ¿Por qué estoy preocupada por su periodo de notificación? Esta más allá de mi pero, es lo mejor que puedo hacer en mi aturdimiento estupefacto.

Estoy aliviada de que no le he lanzado algo a él, se relaja ante los detalles que está feliz de compartir “Todas muy buenas preguntas” una contracción en la esquina de su boca, revela su regocijo y responde mi única pregunta coherente: “He comprado su contrato con BTB” Por el tono desenfadado está claro que él no tiene idea de lo lejos que ha llegado o que tan molesta estoy.

¡Por supuesto que lo hizo! Mi subconsciente arroja sus brazos y golpea sus manos en sus muslos – loco, acosador, controlador – ¿ya mencione loco? – bastardo! Su dedo esta señalando su cien, haciendo círculos mostrando cuando loco cree que es.

“Christian, yo pensé que habíamos acordado algo” es un susurro finamente restringido, cualquier intención resultante de mantener mi temperamento bajo control está siendo devorado por el calor de mi ira.

Con la cabeza inclinada, toma un momento para buscar mi cara, cansancio cruza por su mirada gris como las cenizas, al sentir mi esfuerzo para mantener la calma. “Si lo hicimos pero, ahora que he visto tu trabajo completo, mi juicio seria cuestionado si te ayudara a negociar este acuerdo con alguien más”

Cruza sus piernas, tobillo en la rodilla, su mano hace un circuito a través de su cabello despeinado, mientras las líneas de su ceño fruncido me advierten. “Tengo una reputación que mantener Anastasia. ¿Cómo se va a ver si una de las mejores editoriales del país entrega la “nueva mejor cosa” a un competidor?”

¡Agh! ¿Cuándo voy a aprender que las reglas normales no aplican a Christian Grey? Odio que él inevitablemente vea un ángulo que yo no he pasado por alto. Me molesto por algo que él ha hecho y el Sr. Que-Lo-Ve-Todo –  Maestro – viene con una explicación que me deja mal, distrayéndome completamente del hecho que – una vez más – ¡no fui consultada de nada de esto! Me estoy tambaleando, sintiéndome estúpida, junto con la fuerte dosis de ira que corre por mis venas y buscan pelea.

Me enfada y descarto mi error de cálculo. No hay una máscara en el carmesí de mi cara pero, puedo sacar de mi irritación el empuje para decir lo que tengo que decir. “Ya veo, bueno no lo veía pero, ahora lo veo” tartamudeo sintiéndome fuera de balance y aspirando una bocanada de aire, “sin embargo, eso no cambia el hecho de que tu siempre tomas decisiones – decisiones que me afectan – ¡sin ni siquiera consultarlas conmigo!” el volumen de mi voz esta amplificado por la frustración que se forja.

Esto es algo que quería – no, tenía que hacer por mi cuenta. Tomo mucho de mi parte pedirle su ayuda, de admitir que estaba fuera de mi y él simplemente entra en acción y secuestra toda la cosa! Una vez más haciéndome sentir como un activo más que como una persona.

“Por el amor de Dios Anastasia, a ti te gusta ella, a mi me gusta ella y tu vas a firmar con Grey Publishing, ¿Cuál es el problema?” está de pie, mirándome con el ceño fruncido, esos ojos grises luminosos con la intensidad de su molestia.

Me empujo hacia arriba, imitándolo. “¡Tu obviamente piensas que soy una conclusión inevitable, una pequeña mesonera desesperada, más que agradecida por las migas en tu abúndate mesa!” Salgo, con armas flameando, sin retener nada mientras hago un cambio que se que va a sacar la mierda de él.

“No me gusta cuando hablas de ti misma de esa forma” el borde de su ira tornándose curiosa, ignorando mi carnada, “además, eso no es lo que quise decir y lo sabes, ¿por qué estás tratando de herirme?” líneas de expresión aparecen en su frente mientras intenta entenderme.

“¿Lo es? ¿Cómo Christian?, ¿Cómo voy a sabe algo si tu nunca me lo dijiste?” lanzo un tono de burla, lanzando un desafío y cuidadosamente bordeando el asunto de hacerle daño.

“Anastasia, no estoy acostumbrado a justificar mis acciones a nadie, ya te lo he dicho antes. Esta decisión parecía deslumbrantemente obvia. No lo haré, uhm no puedo-“se modifica rápidamente mientras observa mi reacción, “-dejarte firmar con nadie más y tú querías a Julie Logan, así que, la conseguí para ti. No había nada que pensar, nada que discutir” la cadencia de su voz esta modulada para domar mi ira.

¡Tan simple como eso!

Entiendo su punto pero, estoy ansiosa por hacer entender el mío. “Primero que todo,”  mi mano se levanta y extiendo mi dedo índice, “no depende de ti y segundo,” agrego el dedo del medio, indicando dos y luego dejo caer mi mano, “si hay algo que discutir o no, aun me gustaría saber!” mis puños se clavan a los lados de mi cintura y muevo mi cabello detrás de los hombros, mirándolo con irritación no disimulada. “¡Antes de que lo hagas!” agrego al último momento.

Una mañana con Christian Grey y estoy exhausta, mis nervios están temblando, en un lio desastroso. 

Nos encontramos de pie frente a frente, luchando por encontrar nuestro contrapeso mientras el poder hace estragos entre nosotros. Finalmente él cede, soy recompensada con una breve inclinación de su cabeza asociada con un gesto aplacable. “Voy a intentarlo”

“Gracias” suelto un suspiro de alivio. “¿Eso es todo? Hay más ases baja la manga que quieras compartir?” levanto una ceja irritable, incapaz de suprimir el sarcasmo cortante.

“Por ahora” él sostiene mi mirada de puñales y el tiempo se torna irrelevante mientras la adrenalina fluye y el deseo florece. Ese llamado familiar y unidad de nuestra atracción empieza a construirse pero, no quiero nada de eso. Me agoté y dolida por nuestra batalla volátil, me doy vuelta para marcharme, desobedeciendo la inclinación natural de mi cuerpo a ceder a la fuerza de su voluntad.

Lo escucho llamarme pero, tiene buen sentido en no seguirme, ambos necesitamos algo de espacio. Encuentro a Chris y me uno a él aun en su cuarto tirado en la alfombra de felpa. Ha hecho muchos descubrimientos que está ansioso por mostrar y yo me deleito en la dicha sencilla de estar con él – un pasatiempo que garantiza ayudarme a evitar pensar en Christian.

Tanto la espalda de Chris como la mía dan hacia la puerta mientras nos concentramos en leer las reglas del juego de mesa. Siento las cosquillas conocidas en mi columna vertebral mientras tomo conciencia de la presencia de Christian detrás de nosotros. Espero que se una a nosotros, así que no lo tomo en cuenta de inmediato pero, cuando no se une, me doy cuenta de que él está simplemente observándonos. La emoción radiando de él es casi tangible y me pregunto si está simplemente curioso o demasiado cauteloso de interrumpirnos – sin saber su lugar en este escenario.

Christian no va a notar que le susurro a Chris que se voltee. Él voltea su cabeza hacia la puerta. Su encanto ya lleva la evidencia de su aceptación y amor incondicional por su padre. Trae una luz a su cara angelical que es correspondida por la sonrisa increíblemente satisfecha de Christian.

Mis dos hombres,  pienso y suspiro por dentro, nuestra montaña de equipaje empujada a un lado de mi mente.

En pasos rápidos se acerca y une su mano con Chris, quien lo guía hacia mí, sus instrucciones animadas informándole a Christian sobre las reglas que hemos leído hasta ahora. Me encanta que Christian lo toma con calma – el mega magnate CEO sentado en el suelo, jugando felizmente el papel de papá devoto.

El resto del día transcurre en un estado de ánimo alegre. Christian y yo la pasamos jugando con Chris. Es tan precioso verlos juntos y estoy agradecida por los recuerdos que ellos finalmente van a tener la oportunidad de crear.

Para la hora de la cena nuestra conversación gira en torno a los planes para el fin de semana. “Tengo que ir a la oficina mañana en la mañana, no debería tomar mucho tiempo y por supuesto, Collins estará aquí contigo pero, te tendrás que ver con el Dr. Shawn solo tu”

“Claro, ¿a qué hora vendrá?” escondo mi decepción de no ver a Christian y al Dr. Shawn interactuar detrás de una sonrisa amistosa.

“¿El Dr. Shawn vendrá a visitarnos aquí?” hace un par de minutos atrás pensé que Chris podría caer dormido en la mesa de la cena, exhausto de toda la diversión y toda la atención que recibió hoy pero, ahora sus ojos están muy abiertos y despiertos.

“Sip, él viene mañana para asegurarse de que estés bien para ir a navegar mañana!” Hace un simulacro de golpear en la dirección de Chris y juegan a boxear mientras Chris trata de aterrizar un golpe en su papá.

“Alrededor de las 9:30” Christian vuelve a contestarme y le alborota el cabello a Chris. “Y luego, quiero presentarte a alguien muy especial” Ojos grises claro me ven y yo asiento mi aprobación, a pesar de que la idea de ver a los padres de Christian tienen a mi estomago con un nudo empalagoso.

“Aaahhh, ¿Quién es?” Chris está saltando en su asiento.

Estoy impresionada de ver que Christian ya ha aprendido que Chris tiene una imaginación muy activa, así que no lo deja adivinar, porque ningún abuelo – sin importar que tan genial pueda ser – se acercará a lo que él hubiera imaginado.

“Son mi mami y mi papi, tus abuelos” Christian parece totalmente metido en su momento y yo pido porque Chris no lo decepcione, escogiéndose de hombros como solo un niño lo puede hacer. Aguanto la respiración.

“¿La abue y el abue van a venir para acá? Genial, ¿pueden venir ellos a navegar también?” él ve a Christian mientras se come el ultimo bocado de sus zanahorias y guisantes.

Me rio e interrumpo, “no amiguito, la abue y el abue son mi mamá y papá, así que tendrás dos más por tu papá” descanso mi brazo en la parte alta del brazo de Christian “quien también tiene una mamá y un papá”

“¿Tengo dos más? ¡Eso es increíble! ¿Van a traerme regalos de navidad al igual que la abue y el abue? ¿Y… dulces para mi cumpleaños? Tu les vas a decir cuando es mi cumpleaños ¿verdad?” mira frenéticamente a Christian y luego a mí.

Finalmente la emoción que Christian estaba esperando aparece, aunque sea por una razón diferente y quizá por centésima vez hoy, nos reímos. Nos reímos con una despreocupación feliz, como familia – juntos y disfruto el momento del cual tan desesperadamente quería que Christian formara parte. Solo espero que él pueda ver lo que yo veo, la pertenencia, el amor y la alegría, despertando un anhelo en él de ser parte de la misma permanentemente.

Después de la cena, Christian me ofrece darle un baño a Chris y me dice que me sienta como en casa. Dejo a los chicos en el baño y me dirijo a la cocina por una taza de té. En el camino, paso por la habitación de Christian y no puedo evitar recordar la última vez que estuve allí, dejando mi brazalete de cumpleaños y todo lo que poseía – incluyendo mi estúpido e imprudente corazón atrás.

Sin pensarlo entro en su espacio privado. Mis pies moviéndose por su propia voluntad, mi cerebro misteriosamente desprendido. El olor es lo primero que ataca a mis sentidos como un golpe. Ese olor intoxicante, embriagador que anhelo como una droga, respiro a través de ambas fosas nasales y atesoro mi dosis, inhalando dentro de mis pulmones y mi ser.

Mi cuerpo responde con montones de espasmos en mi entre pierna – la esencia evocadora trayendo recuerdo como regalos. Aquí perdí mi virginidad, conocí miles de placeres que nunca soñé que existían.

Mientras camino paso mi mano a lo lago de los muebles, sin ver mucho pero, sintiendo todo. Cada una de las cosas tararea con las vibraciones del pasado. Dormir en su cama, sus pesadillas, nuestra pasión, acomodar mi ropa en su closet… me encuentro delante de las puertas del armario dando paso a mi empujón suave. El suave resplandor de iluminación empotrada es tranquilo y me deslizo hacia adentro, como si estuviera en un sueño. El olor es aun más fuerte aquí y cierro mis ojos, perdiéndome en la intimidad robada.

Cuando finalmente floto de regreso a la tierra y abro mis ojos soñadores, miro fijamente a una vara de vestidos colgados. Cierro y vuelvo a abrir mis ojos, luego inclino mi cabeza para ver si el ángulo de visión cambia la imagen, pero no hace ninguna diferencia.

Mi corazón desbocado se va estrechando junto con mis vías respiratorias. Cuando mi cerebro eventualmente se tambalea en mi cráneo, recibo un golpe de familiaridad. Un matiz específico de verde esmeralda atrae mi atención y mis entumecidas huellas dactilares buscan tocar la tela suave.

Oh mi D… Es el vestido que use en la fiesta de cumpleaños de Christian, cuando anunciamos nuestro compromiso. Busco la próxima prenda, satén de plata… Oh si, el baile de mascaras. Mis dedos corren rápido y más rápido a través de las líneas visibles de la ropa – como contando billetes de banco – recordando cada uno a medida que avanzan. Esta todo allí, cada uno de los atuendos. Cuando llego al final del carril mi mano temblorosa abre uno de los bellos cajones apilados que contienen los accesorios más pequeños

Un frio hace que se me ponga la piel de gallina en todo el cuerpo y escucho el sonido de un torrente de agua que corre más allá de mis oídos. Mi ropa de dormir de seda yace acomodada como si nunca me hubiese ido. Por encima de eso, abro el próximo cajón y encuentro mi ropa interior de encaje. El siguiente cajón es el más pequeño e incluso antes de que lo abra, se lo que voy a encontrar.

Un peso invisible está aplastando mi pecho dejando mi respiración superficial mientras veo las muy conocidas pulgadas de los pliegues de terciopelo rojo. La visión de mi anillo de bodas y luego mi brazalete de cumpleaños golpea el aire limpio de mis pulmones. Mis piernas dan paso mientras me hundo en la alfombra.

Simplemente me siento allí, aturdida y con la mirada perdida. ¿Qué significa esto? Mis fotos estaban aquí y en Grey House, manteniendo todas mis cosas de esta forma. ¿Qué tan abatido esta? Él parece bastante normal – para ser Christian – razono conmigo misma. ¿Todavía ve al Dr. Flynn? Mi mente es presa del pánico, obstruida por la incertidumbre.

Después de lo que parece una eternidad me levanto y metódicamente borro la evidencia de mi visita no solicitada. Esa taza de té se ha convertido ahora en una necesidad absoluta, tal vez incluso con un poco de brandy. Me pregunto qué tan comunicativo va a ser Christian con las nuevas preguntas hacinadas en mis pensamientos mientras enciendo la tetera en la cocina.

Cuando Christian y yo acostamos a Chris en la cama, nuestro pequeño ángel se convierte en algo parecido a un pequeño monstruo. Él está más que cansado y hace lo que los niños pequeños hacen – luchar contra el sueño. Él gime y llora, frotándose los ojos, mientras tanto exigiendo más historias. Se podría pensar que si estuvieras tan cansado le darías la bienvenida al sueño! Estoy fascinada observando a Christian lidiar con él.

Al principio se rinde y lee dos historias más mientras nos acostamos todos en su cama en forma de barco, como sardinas aplastadas pero, pronto descubre que eso lo está poniendo más activo. Hago mi mejor esfuerzo por darle un espacio de ser padre, a menudo mordiéndome el labio para detenerme de ofrecer algún consejo. Luego, él me asombra inventando un juego como una táctica para conseguir que se calme y descanse.

Él susurra con complicidad a Chris, “Conozco este juego, pero es muy difícil” frunce los labios, luciendo pensativo. “¿Crees que puedas ayudarme?”

Chis asiente con entusiasmo, “Si puedo” dice, su rostro serio.

“Okey amiguito, puedes hacerlo, pero es un gran trabajo. Debemos apagar todas las luces y luego, tenemos que mantener nuestros ojos abiertos para contar las estrellas en el cielo. ¿Estás listo?”

Chris asiente de nuevo y Christian apaga la luz de la mesita de noche. Chris y yo jadeamos nuestro asombro cuando la luz de la noche lanza diminutas estrellas a lo largo del techo, moviéndose lentamente como una bombilla rotatoria. Se proyecta un resplandor suave y sereno.

Chris se acurruca entre nosotros y empezamos a contar, susurrando los números consecutivos muy lentamente. En el momento que llegamos a diez, puedo ver que sus pequeños ojos están revoloteando con el esfuerzo por mantenerse despiertos y después de tres más, abandona la batalla y sucumbe en sus sueños.

Nos acostamos allí, mirándolo en silencio. Mi corazón se expande con amor como siempre lo hace cuando lo veo dormir. Me arriesgo a mirar a Christian, su expresión es suave con amor profundo que te une a tus propios hijos. Estoy tan emocionada por él, por conseguir una sensación de lo profundo de su propia emoción paternal.

Cuando estamos seguros de que no lo vamos a despertar, nos salimos de la habitación de puntillas por el pasillo. Me rio y pongo la mano sobre mi boca; lo cual me gana una mirada divertida de Cincuenta cuando presiona su dedo en sus labios para advertirme que me callara.

Me detengo en la isla de la cocina y Christian se acerca a la nevera. “¿quieres un poco de vino Anastasia?” pregunta con su espalda hacia mí y tiemblo por la forma en cómo dice mi nombre, mi cuerpo todavía inquieto y hambriento por mi viaje a su habitación.

“Por favor Christian” deseo implacable moldea mi voz ronca y por una fracción de segundo, lo veo ponerse rígido en su tarea, antes de que reanude la fluidez de su movimiento.

Me entrega una copa de vino blanco frio y pongo el borde en mis labios, inclinando mi cabeza hacia atrás para degustar, sin romper nuestro contacto visual mientras respiro mi respuesta, “gracias.”

Él suavemente agarra mi brazo doblado y me dirige al gran sofá en forma de U en la gran sala. Me pongo cómoda y admiro sus movimientos precisos – la gracia fácil y la forma increíblemente masculina en como su ropa abraza su cuerpo. Mmmmmhhhh.

Hace un trabajo rápido para encender el fuego de la chimenea y selecciona algo de su iPod antes de sentarse a mi lado, frente a mí, con una pierna metida debajo de él. Levanta su copa y el otro brazo lo apoya en el brazo del sofá.

Me intriga cuando los primeros acordes de la canción suenan como el juguete de un bebe, pero eso luego cambia cuando una mujer solitaria canta sin aliento un cover de Chris Isaak “I want you to want me” (Quiero que me quieras) es la misma artista que me tenia salivando y soñando despierta esta mañana y esta canción, en este momento – no podía ser más apropiada.

04 I Want You to Want Me – Damhnait Doyle

“¿Quién es esa? Es tan… tentadora” dejo que las letras pasen sobre mí y cuando abro mis ojos están iluminados desde el interior con intenciones calientes.

“No me mires así” dice y emite un suave y gruñido de comando pero, sus ojos color plata están contradiciendo su represión y solo hace que mire más.

“¿Así cómo?” mi diosa interna ronronea mientras mi voz se vuelve de niña y mis pestañas se abren y cierran seductoramente.

Me da una mirada que dice tu sabes cómo… y responde, cambiando el tema: “Damhnait Doyle, lo acabo de comprar. Ella hace más que todo covers pero extrañamente originales de algún modo.”

Se lo que quiere decir, me encanta Chris Isaak pero, esta versión es humeante!

Se vuelve introspectivo, mirando a un espacio medio; puedo imaginar lo que está en su mente, pero la Ana 2.0 está lista para tranquilizarlo. “Estuviste maravilloso con Chris hoy y especialmente esta noche; me impresionaste mucho. Tu eres un padre natural” espero que mis palabras tranquilas calmen su ansiedad de padre… “Tú eres siempre tan… competente”

“Él es grandioso” me da una sonrisa de niño y mira fijamente a su vino de nuevo. “No sabía que esperar, sabes, decirle quien soy y pasar el día con él, haciendo todas las cosas normales, fue…” se desvanece, buscando las palabras que se que no existen.

Gentilmente pongo mi mano sobre su antebrazo venoso, expuesto por su puño enrollado, “Lo sé, algunas veces lo amo tanto que duele. Es maravilloso y emocionante y aterrador como el infierno. Tu no comprendes esa clase de amor hasta que tienes tus propios hijos.”

“¿Tú crees que Grace y Carrick se sienten de esa forma hacia mí?” una sombra sin nombre cruza su cara y me pregunto si él también está pensando en su madre biológica.

“Yo no creo que lo hagan, se que se siente así Christian. Ellos te aman de manera tan completa, tan incondicional, lo he visto muchas veces. Solía desear poder mostrártelo, hacerte ver a través de mis ojos” la emoción se poza en la parte posterior de mi garganta y lucho con las lagrimas amenazantes.

Quiero ser su lugar seguro en este momento, si lloro perderemos este momento y esto no es sobre mí.

Él asiente con la cabeza lentamente, su mente tratando de encontrar un lugar para esta nueva información entre los pensamiento predominantes de su duda.

“No puedo creer lo vulnerable que él me hace sentir. En el mejor de los casos me preocupo por la salud y seguridad de las personas que amo pero, él simplemente añade una nueva dimensión a ese miedo” desconcierto afila sus facciones mientras toma un sorbo de vino sin pensar.

Sé que debo ayudarlo a encontrar su equilibrio en este tema; él no puede tener a Chris en un capullo, por mucho que quiera. “Es la cosa más difícil del mundo, verlos cometer errores y salir lastimados y debo admitir que haberlo tenido a él me ha dado una idea de la forma como yo te hacía sentir a veces” su cabeza se mueve bruscamente, sorprendido, capturando mi sonrisa contrita.

Yo continuo, “uno se siente impotente y frustrado pero, la cosa es que – con los niños – cuanto más fuerte te aferras, ellos más se alejan. Tú necesitas aprender cuando dejarlos hacer sus cosas y cuando escoger tus peleas, tú no puedes discutir por todo!” nuestras miradas siguen fijas. Tengo muchos deseos de tocarlo y acariciar su hermoso rostro, de tocar el vello de su barba pero, aun sigo siendo prudente de no dañar su estado de ánimo confiado.

“¿Es así como yo te hice sentir? ¿Me aferre tan fuerte a ti que tú te apartaste?” sus palabras se ensartan con una inquietud sombría.

“Por favor no pienses eso” yo aprieto su mano con las mías y busco alcanzar con cada onza de sinceridad que pueda juntar. “Puede que no me haya gustado pero, yo lo entendí, incluso lo respete. Yo me fui por muchas razones, las cuales todas ya he compartido contigo pero, eso no fue ninguna de ellas, por favor créeme” Suplico para que mi más sincera suplica se convierta en comprensión en su mente.

“Entonces, tu libro, o más bien tus libros” siento su aprehensión, “¿es así como te sentiste?”

Estoy secretamente emocionada que me haya preguntado esto, estaba esperando que lo hiciera. Mi trabajo dice las cosas que yo aun no puedo articular. En lugar de una palabra de una frase en una conversación, ellas son una imagen completa de lo que he pasado. Pintando en gran detalle el abismo profundo excavado por mi psique por la pérdida, por el arrepentimiento, el miedo e incluso la depresión si me he permitido el tiempo para sentirla.

“Si” No hay necesidad de nublar mi respuesta con la explicación, si él lo ha leído, ya lo sabe.

“Estamos jodidos Ana. Fue lo mismo para mi”

Las palabras cuelgan entre nosotros, espesando el estado de ánimo con sus recordatorios hirientes y recriminaciones.

No podemos darnos el lujo de empezar el juego de la culpa de nuevo así, que en lugar de eso, aprovecho la oportunidad para preguntarle sobre la ropa y las fotos. “Fui a tu habitación esta noche, cuando estabas bañando a Chris. En realidad no sé como paso, tal vez regresar a la escena del crimen, no lo sé” me encojo de hombros, una mirada rápida en su dirección me muestra que él ya sabe lo que viene. Miro hacia abajo de nuevo – escondiendo mi vergüenza en llamas, “en fin, lo siento, no era mi intensión invadir tu privacidad pero, vi mis cosas en el closet y tu aun tienes mis fotos colgadas, aquí y en tu trabajo” mi pulso se acelera, temiendo la respuesta pero, incapaz de vivir sin saberla.

Él no hace contacto visual mientras se pierde en sí mismo, en las llamas de la chimenea. “Te lo dije hace mucho tiempo Anastasia, que me gustaría tenerte de cualquier forma que pudiera y esas cosas eran lo más cercano que te podía tener”

¡Oh!

Su honestidad, sin vergüenza alguna, es desgarradora. Es una bofetada fría y fuerte en la cara con una patada en el estomago. Es su versión de mi libro. ¡Mierda!

Ambos caemos víctimas de la atmosfera introspectiva mientras nos detenemos en las oscuras revelaciones que acabamos de compartir – ninguno de nosotros con la capacidad de entablar una pequeña charla.

Christian es el primero en romper el silencio. “¿Será que Chris va a estar bien en su propia habitación en un lugar nuevo?” la preocupación por su hijo está sangrando en su tono y me encanta que sea tan completamente atento – a pesar de que este pintado con su prepotencia.

“Creo que esta fuera de combate y que nada lo va a despertar esta noche, a menos que un elefante entre tocando la trompeta en su habitación.” Sonrió y me encuentro relajándome mientras finalmente nos alejamos del borde de la conversación seria.

Se ríe en acuerdo, también pareciendo haber encontrado su centro de nuevo. “Entonces, ¿has decidido firmar con Grey Publishing o vas a costarme millones en pérdidas solo para demostrar un punto?” un desconcierto nervioso toca sus facciones.

Busco evasivas, estirando el momento para hacerlo sudar. “No lo sé, eso depende”

“Dime por favor, ¿de qué?” su ceja se levanta en duda mientras entrelaza sus manos.

“En el avance, por supuesto – ahora que sé que soy la próxima gran cosa…” Me encojo de hombros haciendo mi mejor esfuerzo por lucir desinteresada.

Él capta mi juego, una sonrisa apreciativa besa su boca, “Ah sí. Está ese asunto. Supongo que me debo preparar, porque te vas a conseguir un agente pit-bull, ¿eh?”

“Oh, sin duda Sr. Grey, eso y muchas más peticiones extravagantes, usted sabe que tan demandante un artista puede ser” Lo trato con mi sonrisa más coqueta y por mi naturaleza de “peticiones extravagantes” corren por mi mente – todas las posibilidades y todas involucran a Christian Grey en posiciones comprometedoras con moi – me pongo colorada en un brillo rosado.

Me encanta el sonido de su inhalación aguda y yo respondo sin poder hacer nada, mordiendo con mis dientes mi labio.

Él tiernamente libera mi labio hinchado y acaricia con su pulgar mi boca. Su vos se vuelve suave y entrañable incluso, “es mejor que te vayas a la cama, ha sido un largo día” lo veo luchar consigo mismo y me emociona que se le esté haciendo difícil resistirse a mí.

“Puede que tu estés en algo allí” reflexiono, “si, un baño y a la cama” me pongo de pie y me dirijo a la cocina con mi copa.

“¿Anastasia?”

Me volteo, mi cabello ondeándose sobre mi hombro con un rizo que termino en el tope de mi seno. “¿Mmmhh?”

Su mirada cubierta está de vuelta, ardiendo mientras me desnuda con la mirada. “Me alegro de que estés aquí”.

El bocado delicioso de excitación aprieta a través de mi cuerpo y sonrió, lanzándole un beso al aire. “gracias por recibirnos” Lo último que veo cuando me marcho es la sacudida quebrantadora de su mirada cuidadosamente controlada.

En el baño, miro hacia el día que hemos tenido. No puedo evitar sentir que hemos aclarado algunos obstáculos. Antes, paso a revisar a Chris, luego cuando estoy de regreso a mi habitación, puedo oír la regadera de Christian y mi idea de antes de conseguir algún juguete para “liberar algo de estrés” aparece de nuevo en mi cabeza; también, he querido ver el cuarto de juegos desde que llegamos. La curiosidad me impulsa a la acción mientras corro las escaleras, agarrando las llaves del armario cuando subo.

Me siento traviesa y emocionada, cuando doy vuelta a la llave encuentro el interruptor de la luz. El triste espectáculo que me saluda es el de los muebles y todo en un estado decadente. Todo está cubierto en sabanas blancas, que son menos blancas por el polvo asentado. Otra sorpresa, no estoy segura de lo que esperaba ahora que me enfrento a la realidad. ¿Cómo me hubiese sentido si todo estaba en una condición tan desastrosa?

Con mucho cuidado cierro y aseguro la puerta detrás de mí, no hay manera de que pueda tomar prestado un juguete, incluso si hubiera alguno, dejaría las huellas reveladoras en el polvo.

Me deslizo en las sabanas de algodón y disfruto de la sensación de quinientos hilos contra mi piel sensible. Mi mente se fija en la situación de la sala de juegos. Recuerdo a Christian decir que no estaba saliendo con nadie pero, no estaba segura de lo que quería decir. En lo más profundo de mi mente en cierto modo esperaba que él tuviera alguna forma de liberación sexual, aunque no quería darle demasiada importancia. ¿Podría ser célibe?

Tanto mi diosa interna como mi subconsciente bufan su escarnio hacia mí y yo concuerdo que eso es improbable. Este es mi último pensamiento, antes de sucumbir y dar la bienvenida a mi sueño.

Cuando la luz del amanecer se asoma a través de las persianas cerradas me estiro y disfruto de lo que espero sea un nuevo comienzo para nosotros. Por primera vez desde que nos encontramos en el zoológico siento que hemos aclarado el panorama entre nosotros. Muchos pasos más por dar, incluyendo su familia pero – por ahora – estamos en un lugar mejor.

Son casi las 8:00 así que corro a la habitación de Chris, preocupada de que él despierte en un lugar extraño a su casa y este solo. No puedo creer que haya dormido hasta tan tarde. No me preocupo por una bata para cubrir mi pijama de satín, Christian estará en el trabajo.

Me estremezco en el aire fresco del pasillo y volteo hacia la puerta de Chris. Encuentro a Chris y Christian acurrucados juntos en la cama de Chris. Christian está despierto pero, Chris está profundamente dormido, enroscado en el brazo de su padre. Por el aspecto de su cabello revuelto, puedo ver que ha pasado la noche con Chris.

Demasiado tarde recuerdo mi estado de desnudez mientras veo los ojos de Christian pasar de relajados a depredadores, ante la vista visible de cada curva cubierta por mi pequeña capa de pijamas ceñidas. Cruzo mis brazos sobre el pecho para ocultar mis pezones erectos y me ruborizo espectacularmente.

Christian me ofrece una sonrisa tímida, la alegría contrasta con el calor que fuertemente chispeaba hace un momento.

Cuidadosamente se desliza de la cama. Le damos la espalda a Chris, manteniendo un susurro, me explica. “Se despertó en la noche y lo oí llorar en el monitor de bebe. No te quise molestar, así que vine y me acosté con él, supongo que me quede dormido”

Sonrió hacia él, “¿Monitor de bebe? Tiene cuatro años; no hemos usado uno de esos en casi dos años” doy un golpecito en su bíceps en broma con mi hombro, encantada de burlarme de él.

Sonríe y defiende su plan, “Estaba preocupado de que no pudiéramos oírlo, ¡tú sabes que tan grande es este lugar!”

“Mami, ¿Por qué te estás riendo? ¡Estoy durmiendo!” Chris se queja conmigo y se sienta.

Cada uno se sienta a cada lado de la cama y nos turnamos para obtener nuestros abrazos matutinos. Es una bendición.

Christian se despide de Chris con un beso y se va a preparar para unas horas en la oficina. “No olviden que el médico va a venir esta mañana” nos recuerda mientras camina por la puerta.

Cuando estamos vestidos, Chris agarra mi mano y me arrastra a la cocina, once horas de sueño dejándolo hambriento. Me preparo para hacernos el desayuno y Collins se aparece para saludarnos y repasar la programación conmigo.

Justo cuando terminamos de cepillarnos nuestros dientes, Collins nos alerta sobre la llegada del buen doctor.

Chris hace una línea recta por la gran sala y lo sigo – sin prisas. Ya puedo oír los chillidos de alegría de Chris. El Dr. Shawn probablemente lo esté haciendo dar vueltas y lanzándolo en el aire. Sonrió para mi misma – en retrospectiva – tal vez sea algo bueno que Christian no esté aquí para ser testigo de eso.

Sonrió cuando nuestros ojos se cruzan y él deambula en esa forma tan casual y atlética suya, enrosca su mano alrededor de mi brazo y me acerca un poco más. Se inclina para besarme en plena boca, su rostro divertido con sonrisas devastadoras.

“Hola señorita, eres un buen espectáculo a la vista esta mañana” Su acento irlandés haciendo las palabras melodiosas.

Me ruborizo por el cumplido, “uhm, gracias, hola para ti también”

“¿Quieres algo de beber?” Mis modales aparecen.

“Una taza de té ingles haría mi día”

“Perfecto, yo tomaré una también” estoy feliz de compartir mi habito de té con una audiencia agradecida.

“Gracias por venir por cierto. ¿Dónde quieres hacer esto? ¿Necesitas algo?” pregunto mientras me ocupo de preparar la tetera.

“Es para mí un placer Anastasia y no, justo aquí va a estar bien” Balancea a Chris y lo sienta en el mostrador de la cocina y hace lo suyo de medico. “Todas las glándulas se ven normales, abre la boca para mi, que buen chico” él ve en la garganta de Chris. “Mmmhhh aparte del cocodrilo que vive allí, no hay nada raro, ya estás bien muchacho”

Chris aúlla de risa y discute con el Dr. Shawn sobre el cocodrilo. “No, ¡es un dinosaurio!”

“Los dinosaurios son muy grandes para vivir en tu boca, ¡sin duda es un cocodrilo!”

“¿Tal vez es una tortuga? Creo que la he visto cuando te cepillo los dientes” sugiero uniéndome a las bromas.

El Dr. Shawn levanta a Chris del mostrador y lleva la bandeja del té a la gran sala donde nos sentamos.

Chris va en busca de algo que quiere mostrarle al Dr. Shawn.

“¿Cómo estás encontrando Seattle?” mis manos están envueltas alrededor de la taza humeante y tomo un sorbo agradecido.

“Bien, grande, ya sabes – ¡ocupado!” hace una mueca irónica y sonríe. Me da la impresión de que las grandes ciudades no son lo suyo.

“Christian menciono que trabajaste para Médicos sin Fronteras, debe ser difícil adaptarse al primer mundo de nuevo, todos los excesos y lujos” mi mano hace un movimiento de mostración vaga.

“Si, ha sido interesante” Por su tono está claro que él preferiría estar en otro sitio.

Asiento con la cabeza, “Entonces, ¿Cuándo es lo tuyo? ¿Tu conferencia?”

“Tengo una cada día de la semana pero, solo duran dos horas así que el resto del tiempo lo paso vagando por las calles de Seattle por mi cuenta.” Él emplea una mirada de cachorro para sonsacar algo de simpatía de mi parte.

“Ah, estoy segura de que no tienes ninguna escasez de compañía si decides tenerla”

“¡Me has pillado!” nos reímos ante su arrogancia descarada.

“Sin embargo, necesito un favor” se vuelve serio, “Soy orador en un evento para recaudar fondos para Médicos sin Fronteras el Lunes en la noche – un asunto de corbata y traje – y la chica que iba a acompañarme me ha dejado plantado, así que, estoy desesperado necesitando una nueva compañera”.

 

“¿Qué puedo hacer para ayudar?” No es como si conociera a alguien en Seattle con quien pudiera emparejarlo.

 

“Ahora, vamos a ver” él pone el dedo en sus labios, haciendo demostración de que está pensando, “¿Qué puede una mujer atractiva, disponible, con un corazón apasionado, quien tiene una niñera a la espera, hacer para ayudarme?”

 

La moneda cae a medida que me doy cuenta de que me lo está pidiendo a mí. El rubor rojo hace una carrera loca por mi rostro y escupo mi té. “No estoy segura de que eso sea una buena idea”

 

“Ah, pero te voy a deber una y, además, no es una cita y es por una buena causa” él enciende todo el encanto, las ondas rubias de cabello y los ojos verdes de ensueño completando la combinación letal.

 

“Déjame ver, tenemos este asunto de la seguridad pasando…” le digo tratando en una razón para no ir.

 

Sus ojos se iluminan y toma mi respuesta como afirmativa. “Eso es fantástico, gracias Ana, sabía que podía contar contigo! Voy a pedir en Neiman que te traigan un vestido para que lo uses”

 

“Yo no he dicho que sí!” Chillo en shock.

 

“Si, pero tú no has dicho no” me mira con esos ojos hermosos de jade debajo de sus pestañas y siento como mi resistencia se desmorona.

 

Lo miro dudosamente, “¿Estás seguro que no es una cita? ¿Yo solo estaré ayudando a un amigo?”

 

“!Por supuesto!” dice con absoluta convicción pero, un brillo travieso en su mirada sugiere lo contrario.

 

Mmmhhh, él está tramando algo… mi subconsciente está mirándolo con los ojos estrechados, detrás de sus lentes atados.

 

“¿Sin discusión por la seguridad?” Aun no estoy segura.

 

“¿Yo? Nunca, de hecho insisto en ello!” hábilmente elimina el último obstáculo de mis preocupaciones.

 

“Está bien, voy a comentarlo con Christian” de mala gana me doy por vencida, con un gesto de rendición. Una vez más soy premiada con un destello de su brillante sonrisa segura de sí misma.

 

Chris vuelve con un teléfono celular y se sienta en la pierna del Dr. Shawn. “Toma una foto del cocodrilo, quiero verlo!” él le entrega el teléfono.

 

El Dr. Shawn agarra el teléfono y lo pone a un lado, se levanta y en un movimiento rápido y suave agarra a Chris de los tobillos y lo pone al revés sacudiéndolo suavemente. “Tendremos que sacudirlo de ti!”

 

La sorpresa de haber sido volteado sin advertencia y la diversión que está teniendo lo hace reír histéricamente. La ligereza del estado de ánimo es irresistible y yo me rio igual de fuerte, poniendo mis manos en mi boca mientras los observo con un poco de nervios.

 

Con la misma rapidez que lo puso de cabeza, él agarra a Chris y lo vuelve a voltear para ponerlo seguro sobre el suelo. “¿Lo viste salir corriendo lejos?, se metió debajo del sofá!”

 

Me volteo y me deja con una vista clara hacia el vestíbulo y la mirada inesperada, de piedra fría de Christian – mirando, calculando, evaluando el cuadro que asumo vio en su totalidad.

 

Oh Dios!

Link para el capitulo 15

 

15 thoughts on “Capitulo 14

  1. BETTY MICH says:

    AHORA SI CORRERÁ LA SANGREEE!! POBRE DOCTOR, VA A CONOCER A 50 TERMONUCLEAR.
    EXCELENTE CAPITULO, COMO SIEMPRE.
    GUAUUUUU, Y TAL PARECIERA QUE ANA ESTA JUGANDO CON FUEGO, MEDIO COQUETA CON EL DOC. Y CON GANAS DE ESTAR CON CHRISTIAN.
    ESTEMOS AL PENDIENTE DE VER QUE MÁS SIGUE.
    FELICIDADES.

    Like

  2. FANNY REBELLON BOLIVAR says:

    Waw lo mejor esta por venir, en este capitulo es estraño ver a cristian tan contenido, como temeroso de sacar a la luz sus sentimientos, y ese dr. es un descarado llego y ni siquiera reviso a cris,y eso que de saludo bese a ana en la boca mmm yo le doy su taquequieto, es un pasado, y la furia de grey va a ser como dice la amiga betty termonuclear ja ja cualquiera y imagínense a cristian pero esto es lo que termina de unirlos los celos y el amor claro hermoso cap gracias monique y mil gracias kereny exelente trabajo madre un beso.

    Like

    • KereCB says:

      Tu lo has dicho Fanny, lo mejor esta ppr venir. Si el doc es bastante pasadito, pero a Ana le gusta la cosa…
      Gracias por tus comentarios siempre y el apoyo..
      😉
      Xoxo

      Like

  3. Farley says:

    Ahhhhhh ya quiero mas!!! Fanny bella gracias por recomendarme esta historia.

    Like

  4. Janitzia Berrido Fernandez says:

    La verdad es que Ana no aprende, eso de aceptar acompañar a un hombre a un acto público, como si no conociera a Grey, por eso es que se busca los problemas. Y eso de dejarse besar, y que pasó con la Ana recatada? Ni siquiera le dijo nada al doctor. Y ese doctor es un fresco, ni siquiera respeta que lo buscaron para hacer un trabajo. Pero que se agarre que va a conocer al verdadero REY DEL CONTROL!!!!

    Like

    • KereCB says:

      Jajaja si tienes razon respecto al Doc… y bueno tal vez beso a Ana desprevenida :/ Pero ya va a conocer al verdadero Christian 🙂
      Kx
      Gracias por el apoyo Janitzia

      Like

  5. Ana says:

    Hola, Soy nueva fans . Buscando en la trilogia y las fics de Christian Grey, encontre esta historia, pero difernte trama de la original sobre a Anastasia y la verdad me ha gustado mucho,no he parado de leer y acabo de terminar el cap 14 y no puedo parar. Las felicito a las dos, por la historia y la traducción en español . Espero que sigan y con muchos exitos , Un abrazo ❤ .

    Like

  6. Coti says:

    He estado leyendo desde hace un dÍa y realmente encuentro tu escritura, e imaginación GENIALMENTE ASOMBROSAS te felicito por este Fan Fic. Es sorprendente !

    Liked by 1 person

  7. Claudia Henao says:

    jajajajaa ahora si se va a poner bueno… jumm Cristian con que me sorprendes? Buenísimo, gracias Monique, Keremy.

    Liked by 1 person

  8. KereCB says:

    Jajaja siii aqui va el Grey posesivo! gracias por comentar CLaudia
    Kx

    Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s