Capitulo 20

Jadeo, ojos grandes estirados por la sorpresa, jadiando a él en consternación, “¿Casarnos?, ¿Esta noche? Pero… ¿Qué pasa con…?”

Mi mandíbula se cierra con un chasquido de mis dientes, sus ojos amables están completamente borrados, por la nueva tormenta violenta en ellos. Cada vello de mi cuerpo se eriza como tirito a pesar del calor en la habitación. La actitud de Christian se ha ido al ártico, muy por debajo de cero grados.

¡Oh, mierda, está molesto!

Lo veo con miedo anudado en mi estomago, quiero explicarle pero, él está peligrosamente al borde. Su voz grave se ata con desprecio, “¿Qué pasa con que Anastasia?” él espera, ladeando la cabeza con un movimiento rápido y preciso, que subyace a la inmensa tensión en su espalda repentinamente rígida.

Esto es tan repentino y me lo acaba de lanzar – de la nada. Desearía poder bajar de su regazo y poner algo de distancia entre nosotros para así aclarar mi mente pero, su agarre firme en la parte de atrás de mi cuello me manda a quedarme.

Me he olvidado que él necesita gestionar, sé que necesito para desarmar esta situación – con rapidez pero, ahora estoy aquí, atrapada como para pensar claro. “Es… ah… muy repentino” estoy agradecida de que mi respuesta en murmuro y tartamuda y el susto flagrante en mis ojos perforan su ira y me da una idea de la verdad detrás de ello. Él está herido.

¡Ay no!

“¿Por qué deberíamos esperar? Pensé que sabias lo que querías. ¿No hemos perdido ya bastante tiempo?” la ira residual hace que su observación sea mordaz, desafiante.

Afortunadamente mis herramientas de afrontamiento están de vuelta rápidamente – el afecto en defensa. Agarro su rostro con ambas manos, pasando mis pulgares sobre su barba en las mejillas. “Te amo y si sé lo que quiero pero, hay otras personar involucradas, no podemos simplemente fugarnos sin decírselo a nadie” mis ojos buscan los suyos, regalándole a él cada consuelo y seguridad que pueda reunir.

“¿Es por eso que estás protestando?” me mira a través de sus parpados entrecerrados, no del todo convencido.

“Si es por eso” declaro firmemente, respaldándolo con un beso tierno en su boca deliciosa.

“Bien” dice pensativo, “Entonces será en Las Vegas – esta noche” ahora tiene una sonrisa picara, supremamente confiado de nuevo y ahora hay un brillo travieso en sus ojos.

“Pero…” ¿Acaso no oyó lo que acabo de decir?

“Tranquila” me corta; la finalidad en su tono me recuerda a su reciente irritación. Su dedo índice se presiona contra mis labios, la advertencia clara en sus ojos. “¿De verdad crees que haría arreglos como estos sin que estuvieran presentes nuestros seres más cercanos y queridos?”

“No entiendo. ¿Qué quieres decir?” frunzo el ceño, sé que he oído lo que ha dicho pero, la implicación es simplemente demasiado para procesar. Nuestros seres más cercanos y queridos solo pueden ser nuestras familias – ¿no?

Se ve un poco avergonzado cuando su mirada se aparta de la mía. “Anoche, cuando estaba camino aquí, cuando tuve que llamar a mis padres para pedirles que cuidarán a Chris por la noche, les mencione que si las cosas salían a mi manera, nosotros estaríamos casados antes del miércoles – a más tardar”

Parece que soy una conclusión inevitable.

Mi mandíbula se afloja, de todas las cosas presuntuosas e imprudentes que puede hacer… estoy desesperada por saber cuál fue la reacción de ellos pero, una pregunta aun mayor vuela a la vanguardia, “¿Y mis padres?” es un susurro con pánico y temor, apenas empujado más a allá de mi garganta cerrada.

“No los llamé anoche” su voz es baja y su atención está conmigo una vez más. Siento como todo mi cuerpo se relaja con alivio, ¡Fiu! Después de un momento, continua, “Los llamé esta mañana”

Esta vez, él me permite saltar de su regazo para tener mi leve ataque de pánico “¿Por qué harías eso? Ray está muy molesto conmigo; mi mamá apenas está aceptando lo que hice. ¡Ellos no están listos para una boda! ¿Qué dijeron? ¿Qué les dijiste?” las preguntas vuelan de mi lengua, una tras otra para ser contestadas. Mi filtro cerebral para hablar, junto con mi dulce esplendor post coital se han ido completamente, AUSENTES SIN PERMISO.

Mis puños se aprietan a mis lados, al mismo tiempo que la mandíbula de Christian, tiene sus montículos apretados de molestia en sus mejillas. Nos miramos el uno al otro con ceño fruncido, ojos perforando y nublados con ira mutua.

Su respuesta es hermética, indicando el nivel de dominio en sí mismo, necesario para mantener la calma, “Si te pudieras calmar por un segundo podemos hablar de esto como personas racionales. No piensen que no te voy a poner sobre mis rodillas si debo hacerlo, y créeme cuando te digo que no será bonito”

Su amenaza causa dos cosas en mi – me deja francamente pasmada y segundo – mojada con necesidad de él y su palma ansiosa. ¿Qué demonios está mal conmigo? Por razones obvias estoy determinada a evitar mostrarle mi última reacción, especialmente ante la luz de su confesión reciente. Solo espero que crea que mi rubor escarlata sea producto de mi ira “Estoy calmada” grito, demostrándole cualquier cosa menos eso, “¡y tú no te atreverías!” mi mano vuela a mi pecho, agrupando las solapas de mi bata, en vano para demostrar mi falta de confianza.

Pero, por desgracia, él me conoce y el Christian mercurial me quita el aliento. Se levanta y camina hacia mí, con sus ojos de repente sexymente calientes, su voz melosa deslizándose sinuosamente por mi cuerpo, haciendo que mi pulso se vuelva salvaje. “Francamente, fue fácil de vender, estaba sorprendido pero, entonces” me mira con sus ojos mordaces, “tal vez ellos saben que es lo mejor para nosotros y para Chris” él desenrolla mis dedos de su agarre en la bata, sin quitar sus ojos de mi.

¡Maldito seas, cuerpo traidor! ¿De qué lado estás tú?

“¿Ellos estuvieron de acuerdo?” No quise sonar tan incrédula pero, termino con un tono fornido – de nuevo, mostrando lo que estoy tratando tanto de ocultar. Trago agresivamente contra el deseo de la escalada, empujando mi mente para replantear mis pensamientos y poderme concentrar.

Tengo muchas preguntas, ¿en donde están ahora?

Muerdo la curvatura inflamada de mi labio y él hace un ruido sordo profundo en su garganta. Agacha su cabeza, pellizcándolo fuera del agarre de mis dientes, luego plantando un beso firme en mi boca sorprendida. Sus manos han hecho su camino dentro de mi bata y las siento deslizándose sobre mis hombros mientras empuja la bata, abriendo las solapas.

Oh no, ¡no lo hagas!

A pesar de mi estado nuevo aturdido, aun quiero respuestas y aun está el asunto de sus padres pensando que Christian se alejo de mi. Doy un paso atrás pero, él simplemente da uno hacia adelante – un brillo perverso – con hambre en las profundidades de su mirada. Mi pecho esta casi totalmente expuesto, los bordes de la bata apenas cubriendo mis pezones brotados y cuando sumerge sus ojos en una mirada larga y dura, no hay duda de su intención carnal.

Aclaro mi garganta e inyecto un poco de autoridad en mi tono, para mostrarle que hablo en serio, luego repito mi pregunta. “¿Qué dijeron ellos?”

“Estás tan excitada Anastasia, eso me está volviendo loco. ¿De verdad quieres hablar de eso ahora?” él mira hacia abajo a sí mismo, una sonrisa torcida haciendo alarde de su orgullo de otra erección a la espera – hurgando impetuosamente en los pliegues de su bata.

Arreglo el frente de mi bata y reajusto el cinturón, “Si” Suena ahogado y falso, él tiene razón, estoy tan excitada.

Su expresión de incredulidad es seguida por un puchero sensual pero, se arrepiente, “Ellos dijeron que están felices de que hayamos solucionado nuestra mierda. Ellos pidieron que retrasara la boda y no acepté, explicándoles que no quería perder más tiempo y luego ellos accedieron a venir a la boda” se encoge de hombros, observando mi reacción.

“¿Eso es todo?” No puedo creer que él haya hechizado a mi madre y especialmente a Ray a acceder a esto.

“Más o menos” vuelve a su aspecto caliente y empieza un camino de besos a lo largo de mi mandíbula, avanzando lentamente por el cuello. Producen un hormigueo en mi piel y debo luchar para mantener la concentración.

“¿Qué hay de tus padres?” se detiene y mira hacia arriba, veo un destello de algo en su mirada oscura, algo que no estoy segura de lo que es.

No quiero que se moleste pero, me rehúso a casarme con esto colgando de mí. Va a ser mucho peor si ellos se enteran después de que estemos casados.

“No hay nada que contar, ellos saben lo que ha sido para mí estos últimos cinco años, creo que ellos están aliviados” un línea terca se ha puesto en su boca, luce fastidiado y cansado.

Estoy reacia a confrontarlo sobre este asunto; ya puedo ver que va a clavar sus pies en esto, sin tener eso en cuenta, sigo adelante, “Pero, hay algo que decir ¿No Christian?” mi voz está cargada con renuencia.

Sacude su cabeza – muy lentamente, una advertencia silenciosa que no podía haber sido más clara si me la gritara. El calor arrastrándose hasta mi rostro me hace debilitarme ante tu mirada de granito y la línea obstinada de sus labios, se ha convertido en una de desagrado – Cincuenta no está contento.

Reúno cada onza de mi voluntad, sería tan fácil aceptarlo y nunca hablar de ello de nuevo – recibir el regalo que él obviamente quiere darme y tener la esperanza de que la verdad no salga a la luz pero, no quiero arriesgarme a las posibles consecuencias.

Tomo sus manos en las mías, bajo estas circunstancias estoy agradecida de que me deje hacerlo. La adrenalina ha luchado contra el calor de antes en mi vientre; me deja con una sobriedad fría – dejándome con una cabeza fría despejada. “No me puedo casar contigo, sin decirle a tus padres la verdad. Sé que mentiste para protegerme; que les dijiste que tú fuiste quien me abandono”

Su expresión permanece cerrada – pedregosa y remota, “Simplemente repetí tu mentira” cierra sus ojos y frota su mano por su rostro, luego la pasa por su cabello. “Déjalo ir Anastasia. ¿Qué más da?” desliza su otra mano libre de mi agarre y cruza sus brazos sobre su pecho, a la defensiva.

Al principio, estoy atrapada en su tono, sabe a desolación – como si hubiese perdido su espíritu de lucha y eso sería igual de impactante si finalmente no hubiera registrado la primera parte de su declaración.

¡Mierda! Él sabe lo que le dije a mis padres y a José cuando lo deje; él sabe lo que les dije para comprar su cooperación y su silencio.

Mi corazón inicia y luego balbucea a mi aliento, que quiere salir. La sangre calentando mi rostro remplazado un hielo tan frio, que se siente como quema. “¿Cómo hiciste tu…”

Su ceño fruncido junto con el toque sarcástico de su boca dice “vamos, por favor” pero, la consulta en mis ojos permanece, así que finalmente me responde, “Lo deduje. ¿De qué otra manera habrías conseguido que se cerraran a mí de esa manera?”

Demasiado inteligente para su propio bien, ¡mierda! Yo le iba a decir, simplemente estaba esperando por el momento perfecto y mientras lo pienso me doy cuenta que tan hueco suena. ¡Estúpida!

Ahora es demasiado  tarde – es un golpe bajo de mi subconsciente.

Christian ve mi reacción y me agarra antes de que los puntos negros bailando ante mis ojos se conviertan en oscuridad total, mis rodillas se doblan y mis oídos se destapan, haciendo todo parecer tan lejano. “Respira Anastasia”

Sus palabras me arrastran de vuelta y trago aire como si me hubiera estado ahogando. Cuando mi cerebro se satura con oxigeno de nuevo, él me acuesta en el sofá y camina hacia la cocina por un vaso de agua. A su regreso su cara es una máscara de preocupación y determinación.

Bebo el agua con gratitud, la calidez retornando a mí y se asienta como dos manchas rojas, brillantes de vergüenza en lo alto de mis mejillas. No puedo creer que casi me desmaye; estoy más allá de molesta conmigo misma.

Se sienta en el suelo junto a mí y quita el cabello del rostro. Sus ojos grandes, desfigurados por el susto que acaba de tener. “¿Estás bien?”

Niego con la cabeza; sé que mi mirada debe ser pálida como el remordimiento que me llena – pegajoso, asfixiante, sofocante. “Lo siento; no sabía que más hacer”

“Por esto es que no había sacado el tema, ¿no hemos tenido suficiente? Solo podemos superar esto muchas veces, y en lo que se refiere a mis padres,” deja caer sus ojos, poniendo sus hombros hacia arriba, “Se que estabas nerviosa por verlos de nuevo y cuando el articulo del paparazzi apareció en el Miami Herald, obligándonos, hice que lo que pensé era lo mejor para nosotros”

Levanta su cabeza y mantiene mi mirada, sus ojos están brillantes y sinceros. “No iba a dejar que nada se interpusiera en nuestro camino de nuevo, incluso si aun no estaba dispuesto a admitir que te quería de vuelta”

Me encanta que tomó una decisión consiente para tratar de ayudarme, para ablandar el camino con sus padres pero, no hay manera de que pueda dejarlos a ellos seguir creyendo esa mentira. “Oh Christian, te amo” Me deslizo del sofá a su regazo para abrazarlo. Una mano lo hace en su cabello para presionar su cabeza contra mi cuello y la otra se ancla en él en su cintura.

Lo oigo exhalar, como si estuviera aliviado, luego es reciproco y aplasta mi cuerpo al suyo. “Gracias por siempre pensar en mi y lo que pueda necesitar pero, sabes que no puedo dejarlos que continúen pensando que me dejaste porque estaba embarazada de Chris” rompo nuestro abrazo para buscar en su rostro, “no es lo correcto por hacer y ya he hecho mucho de eso”

Por un momento luce como si fuera a discutir pero, luego cede, sus ojos suavizándose mientras su irritación se aleja. “Nunca dejas de sorprenderme, un momento eres tan vulnerable y al siguiente tan valiente” Su tono de voz baja y de asombro me sorprende y miro hacia abajo, tímida de repente. Mi rubor creciente y sonrisa tímida la evidencia de cómo sus palabras me conmovieron.

Él levanta mi cabeza con una mano demandante apuñada en mi cabello, “Me encanta ese rubor, no lo escondas de mi” el movimiento es contundente, haciendo alusión al Christian Dominante y envía a mis neuronas disparadas en cada dirección, mi piel punzada con la conciencia de él. Mi boca se abre para un jadeo involuntario pero, sus labios exuberantes lo detienen cuando su boca caliente se moldea a la mía.

Se intensifica rápidamente, como un incendio impulsado por un viento cálido que crece feroz, quemando cada pensamiento y reserva, hasta que solo somos bocas, y manos, y gemidos de placer. Si alguna vez iba a llegar al clímax con solo un beso, sería éste beso.

Un golpe rápido en la puerta nos hace saltar, jadeando con labios hinchados y pulso agitado “No más discusiones” el gruñido ronco de Christian aumenta el temblor insistente entre mis piernas. Todo lo que puedo hacer es mirar fijamente con ojos grandes, asiento con conformidad – mi cuerpo carente del contacto roto.

Me levanta de su regazo y se pone de pie, sus movimientos atléticamente estilizados – es un recordatorio visual flagrante de lo bien que puede mantener ese cuerpo impresionante. “Las Vegas. Esta noche. O te haré poner “obedecer” en tus votos matrimoniales” se queja mientras me mira severamente, antes de que a grandes zancadas se dirige a la puerta.

No tengo duda que él podría hacerme hacer exactamente eso, especialmente si va a seguir torturándome con besos como esos.

Un momento más tarde, todavía abrumada y esperando a que mis hormonas se calmen, escucho el saludo reservado de Taylor, “Sra. Steele”

Aun me estoy sentanda en el suelo y debo mirar hacia arriba para verlo, “Hola Taylor” Mi sonrisa se congela en mis labios cuando lo veo agachar su cabeza para poder encontrar mi mirada.

¡Sé que él está molesto conmigo pero, simplemente está siendo grosero!

Miro a Christian sorprendida, por el repentino interés de Taylor en sus zapatos pero, él tiene un ceño enojado, ojos pegados a mi pecho. Cuando miro hacia abajo, aun confundida, la razón se hace evidente. Mi bata está peligrosamente abierta, las solapas apenas cubriendo mi modestia.

Mmmhhh… eso fue el Sr. Experto Sexual, con sus manos ingeniosas y sigilosas…

“¡Ah!” Mis manos reúnen la tela de toalla y arrastro los pliegues sobre mis senos agresivamente. “Lo siento” murmuro, mi rostro en llamas. Ahora no podría mirarlo a los ojos aunque quisiera.

Christian pone una maleta de tela de lana, con una marca de moda sobre el sofá, “Taylor ha traído algo de ropa para que uses. Prepárate, nos iremos pronto” él no espera por mi respuesta y sigue a Taylor al estudio y cierra la puerta.

Ah sí, no tengo nada que ponerme. Recuerdos de Christian rasgando mi vestido rojo llenan mi mente y aprieto mis muslos, con la esperanza de expulsar la aflicción persistente. Espero que él no esté molesto, no es mi culpa que él me deje así, ¿Cómo se puede concentrar una chica?

Me empujo hacia arriba y me dirijo al baño pero, mientras paso caminando por el estudio escucho a Christian, obviamente él está furioso, “¿Cómo demonios sucedió esto?” su pregunta está marcada por lo que supongo es el ruido de su puño sobre el escritorio. Me detengo y escucho con atención la respuesta de Taylor pero, no puedo oír nada.

“¡Arréglalo!” puedo verlo pasar ambas manos por su cabello rebelde. “¡Mierda!”

Estoy aliviada de que claramente no es sobre mi pero, si no lo es, tiene que ser un nuevo acontecimiento en nuestra situación. Christian no se descontrola de esa manera sin ninguna razón, la única razón que lo pone así de molesto soy yo, o si alguien amenaza a sus seres queridos.

“Si, en una hora” su tono es más mesurado ahora y me doy cuenta que la conversación está llegando a su final, corro a la seguridad del baño pero, un cosquilleo frio de inquietud ha empezado a pasar por mi conciencia.

Me cepillo los dientes y me meto a la ducha, no toma mucho tiempo para que el agua cayendo en cascada me relaje y justo cuando estoy terminando de enjabonarme, escucho el clic suave de la puerta de la ducha detrás de mí.

Los brazos de Christian se enrollan a mí alrededor, mi espalda a su frente y entierra su nariz en mi cabello mojado. “Puedo verte hacer eso todo el día” sus manos empiezan a pasearse por mis curvas resbaladizas.

Pongo mi cabeza hacia atrás, en su hombro, “¿estás bien?” más que nada espero que él sea honesto y no me deje fuera de todo.

Se pone rígido y le explico, “Te oí gritarle a Taylor”

“Hablaremos más tarde, te lo prometo pero, ahora quiero perderme en ti” es todo lo que necesito para rendirme a sus manos y a su erección insistente contra mi trasero.

Está bien, tal vez hay algo que quiero más…

Cuando me volteo encuentro su mirada candente, viendo sus manos deslizarse por mi cuerpo pulido. Estiro mi mano para agarrar el gel de baño y pongo un chorro en mi mano para poder corresponderle. Empiezo en círculos suaves en su pecho, disfrutando el patinaje de mis manos sobre sus pectorales, luego un poco más abajo a sus músculos abdominales definidos.

Supongo que él puede ver que estoy en una misión por mi cuenta, porque sus manos se dejan caer y lo escucho silbar, muy atrapado, entregándose a mí. Aprovecho al máximo y lo empujo contra las frías baldosas. Mis manos trabajando firmemente en él, arrastrándose hacia abajo muy lentamente. Me concentro en las abolladuras sexys de sus caderas, luego en sus muslos donde puedo sentir el acero de sus músculos tensos.

¡Guao, esto es muy caliente! No puedo creer que el Sr. Súper Controlador me esté dejando hacer esto. Mi diosa interna está fuera de sí misma con mucha alegría.

Mis manos y dedos se resbalan y se deslizan por todos lados, excepto donde se que él quiere que lo toque, y me encanta escucharlo gemir y aguantar su respiración mientras encuentro los lugares para volverlo loco. De vez en cuando veo su erección moverse brutalmente, como impulsándome a que la toque.

Sus ojos están cerrados y puedo decir que está totalmente sumergido en las sensaciones. Mi corazón se hincha ante la vista, cuando me doy cuenta de cuánto él confía en mí para dejarme hacerle esto. Mi control menguante se desmorona mientras mi necesidad por él se apodera de mis planes de seducción y me dejo caer sobre mis rodillas. Como no lo ve venir, rasga un gruñido primal desde su garganta – gutural.

Puedo sentir su cuerpo sacudirse como si lo hubiese sorprendido con electricidad, sus manos se apuñan en mi cabello, sosteniendo mi boca caliente en él, “Mierda, no lo voy a lograr nena”

Sus palabras roncas golpean mi corazón tanto como golpean en mi sexo. Estoy muy contenta por su demostración de confianza y empapada con lujuria ante su control disolvente. Casi fuera de mi mente con la necesidad de empujar más fuerte y profundo, un segundo más tarde trago el resultado viscoso de su placer, cuando se estremece en mi boca.

Demuestra su agradecimiento, arrastrándome hacia arriba y embistiendo su lengua dentro de mi boca. Su beso es agresivo y hambriento y es mi turno de ser empujada contra la pared. Una mano encuentra mi seno, amasando y apretando, el otro corre agresivamente por mi cuerpo. Jadeamos el uno en la boca del otro, cuando sin esfuerzo hunde un dedo frenético dentro de mí. Pronto se une otro dedo y los enrosca hacia adelante, como si fueran a unirse al pulgar que presiona mi clítoris.

Mis uñas se clavan en la piel mojada de su espalda mientras convulsiono ante los empujes agudos, la sensación intensa suficiente para enviarme directamente a un trepidación, la liberación en pedacitos del alma.

Nuestra respiración es fuerte, él descansa su frente contra la mía, sus manos agarran mi rostro a los lados pero, mi cuerpo gelificado es aún muy débil para detenerlo. “Ana” respira – es casi adolorido, él se apodero de una emoción tan fuerte que carece de palabras para describirlo. Lo sé, porque yo también lo siento.

¡Mierda! ¡Guao!

Sonrío y sacudo mi cabeza, ante nuestro momento increíble compartido, así como por el hecho de que él claramente quiere un segundo round.

Él sonríe cuando ve mi reacción, alzando sus cejas sugestivamente hacia mí. “Nunca puedo tener suficiente de ti” le sonrío de vuelta, encantada de que él esté feliz pero, insegura de si puedo manejar otro round con el Sr. Insaciable.

Se ríe y me besa con dulzura. “Por mucho que no tenga reparos en hacer que tengas otro orgasmo de nuevo, no tenemos tiempo. Nuestro avión sale dentro de cuarenta y cinco minutos.” Me voltea por los hombros y me da una palmada en mi trasero juguetonamente cuando salgo de la ducha, “De prisa”

Nos vestimos y seco mi cabello. Christian rápidamente empaca nuestras cosas en la maleta y cuando está seguro de que lo estoy viendo, hace un gran espectáculo de dejar caer el vestido rojo desgarrado a la basura. Hace un gesto satisfecho de “ya está hecho”, rozando sus manos, para luego premiarme con su sonrisa completa HD.

Solo me puedo reír. En una zancada rápida está a mi lado y agarra mi mano, doblándola en sus grandes palmas, “No puedo esperar para llamarte Sra. Grey de nuevo” besa la parte de atrás y me derrito, él está tan radiante, su entusiasmo es contagioso y me siento emocionada por nuestra boda. Sé que lo que sea que haya planeado, será especial pero, estoy quemándome de la curiosidad.

“Yo tampoco” después de un guiño y una sonrisa de mi parte, me lleva fuera de la suite. En el ascensor echamos un vistazo el uno al otro como idiotas, me hace reír y me agarra cerca, metiéndome bajo su brazo.

Taylor está esperando en la acera, sus ojos son distantes con tensión y la línea de sus hombros es fuerte. Abre la puerta y lo saludo con la mano brevemente antes de entrar, aun avergonzada por mi estado anterior de desnudez. Saludo a Brandon quien ocupa el asiento delantero del pasajero.

“Sr. Grey, Sra. Steele” asiente con la cabeza e inmediatamente tengo misma sensación de tensión ondeando de él.

Taylor se separa de la acera y el Audi se desliza fácilmente en el carril. Christian tiene un agarre firme de mi mano pero, ya puedo sentirlo lejos de mí, ahora que nuestra burbuja de amor se rompió. Él está mirando a través de la ventana, perdido en su propio mundo.

Estoy decidida a no permitir que me deje en la oscuridad, y definitivamente está pasando algo. “¿Qué está pasando Christian?”

Él mira a nuestras manos unidas y luego a mí, “Realmente no quiero decirte, no te quiero preocupar” Su pulgar está acariciando de un lado al otro mi piel.

“Lo entiendo pero, no voy a dejar que me dejes fuera de todo de esta manera otra vez. Eso me hace hacer cosas estúpidas, porque no sé lo que realmente está pasando”

Suspira, golpeando con su puño frustrado en la puerta, luego habla, “Hemos tenido otro incidente” él parece mayor, cuando le peso de la situación se apoya sobre él. “si algo les llegará a suceder a ti o a Chris…” lo siento temblar ante sus propios pensamientos oscuros.

Aun esta reacio de decirme pero, no voy a echarme para atrás, especialmente ahora que puedo ver como lo está afectando. “¿Qué pasó?”

“Brandon, pásame la carpeta por favor” se inclina hacia adelante, en el medio de los dos asientos delanteros, Brando le entrega una carpeta de manila. La toma y la extiende sobre su regazo. Me entrega una hoja de papel que luce como un recorte de periódico.

Antes de tomarlo, lo veo a los ojos, se ha ido el Cincuenta juguetón y cariñoso – las barreras están bien y verdaderamente altas, barrotes con una medida adicional de acero.

Mi mirada se balancea en la página y el reconocimiento es lo primero que trae. Se ve exactamente como las fotos que encontré en el closet de Christian cuando fui en busca de su corbata gris plata. La imagen es granulosa pero, tomada definitivamente desde dentro del cuarto de juegos de Christian. Por el ángulo es imposible estas seguro de quien es el hombre pero, reconocería su forma en cualquier lugar – no hay duda en mi mente de que ese es Christian.

La mujer está desnuda, inclinada sobre el brazo del banco de azotes, las manos atadas en la espalda y sus ojos cubiertos con una máscara. En su boca tiene una bola-mordaza. Incluso si la conocieras sería difícil reconocerla. Se puede ver las líneas furiosas en sus nalgas y donde es capturado el brazo de Christian en la foto, sosteniendo un bastón, arremetiendo para el siguiente golpe.

Mi corazón está latiendo a un ritmo frenético, el hielo de la ansiedad se apodera de mí mientras observo la imagen, realmente dice más que mil palabras. Solo entonces puedo arrastrar mis ojos sobre el resto de la página, la foto es tan confrontante que me perdí de la escritura debajo, a pesar de que él titulo ahora me tiene por la garganta:

Las muchas caras de Christian Grey: ¿ángel del planeta o demonio oscuro?

El príncipe ecológico parece tener un lado oscuro. El multimillonario empresario y magnate de los negocios Christian Grey valora su privacidad más que la mayoría de las cosas. Una frase que ha repetido en muchas ocasiones y ahora sabemos el por qué. Nuestras fuentes nos dicen que el jefe principal del movimiento industrial ecológico en los EE.UU tiene una buena razón para proteger su privacidad, al parecer sus gustos personales, retorcidos son más profundos que sus bolsillos. Tal vez es por eso que su esposa corrió en la primera oportunidad que tuvo.

First News Underground – Decimos las cosas como son

Puedo ver porque está preocupado.

Link para el capitulo 21

16 thoughts on “Capitulo 20

  1. Farley says:

    Gracias por el capitulo!!! Que delicia saber más del matrimonio de esta pareja. En el de E. James quede con ganas de saber los detalles previos a la ceremonia y espero compensar con esta historia ese vacío. Nuevamente mil gracias
    Un abrazo gigante

    Like

  2. milethgreyy says:

    me encanto pero estoy preocupada por ese articulo quiero mas por favor no me dejen asi

    Like

  3. fanny rebellon says:

    Muy buen capitulo, cristian es tan decidido en todas sus cosas que no deja pensar a nadie, y hace lo mismo con Ana, pienso que es un error, el debe conversar los pro y los contra de sus acciones al menos con Ana, y así no la deja fuera de base cada ves que quiere hacer algo, como decía mi madre HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE, y tenia la razón, en cuanto a la foto que apareció pienso que es Leila ella y Ana son las únicas que vieron esas fotos, pero la que querría hacer daño es leila, ella en el fondo no perdona que cristian no la quisiera a ella, y hay mucha gente que no entiende el porque amamos o no a alguien, es un sentimiento que nace difícilmente se hace y mas fuerte cuando sucede en un primer encuentro, y pienso también que leila no pensó nunca en quien era ella (una sumisa que se daba al mejor postor, manipuladora , y algo intrigante porque hacer lo que hiso con ana no es cualquier cosa) para mi ella no es buena persona hace uso de su cuerpo para conseguir lo que quiere, no pone sentimientos, lo que nunca ocurrió con Anastacia este cap y los que vienen lo pones a uno a pensar bastante en eso gracias Monique como siempre genial capitulo y mi amiga Kereny tu eres magnifica con el trabajo que haces te agradezco que nos regalos un poco de tu valioso tiempo te quiero mucho madre un beso.

    Like

    • KereCB says:

      Guao Fanny un gran análisis que haces de Leila… tienes razón uno no escoge de quien se enamora.
      Gracias por el apoyo siempre…
      Un abrazo y es algo que hago con mucho gusto

      Like

  4. Ericka says:

    OMG¡! pero q interesante esta estoooo y ahora, me vas a dejar así, sin saber como se tomaron esas fotos y quien las tomaría???? Me alegra q este de vuelta el christian q yo amo, posesivo, controlador, protector, romantico, pero esta vez un poco mas comunicativo con Ana. Felicidades muy buen capítulo, gracias por Compartirlo. Esperoo el próximo pronto¡!!!😜

    Like

    • KereCB says:

      Holaaa Erikaaaa si es el Christian que a todas nos encanta… Próximamente ya te enteraras de lo que sucede con esta misteriosa foto…
      Un abrazo, gracias por el apoyo

      Like

  5. Janitzia Berrido Fernandez says:

    Como siempre quedé fascinada con este capítulo, sin desperdicios. Disfruto cada momento romántico de esta divina pareja. Son uno para él otro. Idolatro el amor y la complicidad que tienen. Ahora o Ana es retrasada mental o se hace. Pero Dios Santo, que mujer que tarda para asimilar las cosas, ni en cuatro años que han pasado ni porque está más adulta. La verdad que el amor es ciego, porque Christian todo eso se lo deja pasar. Amo a Ana, porque es la única que hace feliz a mi Grey, pero a veces me desespera. Ja, ja,ja…Mil Gracias por su tiempo y su trabajo. Gracias Monique y Kereny por hacerme suspirar.

    Like

  6. Lola salinas says:

    Para cuándo el próximo capítulo

    Like

  7. Claudia Henao says:

    Waooo!!! que giro el de esta historia esta buenísimo. La esencia de Cristian y Ana no se pierde. Gracias Monique. Excelente traduccion Keremy

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s