Capitulo 21

Las manos invisibles alrededor de mi cuello tensaron su agarre, estoy mareada y mi respiración es tensa. Me pregunto si Christian puede escuchar los latidos de mi corazón, cuando levanto mis ojos inciertos hacia los suyos. Con su mirada cautelosa firmemente en su lugar me observa, al parecer esperando por algo.

“¿Quieres cancelar la boda?” Estoy reflexionando sobre su estado de ánimo, si nos quedamos en casa donde él pueda controlar todas las eventualidades.

Su mirada está en llamas por la pasión y por un momento no dice nada luego de tragar fuerte, “Uhm… No” dice conciso y claro. Su entrecejo se arruga, “Tu si?”

“¿No?” No intento hacer que suene como una pregunta pero, tengo la extraña impresión de que él está esperando por algo – tal vez hay una respuesta correcta y una respuesta equivocada aquí.

Como una bofetada fría en el rostro, la moneda cae y la pregunta punza como una espina gigante en mi garganta. Trato de tragar. Si soy honesta, no estoy segura si quiero saber.

¿Podría haber sido tomada recientemente?, ¿Mintió acerca de que estaba viendo a alguien?

Lo que pensé eran mariposas en mi estomago se han convertido en zarpazos de aves enojadas, y me preparo para lanzar mi pregunta, “¿Cuándo fue tomada está foto?” Balanceo mis ojos de nuevo al artículo ofensivo, oyendo la sangre correr a través de mis oídos. Siento el peso de su mirada fija en mí, quemando mi piel en el rubor rojo que se muestra ahora.

Él no puede estar molesto; se que esta es la pregunta que estaba anticipando. No puedo creer lo confiada que soy, porque no lo pensé antes. Toda nuestra relación cuelga de sus próximas palabras.

Sus dedos rápidos desatan mi cinturón de seguridad y antes de que me dé cuenta de lo que está sucediendo, estoy en su regazo. Ambas manos, ásperas están apuñadas en mi cabello, anclando mi cabeza en su lugar, solo a unos centímetros de la suya. “¿Cómo puedes preguntarme eso? Esa foto – y te estoy diciendo esto para que estemos claros, no quiero que NUNCA dudes de mi – era parte del montón que encontraste en mi closet y tal vez debí mencionarlo en su momento pero, destruí todas y cada una de ellas – ese día”

Él alivio es fuerte y me hundo en él, dejando escapar un respiro tembloroso pero, es de corta duración, un montón de incertidumbres igual de horribles quedan. Mis brazos se enroscan en su cuello y descanso mi cabeza en el hueco de su cuello, acariciándolo. “Te creo” respiro en su piel cálida. Estando así de cerca, oliendo el olor único de Christian me tranquiliza, de nuevo a la racionalidad. Brazos fuertes se posan alrededor de mí, presionándome cerca hasta que estoy que estoy consciente de su corazón latiendo fuertemente en mi pecho. Él está tan inquieto como yo.

Aun manteniendo mi agarre, trato de darle sentido a todo, “¿Quién es ella?”

Cuando no responde, me alejo para buscar sus ojos, soy tomada por sorpresa por lo que encuentro en ellos antes de que tenga la oportunidad de bajar su mirada. Es vergüenza con un color de desolación – dejándome estupefacta.

“No lo sé” dice eventualmente, aun evitando mirarme.

“¿Qué quieres decir con que no lo sabes?” le rechino, molesta de repente.

Ahora él está dispuesto a mirarme pero, solo porque quiere advertirme, una ceja silenciosa se arca agudamente en su rostro, diciéndome que me controle.

Adecuadamente castigada, me sonrojo de nuevo. Quiero acurrucarme de nuevo en él pero, ahora no me siento segura de ser bienvenida. Agradecidamente él toma la iniciativa y pone mi cabeza de nuevo en su cuello, acariciando mi cabello distraídamente.

Su tono es medido, su voz baja, “Tenía muchas fotos exactamente como esa, casi siempre terminaba en una escena como esa, y como todas las chicas eran uhm… de un cierto tipo – no puedo saber quién es”

 

Ah sí, muchachitas de piel pálida y cabello largo y castaño – como yo.

 

El estrés de la situación se mezcla con alivio, fundiéndose en una emoción extraña, sin nombre, que envía a mi vientre a una caída libre, luego me doy cuenta de que es chistoso. Sin advertencia, una risa histérica- con resoplido se me escapa. Pongo mi mano sobre la boca, en estado de shock con miedo – no sé pero, no puedo hacer nada para pararla. Mis ojos redondos lo miran a él mientras un ataque de risa burbujeante sacude mis hombros, mis ojos llorosos.

 

Christian no ve el lado divertido, el color plata de sus ojos se vuelve fresco, “Tal vez si vea la original” resopla indignado.

 

Trato de enfocarme en frenar mi histeria, reorientando mi rostro en una máscara adecuada, pero es difícil, mi boca sigue pintando una sonrisa. Libero un largo suspiro y seco mis ojos húmedos, aun sintiendo la risa lista para embestir en la superficie.

 

“Lo siento” digo luchando contra la risa. “Entonces,” aclaro mi garganta, “¿Quién es First News Underground?” estoy desesperada por recuperar mi decoro; esto es un asunto serio después de todo.

 

Entrecierra sus ojos, mirándome a través de las rendijas y luego dice, “Fuimos muy afortunados de recogerlo. Es realmente la demostración de un hombre que dirige un blog de noticias no oficial desde su sótano, sobre todo de avistamientos de OVNIS y teorías de conspiración. Si no hubiese sido por el gran alcance de Grey Publishing, nunca hubiéramos llegado hasta él hasta que fuera demasiado tarde” su expresión sobria da una idea de la decisión cerrada que fue.

 

“Está bien, eso es bueno ¿no? ¿Lograron contenerlo?” mi voz es esperanzadora luego otra pregunta agrega confusión. “¿Y por qué un blog sobre Ovnis va a realizar un artículo sobre ti?”

 

“Si, logramos contenerlo. Se lo han llevado preso pero, eso no cambia el hecho de quien quiera que esté detrás de esta amenaza está decidido a hacer de mi vida un infierno difícil. Que ellos tengan acceso a esta fotografía dice mucho de hasta qué punto él o ella ha ido para descubrir las cosas que he pasado mi vida escondiendo – cuidadosamente” me lanza una mirada seria. “Sospecho que él individuo escogió este blog porque a el escritor le gusta su material escandaloso y controversial, no parece importarle mucho investigar la fuente. A menudo sus fuentes son dudosas – en el mejor de los casos. Creo que su esperanza era que una de las principales agencias de noticias lo viera y lanzara la historia simplemente porque es sobre mi”

 

“¿El blog divulgo alguna información sobre su fuente?” mis sentidos están agudizados por la ansiedad, mi vientre incomodo con preocupación.

 

“No, y lo presionamos – duro” trago, deliberadamente sobre el significado de eso, antes lo borro de mi mente, estoy mejor sin conocer todos los detalles.

 

Christian continua, “eventualmente, cedió y le mostró a Barney un e-mail anónimo, él está buscando la dirección IP pero, no estamos aguantando la respiración, probablemente fue enviada de una cuenta falsa para empezar”

 

“Y tu obviamente piensas que todos estos incidentes están relacionados”

 

Un minuto completo pasa antes de responder, todo el rato mientras me mira y me pregunto si él está colando todo en su mente, escogiendo las cosas que está dispuesto a compartir. “Si, cada vez más”

 

Por un lado estoy aliviada de que él confíe en mí lo suficiente para confiarme eso pero, por el otro lado, odio este sentimiento de desfase. Estoy preocupada, especialmente por esta amenaza que aun parece en gran parte desconocida. Nosotros ni siquiera sabemos a lo que nos enfrentamos. La tensión alrededor de la boca de Christian y sus ojos son signos claros de que él está más preocupado de lo que está dejando ver.

 

Como no hay nada que pueda hacer para levantar su ánimo, beso su rostro – en sus ojos, su frente, su nariz y finalmente su boca. Él responde con gemido y profundiza lo que se suponía era un beso casto.

 

Cuando nos separamos, nuestros corazones están latiendo tanto con un ritmo sincronizado, mejillas ruborizadas con el calor de nuestra cercanía.

 

 

“Tú sí que sabes hacer que un hombre aleje la mente de sus problemas” un toque de admiración y una gran cantidad de lujuria me miran, su voz ronca y baja.

 

Sonrío dulcemente, “estamos para complacer”

 

Sus manos se deslizan por mi espalda y agarran mis caderas. Me empuja hacia abajo mientras él empuja hacia arriba, mostrando la evidencia de su lujuria en mi trasero.

 

¡Oh Dios mío! ¿En el carro, con el equipo de seguridad a unos pocos centímetros de distancia?

 

“Tan descarada” dice cuando lee el pensamiento en mi rostro. Desliza la yema de su dedo por mi labio superior. “Eres una mala influencia” susurra y sonríe, “más tarde, ya casi llegamos”

 

Por un momento me permito disfrutar de algunas fantasías del club de las alturas pero, si lo conozco bien, Chris y su familia van a estar a bordo. Tal vez incluso la mía. La sonrisa salaz se resbala de mi boca junto con mi corazón, hasta mis zapatos.

 

“Abróchate el cinturón nena” me levanta de su regazo y vuelvo a mi asiento. Su tono es suave como si siempre supiera la razón detrás de mi deflación repentina. “No tienes que hacerlo; no me importa una mierda lo que nadie piense. Ni siquiera ellos y este es el día de nuestra boda. No quiero que estés preocupada” su cuerpo completo está volteado hacia mí, ambas manos agarrando las mías mientras sus pulgares acarician mi piel.

 

“Si quiero hacerlo Christian; no puedo construir esta relación sobre una mentira. Es demasiado grande”

 

Él asiente con la cabeza pero sus labios se tornan hacia abajo, para nada contento con mi decisión.

 

“¿Quién va a estar en el avión?” Tal vez soy afortunada y voy a tener otras dos horas de respiro.

 

Él sonríe, “Chris, mi mamá, mi papá y Mia. Era muy poco tiempo para tu mamá y Bob; arreglé para que ellos volaran directo desde Savannah. Ah y Ray, él condujo temprano esta mañana. Kate y Elliot enviaron sus mejores deseos, están un poco molestos conmigo por los planes tan repentinos” esboza una sonrisa torcida.

 

Sé muy bien como es él cuando ha tomado la decisión sobre algo; un hermano ausente no iba a ser suficiente para posponer esta boda.

 

Trago, bastante malo es que tengo que enfrentar a los Grey con mi horrible verdad pero, mi corazón duele más por la decepción de Ray en mi. Ni siquiera se lo que voy a decir.

 

Demasiado pronto, conducimos a la pista y el jet familiar de Grey Enterprises está a la vista. Majestuoso en el sol de la tarde, el ave de acero que nos llevará volando a nuestros sueños – espero.

 

Carl y Collins flanquean la puerta del jet y asiento el saludo para ellos, mientras Christian y yo entramos por el arco, la mano de Christian está enroscada en la mía como una enredadera. Brandon y Taylor están detrás de nosotros. Somos recibidos por un chillido y torpedo de energía que se barre contra nosotros. Agarro a Chris y lo levanto en un fuerte abrazo.

 

“Hola amiguito, te he extrañado mucho!” planto besos interminables por toda su cara y cabello.

 

Sus pequeños brazos se deslizan alrededor de mi cuello y me abraza, “mami, vamos a volar en avión de nuevo!”

 

Resoplo, incluso después de una noche sin mí, no represento para él emoción alguna como un paseo en avión. Lo sostengo un poco más de tiempo aunque lo siento retorciéndose para liberarse. “Lo sé, ¿no es genial?” lo pongo de pie en el piso y se voltea hacia Christian, levantando sus brazos.

 

Sonrío, él ya sabe como manipular a Christian, no había hecho eso en el último año.

 

La sonrisa en el rostro de Christian es dolorosamente hermosa, encantador. Lo alza y presiona la mejilla de Chris con la suya. La imagen del par trae la amenaza contra nosotros de vuelta a mi cabeza – si algo les llegara a pasar a ellos…

 

Soy interrumpida de mis pensamientos serpenteantes por los Grey; con ganas de felicitarnos. Acepto sus buenos deseos con un corazón pesado, sabiendo que ellos puede que no estén tan felices por esto después de que confiese mi estupidez. Cuando veo a Grace a los ojos, le agradezco por el trabajo de cuidado de niñera extra largo y a cambio ella me aplasta a su pecho, agradecida. Yo soy quien debería estar agradecida y siento como mi espíritu se va deslizando cada vez más.

 

Finalmente es el turno de Ray. Le da la mano a Christian, bombeando su brazo y perforando en su cráneo, algún mensaje silencioso pasa entre ellos y de pronto me siento sobrante, parada torpemente a un lado. Le da una palmada a Christian en la espalda y lo deja ir.

 

Cuando Ray se voltea hacia mí, estoy aliviada de ver una pequeña sonrisa en su rostro. Me abraza y me derrito, tan confortada que arrojo mis brazos alrededor de su cuello, en lo que solo puedo describir como un agarre de lucha libre.

 

Se ríe, “Guao Annie, feliz de ver a tu viejo ¿eh?”

 

Lo abrazo más fuerte, esforzándome por contener las lagrimas de éxtasis. “Si, algo así”

 

“Lo hiciste bien mi niña. Ahora, no lo vuelvas a arruinar” susurra a mi oreja.

 

“No lo haré papá, lo prometo” nunca he hablado palabras más sinceras.

 

Christian se ha movido amablemente lejos, charlando con su familia para darnos un poco de espacio. Cuando Ray y yo nos unimos, él rápidamente junta sus dedos con los míos de nuevo, como si no pudiera soportar no hacerlo. Me encanta y le doy una sonrisa tímida, apretando su mano en reconocimiento.

 

La azafata anuncia nuestro despegue y Christian retrocede, guiándome a nuestro asiento y dejándome sentar en el que está junto a la ventana. Antes de que tenga tiempo de agarrar mi cinturón de seguridad, él ya lo ha puesto en su lugar, los ojos desmoronándose en la correa, se lame sus labios cuando tira con fuerza expertamente, inundando mi mente con imágenes clasificadas XXX, sobre todo que involucran cierta corbata color gris plata. La sonrisa sabionda y abrasadora que obtengo a cambio, hubiera hecho que mis rodillas cedieran si no estuviera ya sentada.

 

A un fallo de lo mercurial, se le cae la mirada, cambiándola por la de afecto paternal cuando asegura a Chris en su asiento frente a nosotros, dejándome un poco más que sin aliento. Mia cae en el asiento junto a Chris. Me guiñe el ojo, emoción ondeando de ella como olas, haciéndome sentirlas también.

 

“Supongo que en su noche les fue bien” nos dice, levantando sus cejas sugestivamente.

 

“No es que sea asunto tuyo” Christian voltea hacia mí y levanta mi mano hacia sus labios, “pero, si fue según el plan” Como hija única, siempre disfruto de sus bromas de buen humor y sonrío en respuesta, ojos – saltones para mi hombre.

 

Poco después del despegue. Christian se inclina hacia mí, “Nena, tengo algo de trabajo por hacer. Estaré en la oficina si necesitas algo”

 

Oh, ¿no hay sexo del club de las alturas,- nada de terminar-lo-que-empezaste entonces?

 

Sonríe cuando ve la decepción en mi rostro, “eres insaciable Anastasia”

 

Me inclino más cerca, mis labios en el borde de su oreja, “tú también lo eres Sr. Grey” no puedo resistir un pequeño bocado y me estremezco cuando aspira una bocanada de aire necesitado.

 

“Voy a tener que castigarte por eso” sus ojos encapuchados se han vuelto oscuros, su promesa lanzándose directamente en mi entrepierna.

 

¡Si, por favor!

 

Planta en beso en mis labios hambrientos, “Laters baby” me guiñe el ojo y su dedo medio golpea gentilmente la punta de mi nariz.

 

¡Tentador!

 

Se gira para ver a Chris, “Oye campeón, papi tiene algo de trabajo por hacer, nos pondremos al día cuando aterricemos ¿está bien?”

 

“Está bien papi, mira ¡Estoy ganando!” Mia le está enseñando como jugar Tic-Tac-Toe en la aplicación de su teléfono inteligente.

 

“Eso es genial amiguito, debes tenerla bajo la mira, ¡ella hace trampa!” le alborota el cabello a Chris y Mia objeta, riendo junto a Chris.

 

Oh, bueno, eso me dará oportunidad de hablar con Grace y Carrick. Con Chris entretenido aprovecho la oportunidad de planear lo que quiero decir pero, mucho antes Ray se desliza en el asiento junto a mí.

 

“Ana” susurra con los ojos muy abiertos, “Grace y Carrick parecen pensar que Christian fue quien te dejo. ¿Qué está pasando?”

 

“Oh papá” suspiro, sabiendo que no puedo posponerlo más “Lo sé. ¿Qué dijiste?”

 

“No dije nada, ¿Qué quieres decir con que lo sabes?” su calidez anterior está empezando a decaer, irritado por habérselo ocultado.

 

“Lo siento papá, lo acabo de descubrir pero, Christian les dijo eso para protegerme. Justo estaba sentada aquí, pensando sobre lo que les diré a ellos, tengo que decirles la verdad” mis ojos miran hacia abajo, viendo mis dedos juguetear con los controles del asiento.

 

Al instante su bondad está de vuelta, contento de que estoy tomando una decisión honorable y estoy alentada por la aprobación que su mirada mantiene. “Es lo correcto por hacer” concuerda conmigo y toma mi mano. “Ve, ahora, mantendré a estos dos fuera del camino” inclina su cabeza en la dirección hacia Chris y Mia.

 

“Está bien” desabrocho el cinturón de seguridad y tomo una respiración profunda, cruzando mis dedos con la esperanza de que no vaya a arruinar el día.

 

Es mejor terminar con esto de una vez; puede que pierda el valor si espero más tiempo.

 

“¿Les importa si me uno a ustedes?” le pregunto a Grace y a Carrick mientras sus caras sonrientes se voltean hacia mí, sus asientos en la parte trasera del avión y cuando ellos asienten, tomo el asiento de Ray, que está justo enfrente de ellos.

 

La madre en Grace está inmediatamente en sintonía con mi estado de ánimo y su sonrisa se desvanece, “¿Qué sucede Ana?” se acerca, desplazándose hacia adelante en su asiento y pone una mano en mi hombro.

Cuando miro hacia arriba, es a un par de expresiones de preocupación. “Tengo algo que decirles” agarro la botella de agua de Ray en el posa brazo y tomo un sorbo, mi boca seca necesita un poco de ayuda.

 

“¿Qué es querida niña?” me estremezco ante el cariño, Grace toma la mano de Carrick y juzgando por la forma en que la toma; su nivel de ansiedad actual es igual de alto que el mío.

 

Otro suspiro de aliento para frenar mi corazón galopante, es necesario para empezar, me gustaría poder soportarlo pero, el nudo en mi garganta no se mueve.

 

“Christian no fue quien me abandono porque estaba embarazada; yo fui quien lo dejo” mi voz es plana y baja, un monótono robótico.

 

La incredulidad los pone quietos, dejándome libre para continuar. Ahora que la verdad está expuesta, estoy ansiosa de explicar, aunque sé que nada puede templar su dolor. Sus miradas conmocionadas me miran y mi mirada cae, avergonzada.

 

“Sabía que Christian no quería un bebe y fue probablemente mi culpa – quedar embarazada en primer lugar. Estaba aterrorizada, tan asustada que no tenía fe en nuestra relación – en su amor por mí, así que corrí. Me convencí de que le estaba haciendo un favor, de que él no me necesitada y que yo solo era un interés pasajero que le iba a traer algo a su vida que él no quería. Estaba segura de que él terminaría sintiendo resentimiento contra mí”

 

Vergüenza caliente quema en mis mejillas mientras siento la punzada familiar de dolor en mi corazón, el tipo de dolor que causa que todo tu ser duela con pesar. “Fui tan estúpida, lo siento” le hablo al suelo y veo el patrón de la alfombra borroso mientras las lagrimas empiezan a gotear de mi rostro.

 

Su silencio está picando mis oídos, con cada momento que transcurre me siento peor, sabiendo que les he causado ese dolor, esta pérdida está sacudiendo su fe en mí. Me estremezco mientras recuerdo cuantas veces me han agradecido por sacar a su hijo de su caparazón.

 

“¡Ana!” no hay duda de la ira en que se pronuncia mi nombre; Grace se levanta del asiento, con sus hombros cuadrados hacia mí. “Él te amaba… ¿Qué diablos estabas pensando?” sacude su cabeza, exasperada. Todo lo que puedo hacer es estar de acuerdo.

 

“Pensaba que estaba haciendo lo correcto, de hecho, nunca lo dudé hasta que lo vi de nuevo. No me di cuenta..:” ¿Cuál es la finalidad de explicar? Es imposible poner todo lo que pasé en palabras, que tan insegura estaba, – estoy – en algunos casos. Me marchito un poco más y trato de encontrar consuelo en el hecho de que hice lo correcto por decirles, a pesar de que el precio parece demasiado alto.

 

Carrick me mira y luego a ella, su rostro es una máscara seria. “Creo que lo que Grace está tratando de decir es que entendemos que tal difícil puede ser Christian, Grace y yo a menudo hablamos de ello en los últimos años. Habían momentos cuando nosotros no sentíamos su amor, dudábamos que él fuera capaz de darlo o recibirlo”

 

Estoy sorprendida por su astuta observación, infinitamente sorprendida de que él parece estar peleando en mi lado, para variar pero, dirige sus palabras a ella, acariciando gentilmente su espalda.

 

Grace se le queda mirando, puedo ver la verdad cuando se registra en ella pero, la perdida de cuatro años de la vida de su nieto y de su hijo herido prevalece por sobre todo lo demás y no puedo culparla. Yo estaría igual de molesta – incluso hasta peor.

 

“Nunca tuve la intención de hacerle daño. Estaba tratando de salvarlo”

 

“¿A él o a ti Ana?” su mirada ardiente y pestañas de análisis precisos es como un látigo en todo mi corazón, no hay forma de negar que estaba desesperada por protegerme del posible corazón roto por la indiferencia de Christian hacia mí.

 

Dejo caer mi cabeza, disgustada, “a él y a mi” murmuro desolada.

 

“¿Cómo te sientes acerca de su relación ahora?” la pregunta gentil de Carrick me toma por sorpresa y me atrevo a mirarlo a los ojos.

 

Una mirada rápida a Grace revela que ella está escuchando también, aunque con una expresión pétrea fija en su lugar. “Sé que hice mal y me he comprometido a ver a alguien que me ayude con mis problemas de autoestima” mis dedos se retuercen nerviosamente en mi regazo, “No lo quiero perder de nuevo y definitivamente no quiero ser responsable de otro rompimiento. Christian necesita a Chris, tanto como Chris lo necesita a él”.

 

Grace se cae en su asiento; un puño contemplativo descansa en su boca, “eso es algo por lo menos” su tono es a regañadientes.

 

Por la mirada de Carrick hacia el rostro triste de su esposa está claro que él no está acostumbrado a verla así de agitada. “Gracias por decirnos la verdad Ana. No puedo imaginar el valor que debiste tener”

 

El bufido sarcástico de Grace es tan poco característico a su costumbre, y tan bien puesto que le da vuelta al cuchillo en mi corazón. Los ojos amables de Carrick son la única razón de que no esté en un montón de ruinas sobre el suelo, suplicando por su perdón.

 

Con los labios apretados y una mirada cansada, Carrick me señala que les dé un poco de privacidad. Asiento con la cabeza, entendiendo. “Sé que no es suficiente pero, lo siento mucho y si lo amo. Nunca he dejado de amarlo” mi voz vacilante se quiebra y detengo el sollozo con mi mano sobre la boca. Uso lo último de mi dignidad para levantarme y encontrar refugio en la habitación de la parte trasera del avión.

 

¡Mierda, mierda, mierda!

 

Espero por las lágrimas, pero ellas no llegan. Estoy demasiado abrumada, demasiado sorprendida. ¡Eso fue brutal! Incluso mis chicas internas saben mantener sus bocas alegres bien cerradas. Alzo mis rodillas y abrazo mi cuerpo tembloroso. El abatimiento eclipsando cualquier indulto que podría haber conseguido con mi confesión.

 

Momentos más tarde la puerta se abre, “Hey nena…” un respiro en voz alta se detiene a la mitad de la frase de Christian, “¿Qué pasa Ana?” a mi lado, en la cama, él hace lo que sabe hacer mejor, me abraza hacia él, calmándome, acunándome en su pecho.

 

“Hablé con tus padres” mi voz baja suena sin emoción; mis ojos solo ven el rostro de Grace con dolor.

 

Christian me aleja, “¿Qué coño Ana? ¿Sin mi? ¿Tú les dijiste sin que yo les dijera mi parte de la historia?” su dureza me hace saltar, lo miro fijamente, quedándome en blanco.

 

¿Qué? ¿Se suponía que debía esperar?

 

Parpadeo, “No sabía… tu no dijiste…, yo…”

 

Christian me interrumpe, “¿Qué? ¿Tú no pensaste que quería estar presente cuando crucificaras tu relación con mis padres? ¿Qué quería ayudarte a poner las cosas en perspectiva para ellos?” se levanta de un salto, caminando por la habitación, arrastrando una mano furiosa por su cabello mientras la otra está apuñada en su costado.

 

Se detiene en frente de mi, mirando hacia abajo, su ceño fruncido “¿Por qué insistes en siempre hacer todo por tu maldita cuenta? ¿Por qué no puedes aceptar la ayuda?”

 

Su arrebato me lanza de abatida a crucificada, “¡No estaba consciente de que necesitara ayuda alguna!”

 

Lanza sus brazos al aire y sus ojos al cielo, ante la pérdida de paciencia, se da la vuelta y se va. “Voy a hablar con ellos” dice entre dientes sobre su hombro en retirada.

 

¿Cuándo va a entender él que no necesito que pelee mis batallas?

 

Me doy un par de minutos para calmarme, antes de salir. Estoy segura que mi pequeño niño debe estarse preguntando en donde estoy.

 

Cuando camino de regreso, me siento como si mi vergüenza estuviera visible, como si hubiera un letrero en mi cabeza, brillando ante todo el mundo. Soy cuidadosa de evitar las miradas de Mia y Ray, agradecida de que los padres Grey están reunidos con Christian en la oficina del avión. Dirijo mi atención a Chris, tratando de mantener mis pensamientos alejados de todas las personas a las que con tan poco esfuerzo he logrado enfadar.

 

Cada onza de fuerza que tengo, la uso para no caer en el agujero de dudas que me dice que no soy lo suficientemente buena, que no pertenezco o no me merezco estar aquí. No me hizo ningún bien en el pasado, y ahora está malditamente cerca de romper la relación con mis suegros.

 

Cuando empezamos a aterrizar, Christian se une a mí, desplomándose en su asiento, desliza sus dedos índice y pulgar por su frente – como si estuviera resguardándose de un dolor de cabeza. Sus padres toman asiento detrás de nosotros, y estoy más que feliz de posponer enfrentarlos de nuevo.

 

Él no me mira pero, toma mi mano, “Va a estar bien, solo dales un poco de tiempo”

 

Arrastro mis ojos a la ventana para esconder el brillo delatador en su superficie; espero que tenga razón. Se supone que sea un día feliz, ¿Cuáles son las posibilidades de que ellos lo superen antes de esta noche?

 

El espacio cerrado del avión parece sofocante ahora con la ira de Grace tan aproximadamente cerca y estoy feliz cuando aterrizamos y desembarcamos, aunque es incomodo. No estoy segura si debo evitarla o buscarla.

 

La decisión es tomada cuando nos separamos para montarnos en las dos camionetas SUV que nos están esperando, estacionadas a una corta distancia del avión, los choferes uniformados esperando atentamente por nosotros. Grace, Carrick y Ray junto con Collins y Carl entran en la primera y Christian, Mia, Chris y yo en la segunda, junto con nuestro propio equipo de seguridad.

 

Aunque sé que es mi culpa, estoy alegre de tener un descanso de ellos. Veo los ojos de Chris revoloteando, arrullado por el vehículo en movimiento, después de otro día emocionante. Va a estar dormido en un minuto.

 

“¿A dónde vamos?” miro a Christian, que aun está perdido en sus propios pensamientos.

 

“¿Ah?” dice, arrastrándose lejos de su mente de meditación, sus ojos grises encontrando los míos para relajarse.

 

Sonrío y repito mi pregunta, “¿A dónde vamos?”

 

“Para mi novia, solo lo mejor” sonríe y luego se inclina y me besa en la boca.

 

Suspiro con placer, temblando sin poder hacer nada ante su tono seductor. Me observa, divertido, “Nos quedaremos en el Bellagio; nos ofrecieron una Villa”

 

“¡Ooohhhh!” dice Mia, “Ana, ¡eso es tan romántico! Eres muy afortunada; las Villas en el Bellagio son solo por invitación”

 

 

Mi expresión asombrada se gana un gesto afirmativo de Christian y él sonríe con indulgencia hacia mí.

 

Mia continua, alcanzando un tono emocionado. “Nunca he ido a una, pero una de mis amigas salía con una ballena y a él lo invitaron a quedarse, ella dice que fue exquisito!”

 

Me río, “¿Una ballena?”

 

Mira juguetonamente en mi dirección, sonriendo, “Ya sabes, ¡un gran jugador!”

 

“Ahhh” asiento con la cabeza, reflejando su sonrisa. Deslizo mi brazo detrás de la espalda de Christian y le doy un apretón en su delgada cintura, “gracias, se que cualquier cosa que organices va a ser especial”

 

Enrosca su brazo alrededor de mis hombros y me mantiene en el lugar, presionando un beso en mi cabeza, “lo que sea por ti” incluso la nota ronca de su voz envía un delicioso hormigueo por mi espina dorsal.

 

Ya estamos conduciendo por la avenida principal y aunque es de día, las luces están todas intermitentes y brillantes, con la invitación a la diversión hedonista.

 

“¿Nos vamos a casar en el hotel?” arrastro mis ojos de los colores llamativos y lo miro a él.

 

Sonríe con una sonrisa enigmática, sin revelar nada. “No, me parece que todo el asunto al estilo Las Vegas es un poco burdo, para nosotros, tengo algo un poco más… sosegado en mente” un guiño es la única pista que está dispuesto a ofrecerme.

 

Mmmhhh, esperemos que lo que pase en Las Vegas, no solo se quede en Las Vegas…

Link para el capitulo 22

 

 

8 thoughts on “Capitulo 21

  1. fanny rebellon says:

    Waw pobre Ana, hay que ser bien valiente para confesar su falla, por una parte yo la entiendo, pero por la otra me molesto porque fue una estupidez, ella siempre enfrento todo, porque no enfrento a cristian? ella se decía muy independiente porque no luchar sola si cristian le hubiera dado la espalda, cosa que el nunca haría y ni de broma la hubiera dejado ir, gracias Monique excelente capitulo y Kereny gracias madre, se que tienes tus ocupaciones tu tiempo no tiene precio, por eso de nuevo gracias por este regalo un beso amiga.

    Like

    • KereCB says:

      Ohhh Fanny muchas gracias por tu apoyo, y esto lo hago con mucho gusto 🙂
      Si la verdad que a veces Ana se contradice pero ya se esta encaminando… Monique tambien agradece tu apoyo continuo amiga….
      Un abrazo

      Like

  2. Janitzia Berrido Fernandez says:

    No,no, no pero lo de Ana no está escrito, ella no se acuerda que Grey le confesó lo que él había pasado en los 4 años y las relaciones que tuvo. Entonces dizque celosa y enojada. Pero es que eso no le luce para nada. Es que ella no sabe que ese hombre dá la vida y todo su dinero por ella? Todo el mundo lo vé menos ella. Por favor Flynn 24/7 para Ana. Hasta Grace que siempre la acunó no comprende lo que hizo Ana, aunque al final la perdone, pero es que es algo increíble de creer. Definitivamente Ana es la reina en andar por las nubes. Sólo el Amor Christian la soporta, que por cierto ella no lo sabe, todavía. Gracias, por su trabajo y su tiempo y por permitirme desahogarme…

    Like

    • kerecb says:

      Jajaja Janitzia no te preocupes, estamos para complacer 🙂
      Si Ana parece que está en las nubes a veces y bueno ya ha empezado a abrir los ojos ¿no te parece?
      Un abrazo..
      Gracias por el apoyo

      Like

  3. Claudia Henao says:

    Pobre Ana. Aunque entiendo perfectamente a Grace no es facil que hagan sufrir a tu hijo y quedarse tan tranquila, máxime cuando algo tsn grave como un hijo esta de por medio. Gracias Monique, excelente traduccion Keremy.

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s