Capitulo 23

Christian debió haberse puesto de acuerdo con el piloto de Charlie Tango de antemano astas del rotor están inmóviles cuando Taylor nos escolta a Mia y a mí a la pista de aterrizaje por lo que no arruina nuestros trajes y cabello. Taylor nos presenta a Frank quien estará volando con nosotros hoy, mientras con mucho cuidado me aseguro con el arnés, pensando en que es la primera vez que tengo la oportunidad de hacerlo, a Christian siempre le da demasiado placer la tarea que no me da chance de intentarlo.

Mia me ayuda a ponerme los auriculares protectores antes de que las cuchillas empiezan a zumbar ruidosamente. Sonreímos la una a la otra, emocionadas. Me pregunto que tiene reservado Christian para nosotros. A pesar de que podemos hablar a través de los auriculares, al estilo Madonna, permanecemos en silencio, eligiendo en su lugar disfrutar del paisaje a través de las ventanas en forma de burbuja.

Los latidos de mi corazón son frenéticos mientras una anticipación electrizante se arremolina alrededor de nosotros, amplificando el lento giro de los nervios en mi vientre. El sol de la tarde es bajo y dorado, coloreando todo con un tono cálido que se asienta todo con una imponencia de romance.

Aterrizamos en un campo engramado y esperamos a que las cuchillas se detengan luego, salimos del Eurocopter, Taylor abre una pequeña nevera y me entrega un impresionando ramo de lirios color crema enroscados en hojas de hiedra. La línea recta de su boca como siempre un presente recordatorio de que aun no me ha perdonado. El desafío que representa solo me hace más decidida a demostrarle que esta vez lo haré mejor.

La caída rojiza del sol es simplemente impresionante, casi besando el horizonte tintineando suavemente en la corriente, reflejando parpadeantes chispas doradas, el telón de fondo de las montañas con sus acantilados de color rojo fuego, a pesar de su distancia, hace que el escenario al aire libre se sienta privado, contenido. Junto al agua, en la orilla cubierta de césped nuestra fiesta de boda presenta su invitación; el aire impregnado con la promesa de un felices-para-siempre.

Cerca de nuestro lugar de aterrizaje, veo a Ray luciendo pulcro en un bello traje de piel, de pie junto a un arco decorado con flores y cuerdas de cristal. Que se mecen lentamente en la brisa ligera, haciéndolas parecer luminiscentes mientras agarran la última luz del sol en pleno atardecer. Más allá de eso, un pasillo cubierto de pétalos conduce a un pequeño número de invitados. Se flanquea un camino que conduce a un mirador donde un Christian guapo-que-hace-que-se-me-detenga-el-corazón, me espera con nuestro hijo a su lado.

La expresión de Ray es cálida cuando me abraza, susurrando palabras de aliento luego me ofrece su brazo. Mia ha tomado asiento junto a Grace, quien me regala una sonrisa tierna, licitando una bienvenida muy anhelada. En el otro lado del altar mi mamá está sosteniendo un pañuelo a su pecho, emocionada pero sonriendo, a través de sus lágrimas de alegría derramadas. Bob está a su lado, ofreciéndole su apoyo calmado. Ella me saluda con la mano y me guiñe el ojo, mientras paso a su lado, y no puedo evitar detenerme para un abrazo sentimental antes de tomar mi lugar junto a mi novio.

Christian y Chris están vestidos es trajes de etiqueta a juego. Chris luce adorable en el suyo, Christian llena el suyo con un cuerpo hecho para adorar, dándole unos ángulos al traje que tiene a mi mente corriendo hacia un solo objetivo. El calor en su mirada gris tormenta confirma partes iguales de amor y deseo, mi piel siente el hormigueo en la piel de gallina mientras tiemblo en la anticipación.

Después de otro abrazo de Ray, él le da la mano de Christian y toma asiento al otro lado de mi mamá. Christian tiende su mano para mí, con la palma hacia arriba, que hace señas a nuestro nuevo futuro, la tomo, utilizando mis dos manos para que me ayude en los dos últimos escalones. El simbolismo no está perdido en ninguno de los dos – yo agarrando nuestra unión con las dos manos y sus ojos se vuelven oscuros, sin cesar transmitiendo su propia inversión en nuestras vidas predestinadas, irrevocablemente entrelazadas.

Se inclina y me besa delicadamente, su boca sensual se cierne cerca mientras respira en mi, luego sus labios encuentran mi oreja, “Eres una visión impresionante Anastasia; espero que no esté soñando”

Él oye como sostengo el aliento y se aleja con una sonrisa torcida; estoy tan absuelta en él, parpadeando y tímida y completamente seducida.

Su sonrisa se ensancha, sus ojos brillantes cálidos con amor “Respira” me dice.

El mundo alrededor vuelve a mi lentamente y me doblo para acercar a Chris hacia mí, su rostro tan serio como el que nunca he visto, incluso un niño de cuatro años capta la gravedad del momento. Lo amo más por ser tan sabio, emocionalmente en sintonía.

Desde ya adoro esta boda, suficientemente casual como para detenerse y abrazar a los miembros de la familia pero, con todos los adornos románticos que el corazón de una chica anhela. Cristian, como es habitual, se ha superado a sí mismo. Una indignación viene amenazando mi felicidad y la sofoco rápidamente, voy a digerir y a disfrutar cada detalle hermoso porque eso es lo que a él le gustaría que haga – simplemente aceptarlo como algo que él quiere compartir conmigo.

Después de una bocanada de aire tranquilizador, enfrentamos al reverendo quien empieza la ceremonia hablando acerca de lo que significa trabajar en un matrimonio. Siento cada palabra, escucho cada matiz mientras trato de internalizar las sabias palabras de consejo mientras predica. Estoy tan profundamente absorta que soy sorprendida cuando anuncia que es momento de intercambiar nuestros votos.

Teniendo en cuenta el increíblemente corto tiempo que tuve para prepararme no tenía nada especifico, pero había algo que tenía muchas ganas de decir así que pensé que no podía hacer mucho más que hablar directamente desde el corazón.

Nos paramos uno en frente del otro y Mia ágilmente se levanta para tomar mi ramo para que pueda agarrar las dos manos de Christian. Levantando mi cabeza para mirar, a su cara familiar, siento que la mía se enternece a su vez con sentimiento.

“Christian, el amor que siento por ti no es algo que pueda describir, algo que pueda definir o pueda hacer pequeño con palabras porque no es simplemente un sentimiento, una emoción conocida o nombrada pero se ha vuelto parte de mi, la naturaleza de mi propio ser y sin ello soy menos. Menos feliz, menos valiente, menos yo. Tu eres la parte que me llena en un ser completo y saludable. Me comprometo a abrirme a ti, a compartir mi vida contigo – los secretos, los sueños, los miedos, para que me puedas conocer en todos los sentidos. Quiero compartir los tuyos, ser exactamente lo que necesitas que sea en cualquier momento. Confió en ti completamente, sabiendo que tu amor siempre me pondrá a mí y a nuestro hijo primero, y por eso te obedeceré como tu esposa, que tiene toda la fe en el juicio de su esposo y sus intensiones amorosas” suelto un suspiro largo y tranquilo, habiendo puesto mi mundo a sus pies.

Los ojos de Christian se ponen grandes, llegando a ser increíblemente oscuros luego los cierra, respirando profundamente, inclinando su cabeza hacia atrás como deleitándose de una sensación exquisita. Aprieta mis manos, casi tanto como para lastimarme luego encuentra mi mirada. Está claro que él tiene una reacción poderosa ante mis palabras; siento las vibraciones de él y me acerca, me besa dejándome sin pensar claramente, un poco al estilo de “puede besar a la novia”.

Nuestros invitados jadean junto con el reverendo quien aclara su garganta hacia el momento no convencional de Christian – nadie más que nosotros dos entendiendo realmente el verdadero significado de mi sumisión. Estoy encantada de que he logrado conmoverlo tan profundamente, de darle un regalo que se puede completar con la alegría inconmensurable que él me ha dado.

Cuando nuestros labios se separan, una serenidad placentera se asienta sobre nuestros rasgos, deslizo el anillo que Chris me pasó en su dedo. Su sonrisa es algo digno de contemplar, una mezcla potente de amor y alegría que domina mis sentidos y saboreo el dejarme acariciar por el brillo del mismo.

¡Oh mi! ¿Cómo pude convencerme de alejarme de esto?

Aun sosteniendo mi mano, Christian asienta con la cabeza al reverendo, quien le entrega el micrófono inalámbrico que tiene en la mano. Christian mira hacia abajo y toma un respiro, luego sus ojos conmovedores encuentran los míos. Levanta el micrófono a sus labios y para nuestro asombro, empieza a cantar, una canción vieja de Depeche Mode llamada “Somebody” (Alguien) Sin música, solo su voz – una canción a capela como voto, increíblemente romántico.
I want somebody to share  (Quiero a alguien para compartir)

Share the rest of my life (Compartir el resto de mi vida)

Share my innermost thoughts (Compartir mis pensamientos más íntimos)

Know my intimate details (Que conozca mis detalles íntimos)

Someone who’ll stand by my side (Alguien que esté a mi lado.)

And give me support (Y me dé su apoyo)

And in return (Y a cambio)

She’ll get my support (Ella tendrá mi apoyo)

She will listen to me (Ella me escuchará)

When I want to speak (Cuando yo quiera hablar)

About the world we live in (Sobre el mundo en el que vivimos)

And life in general (Y la vida en general)

Though my views may be wrong (A pesar de mis puntos de vista pueden ser  equivocados)

 They may even be perverted (Incluso pueden ser pervertidos)

She’ll hear me out (Ella me escuchará)

And won’t easily be converted (Y no va a ser fácilmente convertida)

 To my way of thinking (A mi modo de pensar)

 In fact she’ll often disagree (De hecho, ella va a estar a menudo en desacuerdo)

But at the end of it all (Pero al final de todo)

She will understand me (Ella me va a entender)

Aaaahhhhh….

 I want somebody who cares (Quiero a alguien que se preocupe)

For me passionately (Por mí apasionadamente)

With every thought (Con cada pensamiento)

With every breath (Con cada respiro)

 Someone who’ll help me see things (Alguien que me ayude a ver las cosas)

In a different light (En una luz diferente)

All the things I detest (Todas las cosas que detesto)

I will almost like (Me van casi a gustar)

I don’t want to be tied (No quiero estar atado)

To anyone’s strings (A las cadenas de nadie)

I’m carefully trying to steer clear of (Estoy tratando con cuidado de mantenerme alejado de)

Those things (Esas cosas)

But when I’m asleep (Pero cuando esté dormido)

I want somebody (Quiero a alguien)

Who will put their arms around me (Que ponga sus brazos alrededor de mí)

And kiss me tenderly (Y que me bese con ternura)

Though things like this (Aunque este tipo de cosas)

Make me sick (Me enferman)

In a case like this (En un caso como éste)

I’ll get away with it (Lo voy a conseguir)

And in a place like this (Y en un lugar como este)

I’ll get away with it (Lo voy a conseguir)

Aaaahhhhh….

 

 

Nunca he estado tan agradecida que hoy, por la insistencia de Candy en aplicar dos veces la máscara resistente al agua, simplemente no hay esperanza en mantener las lágrimas que caen libremente ante su demostración fenomenal de amor y compromiso. Se destruye sin esfuerzo cualquier voz que me dice lo contrario, cada pensamiento que siembra duda.

 

Su mirada cálida no vacila ni por un segundo, manteniéndome en trance, hechizada. Cuando su voz pronuncia una palabra, la emoción es tan fuerte que siento a mi corazón apretarse casi con dolor por tanto amor.

 

Esta canción, este hombre, este momento no podía ser más perfecto, más conmovedor. Explota con alegría, conteniendo mucho más de lo que cualquier momento razonable debería ser capaz.

 

Mi sonrisa amplia es tan fuerte en mis mejillas que ya me empiezan a doler un poco. Estoy segura que me veo ridícula, incluso tonta, sonriéndole, no solo con mi boca, sino con toda mi alma.

 

Cuando termina la canción, se inclina para agarrar el anillo que le entrega Chris y aprovecho la oportunidad para rasgar la curita de color carne antes de que su atención esté nuevamente conmigo. Gentilmente toma mi mano, levantándola entre nosotros con sus ojos firmemente fijados en los míos. Sin mirar hacia abajo, desliza el anillo por mi dedo y justo cuando estoy pensando que no lo va a ver, él mira hacia abajo.

 

Echa su cabeza hacia arriba, el shock abriendo camino rápidamente para la risa, cuando lanza su cabeza hacia atrás, riéndose entre dientes mientras disfruta del anillo tatuado en mi dedo. Después de un segundo, agarra mi anillo de bodas, levantando mi mano para que todos vean. Nuestras familias se ríen juntas mientras sacuden sus cabezas, divertidos.

 

Lleva mi mano a sus labios, besando los bordes rojos frescos del tatuaje y luego gentilmente desliza el anillo en su lugar. Me encanta que lo pude sorprender de esta manera; dado el corto periodo de tiempo, no creo que él esperaba nada y amplifica el gesto, haciéndolo muy especial – al igual que todas las cosas bellas y maravillosas que él siempre hace por mí.

 

El reverendo empieza a decir la última y más importante frase, “Ahora los declaro marido y mujer. Usted puede…”

 

Christian no pierde tiempo, en un instante me tiene pegada a él, una mano presionando firmemente en la parte baja de mi espalda, la otra en mi mandíbula, mientras su boca cubre la mía, el beso – apenas el lado justo de decente. Mis manos se enroscan alrededor de sus sólidos bíceps, aferrándome para el paseo salvaje de un beso posesivo.

 

¡Santo cielo!

 

Cuando él termina, le respondo su sonrisa eufórica pero, mi cabeza está dando vueltas, tambaleándose por mi sangre sobrecalentada y rebosante de felicidad. Estoy encantada cuando levanta a Chris, colocándolo en una de sus caderas, involucrándolo en nuestra ocasión jubilosa. Nos volteamos, Christian asegurándome a su lado libre, para hacer frente a nuestros invitados como el Sr. Y la Sra. Grey una vez más.

 

Nuestro pequeño grupo de fiesta, se pone de pie, y aplauden su acuerdo a nuestra nueva unión a medida que avanzamos hacia el círculo de sus felicitaciones.

 

Al otro lado del mirador noté una pérgola hundida en el final de una terraza con césped que conduce cerca de la orilla del arroyo. Una enredadera verde exuberante se arrastra hasta los pilares de madera para tejer un denso dosel en el techo. Debajo, una larga mesa se establece, decorada en blanco y plata. Un candelabro de araña cuelga bajo, creando un ambiente hermoso y brillante mientras el sol finalmente se esconde en la distancia. El piso está cubierto con una alfombra gruesa de pétalos de rosa blancos, su exquisita esencia mesclada con la hierba fresca y el agua corriendo – un olor que te hace sentir feliz de estar vivo.

 

Bebo la belleza y la fragancia mientras Christian nos guía a la mesa donde todos nos vamos a sentar juntos. Noto que todos llevan una cámara y me doy cuenta que de que es para tener imágenes desde cada uno de los puntos de visión de nuestros seres queridos – una idea tan encantadora, elimina la necesidad de un fotógrafo oficial pero aun, nos proporciona recuerdos en papel brillante que podemos disfrutar y usar para recordar nuestro día.

 

Una vez más la naturaleza de la pequeña reunión me parece especial. Los miembros de nuestras familias están relajados y felices, charlando animadamente como lo harían alrededor de una mesa en una cena en casa. Christian me atrapa observándolos, su resplandor de amor aun fijo en su lugar, “Dime ¿en qué estás pensando Sra. Grey?”  Su voz baja es sexy y escucharlo decir mi nombre nuevo hace que me derrita.

 

No puedo evitar sonreír, parece que mi boca esta fija en la posición de la mueca, “Sr. Grey tengo que decirte que nunca había estado tan feliz. Eso fue muy considerado y hermoso. Gracias por hacerlo tan precioso” paso mis dedos suavemente por el lado de su rostro luego inclinándome para saborear sus labios que invitan a ser besados.

 

Los flashes de las cámaras hacen que me aleje de él y nuestras cabezas giran hacia nuestros invitados- camarógrafos felices, los dos sonriendo tímidamente, produciendo una risita en todos ellos. Cuando su atención está de nuevo en sus respectivas conversaciones, nosotros nos miramos el uno al otro una vez más.

 

“De nada Sra. Grey” su voz es de terciopelo, revuelta y sensual. Baja su mirada a mi mano izquierda y la toma, “Me encanta esto” dice y besa mi dedo tatuado, la cualidad rasgada de su tono tiene los dedos de mis pies enroscándose en mis zapatos. “Y me encantaron tus votos” un brillo travieso chispea en sus ojos oscuros, “Tu sabes que me voy a apegar a los mismos”

 

Las mariposas en mi estomago de pronto emprenden vuelo, haciendo que mi respiración se enganche antes de responder. Hablándole a él con mis labios casi tocando los suyos, imito su mirada traviesa, “Oh, eso espero Sr. Grey, eso espero”

 

Cuando su boca se abre por la sorpresa me aprovecho, mordiendo suavemente y luego con avidez lo beso. Un murmullo bajo vibra en su pecho, enviando escalofríos calientes por todo mi cuerpo. “Quería que tuviéramos nuestro primer baile antes del primer plato pero, ahora tengo que esperar” respira palabras roncas junto a mi oído.

 

Perpleja, lo miro, mis dientes encontrando mi labio – ahora un poco hinchado por besarme con él. Su mirada se cae a su regazo y mis ojos la siguen, encantada de ver la cresta gruesa delineando su deseo. Me sonrojo y me rio, sintiéndome como una colegiala.

 

Grace pone una mano en el brazo de Christian y empieza a preguntarle algo, así que yo sigo viendo a nuestras familias interactuar. Me encanta la forma en que se llevan y como Chris está siendo pasado de uno al otro; sin dejarlo solo y disfrutando la atención que está teniendo de sus adorados abuelos y tía.

 

Nuestro primer plato es delicioso, un mouse de salmón con aguacate y salsa de naranja que complementa el escenario al aire libre perfectamente. Seguido de un filete de medallón de res, cubierto con una trufa increíble y pimienta. El filete está puesto sobre un lecho de puré de papas y chirivía dulce, hermosamente presentado con gotas oscuras como perlas de salsa scatteredin alrededor del plato.

 

Después de que el plato principal es servido, la silla de Christian es echada hacia atrás cuando él se levanta, alzando una copa dorada para mi, “mi novia, tú me has hecho el hombre más feliz del mundo. Gracias” la mezcla tierna de orgullo y calidez que veo en su rostro se clava en mis venas, haciendo que todos mis sentidos se despierten. Mientras un rubor encantador roba más de mis rasgos, su mirada enamorada se profundiza.

 

Por un momento, nuestras miradas se fusionan y nos perdemos el uno en el otro, antes de que recuerda. Les muestra a nuestros invitados una sonrisa de medio lado y sacude su cabeza, como yo – sorprendido por la intensidad que se está gestando entre nosotros. “Gracias mamá, papá, Ray, Carla, Bob y por supuesto mi hermana favorita, Mia por venir a compartir este día con nosotros”

 

“¡Soy tu única hermana!” Mia grita, riendo con adoración hacia él. Una ondulación suave de risa le sigue. Christian la recompensa con una sonrisa indulgente, mientras levanta a Chris en sus brazos, continua, “sí, eso también” Hace un guiño hacia la dirección de Mia. “Ha sido increíble tenerte aquí campeón” frota el brazo de Chris luego lo acerca para un abrazo. Veo como los brazos de Chis se deslizan alrededor del cuello de Christian y una tranquilidad se asienta sobre mi – todo está bien en el mundo ahora mismo. Su abrazo es tan dulce que no me puedo resistir unirme a ellos.

 

Aparentemente nuestras familias están de acuerdo con nosotros, porque seis rostros nos están mirando – con sonrisas beatificas, proclamando su éxtasis compartido.

 

“Tengo un e-mail de Kate y Elliot que me gustaría leer y luego voy a llevar a mi novia espectacular a bailar”

 

Queridos Christian y Anastasia

 

Sabemos que el camino hasta este momento no fue siempre fácil o claro pero, sabemos que ustedes pertenecen el uno al otro. Estamos encantados por ustedes y les deseamos amor y confianza, paciencia y bondad, alegría y respeto mientras ustedes construyen el camino a través del viaje de la vida.

Como familia, ustedes van a ser más fuertes, más seguros, más felices y nos deleitamos de compartir y disfrutar esa felicidad con ustedes.

Lamentamos habernos perdido su día personalmente pero, saben que estamos con ustedes, los llevamos en nuestros pensamientos y corazones.

 

Nuestro amor y apoyo para ustedes siempre,

 

Elliot y Kate Grey

 

A excepción de la canción que Christian cantó durante la ceremonia, he sido capaz de tragar las protuberancias de la hinchazón en lágrimas en respuesta a las emociones fuertes que este día ha traído pero ahora, mi resolución se desvanece mientras la carta conmovedora me toca junto con los demás sentimientos que se arremolinan en mi corazón. Lágrimas grandes y gordas rebosan por mis mejillas, mientras me dejo llevar por la corriente de las emociones. Estoy agradecida de que sean lágrimas de felicidad.

 

Adoro que Christian anticipó mi reacción y me acerca más, su cuerpo fuerte y su mente hermosa en constante apoyo en el que puedo confiar. Sus pulgares limpian con cuidado los caminos de las lágrimas, luego me arrastra para una pista pequeña de baile, junto a la mesa.

 

Mientras reconozco las primeras notas de “Amazed” (Asombrado) de Lonestar y me acurruco en él, mi cabeza debajo de su quijada, escucho los latidos de su corazón, siento su vitalidad y encuentro mi paz interna – mi subconsciente, mi diosa interna y yo todas en consonancia total.

 

¡Como amo a este hombre!

 

Christian baila con Grace, Mia y mi mamá mientras yo hago lo mismo con Carrick, Ray y Bob. Es maravilloso ver su felicidad por nosotros y por el momento, la oscuridad del peligro de la amenaza hacia nosotros, es empujado a un rincón de mi mente, donde puedo ignorarla.

 

Nuestro propio postre decadente, un trió de mouse de chocolate, escucho a Grace y a mi mamá negociar un horario para cuidar a Chris en los próximos dos días. Christian aprieta mi mano cuando se sintoniza en la misma conversación. “Lo siento, no podemos quedarnos más. Te voy a llevar a una luna de miel apropiada después de que todo esto termine” hace un gesto vago con la mano y sus ojos nublados, el peso de la preocupación sin dejarlo nunca.

 

Miro a sus ojos y sonrío con una sonrisa tímida, “No necesito una luna de miel. Solo quiero estar contigo. Esta boda ha sido un regalo lo suficientemente grande” ato nuestros dedos juntos y llevo su mano a mi rostro, acariciando con la parte posterior mi mejilla luego la beso.

 

Él medio sonríe, enigmático luego pasa su nariz por la mía, “¿Estás feliz porque Chris se quede con los abuelos esta noche?”

 

Inmediatamente mi sangre se inflama, latiendo a través de mis venas ante la sola idea del resto de la noche “Si” sonrojándome profundamente trago, “Creo que eso será lo mejor” lo miro a través de mis pestañas y me pregunto si él puede oír el tren de carga que es mi corazón.

 

Una sonrisa que sabe y sexy tira de sus labios mientras pasa un dedo a lo largo de mi mandíbula, “entonces, si es lo mismo para ti, me gustaría meterme por tus bragas ahora mismo” su susurro ronco y las malas palabras hacen que apriete mis muslos en un intento inútil de aliviar el dolor desesperado que de pronto dio lugar allí.

 

Un segundo después siento su mano debajo de la falda de mi vestido, el satín suavemente rosando mientras miro alrededor en busca de ojos curiosos de nuestra familia. Ellos están todos deliciosamente acoplados entre sí y trato de enfocarme en mantener mi respiración constante. Christian se inclina aún más cerca, “Apostaría lo que sea a que estás empapada y lista para mí”.

 

Si alguien se molesta en mirarnos en este momento, con mi rubor escarlata y los labios entreabiertos, sería un claro indicativo de lo que estamos haciendo. La mano de Christian se pasea por la piel desnuda de mi pierna, luego gentilmente rosa el encaje de mis muslos internos que abro para él. “Tranquila nena, no voy a dejar que nadie vea” él dice en respuesta a mi cuerpo tembloroso.

 

“Aaahhh!” respiro un poco de aire mientras él empuja a través del delicado encaje, deslizando fácilmente un dedo dentro de mí, porque mojado no empieza a describir mi condición. Oigo su gruñido tranquilo y apreciativo, aun manteniendo mis ojos en nuestros invitados, aunque he dejado de preocuparme por el momento. Justo cuando empiezo a relajarme, cuando empiezo a querer más, él se detiene y se sienta, la mano aventurera se enrosca en su boca y debajo de su nariz – como si estuviera considerando algo, y toma una bocanada de aire profunda.

 

¡Guao!

 

Nuestras miradas están clavadas entre sí, y me huele y yo gimo, sintiendo que mi vientre hace una vuelta completa en el interior de mi cuerpo hambriento. “Es mejor que vayas a abrazar a tu hijo; vas a estar muy ocupada los próximos dos días” me lanza una sonrisa maliciosa, chorreando con significado erótico.

 

Con mi corazón golpeando en el pecho, me levanto en mis piernas temblorosas, el dolor dentro escalando a un furioso torrente de necesidad por él.

 

Los dos hacemos las rondas entre nuestros seres queridos, abrazando y haciendo nuestro camino al helicóptero que nos espera. Por último recojo a mi pequeño niño y lo abrazo fuerte, “¡Te amo mucho! Gracia por ser tan buen niño hoy. ¿Estarás bien quedándote con la abue esta noche?”

 

Su sonrisa feliz y su cabeza afirmando son suficiente respuesta, “Chao mami. Gracias por mi nuevo papi” me besa y lanza un brazo detrás de mí cuello, emocionado pero, sus palabras me llegan como un golpe. Es mi culpa que él solo tenga a su papi hasta ahora.

 

Pasada la constricción en mi garganta, me ahogo respondiéndole, “de nada amiguito, lo siento que haya tomado tanto tiempo” lo agarro hacia mí, tratando de compensarlo de alguna manera por amarlo más.

 

Christian se nos une, y lo agarra, meciéndolo en el aire. Chris se ríe alegremente, sus ojos brillando con deleite; verlos juntos calma en cierta medida mi culpa.

 

Me divierte que es Carrick quien viene a llevárselo. Siempre lo respeté pero lo encuentro un poco distante, formal. Ahora, tengo la oportunidad de ver un nuevo lado de él, enamorado de Chis, es la imagen de un abuelo chocho. Me deleito en lo bien que se llevan y les sonrío cálidamente.

 

“Gracias papá, estaremos en contacto. ¿Tal vez deberíamos reunirnos todos para almorzar mañana?” sacude la mano de Carrick antes de abrazarlo – al estilo de hombres, golpeando la espalda el uno del otro.

 

“Voy a arreglarlo” me hace un guiño y se aleja de la mesa hacia donde está su esposa.

 

Christian me pone a su lado, su brazo deslizándose alrededor de mi cintura y besa mi frente, “No puedo esperar a tenerte desnuda Sra. Grey”

 

“Mmmhhh, ¿dos días de tu entera atención?” levanto la mirada para encontrar un destello en su mirada lujuriosa y oscura, una carga juguetona la promesa detrás de ellos.

 

Me estremezco a pesar del calor que irradia él y desde el centro de mis muslos, deliciosos montones de anticipación haciendo mucho, incluso con el más leve contacto. Siento como se va construyendo la pasión entre nosotros mientras volamos de vuelta al Bellagio y mientras nos llevan a la puerta principal de nuestra villa.

 

Christian no hace ningún movimiento por volver a tocarme de nuevo, en su lugar me habla con su mirada, que hace un fiesta de mí, ojeando en cada curva, deja que su mirada caliente pase la línea hinchada de mis senos y luego hasta mis pies; vestidos en las sandalias sexys mientras cruzo mis piernas y me retuerzo en el asiento trasero.

 

“Levántate el vestido Anastasia, muéstrame tus piernas” su voz baja es tranquila, solo para que la oiga yo pero, ruidosa en mi cabeza, haciéndome arder por él. Puedo decir que me está desnudando en su mente, su propio deseo desnudo y avivando el mío para nivelarlo, no sabía que existía. Lentamente levanto mi vestido, hasta mis rodillas, luego lo miro, mis dientes clavándose en mi labio para dejar de gemir. Incluso mi propio toque me está despertando.

 

Sin palabras, me dice que revele más, su cabeza haciendo un gesto hacia arriba, sus dedos se rozan entre si mientras se contiene de tocarme. Levanto más de mí vestido a lo largo de mis piernas, hasta la mitad de mis muslos. Lo veo lamerse los labios, sus ojos fusionados a la longitud expuesta de mi piel bronceada, su aliento viene en ráfagas cortas. Afloja su corbata y desata el botón superior de su camisa de vestir. Estoy emocionada de verlo tan excitado.

 

Lo deseo tanto que estoy empezando a sentir sus manos en mí aunque él las guarda para sí mismo. Cuando el auto se detiene en frente de la Villa suspiro de alivio, mitad asustada de que me voy a venir sin el beneficio de su estimulación experta. Lo veo caminar alrededor del auto, su depredador lenguaje corporal transmitiendo su intensión carnal demasiado clara.

 

Sin ni siquiera esperar a que Taylor le abra la puerta; se acerca a mi lado y me ayuda a levantarme, luego me guía. Chillo, mi risita jadeante provocando una mirada hambrienta de su parte. Lanzo mis brazos alrededor de su cuello, acercándome a él lo más que puedo; lo beso y lamo la piel de su cuello y quijada, consiguiendo un gemido de su parte que hace que mi necesidad se dispare como cohete.

 

Milagrosamente todas las puertas están abiertas mientras me lleva a la intimidad de la sala de la Villa, cerrándolas con patadas a medida que avanzamos. Me deja y finalmente me besa – profundamente. Su boca voraz está persuadiendo a la mía para abrirla para él, moldeando, lamiendo, mordiendo, saboreando. Me pierdo en la sensación, dejando que mis manos se deslicen sobre su espalda y su delicioso trasero, trayéndolo tan cerca como sea posible hacia mí.

 

Él rompe nuestro contacto sensual, dejándome parpadeando ante él, sin saber si me podía mantener de pie sin él sosteniéndome. Su sonrisa bella alcanza la niebla de mi cabeza mientras encuentro mi respiración, mi pulso acelerado.

 

“Te. Deseo. Demasiado” su dedo está trazando círculos pequeños sobre mi pecho con respiración acelerada, luego mete su dedo por el borde del corsé – casi pero no bastante hasta mis pezones tensos.

 

Maúllo, mirándolo a sus ojos ardientes, paralizados e insatisfechos con la distancia física tan repentina entre nosotros, “Entonces, tómame” me impulso hacia arriba de puntillas e inclinando mi cabeza, ofreciendo mi boca para tentarlo a otro beso. Mis manos agarran sus caderas, lista para sentirlo contra mí de nuevo.

 

Se ríe mientras su labios rosan los míos suavemente, provocando, “Creo que deberías ir a vestirte” el timbre en su voz traiciona su necesidad, confundiéndome con su solicitud.

 

“Pensé que me querías desnuda” pellizco su labio inferior, mi cuerpo gritando por su atención amorosa.

 

“Mmmhhh, lo quiero, pero primero quiero desenvolverte como a un regalo” mantiene a propósito el abismo entre nosotros, haciendo que mi deseo sea cada vez más alto.

 

El contenido de la caja me viene a la mente, imágenes de mí en el ligero de encaje de champán y el hermoso sujetador que levantará mis senos es la manera más atractiva de tentarme como sé que lo tentaré a él. Las medias trasparentes que terminan a la mitad del muslo, dejando una longitud de fascinación de la piel expuesta para que él sienta y bese, eso dirige mi voluntad hasta la habitación.

 

Le doy mi sonrisa más coqueta y me volteo para irme pero me él me agarra por la cintura, “No tardes mucho” gruñe, acomodando mi cabello a un lado, y besa mi hombro mientras baja el cierre de mi vestido. Sostiene mi mano para ayudarme a salir del vestido y luego me da una palmada en mi trasero, dejando una huella de mano caliente por detrás mientras me apresuro para estar lista. Soy cuidadosa de esconder mi sonrisa de placer, el Maestro Grey puede que esté de regreso más pronto de lo que esperaba.

Link para el capitulo 24

29 thoughts on “Capitulo 23

  1. claudia says:

    Totalmente adicta a esta historia!!!!

    Like

  2. fanny rebellon says:

    Ame este matrimonio por la sencillez en si se que estaban rodeados de lujo, pero no hubo aquel traje pomposo, ni el camino en la iglesia y el poco de gente, solo la familia y fue HERMOSO, cada detalle fue espectacular, después se preguntan porque se enamora uno de grey, pues porque desde la primera escritora hasta las que le han seguido simplemente lo enaltecieron por mostrar su gran amor a Ana, la luna de miel sera magnifica, como todo lo de ellos dos, en verdad monique con ese giro que le dio a la historia lo que logro fue algo genial, deberías tener sus propias historias te felicito Monique y kela mi amiga querida gracias por darnos de nuevo el ratico de tu tiempo eres maravillosa un beso mi reina T.Q.Q.J.

    Like

  3. Janitzia Berrido Fernandez says:

    Waaao este capítulo fue muy intenso, al estilo único de Grey, no lo leí con la mente, si no con el corazón. Estaba que ni respiraba disfrutando cada línea y cada detalle. Grey es indescriptible, simplemente adorable su amor por Ana. Y oh sorpresa Ana le prometió Obediencia, para lograr o asegurar el retorno de la confianza de Christian y para demostrarle lo que ella está dispuesta a aceptar desde ahora. Divino ese detalle de Ana. Más le vale. Gracias Mil Monique y Kere, Bendiciones para ambas!!!!!Extasiada todavía!!!

    Like

    • KereCB says:

      Oh Janitzia que lindas palabras… cuando se lee de corazón todo es mas bello….
      Gracias por el apoyo…
      Un abrazo y bendiciones para ti también…

      Like

  4. susana lema says:

    Estos capitulos estan de infarto, cada uno es mejor que el anterior, gracias por tu dedicacion

    Like

  5. Crisss says:

    Uffffff demasiado bello!!!! Cuándo pondrás más capítulos? Estoy impacientes por leerlos …. 😉

    Like

  6. wmar says:

    quiero mas capitulos! pleaseee!!

    Like

  7. michella says:

    mas capituloooos porfavooor

    Like

  8. kasleal says:

    Por favor actualicen cuanto ha tardado el capítulo 24

    Like

  9. Mariana says:

    hola!! soy muy fan de esta historia, gracias x la traducción, cuando el sig capitulo lo espero ya con ansias!!

    Like

    • KereCB says:

      Hola Mariana, que linda gracias por el apoyo!
      Es importante tener sus reacciones para continuar con animo este proyecto 🙂
      Ya el cap 24 está disponible en la barra lateral. Disfrutalo
      Un abrazo

      Like

  10. Mariana says:

    M gusta leer estos capitulos estan geniales,pero por fis ya pongan el 24 muero por leerlo.

    Like

  11. Felia says:

    Muy buen capitulo.

    Like

  12. Martha Liliana says:

    Por Dios que capitulo mas romántico, en verdad fabuloso que manera tan hermosa de amar…a chrisitian no se le escapa ningún detalle, y sus votos !!!!!!!!!!! es l mas dulce que puede haber!!!! estoy extasiada………….mil gracias muchachas por tan excelente trabajo

    Liked by 1 person

  13. andrea valenzuela ulloa says:

    nunca habia querido ser un personaje de novela como ahora amo a christian con esos detalles romanticos y apasionados hermoso capitulo

    Liked by 1 person

  14. Claudia Henao says:

    Que lindo. Me tienen enamorada… de nuevo.

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s