Capitulo 30

De pronto, estoy viviendo el adagio, todo sucedió tan rápido. Afortunadamente las instrucciones incesantes de Ray de mantener la calma y pensar es todo en lo que me puedo enfocar, me impide notar la humedad caliente que se filtra en mi ropa.

 

Mantén la calma.

 

Mis pensamientos son una línea de dominós siendo golpeados, uno inclinándose sobre el siguiente y el siguiente. El primero me dice que estoy sin aliento, que necesito respirar. Abriendo mi boca jadeo una bocanada de aire, saboreando el sabor metálico de sangre de mi labio roto.

 

Mantén la calma.

 

El segundo es la consciencia de que el crack supersónico que oí, debe ser producto de una bala y que venía de afuera del edificio, como la de un francotirador.

 

¿Qué? ¿Un puto francotirador?

 

¡Mantén la calma!

 

El tercero es el que el apretón de mis puños está en roscado alrededor de algo. ¡Los botones! Dándome cuenta de que es el control remoto, presiono sin mirar, jadeando de nuevo, esta vez de alivio al ver que el ventanal se vuelve blanco, escudándonos de los ojos que intentan hacernos daño.

 

¡Bien!

 

Mantén la calma, mantente concentrada.

 

Los próximos son Chris y luego Christian. Luchando contra mi pánico, rezo para que Chris se haya quedado en su habitación. Al menos se que Christian está vivo, oigo su respiración forzada al lado de mi oreja. Trato de desenredarme, lejos del agarre de Christian y de su cuerpo que me cubre. Él gime en respuesta y la sala estalla en actividad.

 

En el fondo escucho como Brandon está gritando mientras Taylor corre hacia nosotros, agachado con su arma en la mano, sus ojos mirando en todas las direcciones, la adrenalina haciéndolo estar súper alerta. “Sr. Grey, Sra. Grey, permanezcan abajo. ¿Están heridos?”

 

Niego con la cabeza, mis palabras atascadas en mi garganta, conmocionada donde aun permanezco acostada bajo el peso de Christian.

 

Oigo a Christian tomar aliento, a través de sus dientes apretados mientras se levanta de encima de mí, “¡Bien!” le ladra a Taylor, “¡Saca a Ana! ¡Ahora! ¿Tienes a Chris?”

 

Con la distancia entre nosotros, me doy cuenta de la sangre, mi mano volando a mi pecho, con los dedos recubiertos mientras me toco a tientas para sentir alguna herida pero no encuentro ninguna.

 

¡Oh no! La mala realización golpea a través de la dispersión de mis pensamientos; ¡Christian! Veo con horror que la mancha roja en su camisa crece con un ritmo alarmante, el blanco casi totalmente superado por el derrame de su vida preciosa.

 

Taylor me levanta. Medio arrastrándome, medio cargándome mientras mis pies resbalan; sin poder conseguir un buen agarre del suelo brillante, ahora resbaladizo con su rastro escarlata. “Christian” grito cuando lo veo ponerse de pie, aparentemente despreocupado por el hecho de que ha sido herido de bala.

 

“¡Haz lo que Taylor te diga!” su advertencia es dura y peligrosa, nunca lo había visto tan enojado, sus rasgos y acciones guiadas únicamente por el fuego de su furia.

 

Me retuerzo en el agarre de Taylor, tratando de luchar para ayudar a mi marido que está sangrando pero él es muy fuerte. “¡Déjame ir! ¡Le han dado! ¡Lo han herido!” mi voz no suena como la mía, ronca y en un hilo; vagamente noto que tengo lagrimas cayendo a chorros por mi rostro.

 

Taylor hace la única cosa que puede para coaccionar mi cooperación; usa a mi hijo como distracción. “Brandon estará con él; tenemos que llevarte donde Chris”

 

Oh no, ¡Chris!

 

Al oír el nombre de mi hijo me apresuro con Taylor, hacia su estudio y el santuario del pasillo que conduce a la habitación de mi hijo, desgarrada en dos. Mientras damos la vuelta de su oficina me agarro de la puerta abierta de la habitación del pánico. La vista de Gail sosteniendo a Chris, su rostro dispuesto con una sonrisa plástica para no asustarlo, lo mejor que he visto. Tropiezo en la pequeña habitación, apenas registrando mi alivio mientras mí mente se acerca de nuevo a Christian.

 

Cuando me doy la vuelta para mirarlo, lo veo con Brandon mirando el banco de monitores antes de que Taylor cierra la pesada puerta en mi cara, el sonido de los pernos de acero de cuatro pulgadas de bloqueo, cerrándose estruendosamente en su sitio. Ahora furiosa, golpeo con mi puño la puerta solida, sin esperanza. “¡Cuida de mi marido!” grito aunque sé que no pueden oírme más. ¿Por qué están dejando que Christian esté corriendo alrededor herido cuando ha perdido tanta sangre?

 

“Ana” siento la mano de Gail en mi hombro, “Tienes que ser fuerte ahora. Por él” no estoy segura si ella quiere decir Chris o Christian pero sé que estoy asustando a mi hijo así que me limpio mis lágrimas de frustración pero mantengo mi espalda volteada para ocultar la mancha de sangre que tengo en frente.

 

“Hey amiguito” trago fuerte, luchando por mantener mi voz uniforme. “Todos estamos bien; solo estamos esperando aquí a papi”

 

Por favor, por favor, por favor, que ellos se encarguen de la herida de Christian antes de que salgan persiguiendo a algún loco por las calles de Seattle, murmuro fervientemente una oración de desesperación.

 

“¿Mami que está pasando?” aparte de ser empujado por Brandon a la habitación del pánico, Chris se habrá perdido todo el caos en la gran sala pero el temblor estremecido en su pequeña voz de niño hace que sea muy claro que entiende que no todo va bien.

 

Odio no poder darle la cara, de mostrarle la seguridad que mi sonrisa puede darle pero no puedo dejar que vea la sangre en mi camisa, “Está bien bebe. Estamos a salvo, estaremos bien. Papi y Taylor van a cuidar de nosotros” Odio mentirle pero ¿Qué más puedo hacer?

 

“Toma esto Ana” Gail pone algo entre mi cuerpo y mi brazo. Cuando agarro la tela suave capto lo que ella está tratando de hacer. Agradecidamente me pongo su sweater sobre mi cabeza y tomo un nuevo respiro, lista para enfrentar a mi hijo.

 

“Gracias” digo mientras doy vuelta, ella siempre ha sido un pilar para mí. Inmediatamente Chris corre hacia adelante, estrellándose contra mis piernas. No me molesto en prepararme. Caigo con la fuerza de su prisa y lo abrazo con mis brazos como acero. “Todo va a estar bien bebe. Todo bien” sobre todo estoy hablándole a Chris pero tenerlo en mis brazos a salvo no es poco consuelo para mí.

 

Veo la mirada de Gail sobre el hombro de Chris, su mano sobre su corazón palpitante. Ella también está experimentando la emoción de alivio bendito – nosotros estamos casi seguros pero su mirada aun lleva una poco de miedo que apenas está oculto en las profundidades, como estoy segura es el caso conmigo – nuestros hombres están allá afuera.

 

¡Y el mío está herido!

 

Aprieto mi agarre sobre Chris mientras miro los ojos de Gail, el silencio a voces de nuestras preocupaciones comunes sonando a través de las cavernas huecas de mi mente. Nada más por hacer ahora que preocuparnos y esperar. Ella se deja caer al suelo con nosotros mientras que nos la arreglamos con el no saber de lo que está pasando allá afuera.

 

¿Qué demonios acaba de suceder? Es obvio para mí que hemos subestimado la amenaza. Esta persona no solo está intentando destruir la reputación de Christian, sino al hombre en sí, mi muy querido esposo. A menos que, pienso, mi corazón llegando a un alto en mi pecho, esa bala haya sido para mí. Tan rápido como vino, apago esa línea de pensamiento antes de que me guie directo a la Villa del Pánico.

 

Centrándome en mantener mi respiración entrecortada bajo control me siento quieta, acunando a Chris en mi regazo. Puedo sentir el esfuerzo de Gail y mío mientras aplacamos el impulso que crece con cada minuto por alguna novedad de nuestros hombres.

 

El sonido de la estática atravesando me lleva lejos de mis pensamientos aterrados, mientras el radio de dos vías en la estantería al lado de mi cabeza, estalla en vida, la pequeña luz roja parpadeante locamente mientras la voz de Taylor se quiebra a través de los confines de la habitación, “Alfa, Golf, ¿Puede oírme? Adelante Sra. Grey. Adelante, cambio”

 

Mis piernas temblorosas saltan con una chispa de energía bienvenida mientras la adrenalina palpita a través de mi cuerpo por segunda vez en el día. Mis dedos torpes están ansiosos como yo por las noticias pero inútiles en su impaciencia. Agarro el radio negro delgado, golpeando el soporte de plástico en el suelo.

 

Mientras que Gail se apresura a recogerlo, yo presiono el botón de llamada y sostengo la cosa cerca de mi boca, “Alfa, Golf, aquí, podemos escucharlos Julliette, Tango, alto y claro” Mi seudo bravuconería junto con la capacitación de Ray en contacto por radio me falla en este punto de oscura aprehensión que me traga entera. Abandonando todo el protocolo y ruego por información. “Taylor, ¿Qué está pasando? ¿Christian está bien?”

 

Oigo otro crack/silbido antes del pequeño ladrido de Taylor, “Charlie, Golf está siendo atendido” Un segundo o dos pasan antes de que vuelva a hablar, esta vez su voz tiene un filo mucho más suave, “Él está bien Sra. Grey, trate de no preocuparse. Los sacaremos de allí dentro de poco. Cambio y fuera” la radio muere con un silbido final, un silencio de pronto muy alto.

 

¡Él está bien, él está bien, él está bien! Es el mantra con el que ocupo mis pensamientos ansiosos, no tiene sentido que me atormente antes de que sepa los hechos. Gail y yo nos miramos la una a la otra, ambas aliviadas por la noticia, pero la simpatía arremolinándose en sus ojos refleja lo que estoy pensando; con toda esa sangre perdida, Christian está de todo menos bien.

 

¿Cuánto tiempo esperan ellos que estemos nosotros esperando aquí y si el peligro es aún eminente por qué aun estamos aquí? ¿Por qué no nos hemos movido? ¿Qué tan grave está Christian herido? Estas preguntas compiten por respuestas en mi cabeza, luchando y empujando en su camino a la vanguardia de mi mente abrumada.

 

Estoy agradecida de que estoy aquí con Gail, aparte de la conversación moderada de Chris no decimos mucho, sin embargo el estado de su cabeza y la calma, la conducta sin sentido es justo lo que necesito en situaciones como esta, me mantiene cuerda mientras nada más que tiempo para la imaginación salvaje se extiende ante nosotros.

 

La espera parece interminable, la habitación tan solida que no podemos escuchar ningún sonido o cuento hasta que finalmente, mis oídos pican ante el desliz y clic de una puerta abriéndose. Luz natural, una ráfaga de aire fresco y un Taylor muy pálido nos saluda.

 

Detrás de él está mi marido herido, atado a una camilla y ya conectado a un monitor de ritmo cardiaco móvil. Un par de paramédicos están atendiéndolo, sus rostros son sombríos cuando pasan una mirada de preocupación entre ellos.

 

Me levanto con Chris todavía en mis brazos, mi agilidad súper humana pasando desapercibida contra la alegría de verlo en una pieza, “¡Christian!” llego hasta su lado y agarro su mano, demasiado asustada de lastimarlo con un abrazo.

 

A pesar de su hombro vendado y las manchas tenues de sangre seca aun visibles en su duro abdomen, él sonríe cuando nos ve. “Nena” dice, su mano cálida apretando la mía.

 

Mientras el resto del mundo regresa a la vista me doy cuenta de que Gail está en los brazos de Taylor, sus ojos cerrados mientras lo palpa para asegurarse de que no está herido. A un lado Brandon está hablando con dos detectives de la policía, sus insignias prominentemente visibles en los bolsillos del pecho de sus chaquetas. Ambos tienen sus cabezas hacia abajo mientras escriben en sus pequeños folletos.

 

Bien, pienso. Ya era hora de que involucráramos a los profesionales, esto es demasiado serio para ser manejado solo por seguridad personal.

 

Los paramédicos están empacando sus cosas ahora, una urgencia inconfundible en sus movimientos eficientes y me doy cuenta que necesitan llevar a Christian al hospital. Me estremezco cuando veo la sangre en los guantes quirúrgicos que el segundo paramédico esta quitándose de las manos y la pila de color rojo que era la camisa de Christian.

 

“Mami, ¿Por qué papi está enfermo?” Amo tanto la curiosidad de Chris pero no para esto. Ahora mismo todo lo que quiero hacer es salvarlo de esta pesadilla; deseo poder mantenerlo alejado de todo el daño del mundo pero especialmente de este.

 

En pocas palabras, lo miro fijamente, con la mayor certeza que puedo reunir para hablar segura, palabras tranquilizadoras para él. “Amiguito, papi va a estar bien. Nosotros lo visitaremos en el hospital donde la abue Grace lo va a cuidar. Él no está enfermo, él simplemente tiene un raspón como tu cuando te caes de tu bicicleta a veces.

 

Él me mira fijamente, luego mira a Christian, el entendimiento asentándose mientras él acepta mi explicación. “Papi, vas a necesitar una curita y helado” dándole a su papá el guiño de complicidad más lindo.

 

Christian se ríe en voz baja y yo trabajo para aguantar el nudo en la garganta. Me permito beber en la comodidad del toque cálido de Christian luego dejo que las preguntas rueden. “¿Qué tanto estás herido? ¿Qué demonios acaba de pasar? ¿Estamos a salvo?”

 

“Lo siento mucho nena. No puedo creer que los puse a los dos en peligro. Subestime la fuerza de este idiota para conmigo” A pesar de su timbre rasposo la ultima parte de su frase la dice con tanto veneno, tanta amargura sin límites que no puedo evitar estremecerme. Esperemos que su comentario no quede en la cabeza de Chris.

 

“Christian, esto no es culpa tuya” digo, mi tono chillón con shock mientras que mis cejas se convierten en un ceño fruncido. La última cosa que quiero ahora mismo es un debate acerca de la culpa, no después de que él ha esperado por nosotros antes de irse al hospital. “Por favor deja que estos chicos te lleven al hospital”

 

Él me responde con una mirada que dice que piensa de otra manera. “Seguros. Por ahora. Si no hubiese sido por tu rapidez de pensamiento…” él se estremece por el esfuerzo de hablar, dejando que sus palabras endeudadas se queden en el aire.

 

“Llama a mi mamá y hazle saber. Nos vemos en el hospital y por el amor de Dios Anastasia” traga “por favor” su mirada plata se clava en la mía, su tono de suplica grave y contundente a la vez. “¡No te metas en problemas y sigue las ordenes de Taylor!”

 

El paramédico interrumpe nuestro intercambio de palabras, la sensación de urgencia aun visible en la forma en que se llevan. “Realmente tenemos que irnos Sr. Grey, ya hemos perdido mucho tiempo” Sin esperar más tiempo empiezan a empujar la camilla con ruedas a través de la sala.

 

Entrego a Chris a los brazos de Gail y casi corro para seguir su rapidez el suave deslizamiento hacia el ascensor, “Te amo” es todo lo que puedo decir. Con su cara pálida volteada hacia a mí, levanta su muñeca amarrada, retorciendo los dedos en reconocimiento luego de que las puertas metálicas se deslizan para cerrarse.

 

Es demasiado surrealista verlo así, ni siquiera la vez cuando él se ofreció como sumiso se compara con verlo pálido y herido. Me encuentro mirando fijamente a las puertas color mate cerradas del ascensor, preguntándome si es posible que haya soñado todo este fiasco.

 

Encuentro a Gail y Chris todavía en el estudio de Taylor, es casi como si no estuviéramos listos para movernos por el apartamento con facilidad, prefiriendo estar contenidos en un espacio sin contaminación pero estoy ansiosa por llegar al hospital. Le hago una llamada rápida a Grace, temiendo por la noticia que tengo que compartir. Ella me sorprende con la calma absoluta y actitud decidida y flexible. Me deja sintiéndome mejor que antes de la llamada, ahora que lo pienso, no debía esperar menos.

 

Estoy segura de que Christian no nos va a dejar quedarnos aquí en Escala así que agarro la mano de Chris para que me ayude a empacar algunas cosas pero a mitad del pasillo decido levantarlo en su lugar. El espacio físico entre nosotros es demasiado para mí después de lo que paso hoy mientras los qué pasa si empiezan a circular por mi mente. Fastidiando mis pensamientos como buitres voraces.

 

Con las maletas hechas para Chris, Christian y yo me encuentro con Taylor en el vestíbulo. Gail también está presente, con maletas junto con Brandon, Carl y Collins.

 

“Sra. Grey, los voy a escoltar a usted y a Chris al hospital, Brandon va a llevar a Gail a casa de su hermana pero nos seguirá al hospital. Collins y Carl irán cada uno en un vehículo separado para hacer un convoy de cuatro autos. Con los vidrios polarizados nadie desde afuera va a ser capaz de saber quien está viajando en cual vehículo y nosotros podemos usar el par de ojos extra” Reconoce a Collins y Carl “Una vez que lleguemos al hospital Collins y Carl van a escoltar a Gail, luego se van a unir a nosotros. He arreglado un operativo por separado para mantener vigilada la casa de la hermana de Gail.”

 

Simplemente asentí con la cabeza mientras Taylor me da una mirada mordaz, no habrá ningún argumento de mi parte. No tengo la inclinación de quedarme en el gesto brusco que obtengo a cambio; simplemente quiero seguir adelante.

 

En la planta baja nos acomodamos en las camionetas individualmente, nuestro equipo de seguridad asustadizo y supongo un poco a punto de estallar, feliz mientras ellos mantienen las manos en la culata de sus armas de fuego. Por primera vez no siento que el material de capa y espada es una exageración.

 

En el vehículo se me ocurre que Taylor tiene acceso a la información, “Taylor, teniendo en cuenta que tenemos unas pequeñas orejitas aquí, ¿me puedes informar sobre la condición de Christian por favor?”

 

Él me ve a los ojos a través del espejo retrovisor y luego vuelve su mirada hacia la carretera, “Es un poco inusual Sra. Grey, la herida no es consistente con lo que cabe esperar que es un rifle de francotirador pero él estará bien. Fue herido en la parte superior del brazo y ha perdido una gran cantidad de…” dándose cuenta de que Chris va a entender sangre él no termina la frase.

 

A pesar de sospechar exactamente eso y junto con la expresión seria de los paramédicos antes de salir del apartamento todavía siento el tirón en mi estomago antes de que se retuerce en un nudo apretado de inquietud. ¿Qué quiere decir él con que no es consistente con un rifle de francotirador?

 

En el asiento trasero me siento y medito sobre lo que me ha dicho, no mucho, pero sin duda lo suficiente para traer el vientre revuelto con visiones de huesos rotos, nervios dañados, heridas y cicatrices y arterias reventadas. Este ultimo explicaría el por qué él sangró tanto. No tengo la oportunidad de preguntarle más a Taylor con Chris aquí en el auto, incluso cuando él parece ocupado mirando por la ventana mientras yo sostengo su pequeña mano.

 

El pensamiento de otra marca en el cuerpo de Christian es algo que encuentro tan aberrante que me aturdo con un destello de odio hirviente para quien quiera que se esté metiendo con nosotros. Seguramente alguien que su intención es lastimar a Christian va a tener un motivo obvio, uno que nosotros debemos ser capaces de rastrear, teniendo los recursos que Christian ha puesto en esto y por lo que sé, no hemos llegado a nada.

 

El silencio pesado en el auto así como la conmoción y la preocupación de repente trae la relación rota entre Taylor y yo a un enfoque nítido. La vida es demasiado corta. No hemos estado a solas para hablar desde que regresé a la vida de Christian y de repente me siento obligada a por lo menos exponer mi caso.

 

“Taylor” mis ojos se posan en mi regazo, impetuosamente interesados en mis dedos torpes. “Sé que estás molesto conmigo. Siento haber huido, por el secreto que guardaba” Todas las emociones de ese día vuelven a mi cabeza, hacinándose densas en mi pecho. Cuando él no responde, continuo, esperando que sacarlo de mi pecho me hará sentir un poco más ligera.

 

“Sé cuánto daño causé y sé lo mucho que te preocupas por él. Indirectamente te herí a ti también” Mi elección de frase se ve obstaculizada por la presencia de Chris pero estoy segura de que él entiende lo que quiero decir. En la luz de hoy estoy dispuesta a no dejar pasar por alto estas palabras más tiempo.

 

Después de un largo silencio, asumo que él no está listo para hablar, lo que hace que me resigne. Al menos puedo decir que está digiriendo mis disculpas atrasadas mientras el ánimo del auto se vuelve pensativo.

 

Me sobresalto cuando él habla, aunque su voz es baja y mesurada, “Ana, si algo deseo que tu aprendas de esto, es que tan dañado lo dejaste, tal vez entonces tú puedas empezar a entender cómo se siente él por ti”

 

Observo otro movimiento breve de sus ojos en el espejo, sus modales taciturnos transformándose en una barrera de hielo y su boca se aprieta en una línea dura. “Sé que él me ama” hablo claramente, sin retener el tono de defensa en mi voz.

 

Guao. Él todavía está molesto conmigo.

 

Taylor me da una risa sin alegría, más como un ladrido, “No tienes idea” tristemente sacude su cabeza y da vuelta en los espacios del hospital.

 

“¿Cómo puedes decir eso? Fue difícil para mí también. Mi corazón estaba destrozado, por meses, no, años. Yo era un fantasma de mi misma” Nerviosa de haber dicho demasiado en frente de Chris lo miro solo para descubrir que se quedo dormido, con su cabeza bronce colgando a un lado.

 

Veo que algo inesperado ha nublado la mirada de Taylor, está allí solo por un segundo antes de que su máscara impasible vuelva a su sitio. “Lo sé. Era fácil de ver”

 

Su declaración se enrosca en mi corazón, trenzándose y envuelta, castigándome con su apretón doloroso. Taylor debió haber estado involucrado en mi vigilancia. La realización me tiene reprimiendo un sollozo mientras mis recuerdos me transportan de nuevo a ese tiempo negro. Embarazada, con el corazón roto, deprimida y con un hombre a quien no podía responderle, incluso si me molestaba en intentarlo. Todos los hombres no parecían hombres suficientes después de Christian.

 

La previsión y el alcance de Taylor no me sorprenden mientras que nos estacionamos en un área subterránea normalmente reservada para las ambulancias y personal. Apaga el motor y se voltea para darme la cara. “Tú nunca lo viste con los demás, la diferencia entre ellos y tu. Él siempre era agobiante, él se preocupa profundamente por el bienestar de los demás y eso incluía sus Uhm… sus acompañantes pero contigo…” una vez más niega con la cabeza, esta vez aclarando su cabeza en búsqueda de las palabras apropiadas.

 

“Supongo que no lo conocías antes de que se casaron por eso no tenias nada para comparar su comportamiento también pero, nunca lo había visto así, él no solo estaba enamorado de ti Ana él estaba rebasado y no me importa decírtelo, abrumado por sus sentimientos hacia a ti”

 

Tal vez es porque Taylor se está desviando de sus modales reservados acostumbrados para compartir esto conmigo o tal vez es el contenido de su discurso pero lentamente surge una imagen en mi mente, una en la que se ve más allá del dolor en el que yo estaba, en esos días oscuros y en el corazón y la mente de un Christian destrozado.

 

Obviamente sabía que él estaba herido y cuando me lo encontré en el zoológico y los siguientes días, tuve una idea de que tanto, pero por lo que Taylor está diciendo, Christian solo me permitió ver la punta de su montaña de sentimientos por mí.

 

En retrospectiva, llego a un momento de claridad en el cambio de paradigma. Incluso en mostrarme su amor y afecto él ha empleado todas las medidas de su control considerable, sabiendo que una explosión llena de esa emoción en alguien tan joven e inocente como era yo, probablemente me tendría corriendo por las colinas. No puedo negar que mientras pasaba, yo estaba completamente incrédula, lo suficientemente asombrada para no creer y correr.

 

Involuntariamente jadeo. Si lo que Taylor está diciendo es verdad él debe estar conteniéndose tranquilo. De repente muchas cosas pequeñas caen en su lugar para mí. Su perdón, su infinita capacidad para estar conmigo, sin nunca tener suficiente, el estallido romance. Él me lo ha dicho infinidad de veces, ¿aprenderé a leer entre líneas con él? ¿Soy lo suficientemente fuerte para soportar el peso completo de sus sentimientos sin sentirme asfixiada?

 

Eso espero.

 

Taylor frunce los labios, viendo que su mensaje dio en el blanco, “Así que sí, estoy molesto contigo” Su voz se suaviza cuando ve mi cara triste “Estaba molesto contigo”

 

Empiezo a esbozar una sonrisa que rápidamente se va cuando regresa a su personaje estoico, todos los resquicios de su armadura emocional impenetrable escondida bajo un frente de castigo. “Eso sí, no lo dejes abandonado así de nuevo. Ya era lo suficientemente malo que lo dejaras pero hacerlo sin ninguna explicación fue bastante cruel. De hecho, nunca más lo dejes”

 

Asumo que ha terminado pero antes de que esté de acuerdo, habla de nuevo. “Nunca, nunca más”

 

Está bien, está bien, entiendo el mensaje.

 

Espero un momento luego asiento con la cabeza – con cautela mientras mantengo mi alivia para mí misma.

 

Él me responde con su sacudida de cabeza característica luego sale de la SUV – conversación terminada. Él abre mi puerta mientras escanea el estacionamiento con su ojo entrenado. Cuando está satisfecho con nuestra seguridad nos sigue a Chris y a mí a nuestro lado. “Si él no se despierta, va a tener que cargarlo Sra. Grey. Los chicos estarán con Gail y yo debo tener mis manos libres”

 

Él descansa su mano en la parte superior de la puerta del auto y la mantiene abierta para mí. Luego me inclino para alzar a mi hijo dormido, me encuentro con su mirada seria. “No hay problema. ¿Y Taylor?” tengo el coraje suficiente para poner mi mano sobre la suya, con el tiempo vamos a trabajar nuestro camino para un abrazo. “Gracias. Por decirme y por cuidar de él”

 

Observo como su manzana de Adam viaja por su garganta pero no dice nada, obviamente conmovido. Sé que no debo presionar demasiado así que antes que se sienta obligado a decir algo alzo a mi hijo, notando que no voy a ser capaz de cargar su forma dormida por mucho tiempo.

 

Chris se despierta cuando entramos al hospital bien iluminado y en poco tiempo se desliza de mis brazos pero decide permanecer cerca, agarrando mi mano en el ambiente nuevo y extraño. Incluso un niño puede sentir que este no es un lugar feliz.

 

Taylor es rápido en guiarnos por el laberinto de pasillos y salas pero cuando llegamos a la habitación de Christian, él ya está en cirugía. “Voy a buscar a la Dra. Trevelyan para usted” Con eso se escabulle para ir a buscar a Grace y caminamos a través de las puertas dobles al área de espera.

 

Taylor y yo nos miramos, ambos sorprendidos de que ella no esté en su cirugía. Con mi mente no ocupada en otra cosa y mi adorado esposo en cirugía mi cuerpo se rinde ante una reacción de shock retrasado. Empiezo a temblar, como si cada musculo estuviera temblando individualmente. Siento como mi sangre se precipita, redirigida a las fibras hiperactivas, lejos de mi rostro, mi corazón trabajando en tiempo doble y rápido.

 

Por la expresión de shock de Grace me doy cuenta de que debo estar tan pálida como una hoja, “Ana, Jason” dice mientras me envuelve en un gran abrazo, sus ojos cálidos y preocupados. Es todo lo que necesito para que me envíe al borde y agradecidamente me agarro de ella y sollozo en su hombro revestido de blando.

 

“No, no cariño. Él va a estar bien” ella acaricia mi cabello en una forma tan maternal que me hundo profundamente en su abrazo, la gratitud mezclándose con el anhelo de la comodidad de mi propia madre mientras mis manos se convierten en puños en la tela que cubre su espalda.

 

Lloriqueando y temblando me obligo a alejarme de ella, lista para escuchar las noticias en torno a Christian. “Gracias mamá” digo tímidamente, limpiando mi nariz mojada con la parte posterior de mi mano.

 

Chris tenía su brazo enroscado en mi pierna, tímido y un poco inseguro pero ahora que su abuela está libre él está ansioso por algo de atención. Claramente sacudido por el giro de los acontecimientos de hoy no dice nada pero extiende sus brazos hacia ella.

Ella lo levanta y lo presiona hacia ella, “Hola niño precioso” para un observador casual ella parece controlada y profesional pero me doy cuenta de la tensión detrás de su sonrisa amable. Ella también está preocupada.

 

“Escucha niño angelical, Lisa aquí te hará un hombre de los globos si vas con ella durante un rato” Grace inclina su cabeza en la dirección a la estación de enfermeras.

 

La enfermera que habló con nosotros cuando llegamos, rodea el mostrador y extiende su mano para Chris. Ella le sonríe alentadoramente, “Y si tu quieres podemos dibujarle una cara en él” No pasa mucho tiempo para que la atracción de un globo lo convenza. Alegremente él salta a la sala de al lado, aferrándose a la mano de la enfermera Lisa.

 

Grace me ofrece una sonrisa rápida cuando ve la gratitud en mi rostro, “Como sabes Christian está en cirugía, él ha sido baleado en la izquierda, en la parte superior del brazo y por el aspecto de las cosas él fue extremadamente afortunado. Ha perdido mucha sangre y tengo entendido que él se resistió a un tratamiento apropiado hasta que fue casi demasiado tarde” sus labios forman una línea fina, haciendo que su irritación se muestre por la decisión irresponsable conocida.

 

Mis ojos se ponen grandes escuchando que él puso su vida en peligro de esa forma. De hecho, me hace escupir enojada, aunque sé que él estaba probablemente demasiado acelerado por la adrenalina y la rabia para prestar atención a su lesión. No puedo evitarlo, ¿Cómo puede protegernos si no está? Lo que más necesito es una vida entera para compensarlo por toda la mierda que lo hice pasar, no estoy ni cerca de mostrarle lo mucho que lo amo.

 

Grace y yo compartimos nuestro momento de ira hacia Christian luego ella continua, “Por la distancia en que viajo el proyectil, se albergo en su piel sin un daño significativo al hueso aunque hay una cierta fragmentación de la proliferación de la floración de la punta de la bala”

 

Ella ve a Taylor mientras explica el resto, “La ola de cavitación de la bala, junto con la alta velocidad debería haber creado una salida de la herida pero no lo hizo porque quedo incrustada. Esto no es consistente con la herida limpia de la chaqueta llena de cobre de la ronda de un francotirador pero no puedo decirles el por qué. Tal vez el cirujano puede darnos alguna pista en eso cuando él termine”

 

“Dra. Trevelyan ¿puedo pedirle que se asegure de que tengamos la bala para la balística? Prefiero cuidar de ello yo mismo, no quiero que los mejores de Seattle arrastren los pies o pierdan evidencia valiosa”

 

“Por supuesto Jason, creo que nosotros estamos ansiosos por llegar al fondo de esto” Ella se voltea hacia a mí, “Luces muy pálida Ana, ¿Vas a estar bien cariño? Voy a llevar a Chris a caminar antes de ir por noticias, tal vez podamos comprar helado”

 

Le doy una sonrisa triste, “Creo que sí, y gracias Grace, a él le va a encantar eso” Justo en ese momento él viene disparado hacia nosotros. Emocionado como siempre, nos muestra su guante quirúrgico que está inflado en un globo improvisado. Los ojos y la boca están dibujados para hacerlo lucir como una persona con un cabello al estilo punk. Cuando él escucha que va a ir a comer helado salta y sale corriendo con Grace.

 

Taylor y yo nos sentamos y aunque no entendí muy bien todo lo que Grace acaba de compartir, tomo consuelo de las cosas importantes que entendí – él tuvo suerte, él va a estar bien.

 

Aprovecho la oportunidad para asaltar a Taylor correctamente. “Por favor dime que paso después de que nos encerraste en la habitación del pánico”

 

Cautelosamente me mira antes de que su mirada azul fría me diga que él no tiene otra opción. Suspira, resignado. “Después de que los aseguramos, Collins y Carl fueron al edificio de enfrente a investigar. Yo sabía por la trayectoria estimada que el atraque probablemente vino de la azotea. Nos mantuvimos en contacto por radio con ellos mientras Brandon llamaba a la policía y a los médicos. El Sr. Grey y yo brevemente escaneamos el material de seguridad de los monitores pero yo estaba preocupada la cantidad de sangre que estaba perdiendo.”

 

Toma un sorbo de agua del vaso de plástico antes de continuar. “Lo hice recostarse en mi escritorio y aplique presión temporal con una toalla para tratar de detener el sangrado pero él demasiado terco. Todo el tiempo él estaba ojeando el material grabado para ver si podía ver a un sospechoso. Justo antes de que los paramédicos llegaran él había localizado al asesino en el techo y yo dirigí a Collins a la locación pero, para el momento en el que llego el francotirador y cualquier evidencia ya no estaban”

 

Mi corazón tartamudea en mi pecho, escuchando los hechos fríos y horribles. De alguna manera el recuento parece más real para mí que el evento en sí. “¿Sabemos quién es? Si lo vieron en las imágenes…”

 

“No ma’am, me di cuenta que es probablemente un hombre, por la imagen él parecía un poco grande para ser una mujer. Estaba vestido en mono negro. Usaba lentes oscuros, tenía una gorra calada muy baja en su rostro y una sudadera con capucha cubriendo la parte posterior de la cabeza. No pudimos ni ver el color de cabello. La grabación que tenemos es también muy breve. Lo vemos corriendo, inclinado hacia delante en el techo por tal vez cinco segundos y luego fuera de cámara, a un punto donde nuestra cámara de vigilancia tiene un punto ciego”

 

¿Cómo podemos tener una cámara de vigilancia con un punto ciego que está destinada a ser apuntada a un edificio que está exactamente opuesto a nosotros? Para mí eso parece la seguridad 101 pero considerando la volatilidad de la situación me abstengo de hacerle preguntas al respecto.

 

“¿Cómo iba él a saber en donde es el punto ciego, no tienen que ser esa una información o algún tipo de pista en si misma?”

 

Él toma aire dos veces, sorprendido de mi comentario observador, “Sería Sra. Grey y ciertamente vamos a investigar eso pero al mismo tiempo no tenemos prueba que él sabía. El área del punto ciego también pasa a ser un punto conveniente en donde se puede tener una imagen perfecta de la sala entonces puede ser esa la única razón por la que lo eligió”

 

Me desplomo en la silla, abatida por otra pregunta aparentemente sin respuesta. Me espanto de preguntar la próxima pero tengo que saber. Preparándome la obligo fuera de la punta de mi lengua, “¿Para quién crees que era la bala?”

Link para el capitulo 31

 

17 thoughts on “Capitulo 30

  1. fanny rebellon says:

    Waw que increíble, paso tipo película, y dime esa habitación del pánico, genial, muy buen capitulo y mas cuando taylor le soltó todo lo que tenia guardado, su resentimiento, y con mucha razón, Ana si pensarlo causo mucho daño, es un capitulo super especial gracias Monique y Kereny mil gracias amiga eres fantástica., y Kereny sigue promocionando el fic en el blog de Jesse, yo no tengo ningún problema y se que Kela no va a decir nada okey? Aunque se que las mujeres les gustaría mas que se les llevara el fic hasta el mismo blog, son muy cómodas.

    Like

  2. monica carcelen says:

    Me encanto !! Deseando leer el siguiente ! Besos!!

    Like

  3. Janitzia Berrido says:

    Muy emocionante el capítulo, excelente como siempre. Ya no encuentro palabras para expresarles mi agrado. Y Ana ayyyy Ana, todavía ella dudaba del amor tan grande que Grey le tiene? Cuando Taylor le habló. Y ella no se acuerda de lo que Kate le dijo por e-mail, de lo mal que estaba Christian cuando ella se fue, tan así que Kate se hizo amiga de él. Ayyy la inseguridad de Ana es tan patológica como el amor de Grey hacia ella. A veces me parece retardada o absurdamente muy ingenua. Pero nada tiene suerte Grey se muere por ella. GRACIAS KERE Y MONIQUE!!!!UN ABRAZO!!!

    Like

    • KereCB says:

      Gracias Janitzia por el apoyo, siempre apreciamos sus comentarios. Es un placer poder traducir este FanFic y que llegue a tantas personas…
      Si a Ana parece que a veces le falta un tornillo… jajaja, pero luego vuelve al camino correcto con Christian
      Un abrazo

      Like

  4. Ana says:

    Tremendo capitulo.Mucho miedo,dolor y tensión tanto por lo del ataque a Christian;como en la conversación entre Teylor y Ana. Gracias Monique y Kele son estupendas. Besos.

    Like

    • KereCB says:

      Ana gracias por el apoyo, si así de intensos como son de leer, imagino que para Monique fue tremendamente tenso escribirlos y yo siento tension, emocion y cada sentimiento cuando traduzco… Un abrazo, gracias por el apoyo!

      Like

  5. Elian Gonzales Galarza says:

    Hola cuando subirás el siguiente cap estoy anciosa jijiji

    Like

    • KereCB says:

      Hola Elian he estado trabajando de a poco en el proximo capitulo. Intentare terminarlo para este fin de semana… Un abrazo. Gracias por el apoyo y bienvenida a la lectura de este FanFict

      Like

  6. wmar says:

    me ha dejaso sin palabras este capítulo!!

    Like

  7. elisa says:

    capitulo impactate pero dime cuando subes mas capítulos

    Like

    • KereCB says:

      Hola Elisa! Pronto ya estaremos subiendo el proximo.
      Un abrazo y gracias por el apoyo 🙂

      Like

      • Francis says:

        Siiii, por favor sube los demás capitulos en español!!! Leí los restantes en inglés pero no lo disfruté bastante, porque no le entiendo muy bien. Me encanta tu trabajo y no esta demás decirte que son fanatica de esta historia. Felicidades por tu trabajo y creéme cuando te digo que soy adicta de esta historia.

        Like

        • KereCB says:

          Poco a poco iremos subiendo los capitulos, a medida de que las obligaciones personales lo permitan.Gracias de verdad por el apoyo. yo simplemente traduzco la historia maravillosa que Monique nos ha regalado, de verdad que es increible y nos ha enamorado a muchas… Un abrazo!

          Like

  8. Martha Liliana says:

    De muerte lenta este capitulo, excelente narración….como Taylor le suelta a Ana las razones de su enfado…genial!!!!! muchas gracias niñas ha sido super!!!

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s