Capitulo 37

Mi resplandor poscoital se congeló rápidamente, refrescándome con un terror espantoso. Mi corazón se detuvo – por completo, dejándome incapaz de cualquier pensamiento lógico o practico. ¡Mierda, mierda, mierda! Con cada latido saltado, mi respiración se vuelve más lenta, menos profunda, mi mente singular en su enfoque – el pánico. Esto es lo que era: Un pánico puro, paralizante y ciego.

Justo como el Dr. Flynn me enseño un día antes, nombrar mis emociones era lo que me salvó del ataque que podría haberse convertido en toda una explosión. Eso y la voz de Ray en el fondo de mi cabeza taladrando y pidiéndome estar en calma fue lo que hizo que levantara mi trasero y fuera corriendo en busca del equipo para pedir ayuda, finalmente dejando que la determinación de ayudar a mi esposo anule el miedo que me tiene como su rehén.

Para momento en el que entré a la sala, ya estaba en alarma máxima. Collins estaba ladrando en el teléfono entre su hombro tenso y su oreja, los dedos volando sobre el teclado con trazos febriles que solo podía significar problemas. Debí haber sabido que nuestro sistema estaría conectado a la computadora central de GEH.

Un segundo más tarde, vi a Ray corriendo hacia la casa, Chris saltando sobre su cadera y Carl en la retaguardia, asegurando las puertas a su paso. No hacía falta ser un genio para darse cuenta de que estábamos bajo encierro. El control entrenado de Ray inspiró lo mismo en mí, provocando una respiración calmada. Cuando se acercó a mí, una mano autoritaria se enroscó en mi brazo y me guió lejos. “Vamos a darles a estos chicos un poco de espacio”

Nos metemos en el estudio de Ray, luego él deja a Chris en el suelo. Yo tomé asiento, sentada en el borde de la silla orejona frente al escritorio, agradecida por un minuto para pensar, luego, casi al instante, odiando la oportunidad de hacerlo. Al menos Chris parecía despreocupado mientras se trepaba a mi regazo, distrayéndome con su aventura al aire libre.

En la PC de su escritorio, Ray seleccionó una película para Chris y en un golpe de inspiración, se le ocurrió ponerle audífonos para que pudiéramos tener una charla en privado. Solo cuando estábamos seguros de que Chris estaba absorto y ajeno, Ray camino alrededor de su escritorio. Se me quedó mirando mientras se apoyaba en el borde de la mesa con los brazos cruzados sobre su pecho y una expresión sombría en su rostro. “¿Qué pasó Annie?” su barítono calmado y agarrado de las riendas habló de su carácter taciturno, su agarre frio y de piedra en el control, proporcionando el pegamento que me imposibilitaba desmoronarme.

“No estoy segura papá. Christian y yo estamos chateando en Skype cuando ellos tuvieron un corte de energía en GEH. Escuche una alarma o algo y luego él cortó la llamada”

Ray asintió, “Esta bien, no nos apresuremos, eso no significa nada y estoy seguro de que ellos tiene una planta de energía de reserva.”

Las palabras de Ray fueron razonables, lógicas, pero por ahora no van en contra de la inseguridad que estaba sintiendo. ¿Puede alguien usar el tiempo entre un corte de energía y el inicio de la planta para irrumpir en la fortaleza de GEH? ¿Christian va a llamar a la policía o va a tratar de manejar esto por su cuenta? ¿Qué tal si el apagón parecía inocuo y ellos perdieron algo, algo que podría volver para asecharnos después? Ray tenía razón, estaba adelantándome a las cosas y era imposible no especular, la ansiedad salió de mí como si la llevara puesta, como si vibrara en mi propia sangre. No hay forma de separarme de ella.

Asentí mi aprobación, manteniendo el aluvión de preguntas para mí misma. Me sentí como si les daría vida si me atrevía a pronunciarlas. Claramente el terror estaba haciéndome supersticiosa. Además no quería que Ray se preocupara por mi más de lo que ya estaba.

Ray me interrogó sobre las flores mientras esperábamos por noticias. Yo estaba feliz de hacerlo, a pesar del tema de mierda, era mejor que dejar que mis incertidumbres corrieran y causaran un motín en mi cabeza agotada.

Más tarde, cuando mi cerebro estaba mucho menos ruidoso y más sustancioso me di cuenta que nuestro tiempo en el estudio apenas tomó la mejor parte de diez minutos pero se sentía como horas, luego Carl llamó a la puerta.

Ray y yo nos abalanzamos a la puerta pero yo llegué primero, desgarrándola abierta con una mirada de suplica y una letanía silenciosa que caía de mis labios – por favor que no sea nada.

Carl dio un paso atrás asustado, sin duda en shock por la mujer suplicando que vio en frente de él. “Uhm… Sra. Grey” parpadeó y luego se recuperó, “Parece que tuvimos una falsa alarma. Varias estaciones en Seattle han estado sin energía, estamos confirmando con el alcalde pero parece que se explotó un transformador”

La sensación de la tensión pesada dejando mi cuerpo ahora me dejo sintiéndome mareada y ligera, como si me fuera volando con la brisa más leve. ¡Oh gracias a Dios! Me aferré a mi corazón mientras caminaba hacia atrás y encontraba un asiento en donde poner mis piernas poco solidarias.

Un segundo más tarde Collins entró corriendo, el sonido de Somebody tan calmante como un bálsamo meintras él tendió mi teléfono sonando hacia a mí. Todo en un solo movimiento, expresé mi gratitud con una sonrisa sincera, agarre el teléfono y me puse en acción. “¿Christian?”

“Nena” escuché la prisa de su exhalación. “Lo siento por haberte dejado colgada de esa manera. Tenía que asegurarme de que las cosas estuvieran seguras aquí pero estamos bien. Todos estamos bien, estoy seguro que los chicos ya te informaron”

A medida que la adrenalina fluía, las lágrimas fluían – lágrimas grandes, silenciosas, ostentosas y de agradecimiento “Christian” respiré su nombre, mi alivio evidente en el tono rasposo de mi voz.

Su sonrisa nerviosa no me sorprendió, aunque yo esperaba que a estas alturas mi preocupación por él fuera una novedad menor. Reforzó lo que ya sabía, él todavía necesitaba la tranquilidad de mi amor y mi compromiso y con cada momento bendecido que él estaba disponible para mí, yo estaba más que feliz de hacerlo, “Te amo Christian”

Su toma de aliento fue fuerte, mientras él permaneció en silencio durante un segundo. Me dio la impresión de que él estaba dejando que las palabras penetraran, llenando algunos reservorios emocionales no visibles en un momento extraño de aceptación. “También te amo. Más de lo que crees”

Un momento exquisito de silencio de unión siguió, ambos deleitándonos con lo que parecía ser una extensión de nuestro tiempo juntos. Ya fuera temporal o permanente no lo sabía pero, estaba feliz de tener cada minuto que pudiera tener, de la forma en que pudiera conseguirlo.

Taylor llamando por la atención de Christian en el fondo interrumpió nuestra fusión emocional, rompió nuestro momento compartido, “Nena, me tengo que ir. Simplemente no quería que te preocuparas. Me pondré al día contigo esta noche”

Después de que susurré un adiós renuente, deje que mi esposo se fuera, pero el malestar que se aferraba a mi era mucho más fuerte de sacudir. Si desear fervientemente podía resolver el lio en el que estábamos, la intensidad del mío lo abría obligado a que se le conceda – mi hada madrina estaba jodidamente despedida. No quería saber nada de una criatura cuyo sentido del humor enfermo me entregaba al hombre de mis sueños y luego nos lanzaba a una pila tan profunda que no había fin a la vista.

Al caer la tarde, sospeche que mi nerviosismo estaba llegándole a Ray. Si la línea fuerte de tensión que se dibujaba en mis hombros en un manojo y la forma rígida de mi mandíbula no eran suficiente, entonces la inquietud vibrando de mi sería una forma de delatarme a todas luces – yo estaba al borde del borde.

Cuando él me llamó a la sala, me quejé, cuando vi las colchonetas de espuma que cubrían el piso. Él había movido los muebles contra las paredes y junto a un súper emocionado Chris estaba esperando por mí a que me uniera a su clase improvisada de defensa personal en un esfuerzo por ayudarme a drenar un poco la ansiedad. Incluso Sawyer, quien desafortunadamente para él, había llegado temprano para su turno, fue acordonado para ser mi saco de boxeo/compañero de entrenamiento.

La renuencia no empezaba a describir lo poco que quería ser parte de esto pero, Carl y Collins estaban sonriendo abiertamente, sus burlas animándome a barrer el piso con su colega y la animación dulce de Chris era imposible de resistir.

Considerando nuestra historia, entendía el brillo en los ojos de Sawyer cuando asumimos nuestras posiciones, los pies plantados bien anchos, mirándonos el uno al otro. La idea de él pateándome el trasero era una pequeña porción de su venganza por escaparme de su guardia, de repente parecía muy probable pero, debo admitir que mi mente estaba ya fuera de nuestra situación de mierda.

Ray emitió algunas instrucciones mientras él se enfrentaba a Chris, su mini oponente casi muriendo con entusiasmo mientras se paraba listo para llevar a su abue en un espectáculo fenomenal de valentía infantil que nunca conoció los eventos terribles que nos enseñan a tener miedo.

Tragué aire y traté de encontrar mi centro, obligándome a visualizar el ejercicio que iba a ejecutar. Mi cuerpo estaba activo con los múltiples golpes de adrenalina que tenia de las últimas semanas, mis músculos doblándose con anticipación mientras me armé de valor para ser maltratada por la oreja por al menos 120 kilos más que yo. Una ola de alegría me dijo que Ray había dado en el clavo, una liberación para toda la frustración acumulada y desesperanza era exactamente lo que necesitaba.

Cuando Ray ladró la orden me lancé sobre Sawyer, el instinto haciéndose cargo. Un segundo más tarde, Sawyer estaba sobre su espalda, inmovilizado por mi rodilla determinada en el interior de su bíceps abultado. No podía evitar sonreír ante sus ojos como platos mientras ellos delataban su sorpresa. ¡Toma eso!

Collins y Carl estaban al final de su turno y se suponía que se iban a ir pero, ellos estaban en sus asientos, acercándose para disfrutar del espectáculo de su colega del servicio secreto en posición boca abajo.

Carl era demasiado respetuoso para decir algo a pesar de que no podía contener su risa pero, Collins, sintiéndose más seguro en su relación con Sawyer, no tenia reparos en poner en marcha sus bromas burlonas. “¡Rayos Luke! ¡Eso tiene que doler! ¡Y por una chica pequeña!”

Se sentía bien reír con ellos; era afable y me recordó que no todo se había ido a la olla. Sawyer gruñó algo acerca de no estar listo, su expresión atronadora ominosa pero, me di cuenta que era solo para mostrar, que desmentía el brillo en sus ojos, dándome la impresión de que él estaba orgulloso de mí.

Pasamos la siguiente hora repasando técnicas de evasión y alejamiento con algunos lanzamientos de golpes en una buena medida. Yo sabía muchos de ellos por entrenar con Ray pero, Sawyer estaba al día con lo último en el mundo de defensa personal y me enseño algunos movimientos nuevos muy útiles. Él era un gran maestro, calmado y paciente mientras Ray estaba feliz de dejarme en sus manos capaces mientras él pasaba tiempo instruyendo a Chris.

Collins y Carl se quedaron para ver toda la sesión, sus cuerpos cansados olvidados mientras ellos veían a Sawyer en acción. Por sus rostros impresionados me di cuenta que ellos le tenían muy alta estima, tal vez como para esforzarse y ser como él.

Al final de la sesión yo estaba gratamente exhausta, cubierta de sudor y agradecida por la previsión de Ray. Combatir de esta forma, especialmente para una mujer, me dejo sintiéndome poderosa y fuerte. Por primera vez en días mi zumbido nervioso estaba muy bien bajo control. Me sentí casi como yo mientras me dirigía a la ducha. Cuando doble la esquina hacia el pasillo oí a Sawyer felicitando a Ray por enseñarme tan bien. A pesar de lo poco emocional que Ray puede ser a veces, yo sabía que el reconocimiento le agradaría, especialmente considerando la fuente.

Después de mi ducha, le preparé un baño a Chris, luego lo metí en la cama con una historia. El ejercicio había sido bueno para él y un cambio agradable de la rutina aburrida en la que hemos caído. Sonreí por sus largos bostezos mientras el luchaba el peso de sus parpados, divertida de que uno tan cansado tenga la tentación de combatir con el sueño.

Saliendo de puntillas de la habitación por el pasillo, encontré a Ray y a Sawyer inclinados sobre un archivo abierto en la mesa de comedor. Sus voces eran silenciosas pero urgentes, dando un aire misterioso al espacio normalmente bienvenido. Solo pude distinguir las palabras peligroso y cartel cuando ellos miraron hacia arriba; sorprendidos de verme. El estado de ánimo inquiero no mejoro y por sus rostros rojizos podía añadir culpa a la mezcla – ellos estaban escondiendo algo de mí.

Tomé una respiración profunda, enderezándome a mi altura completa aunque – aceptable – no era de mucho, pero me negué a ser consentida. Mis ojos se estrecharon mientras los miraba, anunciando mi sospecha y empuñando mis manos en mis caderas. “¿Qué está pasando?” Mi voz era clara y baja, contenía el tono exacto que estaba esperando alcanzar – severa, inflexible.

Los dos hombres se sonrojaron y luego compartieron una mirada. Ray se encogió de hombros mientras soltó un aliento exasperado. “Es mejor que te sientes Annie” con su barbilla él hizo una seña al sofá detrás de mí, que una vez más tomó su lugar en la sala que sirvió como nuestro gimnasio antes.

A mi corazón y a mis rodillas no les gusto el sonido de eso, ambos parecían dejar de funcionar mientras la expresión de Ray tomó lo que él realmente estaba sintiendo –poco prometedor. Al ver mi rostro ceniciento él se hizo cargo de mí, al dirigirme al sofá donde se unió a mí, el archivo en su mano provocando todo tipo de alarmas en mi cabeza de repente híper-consciente. Sawyer se fue a su estación, dejando a Ray desnudar lo que yo sabía eran malas noticias.

Afortunadamente sin preámbulos Ray empezó, sintiendo que prolongar mi agonía no iba a hacernos nada bien a ninguno. “Cuando eché un vistazo a los archivos del criminal, había algo sobre el chico David Blackmore que me pareció familiar, así que cobre algunos favores para comprobar e investigarlo.”

¿Tenemos archivos del criminal? Debí haberlo sabido. Además de las fotografías del criminal que me mostró Taylor, no me mostraron nada más, ni siquiera estaba al tanto de que teníamos archivos a los que Ray obviamente tenía acceso completo. Sacudiendo mi cabeza, maldije que mi “revelación completa” vino con algunas restricciones. Mis labios se adelgazaron con desagrado pero mantuve mi boca firmemente cerrada, permitiéndole a Ray continuar.

“Recordé una operación con un modus operandi similar, en la que estábamos trabajando a mediados de los noventa. Nos llamaron por un caso sencillo de espionaje que salió a la luz por un reportero con un exceso de celos. El artículo que él publicó acusó a grandes corporaciones de minas y petróleo de contratar espías para infiltrarlos en las “compañías verdes” crecientes, en un esfuerzo de socavar su trabajo de vanguardia para reducir la dependencia a nivel mundial de combustible”

Aunque la comprensión absoluta estaba fuera de alcance, ya podía hacer las conexiones entre nuestra situación y la que Ray me estaba contando, pero no entendía como mi papá y los militares entraron al panorama. Tampoco detuvo el temor arrastrándome de vuelta, lentamente atando mi estomago en nudos. Asentí, mostrando mi entendimiento mientras me empapé en su rostro bien amado con el conocimiento creciente que las noticias iban a ser devastadoras.

Aclarando su garganta en una táctica obvia para detenerse, él frotó sus manos inusualmente nerviosas en los muslos de sus pantalones de mezclilla. Ver a Ray tenso no era algo a lo que estaba acostumbrada. Era muy inquietante ver su manzana recorrer su garganta mientras él buscaba las palabras y eufemismos adecuados para suavizar el golpe que estaba esperando.

“El reportero llegó a una muerte prematura al igual que algunas personas claves que estaban trabajando en un proyecto secreto para una empresa verde en sus inicios. Eso debía haber sido un asunto de la policía o del FBI pero mi equipo fue llamado para ello porque el tan llamado espía industrial conectado a esta debacle había conocido vínculos con un cartel de drogas en Colombia y él desapareció junto con un rehén que el gobierno de Estados Unidos no estaba preparado para sacrificar”

Al escuchar a Ray me quedé atrapada en una pesadilla, jugando el juego más terrorífico de conectar los puntos mientras dibujaba las correlaciones. La imagen se estaba volviendo brutalmente clara, sin mencionar muy fea a la vista.

Yo sabía que había algunas cosas sobre lo que Ray hacia que él no podía compartir conmigo pero, trate de leer entre líneas, recogiendo lo que él podía y no podía divulgar. “Entonces, ¿tú fuiste al rescate del rehén?”

“Si” él confirmó, sus ojos vidriosos mientras miraban al pasado. “Y se nos encomendó encontrar la conexión entre el cartel y el rehén. Ya sabes, ¿Qué va a hacer un cartel de droga con un científico ecológico pionero? No tenía sentido y yo sospechaba que el gobierno estaba preocupado de que la industria de los narcóticos estuviera revolucionando o algo si ellos necesitaban la experticia de este tipo”

Con el ceño fruncido, de repente me pregunté lo mismo y me estremecí ante las implicaciones. Ray fue rápido en sacarme de mi miseria, cortando su mirada – ahora enfocada – de vuelta a mí. “Resultó que la conexión era solo eso – una conexión. El jefe del cartel resulto ser hermano de uno de los directores de una empresa minera de carbón que había instigado el espionaje. El hermano narcotraficante suministró a su hermano con un contacto que él usaba normalmente para los negocios relacionados a las drogas y fue la compañía minera quien ordenó el secuestro del científico que ellos habían tratado de atraer a sus filas durante años.”

“¿Y lograste el rescate?” estaba atraída a la historia, incapaz de desenredarme, a pesar de que la poca sensatez que tenia me dijo que cerrará los ojos fuerte, pusiera mis manos sobre las orejas e hiciera zumbidos para ahogar el sonido del cuento expuesto por Ray.

“Lo logramos junto con la información que reunimos, pero el espía huyó, escapando en los bosques densos de Colombia pero, en definitiva, fue considerada como una misión exitosa”

“Está bien” dije, consciente de que todavía había una pieza vital de información que me faltaba. “entonces, ¿Cómo se relaciona esto con nuestro criminal?”

Observé la inclinación de Ray hacia delante, descansando los codos sobre sus rodillas, sus dedos masajeando su sien en círculos lentos. “El nombre del espía era John Finch y de acuerdo con este archivo” él lo golpeo, aun no dispuesto a pasármelo, “alias Mike Duncan, alias Grant Russel, alias David Blackmore”

A pesar de que estaba esperando el golpe que venía con no menos fuerza, sacándome el aire de los pulmones en un apuro. Finalmente Ray me entregó el archivo, mi mano tomándolo y abriéndolo de modo piloto automático. Mirando a lo que parecía varias fotos de pasaporte, podía ver como él había cambiado su apariencia cada vez que él tomaba una identidad nueva pero con el beneficio de tener todas las fotos una al lado de la otra para comparar, era fácil detectar que era el mismo hombre.

Sintiendo mi estrés Ray llenó el silencio conmocionado entre nosotros. Estoy segura que hubiese tenido preguntas si mi cerebro no estuviera demasiado aturdido para pensar en ellas. “Por lo que pude reunir, después de nuestra misión él vio un hueco en el mercado y se reinvento a sí mismo para hacer lo que él estaba contratado para hacer por la compañía minera – un espía especialista industrial con poco respeto por las leyes, contratado por compañías con intensiones oscuras y bolsillos muy profundos.”

Tener un espía en GEH era suficientemente malo, pero uno con este conjunto particular de habilidades y que parecía, mortalmente determinado era nauseabundo, “¿Christian lo sabe?” mi voz era temblorosa, mi boca seca y mi garganta recubierta con la bilis amarga.

“Si, yo tuve el e-mail inmediatamente después de que tú te fuiste a bañar y se lo re-envíe a Taylor. Hice esta copia para compartirla con Luke” escuchar su nombre hizo que el hombre levantará la vista de su monitor y Ray lo llamó.

Extrañamente el miedo engrasó los engranajes de mi cabeza; ahora poniendo los hechos a los archivos mentales relevantes, lentamente compilando una secuencia probable de eventos. Ya sabíamos que él podía idear una ruta para acceder a la oficina de Christian, especialmente si el solía trabajar para GEH; él era dueño de un rifle para cazar, calibre .308 encontrado en el bote The Grace junto con la localización de la residencia privada de Christian, seria juego de niños para un criminal como él. También el policía conocido de Christian alzó el archivo de BDSM sobre Christian de la propiedad que paso a estar lleno de información sobre nosotros y nuestros movimientos que suplicaban la pregunta que hice, “Entonces, si este tipo empezó trabajando para GEH, ¿Cómo hizo para que su pasado no lo descubriera recursos humanos?”

Sawyer tomó el relevo por Ray, “Esto no es como una mentira simple en tu resumen curricular, algo a lo que el departamento de recursos humanos del Sr. Grey es muy adepto a indagar. Este tipo va muy más profundo, robando en realidad una identidad que tiene una historia autentica detrás de ella. En estos tiempos el robar identidad es una industria en sí misma y puedo imaginar a un tipo con vínculos en carteles que tiene los contactos criminales correctos. Es casi imposible de detectar porque el fondo es legitimo”

“Sin embargo, ¿a pesar de ser tan expertos en mentir él se escapó de las manos por espionaje?” le fruncí el ceño a Sawyer, mi tren de pensamiento queriéndome llevar a un millón de direcciones.

Él asiente con la cabeza, frunciendo los labios, “Ah sí. Ahí es donde la empresa del Sr. Grey es única. Erradicando la basura antes de que empiece, en GEH es solo el principio del sistema de seguridad. Entre el Sr. Grey, Barney y Taylor han ideado un sistema complejo, de múltiples capas con una función de falla de caja fuerte para contrarrestar y comprobar cada nivel. Una red de imágenes y datos que casi puede escupir un nombre con solo presionar un botón, si escogiéramos los archivos que han sido abiertos por un usuario no autorizado y el equipo siguió el rastro a partir de allí”

“Así que, ¿él subestimo el nivel de seguridad en GEH y el sistema lo señaló. Luego, a él lo despiden pero no es enjuiciado? ¿Cuándo se fue?” pieza por pieza estoy llenando los espacios de información en una línea de tiempo.

“De acuerdo con el expediente de David, ellos se percataron del espionaje bastante rápido, actuaron incluso aun más rápido. Él se salió con la suya con muy poco que enjuiciar, pero él fue despedido tres meses antes en el acto. No estoy seguro porque él Sr. Grey lo dejo escapar. Yo no estaba empleado por el Sr. Grey en el momento pero supongo que fue por el poco daño que había causado y que el tipo se marcho sin un gran alboroto.”

“¿Cuánto tiempo trabajo para GEH antes de que se dieron cuenta de sus actividades?” No sé qué tan lejos pueda ir con esto con Sawyer. Está claro que la información que él tiene no es de primera mano.

“Si mal no recuerdo unos cuatro meses Sra. Grey, él se tomó su tiempo para encontrar la configuración del terreno, por así decirlo, antes de hacer su movida. Después de que fue despedido el equipo volvió a revisar su historial pero nada allí había sido sospechoso. El Sr. Grey le pregunto sobre su motivación pero siendo el profesional que es, él tenía una historia loable en su lugar.”

Sawyer se sienta de nuevo, cruzando su tobillo sobre la rodilla de la pierna opuesta, acomodándose para compartir lo que él sabe, “Él le confesó a Taylor después de algunos, uhm…” interrumpió a media frase, luchando por encontrar las palabras correctas cuando me di cuenta que Taylor debió haber golpeado hasta la mierda al tipo, “…persuasión que, él trabajaba solo y que él estaba detrás de las patentes no registradas de GEH para venderlas en el mercado negro, el hecho de que él se escapó con tan poco funciono en nuestra contra en este sentido porque David aún tiene bastante espacio para mentir. Sí él hubiese sido atrapado con algo más substancial, puede que hubiera sido más fácil verificar su historia o conectarlo a un competidor”

Él ve mi mirada con mis ojos abiertos, mientras trato de luchar contra las capas de engaño que se están desenrollando ante mí; es como algo de una película. Su boca se vuelve una línea triste. “Ahora que sabemos porque él se echó la culpa, él estaba protegiendo a la empresa que lo contrató y se mantuvo en el trabajo que debe valer unos cuantos millones de dólares.”

Y él está todavía por ahí, mi cabeza grita en protesta a la afluencia de los nuevos hechos. Con recursos, motivos y aparentemente conducido a hacer lo que sea para deshacerse de la otra mitad de mi alma. Justo cuando la realización se instala otra aparece, dejándome sin aliento con miedo. Incluso si nos la arreglamos para encontrarlo y eliminar a este tipo, nada detiene a la empresa que lo contrató para seguir tratando de descarrillar a Christian y su compañía. ¡Mierda!

Christian es rico, muy rico, pero al igual que él, ellos están tratando de proteger lo que construyeron y a pesar del tamaño astronómico de GEH, es propiedad de él y solo él. Una empresa multi-nacional es casi una amenaza menos. Con cada pensamiento mi perspectiva se pone más sombría, nuestro futuro oscuro.

La voz de Ray rompe mis pensamientos, anclándome de vuelta al momento. “Annie, ¿estás bien cariño? Te has vuelto muy pálida”

No, no en lo más mínimo, pero eso no es lo que digo, “Uhm, si. Es solo mucho para asimilar” soy vagamente consciente de que no sueno convincente pero estoy muy distraída para que me importe. Me levanto, mis piernas moviéndose sin voluntad para llevarme a afuera para tomar un largo trago de aire fresco. No siento el viento helado mientras me pica en los brazos, mi sistema nervioso paralizado,  procesando las horribles posibilidades. Esto es mucho peor de lo que podría haber soñado.

Sentándome en el borde del patio de Ray, uso cada onza de fuerza para no ceder en el apenas restringido pánico cuando algo se me ocurre, si este era un caso árido y sin sentido ¿Por qué Christian mantenía vigilancia sobre este tipo? ¿Cómo termino estando en nuestra lista de criminales si él se fue meses antes sin pelear, dejándole una clara aunque criminal explicación?

La incertidumbre es suficiente para impulsarme a la acción. Sacando mi teléfono de mis pantalones de yoga marco el número de Christian en una apuesta final para tener algunas respuestas directas. Cuando él responde en el tercer repique, su voz es prueba suficiente de que él sabe por qué estoy llamando, sin duda Sawyer informándole mientras Ray y yo conversábamos. “Hola nena”

“Hola para ti” no estoy sorprendida de que mi voz refleja el tono que él acaba de establecer. Odio que hay un silencio elocuente llenando las ondas entre nosotros, ninguno dispuesto a ceder ni un milímetro pero también se aferra a la esperanza de que nosotros no vamos a pelear. Es una mezcla discordante, y confusa de emociones.

Dejé escapar un suspiro de frustración, masajeando mi frente con mis dedos, orando de que él entienda que tan importante es esto cuando finalmente cede, “No me puedes culpar nena, yo estaba, estoy aun aterrado de que fueras a salir corriendo” su voz barítona con presentimiento es baja, su corazón desgarrando su inseguridad en lo que se refiere a mí, pero ahora él me ha preocupado sobre lo mucho que me ha ocultado.

“¿Tu sabias sobre todo esto?” el staccato incrédulo de mi voz debe ser más fuerte de lo que pensaba porque su negación es casi instantánea.

“No, ¡mierda no! ¡No!” en la pausa puedo escuchar realmente su respiración entrecortada, su propia aprehensión impidiéndole encontrar las palabras que quiere decir. “No”, dice de nuevo esta vez más mesurado, calmado. “Lo que Ray ha desenterrado es extraordinario. Nosotros nunca hubiésemos encontrado esta información si no hubiese sido por él pero teníamos nuestras sospechas de que David no era quien decía ser.”

Escondo mi exhalación de alivio; no quiero que él piense que él se ha salido con la suya todavía. “Entonces ¿Qué no me dijiste?”

“Nena yo…” se detiene, tal vez por primera vez captando la magnitud de la situación. Con una respiración, finalmente cede, diciéndome lo que quiero saber. “Me descuide de no mencionar que él era nuestro principal sospechoso y los extremos que le son pedidos a estos tipos por las empresas que los emplean. Mantuvimos un ojo sobre él desde el momento que se fue de GEH pero a la luz de las revelaciones de hoy, ahora sospecho que él sabía que estaba siendo vigilado. Esta no es la primera amenaza con la que hemos tenido que lidiar, es por eso que nuestra seguridad es lo que es. Estoy muy consciente de lo que está en juego para empresas cuyo sustento  hago redundante con nuestros avances en energía más económica, energía más verde.”

Su elección de palabras no pasa desapercibida, descuidado mi trasero, pero no voy a pensar en ello ahora. Al menos él respondió a mis preguntas aunque todavía hay algo que no cuadra. “Cuando hemos hablado del criminal en el pasado, sobre su perfil, la naturaleza personal de los ataques vino una y otra vez. Si David es nuestro tipo ¿por qué no acabar con eso de una vez? ¿Por qué hacerlo tan personal?”

“Nunca estuvimos ciento por ciento seguros, la naturaleza personal de los actos conducen a la adición de otros nombres a la lista pero, ahora todo tiene sentido. Él lo hizo ver personal para desviar la atención de sí mismo. Era demasiado pronto después de que lo despedí para no ser incluido como sospechoso si algo me fuera a pasar a mi pero. él hizo que la amenaza pareciera personal, luego él estaría en una piscina de sospechosos donde él esperaba parecer menos culpable. Taylor especulo que a él se le estaba acabando el tiempo con sus empleadores así que se tuvo que poner creativo”

“Creo que se sorprendió al ser atrapado en GEH, subestimó seriamente nuestro sistema de seguridad y como todo el incidente fue grabado y documentado él se dio cuenta que, probablemente por primera vez, él no era un criminal sin rostro que simplemente podía escaparse una vez que su trabajo estuviera hecho. Él enfrentó un riesgo real de ser capturado por las autoridades a pesar de sus alias si nosotros no llegamos a él primero.”

“¿Sabes a cuál empresa está él vinculado?”

Su vacilación me dice que él lo sabe pero espero por su confirmación, apoyándome en una respiración breve y un temperamento mal deshilachado. Solo puedo imaginarlo, caminando y haciendo una zanja en la suntuosa alfombra de la suite del Fairmont, debatiendo con sí mismo sobre que revelar.

“Si”  la simple respuesta corta es hablada con finalidad absoluta, irrefutablemente claro que no admite comentario o pregunta. Al instante me llega el mensaje de que él nunca va a divulgar el quién, el cómo, o el cuándo, al menos para mí – demasiado riesgo involucrado si supiera.

Estoy muy consciente del hecho de que él no puede verme pero asiento de todas maneras, incapaz de hablar mientras la banda apretada alrededor de mi pecho aprieta con más fuerza.

Después de largos minutos, su voz tentativa interrumpe nuestro mutismo melancólico, “Nena, por favor di algo, me estoy volviendo loco aquí”

“No voy a salir corriendo, aunque no sé por qué lo sigo mencionando, tu obviamente no escuchas” espero que él se acostumbre a mi recién descubierta disposición gruñona porque en el futuro inmediato estará marcando cada interacción entre nosotros.

“Es bueno saberlo Sra. Grey” la sonrisa que escucho a través de sus palabras es una prueba de que su necesidad constante de reafirmación pero también de sus maneras mercuriales – como él logra una sonrisa en este momento nunca lo sabré.

Tan pronto como se da cuenta de que mi estado de ánimo no está cambiando con el suyo, él va al modo de consuelo. “Anastasia, por favor escúchame. Sé que las cosas lucen poco prometedoras en este momento pero, lo tengo bajo control, necesitas confiar en mí nena.”

¿Por qué tengo la sensación de que él está tratando de decirme algo que, por el motivo que sea, él no puede explicar? Seguramente él debe comprender lo mucho que se va a pedir de mí en este momento, frente a lo que nos estamos enfrentando, no estoy segura que nadie podría.

“¿Confías en mi nena?” él insta, su voz resonando con incertidumbre.

“Confío en ti Christian, simplemente no veo cómo eso va a ayudarnos”

“Eso es todo lo que estoy pidiendo Sra. Grey” mientras estoy ponderando su críptico mensaje de confianza él cambia el tema. “Eso me recuerda, solo para que no te preocupes, no estaré disponible desde las 8:00pm a 10:00pm mañana en la noche, voy a ser presentado en la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible”

¿Ah? “Está bien” digo la palabra, perpleja.

“Es una comisión internacional compuesta por varios delegados que representan a gobiernos, industrias, negocios y ONG’s para ayudar a asesorar futuras decisiones sobre el cambio climático, las emisiones del efecto invernadero y desarrollo sustentable.”

Oh, “¿Y te ofreciste de voluntario para esta comisión?”

Él se ríe, “No nena, te nominan colegas de la industria y luego te invitan si te adaptas a los requisitos. Es una especie de gran cosa. Voy a estar en una posición mucho mejor para afectar el cambio positivo en nuestro planeta.”

No podía ignorar la nota de orgullo roscada con sutil emoción aunque lo intentara, me había olvidado de lo apasionado que es acerca de las fuentes de energía alternativa y ahora, entendiendo la ratificación trae a casa que tan lejos ha llegado en su industria.

“Felicidades Christian, estoy orgullosa de ti” lo digo con convicción aunque es difícil de decir a sabiendas de que esa misma excelencia ha traído esa amenaza a nuestra puerta. Nunca he pensado en mí como una activista pero, de repente tengo el impulso de agitar la pancarta en la cara de un CEO de una gran empresa, tal vez abrazar un árbol en demostración de la injusticia de cazar a un hombre que solo está tratando de salvar nuestro hogar – ¡malditos bastardos codiciosos!

“¿Lo estás?”

Su acento de incredulidad me toma por sorpresa, ¿no lo sabe? “Por supuesto. Siempre. Estoy orgullosa de ti y te respeto. Yo pensaba que lo sabías.”

“Tú nunca lo has dicho” mi corazón duele ante la vulnerabilidad de sus palabras, cuando se está tan roto como lo está él, esas cosas no están implicadas en el Te amo. Me siento con ganas de patearme a mi misma por nunca decirlo.

“Bueno, ahora lo sabes. Estoy orgullosa y te amo” trago contra mi voz rasposa, traicionando mis lagrimas superficiales.

Su suave risa quita el aguijón de mis ojos inminentes. “¿Estás segura de que no te robaste esa línea de una canción Sra. Grey?”

“Estoy segura Sr. Grey” digo con una risa débil, “La acabo de inventar en el acto”

“También te amo, me gustaría que pudieras venir conmigo”

Después de una emotiva despedida colgamos y me dirijo a la cama, un millón de cosas se tambalean en mi cabeza que me mantienen en el estado inquieto entre vigilia y sueño profundo.

La mañana del viernes estoy llevando mi falta de sueño como una insignia. Junto con mis músculos lastimados, adoloridos por el entrenamiento vigoroso de ayer, me dejan en un estado de ánimo extraño. Independientemente de la insistencia de Christian de que debo confiar en él me siento vacía y entumecida. Sería un cambio placentero del miedo implacable si no estuviera tan desconcertante para desconectarme de todo.

Me he mantenido ocupada respondiendo e-mails de mi mamá, incluso uno sorpresivo de Kate exigiendo saber lo que está pasando. En cualquier otro momento sus formas directas demandantes hubieran traído una sonrisa a mis labios sin importar que tan mierda me sintiera, pero hoy no. Le respondo lo mejor que puedo y espero que ella no recoja mi respuesta como mediocre. Sin estar en condiciones para hablar con Flynn, precipitadamente cancelo mi sesión por Skype de hoy, haciéndome a mí misma una promesa a medias para continuar mañana.

Christian me llama en varias ocasiones durante el día pero mi conversación es rebuscada. Sus esfuerzos por animarme hacen poco por levantar mi aura de desinterés y para el final del día lo tengo exasperado conmigo. “¿Qué pasa nena?” suplica, la desesperación sangrando a través de sus palabras, “Nunca pensé que diría estoy, pero en realidad prefiero que estés molesta conmigo.”

“Lo siento. No lo sé. Supongo que simplemente estoy cansada” por un momento me planteo si esto es lo que se siente tener un ataque de nervios, tan plana y desinteresada.

“Mmhhh” reflexiona, sin estar convencido. “Tal vez te sentirías mejor si pudieras compartir mi noche conmigo. Te he enviado por e-mail el link del webcast que va a transmitir todo esta noche. Yo debería estar alrededor de las 8:30pm.”

Hago un esfuerzo por sonar emocionada y pienso que lo he logrado porque él deja de acosarme. A su vez insisto en la divulgación completa de las medidas de seguridad que él planea implementar para la noche.

Ray misericordiosamente ocupa mi lugar con Chris y por la tarde me siento lo suficientemente culpable sobre mi negligencia para ofrecerme a hacer la cena. En la mesa apenas puedo mantener mi mente en la conversación, con Ray y Chris teniendo que repetir las cosas para poderles responder.

Chris y yo le hacemos una llamada a Christian para desearle lo mejor antes de que Chris se vaya a la cama y me acurruco con él con un libro para distraerme, esperando por que empiece la transmisión de Christian. Configuro mi laptop en una esquina pequeña de la mesa de comedor, Ray y Sawyer se unen a mí para ver los procedimientos.

Mientras los candidatos llenan el auditorio de Seattle, reconozco un gran número de cabezas de estado y capitanes de la industria. Me relajo un poco pensando que la seguridad en un evento como ese debe ser más estricta que un tambor. Un reportero en el lugar da una breve reseña de las tareas de la comisión y explica que la formación de la CSD (Comisión de Desarrollo Sustentable) fue una consecuencia directa de la Cumbre Mundial de la Tierra. Entre más escucho, más me doy cuenta de que estoy no es gran cosa, sino una enorme.

La primera semilla de emoción florece en mi pecho cuando veo a Christian, apuesto, guapo en un esmoquin negro a la

medida que lleva con su juramento. Su expresión es solemne, un testamento de que tan en serio él se toma lo que hace, que tan apasionado se siente sobre ayudar a personas hambrientas y a nuestro planeta precioso.

Voy de no tener sentimientos a una oleaje aplastador de ellos, tan abrumadora que tengo mi mano agarrada por encima de mi corazón mientras se expande. ¡Mi hombre hermoso, roto y brillante! Mi anhelo por él se agudiza mientras mis ojos los siguen por el podio y a la izquierda de la pantalla donde Taylor espera para escoltarlo de regreso a su asiento. Sólo un par de segundos antes de que los perdiéramos de vista, algo obviamente captura la atención de Taylor. Su cabeza se balancea en la dirección de lo que sea que le tiene sus ojos como platos.

Observo con horror como él gira su cuerpo en un esfuerzo para cubrir a Christian, cayendo los dos clavados al suelo. Debido a que ellos están metidos entre las filas de los asientos no los vemos más pero, un pandemónium estalla en el auditorio con una gran cantidad de personal de protección privada en una ola de alerta de seguridad. Fuera de la pantalla podemos oír tiros siendo disparados, gritando y luego la pantalla se queda en blanco con un silbido de nieve de una conexión rota.

“¡Noooooo!” le grito a la laptop, mi corazón late con fuerza un maratón en mi pecho, mi expresión suplicante mientras miro a Sawyer en busca de respuestas que sé que él no tiene.

Él no pierde tiempo, presionando el botón de marcación rápida mientras se pone un auricular para tener sus manos libres. Realiza una llamada de emergencia a la policía luego sintoniza los canales de radio para mantenerse actualizado.

Sólo puedo mirar. Una mezcla debilitante de conmoción y pavor corre rebelde por mis venas, remachándome al suelo. Mi preocupación anterior acerca de no sentir nada se vuelve redundante mientras cada emoción posible relacionada al miedo bombardea en mi cerebro a la vez.

La próxima llamada es a Brandon. Lo sé solo porque Sawyer me lo dice mientras presiona el segundo botón de marcación rápida para ponerse en contacto con Taylor. Ray pasa un brazo alrededor de mi hombro, acercándome. Juntos miramos fijamente a Sawyer, dispuestos a que Brandon conteste su maldito teléfono.

Después de lo que deben haber sido incontables repiques, Sawyer cuelga, frustrado. El sonido del teléfono inalámbrico estrellándose me hace saltar, reiniciando efectivamente mi cerebro. Me acomodo en el sofá para abrazar mis rodillas sobre mi pecho, meciéndome mientras trato de aferrarme al agarre tenue que tengo en mi cordura.

Con todos los esfuerzo Sawyer logra tener algo de información, yo oigo los minutos pasar, colocando un peso insoportable de preocupación en mis hombros que solo crece con cada intento fallido. Ray hace su mejor esfuerzo por consolarme, manteniéndome con té y murmurando sobre de que ninguna noticia son buenas noticias pero, sus palabras no significan nada cuando veo que sus rasgos distorsionados con preocupación, su cuerpo colgado asustado con tensión mientras él se pasea delante de mí.

Tercamente mi mente se niega a caer en los recuerdos de los momentos felices con Christian, como un mecanismo de defensa protegiéndome de la posibilidad dolorosa de perderlo. ¿Qué pasó? ¿En dónde está? ¿El ataque estaba dirigido a él o a alguien más? ¿Por qué no nos ha llamado nadie? Parece que solo tengo la capacidad de repetir estas preguntas en mi mente.

Sawyer tiene todos los canales de noticias disponibles, transmitiéndose en pequeñas ventanas de todos los monitores y la frecuencia de radio de la policía crepitante estática al fondo. Incluso después de tres horas no hay mención de los eventos relacionados a lo que vimos sucediendo en la inauguración de la CDS.

Si no estuviera tan atrapada en mi propio mundo de pánico podría haber encontrado eso extraño pero, mi capacidad mental actual no estaba funcionando a toda velocidad. Me sentía atrapada en mi cuerpo inútil, incapaz de siquiera llorar mientras continuaba rehusándome a las demandas de mi cerebro.

Cuando la tensión finalmente se enroscó demasiado apretada, oí un chasquido en mi cabeza, el ping haciendo eco en mi cabeza vacía antes de soltar un torrente de lágrimas suprimidas. Salté, agarrando a Sawyer por el cuello, la desesperación apareciendo con mi cordura mientras le gritaba a él. “¿Por qué no se han sabido noticias?”

Sawyer, desconcertado por mi arrebato sólo me miró boquiabierto, su lista extensa de conocimientos no incluía las habilidades para manejar a una mujer que va por las paredes mientras Ray intervino para desplegar mi agarre de la camisa de Luke. Acercándome a su pecho, dejé escapar un desgarrador sollozo, golpeando su pecho con mis puños.

Cuando me calme lo suficiente, él me dejó ir, poniéndome de nuevo en el sofá, donde me senté, rebotando mi pierna nerviosamente, tan agitada y tan inestable como nunca había estado. Casi grite cuando escuche a alguien tocando la puerta pero los reflejos de Ray, pusieron una mano sellando mi boca.

Mire a sus ojos, indicándole que iba a mantener mi boca cerrada para que él me dejara ir. Observé en fascinación horrible mientras los dos hombres sacaron sus armas de fuego y se comunicaron entre ellos con señales de mano que no podía seguir. Ray tomó posición detrás de la puerta principal mientras Sawyer revisaba el monitor para tener una vista de la puerta principal.

El hundimiento dramático de sus hombros fueron seguidos por enfundar su arma, “Es el Sr. Grey” el alivio en su voz era tangible, pero no mi mente rota, temporalmente indescifrable.

Para el momento en el que empecé a procesar lo que había dicho ya estaba envuelta en los brazos de Christian.

Link para el capitulo 38

 

 

13 thoughts on “Capitulo 37

  1. 04163668218 says:

    Dios que tensión, aveces tener tanto dinero y poder es perjudicial, siempre tienen que mirar por encima del hombro, y Cristian al parecer tiene varios enemigos, pobre Ana esa tensión es terrible, menos mal que tiene mucho apoyo con ray y sus guardaespaldas , increíble capitulo pero muy tenso, y pensar que aun les falta mas problemas por resolver, pero bueno en la vida casi todo tiene solución, gracias Monique, y Kereny gracias madre, tu trabajo impecable como siempre un besote.

    Like

  2. mell18 says:

    aaaaaa!!!!!! me quede clavada!!!! gracias por publicar el capitulo estoy ansiosa por seguir leyendo!!!

    Like

  3. Martha Liliana says:

    Nooo quede como Ana con una sensación de incertidumbre tremenda!!…pero bueno ya Chrisitan regresó con ellos…….ay la espera por el próximo capitulo es tenaz!!!!!!!!!!….pero pensar en la gran recompensa que les viene a ellos tras pasar por esta tensión agotadora, es reconfortante….las felicito niñas por tan excelente capitulo…gracias.

    Like

  4. Janitzia Berrido says:

    Ayyyy santísimo cuanto suspenso, cuanta tensión, que nervios en este capítulo. Fue como un sube y baja. Suerte que terminó con un alivio y cuando tocaron la puerta adiviné que era Christian, porque después de ese ataque el debió pensar que Ana no lo soportaría y decidió presentarse personalmente para aliviarla. Ojalá hayan atrapado al atacante. Bueno esperaré la próxima entrega….GRACIAS A MONIQUE Y A KERE!!!ADMIRO SU TRABAJO Y DEDICACION!!!

    Like

  5. palolita velandia says:

    Oh mi Dios no saben como amo este fan-fic lo descubrí hace menos de una semana y ya me termine todos los capítulos! Felicidades a la autora y a ti Kareny por traducirlo apreció mucho tú esfuerzo. Una pregunta como hago para saber cuando hay un capítulo nuevo ? Alguna página en facebook o algo donde pueda seguirlas ? Muchas muchas gracias por esta súper genial historia que nos regalan ❤

    Like

    • KereCB says:

      Hola Paola, gracias por tus palabras, que bueno que te ha gustado. Bueno por lo general es un capitulo por semana entre el viernes o domingo, depende de cuando se lo entregue a Monique, puedes revisar este mismo blog para enterarte, buscas los capítulos en la barra lateral de la izquierda donde dice”FIFTY SHADES RAMBLE Spanish Translation”, o seguir a Monique o a mi en las redes sociales https://www.facebook.com/MoniqueLain Tw: @moniquelain ella publica allí cada vez que sube un capitulo. O En mi Twitter @kerecb por si no entiendes ingles, ya que Monique escribe el post obviamente en ingles.
      Un abrazo… y gracias por tu comentario

      Like

  6. palolita velandia says:

    Oh mi Dios no saben como amo este fan-fic lo descubrí hace menos de una semana y ya me termine todos los capítulos! Felicidades a la autora y a ti Kereny por traducirlo apreció mucho tú esfuerzo. Una pregunta como hago para saber cuando hay un capítulo nuevo ? Alguna página en facebook o algo donde pueda seguirlas ? Muchas muchas gracias por esta súper genial historia que nos regalan ❤

    Like

  7. mell18 says:

    la verdad un hermozo trabajo el que han hecho!!!! felicidades!!! porfis ya suban el capitulo 38 estoy muriendo por leerlo!!!!

    Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s