Capitulo 40

Cuando el iPod cambió a una canción nueva, me sorprendió un poco que fuera en francés. Es lenta y sensual, tan típico del gusto eléctrico de Christian. El cambio trae consigo un cambio sutil en el resplandor de nuestra manera de hacer el amor envolviéndonos en él, sin proporcionar una oportunidad de perturbar el silencio pesado que se asentó a nuestro alrededor. “¿Te puedo preguntar algo?” mordiendo mi labio, espero que mi tono no traicione el nerviosismo leve que siento empezando un tema “fuera de límites”.

Él acaricia mi cuello, su barba deliciosamente abrasiva. El escalofrío persiguiendo la sensación es un recordatorio delicioso de los orgasmos duales que acaban de sacudir mi cuerpo “Mmmhhh” es una respuesta como con sueño pero, sé que mi pregunta probablemente le va a dar un golpe seco a su confusión mental perezosa.

Preguntándome si estoy a punto de cometer un error, tomo una respiración fortificante. Con tanto cuidado como pude, pensé en cómo expresar mi siguiente frase para no delatarme. Si él sospecha sobre el hilo de mis pensamientos, estoy casi segura de que me va a ocultar cosas. “¿Tu por lo general no haces investigación y desarrollo en productos que terminas distribuyendo de forma gratuita?”

Inmediatamente es cauteloso, siento su cuerpo completo tensarse a mi lado. ¡Maldita sea! “¿De qué se trata esto nena?”

Volteándome en su brazo, le doy la cara, acariciando con mis nudillos su fuerte mandíbula. Su expresión ahora de custodia, casi angustiada. Él ha forzado mi mano; no tengo más remedio que soltar la sopa. “¿La patente que vendió la empresa antes, fue inicialmente prevista como uno de los proyectos libres?”

Suspirando, sus labios delgados en una línea de desagrado, pero es sorprendentemente fugaz. En un movimiento practicado se rueda sobre mí. Una mano de dedos largos captura mis muñecas atrapando mis brazos sobre mi cabeza. “Sra. Grey, ¿estás renegando nuestro trato?”

Él no espera por mi respuesta. Enganchando sus pies en mis tobillos, me mantiene en mi lugar, incluso allí. Su torso es empujado hacia atrás solo lo suficiente para darle a su mano libre un amplio espacio para hacerme cosquillas. Sin piedad sus dedos juegan sobre mis costillas y debajo de mis brazos, haciéndome brincar y torcerme, gritar y suplicar por piedad tan fuerte que mis ojos están aguados.

“¡No” ¡Para! ¡Por favor! Solo estaba… yo solo quería…” estoy riendo demasiado fuerte, retorciéndome demasiado para terminar la frase.

Finalmente él se apiada, una sonrisa juguetona deslizándose lentamente. Él está respirando casi tan fuerte como yo, pero él no suelta nada. Su mirada fija, como pedernal taladra la mía, sujetándome de más maneras que solo en el sentido físico. Toda su actitud se pone seria, “Quise decir lo que dije nena, cuanto menos sepas, mejor. No quiero que te preocupes más por eso. Se acabó. Por favor, solo confía en mí”

Hay una petición allí que no puedo dejar pasar por alto, sin embargo, necesito este último pedacito de cierre. “¡Lo hago! Confió en ti implícitamente pero necesito aceptarlo en mi mente antes de dejarlo ir completamente. ¿Cómo puedo hacer eso si hay cosas que siguen molestándome?”

Él apoya su cabeza contra la mía, sacudiendo su cabeza mientras lo hace. En un suspiro de resignación, cede, “Pregunta si debes Sra. Grey pero piénsalo cuidadosamente. Esto no está en discusión. No confundas mi aquiescencia por buena voluntad. Si no me gusta la pregunta, no habrá respuesta.”

Trago reflexivamente, más que un poco intimidada por la aparición del tono que él usualmente reserva para lidiar en acuerdos empresariales, y no me refiero a los más divertidos. “Quiero saber si ese estaba destinado a ser uno de los productos que ibas a lanzar de manera gratuita”

Su sonrisa me dice que si era, pero en realidad no lo confirma. Suspiro por su audacia. Uno no consigue mucha más audacia que – convertir una patente a dar beneficios a partir de una sin fines de lucro, destinada a los países probablemente del tercer mundo, en una situación que estaba destinada para acabar con él en todas las formas posibles. Es mi turno de sacudir la cabeza, admiración y aprehensión en partes iguales – si ese es el caso, todavía podríamos estar en riesgo.

Él entre cierra sus ojos, “¿Por qué tengo el presentimiento de que no hemos terminado?” como siempre yo llevo lo que estoy pensando en mi rostro. Para él soy un libro abierto.

Cuando mis dientes rozan mis labios, él gime, pellizcándolo con sus dientes en una mordida suave. En ese instante pierdo el hilo de mis pensamientos, mi cuerpo respondiendo reflexivamente a la distracción de su cercanía con una oleada de placer. Sonriendo maliciosamente, a sabiendas, él pasa su mano libre a lo largo de mis brazos extendidos y bajando por mi costado, disfrutando de las pequeñas protuberancias que su toque acaba de traer a la superficie de mi piel.

Aclarando mi garganta, parpadeo de vuelta a la realidad, “Uhm. Si” Un rubor rosado se posa en mis mejillas poco después. Mi cuerpo es servil en respuesta para él, no es nada menos que sumiso digno a veces, tan completamente sin voluntad. Con una pequeña sacudida aclaro mi cabeza. “¿Podrían ellos algunas vez averiguarlo? Tan brillante como tu plan maestro es, ¿tú crees que es prudente arriesgarse a engañarlos?”

De nuevo él sonríe, “Brillante ¿eh?” deja caer un beso en mi boca, demorándose un poco demasiado para llamarlo casto. “¿Estás preocupada por mi Sra. Grey?”

Exasperada me enfado, “¡Por supuesto que estoy preocupada por ti! Y qué decir de nuestro hijo.” Mis ojos se mueven rápidamente al parche de vendaje en la parte superior de su brazo, la cicatriz que se encuentra debajo tanto física como mental – al menos para mí. Será por siempre un recordatorio de lo mal que podrían haber salido las cosas.

Finalmente mis palabras dan en el blanco, su rostro volviéndose solemne. Él suelta mis brazos, sintiendo mi seriedad. “No” afirma, inequívocamente. “En primer lugar el proyecto era clasificado, David nunca se acercó a algo remotamente relacionado con él. De hecho, hemos logrado descubrir que él estaba empleado en un rumor. Pero reconozco que era la especulación que amenazaba toda la existencia de su empresa pero, hasta que yo les entregué la patente, ellos no tenían evidencia concreta de que existía. Incluso si los pocos involucrados en el complot sabían, yo nunca compartí mis planes para estos acontecimientos antes de que pudiéramos medir el impacto completo que tendrá sobre el medio ambiente.”

No importa lo bien que puedo llegar a conocerlo, siempre habrá una parte de mí que estará impresionada por su intelecto. Su habilidad para pensar fuera de la caja, aproximarse a cosas desde unos ángulos tan extraordinarios que es imposible de replicar o predecir. Yo debería ir con ello y aprender a confiar en sus instintos, estar contenta de tomar el sol de su esplendor. “Tú de verdad que piensas en todo” respiro, con ojos bien abiertos.

“Yo tenía mucho que perder” su respuesta tranquila dice mucho. Es cruda, cargada con sus sentimientos por nosotros y no puedo evitar sentir que tira con fuerza de mi corazón hinchado. Levantando mi cabeza, rozo mi nariz a lo largo de la suya, copiando su marca registrada de hocicar para mostrar que comparto su sentimiento.

Siento como su boca se amplía en una sonrisa cuando sus labios rozan los míos. Descansando la parte superior de su cuerpo en los antebrazos, justo al lado de mis hombros, sus manos tienen acceso a mi cabello extendido. Con ternura tamiza los hilos entre sus dedos, luego acuna mi cabeza, ambos pulgares descansando sobre mi sien. “Tú me salvaste de nuevo” susurra, evitando el contacto visual cuando mira fijamente a la maraña de cabello en sus manos.

Frunzo el ceño, confundida, mi pulso saltando nerviosamente a los dos pensamientos que sangran en mi conciencia con sus palabras cripticas. Como siempre mi culpa está a la vanguardia pero me asusta, más que nada, su auto desprecio y duda. Yo confiaba en la promesa de otro bebe para suavizar nuestro camino a seguir.

Cuando abro mi boca para hablar su tono sombrío detiene mis palabras en su camino con otra de esas explicaciones que roba mi aliento, “Tu llegando a mi vida tan inesperadamente fue probablemente un cambio de juego para nosotros en este fiasco.”

¿Ah?

Una vez que él ha emplumado una hilera de besos de mariposa a lo largo de mi cabello su mirada seria vuelve a mí, el color plata de sus ojos fusionando nuestras miradas. “En el momento que me encontré contigo en Miami toda mi rutina se alteró. Todo lo que David pensó que sabía de mí, mis paraderos y mis patrones diarios cambiaron. Eso, junto con mi viaje imprevisto a Seúl y nuestra boda imprevista – el hecho de que fue lejos de casa – fue lo que realmente mando los planes de David al infierno. Lo obligó a actuar. Se volvió lo suficientemente desesperado para cometer errores que lo condujeron a su caída”.

“Si no hubiese sido por ti y tu contrato, y Kate masticando mi oreja por dejarte plantada, nuestra cita” redondeando sus ojos, escupe la palabra cita, dándome una mirada sospechosa, sin dudas cuestionando mi juicio en lo que respecta a cualquier otro hombre en el planeta. “y tu confesión a Shawn, nosotros no nos hubiéramos casado tan pronto y hubiéramos seguido subestimando la amenaza contra nosotros.”

¡Santo infierno! Mis ojos ensanchados parpadean hacia él, asombrados.

Esta vez él besa la punta de mi nariz, “Así que veras Sra. Grey, tú me salvaste de nuevo”

No sé qué decir, no hay manera de que pueda tomar crédito por lo que pasó, pero solo puedo culpar a su lógica incluso por pensar que yo no planeé nada de eso de esa forma. Digo la única cosa que puedo bajo las circunstancias abrumadoras, “Creo que nos salvamos el uno al otro Sr. Grey”

Su mirada se oscurece, la intensidad quemando profundo. Acariciando mi cabello lejos de mi cara, dice, “Estoy tan jodidamente agradecido de que tu y Chris estén a salvo y aquí conmigo. Si pienso en lo que pudo pasar, si él hubiese entrado a tu apartamento en Savannah…” Sus palabras se desvanecen con un movimiento desesperado de su cabeza.

Tan gentil como él está siendo con sus palabras cuidadosamente elegidas entiendo lo que está tratando de decir aunque está haciendo su mejor intento para no hacerlo. Tanto Chris como yo nos hubiéramos convertido en peones desechables en un juego peligroso de codicia y chantaje. Nunca me puedo permitir en pensar sobre ese final alternativo y no quiero que él lo haga tampoco. Él no necesita ninguna ayuda en el departamento de sobre protección.

Retornando su caricia, paso mis dedos a través de su cabello, buscando por algo lo suficientemente significante para que él deje de quedar atrapado en estas arenas movedizas emocionales de los perpetuos –qué pasaría si- “Pero no lo hizo. Tu nos mantuviste a salvo, tu mantuviste tu promesa.”

Su sonrisa es agradecida pero poco convincente, la posibilidad de que algo como esto pase de nuevo es gruesa y tácita entre nosotros.

C40

El domingo por la mañana trae consigo la intimidad de la familia, de estar juntos, y con la esperanza del inicio del establecimiento de una vida juntos. Al despertar me encuentro despeinada en una cama vacía, escuchando el hermoso sonido del piano de Christian. Una vez que me he puesto un par de pantalones de yoga y una camiseta voy en busca de mi familia.

Lo que encuentro es sorprendentemente conmovedor. Chris, sentado en las rodillas de Christian detrás del instrumento sonante, es hechizante. Su atención absorta pegada a los dedos agiles de su padre mientras bailan sobre las teclas blancas y negras. La selección de la canción de Christian es obviamente una ganadora, nunca he visto a Chris tan quieto.

Mirando para arriba Christian me regala una sonrisa que derrite pantis y un guiño que no debería hacerme cosquilleo en tantos lugares, pero mi hijo al menos por ahora, está perdido en la música. Me encanta que ellos hayan encontrado algo para compartir. Se siente tan normal, tan bien. Me dirijo a la cocina y empiezo a preparar el desayuno con ellos dos en mi línea de vista y tan obviamente feliz. No puedo evitar imaginar como una cuarta pequeña vida encajaría en la imagen.

Plenamente consciente de que me estoy adelantando a mí misma, me imagino los diferentes escenarios – ¿será otro hermano o una pequeña niña? De pie aquí, fantaseando sobre nuestras vidas, nuestro futuro, no puedo creer por mi vida por qué estaba tan renuente a la idea al principio.

Durante el desayuno Chris está animado, tan emocionado por las habilidades musicales de su padre que terminamos discutiendo la posibilidad de lecciones de piano. Tienes que estar ciego para no notar la sonrisa orgullosa de Christian. Tengo el presentimiento de que vamos a ver a un tutor de piano aquí a finales de la semana.

Después del desayuno nos trasladamos a la gran sala. Padre e hijo se lanzan a construir un modelo de tren que era de Christian cuando él era niño. La mesa baja de café es pronto cruzada con intersecciones de vías, con pistas, pequeños arboles, pequeñas colinas cubiertas de hierba y pequeñas estaciones repartidas a lo largo de los rieles, mientras yo estoy en el sofá, con la laptop con ordenes de escoger una de las escuelas que Christian ya ha preseleccionado para Chris.

Las primeras cuatro escuelas me dejan desinflada. Puedo entender que Christian quiera solo lo mejor para nuestro hijo pero estas parecen muy impersonales, casi clínicas en su enfoque del aprendizaje. Navegando a través de estas opciones inapropiadas empiezo a llegar a mí lo que Christian quería decir todas las veces que dijo que él nunca  tuvo que justificarse ante nadie. Durante tanto tiempo he sido la única responsable por todas las decisiones de la crianza en relación a Chris. Tener de repente que compartirla, incluso defenderlas si por alguna razón no llegamos a un acuerdo es un poco desalentador. Espero que esto no vaya a ser un primer caso donde nosotros vamos a estar en desacuerdo con nuestras preferencias.

En la última me encuentro algo que parece tener las cosas que valoro en una escuela – una buena mezcla de disciplina, un ambiente de aprendizaje propicio e instalaciones de arte que obviamente impresionan a mi meritorio esposo. Lleno el formulario electrónico, expresando nuestro interés de ser invitados a la escuela para una entrevista. Por un momento me preocupo por lo tarde de la aplicación pero cuando se lo menciono a Christian, su arrogante ceja arqueada con su sonrisa torcida pone fin a mi preocupación.

Por supuesto, el nombre Grey abrirá puertas independientemente. Como siempre el poder inmenso al que estoy al tanto solo por estar unida a él me deja sintiéndome incomoda, poco merecedora del privilegio que yo no he hecho nada para ganar. Recordándome la promesa que hice de aceptar cada aspecto de su vida, lucho contra mis sentimientos de insuficiencia. Su poder y riqueza son sin duda una gran parte de lo que es él, al menos para el mundo exterior.

Trabajo en mis e-mails, fácilmente manteniéndome al tanto de las bromas entre Chris y Christian mientras ellos compiten con sus trenes. Yo animo a Chris cuando el equipo mami e hijo ganan la primera carrera, guiñándole a la cara de puchero de Christian. Incluso cuando hablamos sobre nuestro horario de la semana, entre carreras de trenes, Christian me sorprende por ser muy dócil.

“¿Por qué no vas a la oficina y tienes una reunión cara a cara con Julie? Estoy seguro de que ustedes tendrán mucho que discutir. Si tu quieres podemos establecer una oficina para ti en Grey’s Publishing” sugiere casualmente, aparentemente sin perturbaciones por la idea que solía conducirlo a la distracción. A pesar de nuestra amenaza resuelta me doy cuenta de que yo estaba completamente preparada para una negociación seria sobre cómo y dónde voy a estar trabajando. Su repentinamente fácil obediencia sobre un asunto previamente espinoso despierta mi interés.

“Está bien” estoy de acuerdo, mirándolo con los ojos entrecerrados, “¿Y Chris? ¿Lo puedo llevar conmigo?”

Sin mirar a mi sospechoso ceño fruncido él se enfoca en su lugar en ajustar la rueda de uno de los pequeños trenes con un destornillador. “Se puede, pero puede que se aburra. ¿Por qué no lo dejas en nuestro nueva guardería? Creo que ellos tienen un excelente programa de preescolar.”

Mi grito traiciona mi sorpresa, “¿Tienes una guardería en Grey’s Publishing?”

Él frota la parte posterior de su cuello, fallando en ocultar su expresión tímida. Sonriendo esa sonrisa ladeada él finalmente encuentra mi mirada azul asombrada. “Uhm. Si. Pensé que sería conveniente para ti.”

¿Él empezó una guardería solo para que yo dejara a Chris allí? Del mismo modo que la pregunta asombrada me viene a la cabeza me reprendo a mi misma por pensar algo menos. ¡Por supuesto que lo hizo!

“Ah. Está bien, lo haré. Gracias. Eso es increíblemente amable de tu parte. ¿Vas a mantenerlo en marcha el próximo año cuando él vaya a la escuela a tiempo completo?”

Sacude su cabeza hacia atrás, casi haciendo una doble toma, “Absolutamente. Es posible que lo necesites durante las vacaciones escolares y cuando… uhm,” él lanza su mirada a Chris, inseguro por un momento. Significativamente ensancha sus ojos, mirando a mi vientre luego encontrando mi mirada de nuevo. “Ya sabes… cuando el otro llegue, además a el personal le gusta la idea, así que…”

Hundo mis dientes en el labio para contener mi risa pero no puedo hacer nada para detener las esquinas de mi boca en su avance lento hacia arriba. Pongo mi mano sobre mi corazón en un gesto de gratitud. Después de gesticularle un Gracias le soplo un beso.

Christian responde con una sonrisa radiante, cuando cree que ha recibido el halago más grande, casi brillando con alegría ante mi respuesta. Tengo una pequeña impresión fugaz de él como niño pequeño, ansioso por mi aprobación.

Alentada por su estado de ánimo, trato de empujar mi suerte, “¿Así que tengo la oportunidad de conducir mi auto al trabajo o tú nos vas a dejar en el camino?”

Puedo jurar que puedo ver un tinte de color rojo alrededor de sus orejas cuando fija su mirada como dardos de nuevo en el carro en su mano. “Uhm… No. Tú vendrás conmigo. Taylor nos llevará”

Me lo imaginaba y me parece que no me perturba en lo más mínimo pero, puedo decir que hay más en la historia. Mirando hacia arriba cuando no le contesto, él me lanza una mirada perpleja. Él respira – profundamente – luego me encara de lleno, “He movido Grey’s Publishing al edificio de GEH” perforándome con su mirada gris profunda busca en mi rostro por una reacción.

¡Obediencia fácil, mi trasero! Chris y yo vamos a estar cerca de él todos los días, en su dominio, donde él está en pleno poder y puede ver cada uno de nuestros movimientos. Me da una risita nerviosa, sacudiendo mi cabeza aturdida. “Tú has iniciado toda una guardería y has movido una empresa entera solo para poder mantener el control sobre nosotros? ¿Cuándo decidiste hacer esto, cuando tuviste el tiempo?” el aumento staccato de mi voz es mucho más allá de mi control, el shock amplificándolo en un chillido.

“Si. Empecé la guardería y moví la división de publicaciones pero no para mantener el control sobre ti. Solo quería mantenerlos a salvo.” Reconoce, un poco a la defensiva. “Lo hice cuando decidí que Grey Publishing te iba a tener y contraté a Julie. Y esa es la belleza de un personal bien pagado, les dices que hagan algo y ellos lo hacen.”

¿Cómo podría olvidarlo? No importaba que yo tuviera un acuerdo con otra empresa, Grey me quería y Grey me tuvo, en todos los sentidos. Nada de esto se me ocurrió alguna vez. Con razón él estaba tan agradable conmigo por volver al trabajo. ¡Hablando sobre la arrogancia!

A decir verdad a mí en realidad no me importa pero, lo a lo que me opongo – una vez más – es a que no me digan las cosas y salen de esa forma de sobre manera. Lo que está en el corazón de este asunto es lo que me molesta más. ¿Es su preocupación por nuestra seguridad física o Christian aun tiene dudas persistentes sobre la resistencia de mi compromiso?

Antes de que pueda abrir la boca para empezar a discutir la cierro. Incluso si es un poco de ambas, razono conmigo misma, ¿me mataría aceptarlo? Si él necesita mantener un ojo en nosotros para sentirse en control, yo simplemente ¿puedo acceder y darle a él la tranquilidad que obviamente anhela después de todo? Y tal vez si dejo de quejarme porque no me digan las cosas, él estará más dispuesto a compartir si él no corre el riesgo de enfrentar mi ira cada vez.

Con una respiración profunda y acelerada y unas sonrisas autocomplaciente de mis chicas internas le ofrezco a él una sonrisa amplia y sincera. “Está bien. Eso está bien y sí, me encantaría una oficina para trabajar. Gracias”

No pasa a menudo, pero cuando lo dejo sin palabras es excepcionalmente satisfactorio. Suprimo una risita al ver su expresión atónita luego la domina de nuevo, a la pasividad. “Está bien” acuerda, asentando con la cabeza como si él esperaba totalmente que yo cumpliera con tanta facilidad. “¿Una oficina en mi piso?” el brillo esperanzador en sus ojos expectantes casi me tiene cavando pero en un esfuerzo por mantener la poca independencia que tendré de él en el trabajo decido distanciarme de él, al menos físicamente.

Sonriendo para hacerle saber que estoy en su juego y para suavizar el golpe de mi negativa, le respondo con aspereza. “No gracias Sr. Grey. Con los otros secuaces estará bien, gracias”

Satisfecho con lo complaciente que he sido me planteo nuestro crecimiento como pareja mientras me paso por el resto de mis e-mail. Si pienso en como siempre me encontré con sus demandas poco razonables con una negativa tan áspera y brutal, puedo ver como solo he empeorado las cosas.

Tanto la cabeza de Chris como la de Christian pivotean hacia a mi cuando chillo en respuesta ante un nuevo mail en mi bandeja de entrada. Aplaudiendo y rebotando sobre el sofá. “¡Yay! ¡Kate y Elliot estarán aquí la próxima semana!”

Christian hace una doble toma, “¿En serio? ¡Eso es genial!” confirma, luciendo genuinamente complacido. “¿Por cuánto tiempo vendrán?”

“Ella no dice. Parece que ellos quieren ponerse al día con nosotros después de todo lo que ha pasado.”

Christian asiente con la cabeza, entendiendo que no puedo elaborar más con las pequeñas orejitas alrededor. “Me pondré en contacto con Elliot. Tal vez podamos navegar en The Grace el fin de semana.” Cuidadosa de no decepcionar a Chris en caso de que no vayamos no pierdo el hecho de que él dice The Grace en lugar de navegar. Él tuvo que cancelar ese paseo una vez, claramente no quiere decepcionar a su hijo una vez más.

“¿Está ella, uhm, bien de nuevo?” pregunto, refiriéndome a los actos de vandalismo que tuvo que soportar, probablemente a manos de David.

“Uh-huh” dice, “¡bien, como nueva!” no puedo evitar sonreír ante su evidente alegría – los chicos y sus juguetes.

Pb

Aunque adoro a Gail y a Taylor estoy agradecida de que hayamos tenido la mañana para nosotros, para unirnos como familia, incluso más ahora que hemos llegado a vivir en Escala sin demasiados sobresaltos. No puedo negar que estaba aprensiva acerca de vivir en el apartamento después de lo ocurrido.

Estoy agregando los toques finales a la gran ensalada cuando Christian viene detrás de mí. Envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura, besa mi sien luego sus labios rozan cuando pasan por mi oreja. “Seis días más nena” susurra cuando pone su gran palma sobre mi vientre.

Me rio, disfrutando de los cosquilleos deliciosos que se esparcen en mi espina dorsal. Una burbuja de pura alegría estalla a través de mí, su emoción por la perspectiva de otro bebe emocionante y contagiosa. “Tienes que controlar tus expectativas Sr. Grey. Puede que no quede embarazada de inmediato. Puede que nos tome meses antes de que suceda.”

Él resopla, “La última vez tu quedaste embarazada teniendo la inyección anticonceptiva. Estoy confiado de que voy a dar en el blanco la primera vez.”

Él me guiñe y luego me gira en sus brazos, su sonrisa engreída y segura de sí mismo, “¿Vas a darle?” digo riéndome, “¿Tu sabes que no depende totalmente de ti no? La madre naturaleza juega una parte importante en todo esto” hago un gesto de barrida general con mi mano luego la dejo caer en el bolsillo trasero de sus jeans perfectamente ajustados. Con un pequeño apretón lo empujo más cerca.

“Pff. Madre naturaleza” descarta, sin dejar de sonreír. Por encima de mi hombro él mira para encontrar a Chris. Asegurándose de nuestra privacidad él dobla las rodillas lo suficiente para rozar sus caderas contra las mías. Mis ojos se cierran mientras tomo una bocanada de aliento, la sensación inundándome y tentándome. Justo cuando él se inclina para besarme el intercomunicador suena.

Chris salta ante el sonido, corriendo hacia el vestíbulo y aúlla mientras va, “¡Están aquí! ¡Vamos papi!”

El beso que termino recibiendo es demasiado breve. Él pasa su nariz por la mía, “Más tarde” dice, alejándose de mí con una sonrisa irónica. Dándose vuelta, él sigue a su hijo emocionado a la puerta para encontrarse con sus padres y hermana.

Después de una ronda emocional de abrazos Grace y Carrick nos siguen a la cocina mientras Mia se escabulle con Chris a la gran sala hacia el juego de trenes. Sonrió ante su parloteo mientras le regala a su tía favorita las noticias de sus aventuras desde la última vez que lo vio.

“¿Les gustaría tomar un café?” Christian pregunta lo suficientemente alto como para incluir a Mia.

Me uno a Grace y Carrick en la barra de desayuno mientras ellos le dicen sus diversas preferencias de café a Christian. Una vez más lo siento detrás de mí cuando envuelve sus manos alrededor de mis brazos. “Y un poco de té para ti Sra. Grey” me ofrece antes de plantar un beso en mi cabeza.

Volteo mi cabeza para atrapar su mirada, ofreciéndole una sonrisa agradecida. “Por favor Sr. Grey. Sería maravilloso”

Con Chris fuera del alcance para oír, Carrick no pierde tiempo para profundizar en los acontecimientos de los últimos días. “Las noticias han sido muy delgadas con tus acontecimientos hijo. Supongo que la ONU realmente tiene el alcance para contener algo como esto.”

Sé que tanto Christian como Taylor han estado monitoreando de cerca las noticias sobre el drama de la inauguración. Hasta ahora la información en torno al acontecimiento quedo incompleta, solo mencionando que un intento de interrumpir el procedimiento fue frustrado. Por lo que Christian me explicó entendí que si la historia no salía hoy, en los periódicos dominicales con la alta circulación, no era probable que lo hiciera en lo absoluto.

Christian encuentra su mirada seria, “Si papá” él está de acuerdo, pensativo. “Francamente ha sido un alivio que lo hayan manejado tan bien. Las consecuencias en la prensa habrían sido un jodido dolor de cabeza para manejar.”

Carrick asiente con la cabeza, sus ojos cayendo a la barra de desayuno en frente de él. Cuando veo la mano de Grace cubriendo la suya con un apretón firme me doy cuenta de que él está luchando para controlar sus emociones. Su mirada vuelve a Christian, un pequeño brillo de sentimiento acristalándose en la tonalidad normalmente azul aguda de su mirada. “Por Dios, hijo, este idiota llegó demasiado cerca para mi gusto.” Su tono ronco solo sirve para subrayar el peso invertido en sus sentimientos.

Christian deja sus labores de preparar café. En dos zancadas llega al borde de la barra, encarando a su padre. “Lo sé papá. Confía en mí cuando te digo que está resuelto.” Pone su mano sobre el hombro de su papá y Carrick no duda en acariciarla. Asentando una vez más deja salir un pequeño respiro, mirando fijamente a su hijo. “Está bien. Confío en ti, y que sabes lo que está en juego” el leve movimiento de su cabeza en mi dirección hace que mis mejillas ardan con un calor de rubor.

Antes de que tenga tiempo de preguntar si se trata de una referencia velada a mis errores del pasado Grace interrumpe. “Christian no se perdonaría nunca si algo te pasará a ti o a Chris” explica, reprimiendo efectivamente mi culpabilidad.

Le doy a ella una sonrisa débil, demasiado familiarizados con estos sentimientos de ansiedad de los últimos tiempos – nosotros no podríamos vivir sin él tampoco.

Carrick pasa sus grandes manos por su rostro, exhalando fuerte de nuevo. Con una sonrisa renovada me mira, “Así queeee, es bueno estar en casa de nuevo ¿no? ¿Cómo lo está llevando el pequeño campeón?”

Hago cada esfuerzo por devolver su tono jovial, aliviada por el cambio en ánimo. “Es bueno estar de regreso y Chris es un verdadero soldado. Sospecho que él va a empezar con sus lecciones de piano muy pronto” sé que la sonrisa que le doy a Christian es cariñosa, pero no lo puedo evitar.

“Eso es fantástico Ana. Un arte marcial, un instrumento musical y una lengua – eso fue lo que yo insistí con los tres míos.” Bromea Grace, obviamente orgullosa, “Bueno hasta que una de ellos llegó a la edad donde se negó” Con una molestia fingida mira a Mia con una mirada lúdica sobre el hombro.

Mia se ríe, “¡Si no puedes usar zapatos de tacón haciéndolo, no vale la pena hacerlo!” bromea, refiriéndose su falta de interés en las artes marciales.

Todos nos reímos ante la imagen de Mia con un traje de Judo, combinado con un par imponente de Louboutin cuando Grace interrumpe con un emocionado “¡Oh! Tengo noticias” aplaudiendo, ella nos regala una sonrisa amplia. “Ana, ¿te acuerdas de Shawn O’Reily?”

Arriesgo una mirada rápida a Christian, hacia donde él todavía está inclinado sobre la máquina de café de estilo haciendo espuma para los lates. Con su espalda hacia nosotros su rostro está escondido, pero puedo ver una rigidez distintiva de su comportamiento cuando endereza su espalda. “¿El Dr. O’Reily? Si, lo recuerdo” respondo cuidadosamente, manteniendo un ojo en mi esposo.

“Bueno, sé que él se acercó a Christian sobre sus planes en el pasado así que no estoy segura si alguna vez te lo mencionó a ti pero, Shawn tiene esta maravillosa visión para centralizar un almacén para mantener los recursos que varios organismos de ayuda acumulan con el fin de reducir la burocracia que viene de la mano al distribuir estas cosas pero él siempre carecía de fondos.”

Todavía desconfiada de la reacción de Christian sólo asiento con la cabeza, recordando su discurso conmovedor en la cena de gala y después de eso, en el balcón, cuando él compartió su idea con un poco de demasiada pasión.

“¡Estoy complacida en decir que él consiguió el financiamiento para su proyecto! Aparentemente de un donante muy generoso – anónimo por supuesto, se fue a África la semana pasada. ¡Para siempre, me imagino!”

“Guao, eso es genial” reflexiono, no demasiado emocionada porque mi mente está trabajando a mil millas por minuto procesando este pequeño pedazo de información. “Eso es un gran pedazo de dinero para un solo donante, ¿o fue de una empresa?” pregunto casualmente, notando la ausencia de comentarios de Christian en todo esto. Su silencio es especialmente inusual considerando que tiene una pasión y compromiso profundo con el tercer mundo y sus necesidades.

Mmmhhh…

“Eso es lo que lo hace tan especial. ¡No sólo ha sido un solo donante sino que fue una donación privada!” ella está prácticamente efusiva, sus ojos brillante de emoción.

“Guao” afirmo de nuevo, “eso es muy generoso”

Justo cuando Christian se da vuelta con dos cafés en mano y una sonrisa forzada en su lugar- “Esas son grandes noticias mamá. Por favor transmítele nuestras felicitaciones.”

Incluso Grace lo mira con curiosidad, sorprendida por su desinterés cuando desliza su copa de café sobre la barra. Yo, por otro lado tengo una buena idea del porque él está actuando tan indiferente. Estoy casi segura de que Christian es el donante generoso, matando convenientemente unos cuantos pájaros de un tiro. Él estaría ayudando a una causa que es muy querida para él, y se deshizo de lo que él puede percibir como una amenaza romántica y suavizar el camino con Shawn si él consideraba presentar cargos por el golpe que Christian le lanzó.

Con razón Christian se negó a decirme porque él no era una amenaza cuando lo saqué a flote, descartándolo absolutamente como candidato en nuestra lista de posibles perpetradores. Debo admitir que ese fue un plan bastante sólido pero estoy ardiendo con curiosidad – ¿Qué diablos en la tierra le costó?

 Link para el capitulo 41

17 thoughts on “Capitulo 40

  1. Janitzia Berrido says:

    Por fiiiiiiiiin llegaste Kere!!!!…. Espero que hayas disfrutado mucho de tus vacaciones. Me encantó, como siempre, este capítulo. Christian y Ana están más acoplados, y Ana calcula y analiza más lo que va a decir y comprende más cuales son las prioridades para llevar la fiesta en paz. Y Grey como siempre pendiente de todo, eso de la Guardería estuvo genial y lo de la donación al doctor espectacular.

    Liked by 1 person

  2. Janitzia Berrido says:

    GRACIAS POR TU TIEMPO Y TU TRABAJO KERE!!!!!

    Like

  3. fannyrebellonv@hotmail.com says:

    WAW amiga capitulo espectacular, me encanta ver a Ana pensar antes de hablar, y analiza todo mas rápido, es mas comprensiva, me encanta como llevan su relación, ese calor de hogar que hasta uno leyendo lo siente. Me alegro que estés de vuelta para alegrarnos con otras caras del sr: 50 sombras, lo amo gracias Monique y gracias Kereny, me alegro que estés bien amiga un besote.

    Like

  4. palolita velandia says:

    Jesus llevaba semanas muriendo por saber más de Christian y Ana ! Gracias por regresar nos hacias falta! Espero q hallas disfrutado tus vacaciones y que estes relajada … gracias por tu trabajo y por traducir esta hermosa historia ! :*

    Like

  5. liliacn says:

    Soy nueva por aquí, y sólo puedo decirte que leí los 40 capítulos en 3 días jejeje me he ganado unas grandes ojeras pero ha valido la pena… Nunca es suficiente del Sr. Grey, muchas gracias.

    Liked by 1 person

    • KereC says:

      Hola Lilia! Bienvenida que placer tenerte por aca, y siempre vale la pena todo lo que hagamos por nuestro adorado Sr. Grey.
      Gracias por el apoyo y tu comentario.
      Un abrzazo
      Kx

      Like

  6. Atnaileh says:

    Muy buen capítulo, me gusta Christian y todo: pero no me gusta que está siendo muy posesivo con eso de haber mudado Grey’s publishing al GEH. Se que pasaron por una amenaza pero tampoco es para exagerar :/ … Mujer gracias por volver nos hiciste sufrir jajaja. Espero tus vacaciones hayan sido geniales 🙂

    Like

  7. Mell18 says:

    Te extrañe a horrores!!! Mil gracias kerec por regresar a comparrtir esta maravillosa historia…

    Liked by 1 person

  8. Janmilette Alfaro says:

    Es super linda esta historia me re encanta

    Like

  9. Martha Liliana says:

    Te extrañe KereCB….me encanta la expectativa de otro bebe…..

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s