Capitulo 41

Carrick parece ajeno al examen cuidadoso de Grace hacia Christian, sin problemas él empieza un nuevo tema justo cuando quería probar un poco más profundo. Con una mirada rápida en mi dirección Christian responde a la pregunta de su padre, obviamente con ganas de cambiar el tema.

Grace y yo nos unimos a Mia en la gran sala con Chris, e inmediatamente la conversación gira en torno a la visita de Kate y Elliot. Madre e hija parecen igual de emocionadas por la visita y es fácil para mí dejarme arrastrar a la conversación. Sé que voy a enfrentar unas preguntas fuertes de Kavanagh antes de que todo sea perdonado pero, estoy segura de que tendré a mi mejor amiga de vuelta en poco tiempo.

“¿Creen que ellos considerarán formar una familia pronto?” pregunto, haciendo conversación pero también un poco curiosa. Kate será una madre maravillosa pero me doy cuenta de que no conozco a Elliot lo suficientemente bien como para saber si él querrá niños.

Observo una mirada entre Mia y Grace, sus rostros poniéndose tristes. Grace lo supera para explicarme, cuando inclino la cabeza hacia un lado, mi frente arrugada con un ceño perplejo. “Oh Ana”, suspira, “Me he olvidado de que no has tenido mucho contacto con ella. Ellos lo han intentado durante casi dos años. No me sorprendería en absoluto si van a estar visitando a algún especialista en fertilidad mientras estén aquí.”

Me duele el corazón por mi querida amiga. El amor, la alegría que Chris me ha traído a mí, sin mencionar a nuestras familiar es algo que cada mujer merece. Ahora, me siento egoísta. He estado tan envuelta en mis propios problemas, que el poco tiempo que hemos hablado ha sido sobre nuestra amenaza y hacer las paces con la vida de casados de nuevo. Ni una sola vez ella mencionó su propia carga. Acercándome, aprieto la mano de Grace. El hecho de que ella ha pasado por la misma lucha, adoptando eventualmente tres niños, hace que mi corazón se contraiga en mi pecho.

“Hey, ¿por qué tan tristes damas?” Carrick indaga mientras él y Christian toman asientos en el sofá seccional largo. Sin querer amargar más el momento le ofrezco una sonrisa brillante; “Nada, solo cosas de chicas. Ya sabes” bato una mano juguetona en su dirección mientras me levanto. Christian me da una mirada extraña pero Carrick está muy distraído por Chris, que está trepándose en su regazo para darse cuenta.

“¿Mia te importaría aplicar tus habilidades culinarias en mi ensalada?” pregunto, haciéndole señas con un guiño para que venga a la cocina conmigo. No he olvidado nuestra conversación en mi día de boda, y todavía puedo ver la tristeza persistente aferrándose a ella a pesar de sus esfuerzos por parecer feliz. Me hace más determinada que nunca para buscar detrás de su dolor y empezar a trabajar en traer de regreso a su antigua ser valiente.

“Seguro Ana,” está de acuerdo, saltando un poco con demasiado entusiasmo. Espero que eso signifique que ella esté lista para hablar.

Dejamos al resto de los Grey en la gran sala y nos vamos a la cocina. Ella agarra el delantal que le doy y va hacia el plato grande de ensalada que he puesto sobre la barra. “Eso luce delicioso, ¿Qué estamos preparando?”

“Estaba pensando en una ensalada de pollo y pan tostado caliente. ¿Pones a la parrilla las pechugas de pollo? Yo meteré el pan en el horno y terminaré de cortar las guarniciones.”

“Perfecto” ella sonríe mirando sobre su hombro mientras expertamente ajusta las perillas de la estufa a su gusto. “¿Qué tal un poco de vino para las chefs ah?”

“Por supuesto, ¡la prerrogativa del chef!” sonriendo me dirijo a la nevera, “¿Blanco o tinto?”

“Blanco va a ir bien con el pollo” sugiere, arrugando muy linda su nariz.

Una vez que le he entregado una copa grande de Chardonnay frio y me he servido un poco para mí, me siento en el espacio de la barra al lado de ella, lo suficientemente cerca para escucharla hablar sobre el sonido de la carne chisporroteando.

Estoy contenta cuando ella empieza a hablar casi de inmediato pero desafortunadamente no es sobre ella, “Han sido un par de semanas difíciles para ti. ¿Cómo lo llevas? ¿Mi hermano está cuidando de ti?”

No puedo evitar sonreír al pensar en mi esposo dominante y todas las formas en las que muestra – o es que nos ahoga – con su afecto. “Si, ha sido duro pero ahora ha terminado y creo que Christian es patológicamente incapaz de no cuidar de nosotros, ¡ya sea que lo necesitemos o no!”

Ella se ríe ante mi risa ladrada, “¡Si me lo puedo imaginar!” riendo con Mia tengo una visión de la chica que solía conocer pero ella se escapa después de un segundo, casi como si se recordará a si misma que no le está permitido ser feliz y el repentino silencio entre nosotras se vuelva cargado.

Perturbada la miro. Incluso de perfil puedo ver su dolor pero ella mantiene sus ojos pegados en las pechugas en la parrilla, dejándome afuera, “¿Mia? Por favor háblame. ¿Hay algo que pueda hacer?”

Sus labios se enrollan en una sonrisa irónica pero, deja sus hermosos ojos fríos. “No lo creo Ana. Ese barco ha zarpado y yo he perdido el bote” resopla con sarcasmo, sacudiendo la cabeza hacia atrás. Aparte de la amarga corriente subterránea puedo escuchar las capas de pesar y decepción.

Dejando a un lado mi cuchillo de cortar, le doy vuelta a mi cuerpo entero hacia ella, “Sabes, hasta hace dos días, estaba convencida de que nuestras vidas estaban a punto de cambiar irrevocablemente, que esta amenaza iba a tener éxito en destruirnos. No te puedo decir lo asustada que estaba y en algunas formas aun lo estoy pero Christian encontró una manera. En una situación absolutamente desesperada, cuando incluso su esposa dudaba, él siguió luchando, lo arregló. No sé lo que pasó y solo puedo asumir que ha sido algo que tiene que ver con Ethan” su fuerte inhalación confirma mi teoría cuando me detengo para observarla, “pero, lo que sea, siempre hay esperanza”

Volteando sus ojos de gacela hacia mi ella parpadea las lagrimas que amenazaban con derramarse, “¿Tu realmente crees eso?”

Gentilmente le froto la parte superior del brazo, “Si me hubieses preguntado hace dos días, te hubiese dicho que no, pero ¿ahora? Absolutamente.”

Ella asienta con la cabeza levemente, decidida, luego vuelve su mirada hacia el pollo. Siento la sensación de fragilidad del momento. Lo último que quiero es asustarla así que vuelvo a cortar. Dejando la decisión de hablar a ella.

“Tienes razón” murmura, “Era Ethan. Todavía es Ethan” soplando sus flequillos de la frente voltea a verme, “Me equivoque con él. Muy mal Ana” De nuevo ella deja caer la mirada, mirando a su perfecto manicure francés mientras un rubor de vergüenza empapa sus mejillas. Con cuidado dejo mi cuchillo en la barra para darle mi completa atención pero, no la presiono. Está claro que ella está ordenando sus pensamientos.

Después de un minuto de silencio veo la elevación de su pecho en una respiración profunda. “Estaba tan enamorada de él y nos íbamos acercando más y más a la zona de amigos” ella pone los ojos en blanco en la palabra amigos, exasperada, “Así que, decidí tomar el asunto en mis manos. Sí el no podía ver lo buenos que éramos juntos entonces, tenía que mostrarle ¿no?”

Tengo que contener mi sonrisa. A pesar de que ella y Christian no comparten el ADN, ellos son notablemente similares. Le soy un guiño sonriente como estimulo.

“Solo por casualidad empecé a salir con uno de sus amigos con la esperanza de que él se pusiera celoso y… ¡Yo no sé!” ella cuelga su cabeza, sacudiéndola tristemente. “Pensé que mi plan había tenido éxito cuando él me invitó a tomar un trago una noche, solo nosotros dos. Fuimos a un bar, y casi inmediatamente él empezó a decirme que él se preocupaba por mí, que él no me quería ver cometiendo un error y que su amigo no era el hombre correcto para mí. Yo estaba emocionada de que él estuviera tan preocupado. En mi mente eso solo podía decir una cosa, y todo sobre lo que podía pensar era sacarlo de su miseria, así que le conté todo. Le dije que solo empecé a salir con Eric para demostrarle que él podía ser algo más que un amigo.”

Suprimí un gemido frustrado. Incluso expresado de esa manera, Ethan iba a ver a través de la mentira. Si hay una cosa que Ethan desprecia son los juegos mentales. Al crecer atractivo y adinerado, él rápidamente aprendió a distinguir entre las afecciones reales y las falsas que las mujeres le mostraban inevitablemente. Para él, el engaño como este sería casi imperdonable. Él era un chico sencillo y fácil hasta que lo hacías enfadar. “¿Cómo reacciono él?” pregunto suavemente, frunciendo los labios mientras me imaginaba lo que había hecho.

Los ojos de Mia se pusieron como platos, las lagrimas llenándolos al parpadear la segunda vez. “Él se molesto mucho Ana. Se quedó en silencio, apretando la mandíbula, sin ni siquiera mirarme. Yo estaba aterrada, así que por supuesto lo empeoré, y le di un ultimátum” cuando ella me ve haciendo una mueca, ella asiente con su cabeza como diciendo si, estúpida ¿verdad? “Yo tenía que saber que estaba pasando por su magnífica cabeza relajada, así que baje los brazos. Amor o nada” su boca se adelgaza, se baja en una línea arrepentida, “Él escogió nada” susurra, apenas capaz de detener su labio inferior de que temblara.

“Oh Mia” sabiendo que un abrazo completo la alejará, solo deslizo mi brazo alrededor de sus hombros para darle un apretón firme, “Lo siento tanto. ¿Han hablado desde entonces?”

Aún tratando de mantener sus emociones deshilachadas bajo control sacude su cabeza con decisión. “No” ella suena su nariz, “Él me llevo a casa y eso fue todo. No he sabido de él desde entonces, no he sido lo suficientemente valiente para ponerme en contacto con él,” su expresión es tan triste que no puedo evitar darle otro apretón de simpatía en su brazo. “Nos vimos en la boda de Kate y Elliot pero él vino armado con una cita” sus ojos se ponen vidriosos con una mirada lejana como si ella se perdiera en el recuerdo doloroso.

“Guao, ¿eso es qué? ¿Cómo cinco años?” digo, casi para mí misma.

Ella suspira, volteándose para voltear una pechuga de pollo. “Son tres años y diez meses”

El hecho de que ella siga contando el tiempo dice mucho sobre lo involucrada que está realmente. “¿Has tratado de dejar entrar a alguien más en ese corazón hermoso tuyo?” juguetonamente golpeo mi hombro con el suyo, ansiosa de aligerar el estado de ánimo sin parecer impertinente.

Arrugando su nariz, su boca se pone en una curva compungida. “He estado en un puñado de citas, pero no sé…” se encoge de hombros, dejando sus palabras guindar. “Creo que soy un poco como un cisne, ¿sabes?”

Cuando frunzo el ceño ligeramente, ella explica, “Sólo amo una vez” De repente mis ojos están brillantes por las lágrimas inesperadas y con completa empatía. Compartiendo algo común como eso es un lazo profundo de unión. Puedo decir por su mirada que ella cree que yo entiendo lo que quiere decir.

“Bueno” digo con la voz ronca antes de aclarar mi garganta, “en vista de lo que me acabas de decir puede que haya algo de esperanza. Kate me dijo una vez que Ethan no ha estado con nadie serio en años.”

Mia parpadea ante la revelación, jadeando ella se toca la base de la garganta, “No estoy segura de cómo sentirme al respecto,” emite una risita nerviosa. “¿Estará anhelando o arruiné su confianza en todas las mujeres?”

Sonrío a su supuesto dramático, “Mira, no te quiero dar ninguna falsa esperanza pero, Ethan está hecho de cosas mucho más fuertes que eso. Personalmente, creo que tu instinto sobre como él se sentía respecto a ti era acertado, pero tienes que admitir que la situación era un poco extraordinaria.” Le doy una mirada mordaz, “Nosotros tres, con ustedes tres, supongo que parece una probabilidad algo casi imposible que nosotros encontráramos el amor al mismo tiempo los unos con los otros.”

“Lo sé” se queja, “Sólo deseo haberte escuchado. Deseo haberme alejado y esperar para que él volviera. Era muy difícil cuando lo veía correr lejos de sus sentimientos por mí, sentimientos que yo correspondía de todo corazón.”

Otra punzada de simpatía golpea mi corazón. Conociendo a Ethan, le doy el único consejo que puedo pensar para sacudir las cosas a su favor. “Mia, tu obviamente no has superado esto. Te lo debes a ti misma- si no es por otra razón que para tener un cierre – examinar esto y ver a donde te lleva. Estamos obligadas a verlo ahora que Kate y Elliot vienen a casa. Lo primero por hacer es disculparse. Hacerlo ver que sabes que lo que hiciste estuvo mal, y luego darle espacio para que se dé cuenta por sí mismo.”

Lentamente ella asienta con la cabeza, luciendo pensativa, “Está bien. Puedo hacer eso”

“Además, no le va a hacer daño que le muestres lo que se perdió durante los últimos cinco años” Mi guiño descarado la tiene sonriendo. Y así, tenemos u plan.

Pb

Christian parece disfrutar de la rutina antes de ir a dormir de Chris y yo estoy más que feliz de dar cabida a cualquier cosa que los ayude a forjar un lazo más fuerte. Este domingo por la noche no es diferente, cuando él agarra a Chris lejos de mí, fresco de su baño y ya bostezando.

Cuando finalmente se une a mí en la gran sala, sonrío tímidamente por encima del borde de mi copa, notando la sinuosidad relajada de sus movimientos. Se ve feliz y contento cuando toma la copa de mi mano y se bebe una gran cantidad de un solo trago. “¡Hey!” me opongo mientras él se hunde en el sofá, arrastrándome a sus brazos.

Él besa la parte superior de mi cabeza, “No más para ti Sra. Grey” Con mi espalda a su frente, trato de voltearme para ver si él está hablando en serio pero, su brazo fuerte está congregado alrededor de mi cintura, teniéndome en el lugar. Su otra mano acaricia mi cabello, lo pone sobre mi hombro para poder oler el hueco de mi cuello. “Quiero ese vientre en forma para nuestro bebe.”

¡¿Qué?!

Mi cuerpo traicionero se estremece, haciéndome inclinar la cabeza a un lado para darle mejor acceso. “Difícilmente creo que…” empiezo pero mi protesta es cortada de una vez por su tono reprendedor suave.

“Uh, uh, uh, sin argumentos” sus manos grandes se extienden sobre mi abdomen, el calor penetrando a través de las capas de ropa. “Mañana en la mañana, después del desayuno, empezarás a tomar tus vitaminas prenatales y me aseguraré de que Gail esté con reservas de todos los vegetales verdes. ¿Qué clase de ejercicio crees que quieras durante el embarazo?” su barítono es bajo y -Ay-tan- razonable, pero por supuesto que el contenido es indignante.

“No tengo la posibilidad de elegir lo que voy a comer, o tomar pero, ¿puedo elegir como me quiero entrenar?” probar como si pudiera, no puedo evitar aumentar la nota de incredulidad en mi voz. No se me escapa que soy afortunada de que incluso me diera esa opción; parece que me entrenaré lo quiera o no.

Siento como su cuerpo completo se pone rígido pero su agarre se mantiene firme, “Si”  contesta cuidadosamente, “Parece que hay un par de opciones y no sabía cual ibas a preferir”

¡Ay hombre! Es tan difícil de explicar cuando él simplemente no lo entiende.

“Parece que te olvidas de que ya he hecho esto antes” contesto con aspereza, “Aprecio tu necesidad de estar involucrado pero tú no puedes ladrar tus ordenes hacia mí, haces que parezca que no tengo derecho a decir nada en el asunto” estoy desesperada por aferrarme a mi temperamento, lo hemos hecho tan bien últimamente y no lo quiero arruinar con una discusión.

“No estoy ladrándote ordenes Anastasia” dice suavemente, aunque puedo sentirlo apretando los dientes, “Te he ofrecido una opción que está disponible para ti. Las otras no son pan comido. Tu quieres que el bebe esté saludable ¿no?”

Es imposible discutir con eso nivelado en mi pero, eso es apenas el punto. Tomo una respiración, centrándome a mí misma. “Por supuesto que quiero que el bebe este saludable pero ni siquiera estoy embarazada aun. Y no es lo que tú quieres que yo haga, es la forma en cómo me lo dices que lo haga.”

“Está bien” viene su respuesta concisa, “Anastasia ¿podrías por favor dejar de consumir alcohol hasta que el momento sea seguro para hacerlo de nuevo, para ti y para el bebe?”

¡Oh hermano!

“Si Christian, lo haré”

“¿Estabas planeando en empezar un curso de vitaminas prenatales antes de la concepción?”

“Si” digo, sintiéndome avergonzada conmigo misma ahora.

“Bien. Y ¿Puedo confiar en que tendrás cuidado extra con lo que comes y cuando lo comes por la duración del embarazo y el periodo de lactancia?”

“Si” sonrojándome profundamente miro a su mano posesiva extendida por encima de mi vientre. Me doy cuenta de que voy a tener que andar con mucho cuidado si voy a aferrarme a mi identidad. Encontrar un lugar donde todavía pueda ser yo misma mientras camino al filo entre su naturaleza controladora y mi culpa.

Lo siento asentar con la cabeza detrás de mí, “Correcto, entonces, en lo que se refiere al ejercicio, ¿puedo hacer que aceptes que alguna forma de ejercicio va a ser beneficioso para ti y para el bebe?”

“Si” digo de nuevo, esta vez con una nota pesada de resignación.

Ahora que se ha salido con la suya, se relaja, raspando su barba creciente del mentón contra ese punto sensible en mi cuello de nuevo, “Esta bien. Tus opciones son: Pilates, clases de Aquanatal, caminar, trotar, nadar, yoga o aerobics de bajo impacto. Puedo arreglar cualquiera de estas en casa o puedes venir al gimnasio y el instructor puede encontrarte allí”

Respondo sin dudarlo, ansiosa por sacar esta conversación del camino, “Pilates por favor. Aquí en casa, y en las mañanas antes de que esté demasiado cansada.”

De nuevo, él besa la parte superior de mi cabeza- “Gracias Sra. Grey, aunque por la conversación más inútil del mundo. Cinco minutos desperdiciados en los que podríamos haber estado besándonos aquí en el sofá.”

Siento que mi determinación se endurece. Él me hizo prometer hablar si lo necesitaba, y me he prometido a mí misma, sin menciona a Grace, que haré el esfuerzo por comunicarme mejor pero, obviamente no estoy expresándome adecuadamente.

Como él piensa que nuestro “debate” ha terminado su agarre se vuelve flojo, dándome la oportunidad de voltearme de su abrazo para darle la cara. Su cara se cae cuando ve la expresión de la mía, “¿Qué te pasa?” consulta, honestamente sin idea, mientras él acuna mi rostro a la altura de las mejillas.

“Me has hecho prometer hablar contigo cuando no estoy feliz ¿verdad?” ante su asentamiento solemne, continuo. “Te acabo de decir que la forma en que manejaste eso me hizo sentir excluida y controlada pero en lugar de escucharme tu me arrollaste para salirte con la tuya. Envolviéndome en nuestras decisiones – sin importar lo triviales u obvias – no es sin sentido, es vital para mí sentirme como tu compañera en este matrimonio. Simplemente quiero ser incluida en todas esas decisiones.”

Él me mira por lo que se siente como décadas – nuestras miradas encontradas – la mía de suplica, la suya buscando. “Está bien. Lo intentaré” su expresión es muy sincera, tan contrito que mi corazón se arruga un poco.

Empujándome hacia arriba con mis rodillas, arrojo mis brazos alrededor de sus hombros. Le planto un beso firme en su boca deliciosa. “Gracias. Eso es todo lo que puedo pedir.” Mi recompensa en su sonrisa radiante y su lengua caliente sumergiéndose en mi boca dispuesta.

Estoy un poco decepcionada cuando él rompe el beso y me posiciona entre sus piernas de nuevo, justo como antes. De nuevo su mano descansa de manera protectora sobre mi vientre aun infructuoso pero no me quejo. Espero que él no se decepciones si no sucede de inmediato.

Me estremezco un poco por su voz baja al lado de mi oído. “Mañana, en la tarde el detective que está trabajando en nuestro caso vendrá a entrevistarte y a atar algunos cabos sueltos con Taylor y conmigo. ¿Te parece bien si Gail cuida de Chris durante esa hora?”

Mi sonrisa parte mi rostro en dos. “Me parece muy bien Sr. Grey, gracias por preguntar. Ahora, ¿fue eso muy difícil para ti?”

“Sra. Grey” advierte, juguetón. “Puedo pensar en algo que puedes hacer con esa boca inteligente tuya” ante mi risita sus brazos se tensan alrededor de mi, “Ven, vamos a llevarte a la cama, tenemos que trabajar mañana y todavía quiero follarte” él me levanta del sofá y me pone de pie.

“¡Todo un romántico, Sr. Grey!” grito cuando me da una palmada en mi trasero, el sonido reverberando a través de mi, latiendo justo donde más importa. Volteo mi cabeza, sonriéndole pero su sonrisa diabólica gotea con pecado, y estoy más que lista para jugar su juego. Hago la única cosa que sé que lo volverá loco; para hacerlo seguir con ese brillo en sus ojos color tormenta. Tan rápido como puedo salgo corriendo, haciendo una carrera hacia nuestra habitación.

Por supuesto que sé que me atrapará y no hay nada que quiera más, pero la emoción está en la resistencia y para él, en la persecución. Él me atrapa a la altura de la cama donde no pierde tiempo para lanzarme en el colchón, fácilmente poniendo mis brazos sobre mi cabeza. “¿A dónde pensabas que ibas Sra. Grey?” él lame el borde de mi oreja a pesar de mis mejores esfuerzos para sacudirme de él.

Me encanta lo fuerte que es, como si esfuerzo su cuerpo se posa como una manta en mi espalda, sosteniéndome en el lugar. Tarto de rodarme para un lado y luego para el otro mientras su mano libre se pasea a lo largo de mi pierna, levantando mi falda y exponiendo mi trasero. “Eres una pequeña cosita luchadora” gruñe, agarrando un gran pedazo de carne mientras amasa con firmeza mi nalga desnuda. “¿Crees que es bueno huir lejos de tu esposo que te ama?”

Sonrío y me da escalofrío, todavía retorciéndome debajo de él pero, sin lugar a dudas excitada, especialmente por el barítono ronco, sin aliento y caliente en mi oreja. Justo cuando trato de responderle él restriega su deseo en mi cadera, gimiendo. “¡Respóndeme!” ordena, azotando mi nalga con la palma de su mano. Pica, de esa forma deliciosa que recuerdo luego su palma se pasea sobre mi piel para calmar la quemadura.

spank2

“No, no fue bueno de mi parte huir de mi marido” jadeo, sintiendo el calor de su palmada en mi sexo vacio y agonizante.

“Entonces, ¿por qué lo hiciste Sra. Grey? ¿Esto es lo que querías?” de nuevo, me da una nalgada, justo donde me dio la anterior.

“¡Ah!” arqueo mi espalda, la sensación expandiéndose a través de mi. De repente estoy muy consciente de cada centímetro de mi piel. “¡Sí!” silbo, demasiado sin aliento para encadenar una frase completa.

“¿Si qué?” exige con otro gruñido, su mano azotando la piel en el lado de mi culo. En lugar de calmar la piel, como normalmente lo hace, él deja su mano en el lugar, dejando que la quemadura de la picada impregne con calor su mano.

“¡Sí! ¡Si, esto es lo que quería!” sollozo, mi deseo habiéndose construido tan rápido que ya estaba empapada y desesperada.

Abruptamente me da la vuelta, fusionando el color plata de su mirada con la mía. Se toma un largo minuto mirando mi cuerpo de arriba abajo, sin duda absorbiendo el rubor de mi deseo y mi desespero, los puntos duros de mis pezones sobresaliendo claramente a través del algodón delgado de mi camisa. Su aliento son ráfagas cortas y fuertes mientras su miembro grueso descansa, moviéndose impacientemente sobre mí. “¿De verdad nena? ¿Extrañaste esto?”

Parpadeando lo miro, mis dientes rozando mi labio. Incluso acostada sobre mi espalda puedo ver el ascenso y caída rápida de mí pecho. Siento mi sangre deslizándose sinuosamente a través de mis venas, mi piel gritando por su toque y mi sexo apretándose con anticipación. “Si” murmuro, dándole una sonrisa tímida. “¿No te das cuenta?” abriendo mis piernas un poco más amplias, trato de girar mis caderas contra las suyas.

Él silba, chupando el aliento. “¿Deberíamos ver como estas?” todo el rato con los ojos entrecerrados  sobre mí, él arrastra la parte de atrás de su dedo sobre el encaje que cubre los labios de mi sexo. “Mmmhhh, si estás así de mojada por fuera, ¿Qué tan mojada estarás en tu interior?” murmura, los iris de sus ojos se vuelven más oscuros cuando pone mis pantis a un lado para deslizar un dedo largo en el interior.

Mis parpados se cierran, mi cuello arqueándose ante la fricción sensacional de su intrusión pero es demasiado corta. Cuando abro mis ojos, lo encuentro frotando mi humedad entre sus dedos, estudiando el movimiento con concentración. Antes de preguntar qué está haciendo su boca cubre la mía, y nos perdemos el uno en el otro, íntimamente e intensamente, como solo nosotros podemos.

Pb

Si el curso del lunes es algo por lo que nos tenemos que guiar, estaremos en ese punto durante el resto de nuestras vidas. Considerando todas las cosas, resulta ser una jornada de trabajo perfecta. Nos despertamos de una noche fantástica de descanso, tomamos el desayuno con una optimista Gail y nos lleva al trabajo Taylor. Christian y yo dejamos a Chris en la guardería que no es nada menos que un pequeño paraíso para los niños. Christian me presenta a Daisy, la que los cuida luego nos besa de despedida. Ella es joven y enérgica y tiene una manera encantadora para con los niños.

Cuando Chris ve a tres niños de su edad jugando un juego bullicioso de piratas, él corre para presentarse sin mirar para atrás hacia a mí. Estoy encantada un minuto después al ver que ellos lo han aceptado en su terreno y le enseñan sus alrededores. Daisy me está mostrando el lugar impresionante, las instalaciones cuentan con toda las comodidades que se puedan imaginar. Me entrega un paquete de bienvenida con toda la información del centro y luego de abrazar a mi bebe me dirijo a mi nueva oficina en el piso de Grey Publishing.

Julie y su equipo me saludan cordialmente y a pesar de ser la esposa del “gran jefe” no me siento como que no pertenezco. Yo tenía el acuerdo del libro antes de la interferencia de Christian y me alegro de que ella le echara un vistazo a mi trabajo sin su influencia indebida. Aparte de Julie estaré tratando con su asistente personal, Derek. Ella nos presenta y estoy gratamente sorprendida de que es de mi edad y muy entusiasmado por su primer proyecto. Me dice que tiene un gran interés en el mundo editorial, esperando aprender de Julie para convertirse en un editor en sí mismo.

Mi próxima sorpresa es mi oficina. Julie me entrega un sobre con una tarjeta/llave y una nota escrita a mano de Christian.

c14 Spanish

 

Me hace reír, mientras observo la oficina con poco muebles. Es de buen tamaño pero no –en-tu-cara- grande. Está tapizada con paredes desnudas y un ventanal con vista a las calles repletas de Seattle. Un escritorio, tres sillas, una laptop y una papelera componen el resto del conjunto de mi oficina. Podría añadir un sofá, algunas plantas y algunas fotos pero es perfectamente funcional como está.

Estoy agradecida de que Christian está quedándose quieto, dejándome crear mi propia identidad y tallar mi propio camino aquí, más aún cuando solo recibo tres e-mails de él durante mi estancia de medio día.

Christian está en una reunión cuando decido tomarme el día justo después del almuerzo. Collins busca a Chris y nos lleva a casa, e incluso me acuerdo de enviarle un mensaje de texto a Christian para hacerle saber. Pasamos la tarde jugando y riendo como solíamos hacerlo en Savannah antes de que me fuera a mi turno de la noche en el trabajo.
Cuando Chris oye la voz de su papá viniendo desde el vestíbulo, él deja todo, corriendo a su encuentro, gritando de placer. Unos segundos después me uno a su abrazo, haciendo sándwich con Chris entre nosotros y saludando a mi esposo con una sonrisa cálida y un beso firme, “Mmhhh” gime con admiración, “Un hombre puede acostumbrarse a esto.” La euforia honesta de su mirada es impresionante mientras él recibe el amor alucinante de su propia familia.

Después de la cena, Gail se lleva a Chris con la promesa de muchas historias antes de dormir. Christian y yo compartimos una sonrisa mientras los escuchamos a los dos charlando emocionados cuando vamos en camino por el pasillo.

Veinte minutos después estoy saludando de mano al detective Mancuso. “Es un gusto conocerla finalmente Sra. Grey. Lo siento por inmiscuirme en su hogar pero, estoy seguro de que su esposo la habrá puesto al tanto, necesitamos su declaración para nuestros registros.”

Sus modales son cálidos y profesionales, haciéndome sentir a gusto. “No es ningún problema detective. Haré lo que pueda para ayudar. Por favor tome asiento, ¿le puedo ofrecer café?”

Él toma asiento, aceptando el café y luego empieza con el interrogatorio. En primer lugar aclara algunos hechos con Taylor luego fija su atención en mí. Me pregunta sobre Jose y nuestra historia, lo cual es horrible de recordar, la intrusión que tuvimos en Savannah de la cual tengo poco que reportar ya que yo estaba en mi trabajo pero, tengo mucho que contar sobre el tiroteo. Christian se sienta tranquilamente a mi lado, sosteniendo mi mano en apoyo silencioso.

“¿Así qué usted ya estaba en casa de su padre cuando recibió las flores muertas?” pregunta, levantando la vista de la tableta que está usando para grabar sus notas.

“Si, aunque tengo entendido de que fueron enviadas el día antes. Uno de los empleados de Christian trajo la caja junto con la nota a casa de mi papá.”

Él asiente con la cabeza, poniendo su atención en Christian, “Sr. Grey, ¿estoy en lo correcto al asumir que usted ordeno su propio reporte de balística en la ronda del francotirador?”

“Si, mi equipo de seguridad no es nada, si no profundo,” él voltea su cabeza en dirección a Taylor, “Estaré feliz de enviarle por e-mail una copia para su lectura. ¿Le sirve un archivo PDF?”

El detective mira hacia arriba, sorprendido, “Si por favor. Le agradecería eso.”

Sentada aquí, discutiendo todas las pruebas con el detective y escuchando nuestras versiones de la cadena de eventos tiene mi mente combatiendo a través de los hechos una vez más. Todavía hay aspectos que no sientan bien conmigo, cosas que simplemente no suenan verdaderas. “Detective, ¿puedo preguntarle algo?”

Las miradas de los tres hombres giran hacia a mí, el detective expectante, “Por supuesto Sra. Grey.”

“¿Si David estaba tras Christian y solo se enteró de mi existencia por un articulo sensacionalista falso, por qué él se molestaría en enviarme cualquier cosa después del tiroteo? No lo conozco y si él se las arreglo para…” trago, incapaz hacer eco de las palabras que mi mente revuelve para un uso eufemismo. “Si él tuvo éxito con su misión por qué él se molestaría en enviar flores espeluznantes a la viuda de su objetivo que no tenía nada que ver con su contrato? Ni siquiera entiendo como supo él que estábamos casados.”

Christian entrecierra sus ojos en mí y el detective acaricia su barbilla. “Bueno Sra. Grey, es difícil decir pero, en mi experiencia, estos tipos consiguen su incentivo en todo tipo de formas. Puede que él sea un asesino contratado pero para estar en su línea de trabajo, necesita ser lo suficientemente desquiciado para matar y por tanto, ellos a menudo muestran comportamientos que están fuera de lugar. En cuando a su conocimiento del matrimonio de ustedes.” Él se encoge de hombros sin comprometerse. “él es un profesional, que sin duda ha mantenido los ojos en usted, y no importa que tan discreto sea el establecimiento, siempre hay alguien cuya información se puede comprar.”

“Oh” digo asentando pero sintiéndome extrañamente insatisfecha con su explicación.

“Bueno, eso es todo por mi parte. Gracias por su cooperación.” Dice, luego se pone de pie, extendiendo su mano a Christian y luego a Taylor. Me ofrece un guiño de despedida antes de que Taylor lo escolte a la salida.

Con la tranquilidad estableciéndose a nuestro alrededor Christian me envuelve en un abrazo. “Tu manejaste eso tan bien nena, nunca dejas de sorprenderme” alejándome para encontrar mi mirada, pone mi cabello detrás de las orejas.

El cálido resplandor de sus ojos es como el sol sobre mi rostro, el cumplido haciendo que me ruborice con placer. Solo puedo sonreír como respuesta. Inclinándose hacia adelante él besa la punta de mi nariz. “¿Por qué no te das una ducha? Yo necesito tener una charla rápida con Taylor.”

“Está bien, nos vemos al rato” sin darle un segundo pensamiento me voy y me dirijo a la ducha, lista para lavar todo el día de mi cuerpo.

Punto de vista de Christian:

Él se puso de pie en la gran sala, observándola irse pero su corazón se estaba hundiendo. Ella hizo un punto muy relevante al detective y aunque el lame culo no le respondió seguramente por la mierda que estaba seguro no iba a dejar develar. Si había algún chance de que su familia estuviera todavía en peligro era su responsabilidad detenerlo. Justo en ese momento Taylor viene hacia él, arrastrándolo lejos de su ensueño. Por la mirada en su rostro, Christian podía decir que el hombre sintió el peligro tanto como él lo hizo.

Sin decir una palabra, ellos se dirigen al estudio de Taylor, una nueva determinación evidente en el alcance de sus zancadas. Cuidadoso de no ser escuchado Christian cierra la puerta detrás de él luego se hunde en una silla cercana. Se pellizcó el puente de la nariz, exhalando un largo aliento luego de cuadrarse ante su mano derecha, “Joder” escupió, encontrando la mirada azul de Taylor igual de preocupada.

“¿Cuáles son sus pensamientos señor?” Taylor preguntó, cruzando sus manos carnosas en la parte superior de su escritorio.

“Me temo que dejamos pasar más mierdas porque queríamos demasiado que terminara todo. ¿Logramos encontrar la fuga en el Bellagio?”

“No señor pero, eliminamos los sospechosos más obvios. El botones de su villa fue el último sospechoso que entrevistamos e incluso aunque él admitió haber sido requerido por información, él juró por su vida que se negó. Creo que él tiene un poco de debilidad por la Sra. Grey” Taylor observa a su jefe, esperando que él no vaya a elegir este momento para perder los estribos en un ataque de celos.

Christian resopló, “¡Cabrón sucio!” comentó antes de ponerse serio de nuevo, “Asumo que detuvimos la investigación porque la amenaza había terminado”

“Si señor. Después de la muerte de David, estos parecían puntos sin sentido en ser perseguidos pero pondré a nuestros hombres de nuevo en ello.”

Christian asentó con la cabeza; el conjunto sombrío de su boca volviéndose más sombrío mientras pasaba una mano nerviosa por su cabello. “Hay algo más que necesito decirte, algo que debí haber mencionado antes” Él podía sentir sus entrañas retorcidas aunque dudaba que fuera arrepentimiento, él estaba todavía contento de haber hecho lo que hizo pero, sin duda podría ser miedo, pensó. Miedo de que él – una vez más – era la razón de que el bienestar de su familia estaba en peligro.

Taylor se puso rígido en su silla, estaba claro por la vacilación de su jefe que estaba a punto de soltar algo de mucha importancia, y en su línea de trabajo las sorpresas eran tan bienvenidas como un disparo en la cabeza.

Christian se aclaró la garganta, “Cuando me enteré que Jose dejó a Anastasia justo antes del nacimiento de Chris; contraté a alguien para que lo golpeara hasta la mierda. Obviamente fui discreto, el incidente no es de ninguna forma trazable hasta mí, pero existe la posibilidad de que Jose podría saber que tenía algo que ver en ello. Le di instrucciones al atacante de darle un mensaje una vez que acabara con él. No sé si Jose estaba lo suficientemente coherente para recibirlo pero se le dijo que se mantuviera alejado de ella.”

Link para el capitulo 42

 

 

 

 

19 thoughts on “Capitulo 41

  1. mell 18 says:

    wow chikas esto se pone cada vez mejor,, gracias por tan hermozo trabajo!!!!!

    Like

  2. palolita velandia says:

    Dios mio pretenden matarme de un infarto !!!! Como amo esta historia. Una vez más que gran trabajo es para morir !! Pobre Mia hasta me hizo llorar ojala pueda arreglar las cosas con Ethan porqué se nota que lo ama y por lo demás que nervios este asunto cada vez más bueno. Mil gracias por dedicar tu tiempo a este hermoso proyecto y espero con muchas ganas el próximo capítulo para descubrir más sobre esta historia ❤ 😀

    Like

  3. Janitzia Berrido says:

    Excelente capítulo, divino como siempre. La relación va encaminándose de lo mas bien. Ojalá que Mía y Ethan se hagan novios, porque en los libros originales no supimos bien que pasó con ellos. Y ojalá que Kate y Elliot tengan hijos como en la historia original. Y que incertidumbre con esa persona que quiere hacerles daño. Ayyy ojalá que Ana no se recienta por la golpiza que Grey le mandó a dar a José. Que será de José que pensará??Ayyy que curiosidad, me encanta la historia. Gracial Mil Kere y Monique!!!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Tienes muchas preguntas Janitzia, que se muchas tienen su respuesta, así que a ser paciente… Gracias por el apoyo, es un placer que te guste la historia. Besos
      Kx

      Like

  4. Janmilette Alfaro says:

    Jode!!r ahora es Jose kien va ah fastidiar la felicidad de los Grey?

    Like

  5. guille says:

    Me encanta la historia haces un trabajo excelente espero con ansias mas capitulos 🙂

    Like

  6. Helen says:

    Me gustaría saber cuando van a volver a publicar capítulos en español, o si se pueden ver desde otro sítio. Un millón de gracias.

    Like

    • kerecb says:

      Hola Helen! El unico sitio donde los puedes leer es por aquí 🙂
      Esta semana espero terminar el capitulo 42, ó el Viernes o Domingo
      Gracias por el apoyo
      Kx

      Like

  7. Ivon says:

    Quiero saber cuando saldran mas capitulos

    Like

    • Monique Lain says:

      Hello. There are 53 chapters translated so far. I just posted the latest one, chapter 53 on Thursday. Kereny usually manages to do one every so 10 to 15 days. You can find all of them by scrolling down the sidebar on the left hand side if the main page. The English story is first, then the Italian, then the Portuguese, and then the Spanish translation.

      Like

  8. Ivon says:

    Cuando saldran mas capitulos

    Like

  9. Claudia Henao says:

    Huy que historia. Mucha imaginación, fascinante, Monique. Excelente traducción Keremy

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s