Capitulo 43

Trato de voltearme pero su agarre sólo me aprieta más. Con la barbilla apoyada en mi hombro, no tengo opción para maniobrar ni siquiera mi cuello. Quiero ver su cara, juzgar por mi misma que está pasando por su cabeza. ¿Por qué me hizo prometer que me quedaría? ¿Es esto lo que él piensa que me va a llevar lejos o hay más a su historia?

“Me lo imaginaba en ese momento. ¿Estabas preocupado de decírmelo?” aguanto mi respiración, demasiado consciente de cómo su respuesta va a impactar en la vergüenza que mantengo acaparada.

Al instante, el acero se derrite de su agarre mientras se relaja a mí alrededor, abrazándome en lugar de restringirme. Me resisto al impulso de voltearme, dándole un momento para que recobre la compostura. “Me conoces demasiado bien Sra. Grey” dice, besando el borde de mi oreja. “Y si, lo estaba..:” hace una pausa, buscando – supongo – por una palabra de tacto, “inseguro sobre tu reacción. No estaba preparado para tomar ese riesgo”

Mi corazón se derrite cuando se agrieta, completamente abierto. ¿Alguna vez veré el final de mis defectos? Usando lo aflojado de sus brazos, me doy vuelta, encontrando su mirada clavada en la mía. En sus ojos veo lo que mis acciones le han costado a él, pagarle con la sinceridad de mi parte se siente inadecuado pero arde allí para él de todos modos. Enmarcando su rostro con mis manos me arrodillo entre sus muslos abiertos. “Sé que no quieres que me sumerja en eso, y sé que no quieres que me sienta culpable pero ¿Cómo no puedo sentirme así? ¡Mira como te he lastimado! Lo. Siento. Muchisimo. Haría cualquier cosa, lo que sea para no haberlo hecho. Para demostrarte que estoy aquí para quedarme”

A regañadientes mis manos dejan su cara para tirar mi anillo de mi dedo. Deslizo la banda de platino lo suficiente para revelar la promesa permanente que me tatué alrededor del dedo. Por un largo rato él la mira fijamente, nuestras cabezas tocándose mientras él acaricia las líneas negras con la punta de su dedo. Finalmente él vuelve a poner el anillo en su lugar antes de agarrar mi mano y ponerla en su corazón. “Mía” susurra mientras encuentra mis ojos llorosos de nuevo.

43b

“Si. Tuya” trago, luchando contra el pantano amenazante de emociones mientras se construyen, quemando la parte posterior de mi garganta. “Siempre”

Christian pasa sus manos por mi cabello, dejándolo caer por la espalda mientras esos iris grises se vuelven más oscuros, más posesivos mientras observan mí rostro. “Tú estabas asustada antes. Dime que estaba en tus pensamientos cuando te traje aquí hace un momento”

De repente la burbuja confesional a nuestro alrededor es demasiado intima, demasiado intensa para soportar, haciendo que mi instinto de perseverancia–personal golpee rápido a mi pulso. Rápidamente corto su mirada y las verdades reveladoras que poseen la suya. Viéndolo como si no pudiera esquivar la pregunta, voy completamente con media verdad. “Pensé que estabas molesto conmigo”

A pesar de que sospechaba que no me iba a salir solo con eso, estoy aun renuente de seguir la conducción de su dedo bajo mi barbilla, empujando suavemente mi cabeza en alto. Sus ojos se mueven al instante para encontrar los míos, su ceño triste. “Dime Anastasia” aunque sus palabras son tiernas, cariñosas incluso no dejan de llevar el tono de comando.

Suspiro, sentándome sobre mis piernas dobladas, “No lo sé” miento, “Nada especifico pero lo que paso anoche…” el borde de mi camiseta se vuelve muy interesante cuando dejo caer mi cabeza, queriendo ocultar la vulnerabilidad de mi rubor.

“Hey” suplica, “no te escondas. ¿Qué pasó anoche?”

Cambiando mi mirada puedo escanear su expresión. ¿Se le olvido? Siento el rojo de mi rubor profundizarse, las palabras incomodas y gritando inseguridad mientras murmuro alrededor de ellas, “Me rechazaste. Tu no quisiste que…” me encojo de hombros una vez, con desaliento mientras evito su mirada de granito fuerte una vez más.

“Por Dios” susurra, sacudiendo la cabeza mientras sus manos fuertes sujetan alrededor de mis brazos. “¿De qué demonios están tú y Flynn hablando? ¿Tú crees que no te deseo? ¿Cómo puede ser ese al primer lugar al que va tu mente?”

Mis ojos se abren, boquiabierta con sorpresa. Sí él no estaba molesto antes, ahora si lo está. Parpadeo, tratando de encontrar las palabras que sean lo suficientemente sensibles para explicar algo que parece plausible para mí en un minuto, pero ahora parece peligrosamente cerca de una traición de la promesa de confianza que le di. “Yo pensé…”

“¿Pensaste qué?” grita, interrumpiéndome. “¿Pensaste que no te deseaba cuando me fui abajo en ti, lamiendo ese delicioso melocotón en dos orgasmos porque qué? Por favor. Dime” le da a mis hombros una sacudida pequeña, su frustración clara y creciendo.

No puedo evitar jadear, impresionada ante sus flagrantes palabras sexis, pero por supuesto, él está perfectamente en lo correcto y sospecho que a su manera tratando de hacer entender su punto que hasta ahora estoy empezando a ver. Mientras la imagen de su rostro enterrada entre mis piernas se pasea por mis pensamientos soy golpeada con ambos, un fuerte deseo y una visión sombría de lo insegura que soy. Soy un remolino alarmante de sentimientos que se manifiestan en un sollozo desgarrador. Mi mano se levanta para cubrir mi rostro mientras mis lágrimas empiezan a derramarse.

Christian – siempre allí, siempre sabiendo – hace exactamente lo que necesito que haga. Sin otra palabra me aplasta hacia él, sosteniéndome contra él mientras acaricia mi cabello, “Ssshhh” me alivia, “No estoy molesto. Solo no puedo entender cómo puedes considerar una cosa como esa. ¿Flynn no te está ayudando? Habla conmigo nena, por favor. Tu prometiste que no dejarías que esto nos alejara”

Más palabras de palabras de él que tienen sentido perfecto, más culpa para mí. Solo puedo llorar más fuerte mientras siento el aguijón, mis insuficiencias como cortes en mi psique herida. Saber que él tiene la razón, solo lo empeora, “Yo… yo… yo lo siento” tartamudeo, mi voz dentada de tanto llorar.

Christian solo me sostiene, su paciencia tan conmovedora como bienvenida. Cuando ya termino de llorar, aun chupando respiraciones, me empujo lejos de él, limpiando mis ojos bordeados de rojo con la palma de mis manos. La expresión que encuentro en su hermoso rostro es una de preocupación. Estornudo, limpio mi cara y Christian ayuda, peinando mi cabello lejos de mis mejillas húmedas.

Reagrupándome dejo escapar un suspiro, liberando la multitud de mis emociones en un soplido largo y lento. “El Dr. Flynn me está ayudando, pero con todo lo que ha estado sucediendo nos hemos concentrado en mi temor más que en mi inseguridades. Sé que he hecho un compromiso contigo, no voy a romper esa promesa.”

De nuevo, acaricia mi cabello, mirándome fijamente. “Yo no te voy a dejar. Yo. Te. Amo” roza sus labios con los míos, su boca solo medio abierta mientras permanece allí, compartiendo mi aliento, nuestros labios casi tocándose. Quedo atrapada en la exquisita tortura de su cercanía, su gentileza de besos que apenas me rozan pero me mueven profundamente. “Te deseo más y más cada día, me pierdo en ti – más profundo cada día” murmura; el espíritu de sus palabras calentando mi corazón tal cual como el calor de sus labios.

“Lo sé” susurro, y de verdad lo sé, es solo que a veces – no lo sé.

“No me importa pasar el resto de mi vida mostrándote pero, tienes que creerlo, quiero que el conocimiento se vuelva inherente en ti” él todavía está murmurando en voz baja, contra mi boca, pero el agarre de su mano en la parte de atrás de mi cuello es feroz, fuerte con la pasión de sus emociones.

Asiento con la cabeza un pequeño movimiento, mis labios tocando ligeramente los suyos con el movimiento, y es todo lo que necesita para besarme apropiadamente. Inclinando su cabeza, toma mi boca, el molde firme de sus labios sellándose contra los míos. Su lengua se hunde profundo, persistente, posesiva, lamiendo contra la mía con caricias suaves, caliente y suave como el terciopelo.

Mis manos se deslizan por su cuello, paseándose por su cabello. En mi boca abierta emite un gemido, la vibración es tan cruda, primaria, tan necesitada. En la maraña de nuestra fusión siento todo lo que me da – su posesión, su amor, a si mismo. Si tan solo me pudiera aferrar a estos momentos perfectos, recordarlos en momentos de duda nunca perdería la fe en lo que tenemos, en lo que él tan libremente me da.

A pesar de estar excitada-fuera-de-mi-mente siento que este no es ese tipo de beso. Más bien es una afirmación del vínculo entre nosotros, como un recordatorio – ofreciéndome un sentido a mi insensatez. Lo siento sinuoso hacia abajo, más de cerca cuando juega gentilmente con su lengua, lentamente retirándose hasta que termina con una presión firme de sus labios con los míos. Deja mi boca con hormigueo, nuestros labios unidos y a regañadientes separándose.

Cuando mis parpados se abren lo encuentro mirándome, sus ojos casi negros con deseo y él está haciendo una demostración para mí. Su mirada encapuchada se mueve a mi puchero mientras roza mis labios con la yema del pulgar, “Terminaremos esto, esta noche” promete con una voz sexy-como-el-demonio.

De nuevo asiento, demasiado aturdida con lujuria para confiar en mis palabras, babeando ante una posibilidad muy real.

“¿Así que estás de acuerdo con esto?” pregunta, pasando su nariz por la mía.

Tragando para ganar tiempo, cambio la marcha en mi mente, “¿Sobre Jose?” parpadeando mis pestañas arriesgo un vistazo hacia él, solo para ver una sonrisa triste tirando de su boca. “No estoy feliz por eso pero, no me sorprende”

Cuando una sonrisa se rompe en su cara me doy cuenta que la palabra severa parece fuera de lugar aquí.  Considerando todas las cosas Christian no está por encima de la ley. En mi mejor voz de mamá, lo regaño, “Lamento haberte puesto en esa posición pero, espero que sepas que lo que hiciste está muy mal, sin importar lo justificado que te sientas”

La sonrisa pasa a ser completa, juvenil y absolutamente encantadora, “Sra. Grey, tu preocupación por mi bienestar hace cosas en mi” en un gruñido hace como si fuera a morderme, un brillo travieso en el plateado de su mirada casi predadora.

Pongo mis ojos en blanco antes de tener un momento para pensar en ello, luego aspiro un poco de aire ante el cambio que se apodera de él. Su cabeza cae ligeramente mientras me mira debajo de la línea de sus pestañas gruesas, sus parpados pesados pero no hace nada para ocultar la carnalidad pura quemando allí, “Sra. Grey, yo y mi mano inquieta estaremos muy felices de recordarle que ser cortes con su marido es un requerimiento mínimo en este matrimonio.” Sus manos rodean mis caderas, ambas encontrando las nalgas de mi culo. Sus manos largas las agarran y luego las aprietan, casi dolorosamente mientras sus dedos se hunden en mi piel suave.

Gimo a pesar de la amenaza. Cualquier miedo posible negado por el roce de su longitud dura contra mí siempre necesitado sexo. Lo escucho reír, mientras mi espalda se arquea, empujando hacia él por más. “Siempre tan ansiosa Sra. Grey”

Ofreciéndole una sonrisa tímida, muerdo mi labio. “Mmmhhh” estoy de acuerdo, “Solo por ti” el placer que tiene por mis palabras es sencillo, alentándolo incluso pero, trato de mover mis caderas por más de la fricción alucinante, sus manos me agarran con más fuerza.

“Compórtate Sra. Grey. No hemos terminado de hablar” él sonríe ante mi puchero, mi único esfuerzo para hacer conocida mi objeción.

De mala gana me vuelvo a sentar, aun frente a él. “¿De qué más le gustaría hablar Sr. Grey?” pregunto con aspereza. Sé que lo estoy presionando, plenamente consciente de que tengo su gatillo por la cola pero, ¿Qué puede hacer una chica con necesidades?

Él no muerde la carnada, conociéndome lo suficiente para saber exactamente qué es lo que estoy tratando de hacer. “Tú y esa boca inteligente tuya tendrán que esperar” Con una sonrisa, me da un golpecito en la nariz con un dedo, luego se pone serio de nuevo. “Nena, de verdad necesito que entiendas que hasta que esto se resuelva voy a confiar en tu cooperación. Tú sabes, lo de siempre – a ningún lado sola”  sus parpados se estrechan, el gris de sus ojos volviéndose más duros. “Espero que sea claro. Deje pasar mucha mierda con David. No voy a cometer el mismo error de nuevo. El hecho de saber que relaje mi guardia cuando debí haber sido cauteloso, es una puta píldora áspera para tragarme. Somos jodidamente afortunados de que no pasó nada.”

Me empujo hacia arriba, sobre mis rodillas otra vez, sentada para mirarlo a los ojos directamente, “Lo entiendo. Todo lo que pido es que no me mantengas en la oscuridad. También quiero que estemos a salvo.” Inclinando mi cabeza le doy una mirada mordaz. “-todos nosotros”

Él asienta con la cabeza, gracias a Dios sin discutir su inclusión. Tal vez, pienso con esperanza, él está empezando a entender su valor para nosotros. Satisfecha me relajo, volteándome para inclinarme de nuevo en el círculo de sus brazos una vez más. Christian se mueve en su asiento, encontrando el mejor molde para nuestros cuerpos presionados-juntos. “Así que el contrato Dominante/Sumisa, el tiro del francotirador, las flores, las fotos – ¿hay algo más?” pregunto en voz baja, manteniendo el tono conversacional ligero respecto a un tema que es todo lo contrario.

“Taylor está siguiendo pistas para saber cómo la persona que envió las flores sabia en donde nos casamos. Sospechamos que la fuga proviene del Bellagio y si ese es el caso, el culpable mantenía los ojos sobre nosotros. La boda fue muy de la nada, pocas personas sabían de ella, y el hecho de que no llegamos a un frenesí de la prensa cuando regresamos de nuestra luna de miel es prueba de que logramos contener la historia. Sabemos por hechos de que el mayordomo de nuestra Villa fue solicitado para información sobre nosotros, pero de acuerdo con Taylor él se negó.”

“¿Cómo es que estamos persiguiendo eso ahora?” pregunto con el ceño fruncido.

“No lo estamos haciendo ahora. Taylor estuvo en eso tan pronto vimos la nota que vino con las flores pero él paró la investigación cuando nosotros uhm… eliminamos la amenaza. Me dio la impresión de que David ofreciera dinero por información y no voltearse ante la presión si alguien se declinara a ayudar. Por lo general un tipo como ese usaría otros métodos de persuasión para obtener lo que quiere si un simple soborno no dio resultados. Al momento pensamos que él estaba siendo demasiado cauteloso para no atraer la atención a si mismo pero ahora creo que es porque nuestro perpetrador no tiene las habilidades que por lo general van con ser un criminal.”

“Lo que une los cabos perfectamente con Jose y Linc como los sospechosos principales” termino, siguiendo sus pensamientos desolados. Hablar de esta forma hace que todo parezca más real. Una vez más siento el nudo incomodo que se instala en la boca del estómago.

Christian besa mi frente, “Inteligente y bonita” murmura contra mi piel, pero no saca mi sonrisa habitual, el cumplido perdiendo algo de su brillo en el contexto de nuestra conversación. Caemos en un silencio pesado mientras alimentamos nuestras teorías y los hechos en las que las estamos basando.

Me pregunto si Christian tendrá siempre sus elecciones de estilo de vida pasado en su contra. Incluso con un CDC que todas sus sumisas y empleados han firmado en el pasado no puedo imaginar que él haya sido lo suficientemente ingenuo para creer que va a ser suficiente para mantener su secreto indefinidamente. Si, se puede demandar a alguien que rompa el acuerdo pero si esa persona no tiene nada que perder entonces, demandarlo no parece muy disuasivo. Aparte de estas filtraciones recientes, Christian ha sido muy afortunado hasta ahora, y creo que dolo es porque siempre ha tratado a sus sumisas y empleados muy bien, pero eso no quiere decir que eso no podrá cambiar aun.

Debe ser desagradable, reflexiono, tener una espada como esa colgando sobre tu cabeza. El miedo a la exposición debe jugar siempre en el fondo de tu mente. Si fuera yo, trataría de encontrar una forma de conseguir que fuera bajo mis propios términos en lugar de arriesgar de que se filtre en un lio incontrolable de los medios. Entre más pienso la idea, las piezas de un plan se empiezan a formar en mi mente.

“Christian ¿recuerdas la serie de libros de ficción sexy que salieron hace casi cinco años? Fueron escritos por una autora inglesa, y fueron de gran éxito”

Siento su resoplido contra mi espalda. “Si, lo recuerdo. Cada compañía editora del mundo lo recuerda y se arrepienten como la mierda por no haber previsto el éxito. Fue la Trilogía de Cincuenta Sombras de E.L James. Con el temática de BDSM por lo que recuerdo” sonrío ante la sonrisa sugerente que oigo en su voz, luego grito cuando su mano se hunde en mis pantalones de yoga para tirar del elástico de mi tanga contra mi cadera. Inmediatamente me calma frotando el lugar de la picadura con su. “¿Qué pasa con eso?” pregunta, más que un poco perplejo por el cambio de tema.

“¿Cuánto crees que eso ha influenciado en la cultura popular? Leí en alguna parte que las ventas de los juguetes sexuales mencionados en el libro se dispararon y en general despertaron a toda una generación de mujeres ante los placeres de un sexo no- tan- vainilla”

Christian se ríe; el sonido abundante natural y genuino. Él mueve mi cabello a un lado de mi hombro para arrastrar su barbilla sin afeitar sobre la piel suave de allí. “Es mejor que expliques tu punto rápido Sra. Grey. Sigue mencionando juguetes y sexo no-vainilla y te voy a enseñar un truco o dos del libro.” Bromea.

Me rio, temblando mientras el recorrido delicioso de la piel de gallina eleva mis diminutos vellos de los brazos y piernas. Christian aprovecha al máximo, su mano pasando a lo largo de mi brazo para sentir él mismo el resultado de sus ministraciones, “Mmmhhh” gime, luego aprieta fuerte mi pezón sobre la tela de mi camiseta.

Juguetonamente le pego a su mano para apartarla, “¡Detente demonio! ¿Cómo puedo explicar mi punto si no dejas de distraerme?”

“Lo siento Sra. Grey” se disculpa sonando todo lo contrario. “Por favor, continua”

“Gracias Sr. Grey” me burlo, “Pero no has respondido mi pregunta todavía. ¿Crees que tuvo una gran influencia en la opinión del público sobre la escena BDSM en general?”

Se toma un momento para pensar en su respuesta antes de responder, “Si, lo creo. Hablando en general creo que el público se volvió mucho más tolerante de lo que previamente se había considerado como perverso. En muchos sentidos redefinió y amplió en lo que la gente consideraba como “normal”; especialmente lo que se refería a las conductas sexuales”

“Hhmm” pienso, “eso es lo que pensé” Ahora con cuidado, me advierte mi subconsciente, y ella tiene razón. Por lo menos necesitaba que pensara mi idea seriamente antes de que la rechazara.

Mis reflexiones silenciosas lo tienen sospechoso. “¿Qué estás tramando Sra. Grey?”

Ante su aviso, volteo todo mi cuerpo hacia él, “Tengo una idea” pruebo, mis dientes inconscientemente mordiendo mi labio mientras me pregunto cómo va a tomar lo que estoy a punto de sugerir / mi sugerencia. Veo como sus ojos caen a mi boca pero rápidamente libero mi labio maltratado antes de que él hable, mientras tomo una hoja de su extenso libro de jugadas. “Pero tienes que prometer que me vas a escucharme antes de que digas que no”

Arqueando una ceja escéptica, me mira. Me doy cuenta que estaba hablando consigo mismo antes de que finalmente me diera un asentamiento con la cabeza. Le ofrezco una sonrisa confortante cuando veo el malestar en su mirada cautelosa. “Si tu Dominante del pasado permanece oculto, siempre alguien podría usarlo en tu contra, pero si está a la luz pública la amenaza será eliminada.”

Cuando él empieza a sacudir la cabeza yo hago lo mismo, recordándole su promesa. Él cierra su boca con un chasquido pero en lugar de curiosa la línea se vuelve dura. Ignoro su expresión cerrada y sigo, segura de que mi plan al menos merece ser escuchado. “Si la filtración en este blog es algo por lo cual guiarse, el CDC no va a detener a nadie de parlotear. Lo último que quieres es a una sumisa hablando ante los tabloides antes de que tengas algo que decir. Sabes tan bien como yo que el público casi siempre recuerda la primera versión de la historia que sale a la luz.”

Él asiente su acuerdo pero los músculos de su mandíbula se agrupan, sin duda, con la idea de mantener sus pensamientos para sí mismo. “¿Qué tal si sales del “closet de Dominante” por decirlo de alguna manera, en un artículo suave de alguna publicación masculina caliente como GQ? De esa manera tú puedes tener el control absoluto de lo que se está diciendo así como el ángulo de la historia. Hecha bien, una historia como esa podría girar como algo sexy en lugar de que tu reputación se perjudique por lo que se pueda filtrar a un reportero antipático que quiera demostrar la corrupción de cada magante de la industria.”

Ver la caída de su mandíbula es tan placentero como desconcertante. No puedo decir si está impresionado o molesto. “Yo… no lo sé” tartamudea, claramente no convencido.

“No tienes que decidirlo ahora. Solo piénsalo durante unos días. Considéralo, por un momento, tal vez puedes estar tan atrapado en el por qué y el cómo empezaste que no vez la parte que estaría bien en revelar. Tú mismo lo dijiste, la gente se volvió mucho más tolerante a lo pervertido, lo que puede que le haga bien a tu imagen” entrando en mi paso, caliento la idea un poco más, quedando convencida de que es una gran solución para un problema que de otra manera nunca va a desaparecer.

Ante su mirada dudosa le lanzo el resto de mi argumento, “Siempre que advirtamos a nuestros padres con la misma versión editada de la historia” mi sonrisa es desequilibrada, tal vez un poco arrepentida. No hay necesidad de compartir la influencia de la perra de Elena aquí – ni siquiera con sus padres, “Estoy segura de que el público lo vera como un chisme descarado de las celebridades que nosotros pretendemos ser. Tú serás un tema caliente por un mes, y luego ellos van a ir con el próximo video sexual o escándalo que los trapos soltaran fuera de proporción. En lo peor, tendremos que lidiar con un poco del circo de los medios pero tú departamento de relaciones públicas estará completamente preparado, y no injustamente en un control de daños casi imposible.”

Puedo entender su reticencia. Esto ha sido un secreto por tanto tiempo que no creo que él haya considerado nunca estar libre del mismo. Él deja caer su mirada, siguiendo sus manos mientras entrelazo mis dedos con los suyos. Casi puedo ver los engranajes moliendo en su cabeza mientras piensa en las posibilidades de mi propuesta. “Tú sabes que cualquier artículo sobre mí, especialmente uno relacionado a algo sexual inevitablemente conducirá a que las mujeres muestren cierto interés” su atención absoluta está en mi ahora, mirando hasta la más mínima de las señales.

Si este fuera cualquier otro hombre me reiría de su arrogancia pero Christian tiene un punto. No puedo negar que parte de mi siente un poco más que nauseas ante la idea. Solo me puedo imaginar la gran cantidad de mujeres espectaculares leyendo el artículo, babeando ante las fotos inevitables que van a acompañar la crónica, todas ellas derritiéndose de deseo por el Sr. Experto Sexual – mi esposo. Un escalofrió me recorre pero me encojo de hombros. Un mes cuando mucho, me digo a mi misma. Seguramente puedo manejar eso si a cambio como compensación mi esposo no será chantajeado.

Encontrando su mirada intensa de escrutinio la fusiono con la mía, azul encontrando gris en honestidad completa, “No puedo decir que me gusta, pero por lo que vas a obtener va a valer la pena”

Su expresión cambia, de analítica a admiración, “¿Tu pasarías todo eso, por mí?”

Frunzo el ceño, desconcertada por su sorpresa, “Por supuesto”

Desata su sonrisa HD completa para mí, “Nunca dejas de sorprenderme Sra. Grey” la curva de su boca es lo suficientemente hermosa pero la cosa que realmente me atrapa, que me deja sin aliento es el calor de sus ojos. Cuando él quiere ese vacío impasible puede transformarse en la demostración más asombrosa de emociones, iluminando esas profundidades oscuras y mercuriales con un amor tan feroz que brillan.

Lo veo disfrutar de mi reacción antes de que me las arregle para devolverle la sonrisa, sintiéndome tímida de mis mejillas ruborizadas. Instintivamente dejo caer mi cabeza, echando mis ojos hacia abajo mientras mi sumisa pasa a primer plano. “Cualquier cosa por ti, esposo mío.”

No pasa desapercibido por Christian, lo escucho chupar una respiración entrecortada. No sé si es la pose compasible o el sonido de mis palabras lo que lo hace para él, pero un segundo más tarde estoy en el aplastamiento de su abrazo, su susurro casi áspero con su declaración, “¡Mia!”

Después de un rato largo él me libera. Su toque mientras alisa mi cabello es tierno. “Voy a pensar en ello” ofrece. “Has abierto mi mente a una posibilidad que nunca creí posible, y estar libre de mi pasado ciertamente tiene un gran atractivo, solo necesito pensarlo, pero más que eso, necesito que estés absolutamente segura. Nunca pensaría en hacerlo si pensara que podría lastimarte de alguna manera. Si la tabla se volteara no habría jodida manera de que yo accediera a que tu hicieras algo similar.”

Solo puedo sonreír ante mi esposo celoso y posesivo; no lo quisiera de ninguna otra maneta. “Está bien” acento, manteniendo mi luz cadente para mi siguiente pregunta. “Mientras tengo toda tu atención Sr. Grey, ¿puedo preguntarle algo?”

Christian se ríe en voz baje, sacudiendo la cabeza. “Esa pregunta nunca termina en nada bueno pero supongo que si digo no, tú vas a preguntar de todos modos.”

Le doy un pequeño encogimiento de hombros evasivo pero sostengo mi sonrisa, batiendo mis pestañas coquetamente.

Echando su cabeza hacia atrás se ríe, pero hay un nerviosismo inconfundible a lo que debería ser un sonido sin preocupaciones. “Si alguna vez tengo una hija, va a ser mi muerte. Si no le puedo decir no a la madre, ¿cómo demonios le voy a decir que no a la mini versión tuya?”

Mi corazón se detiene abruptamente, mi mente momentáneamente tomada por su fantasía. Parpadeo algunas veces, viendo la imagen de una niña pequeña en los brazos de Christian, la sonrisa de ella encantadora, su padre – atontado. ¡Madre mía!… cuando despierto de mi sueño lo encuentro viéndome con expectación. Ah sí, mi pregunta.

“¿Fuiste tú el benefactor del Dr. Shawn?” pregunto sin preámbulo, observando de cerca su reacción.

Su sonrisa se desliza de sus labios, sus grandes ojos volviéndose vacilantes de nuevo. El cambio en su rostro es toda la confirmación que necesito pero, todavía quiero oírlo de él. Siempre me sorprende de que él sea absolutamente seguro en todo lo que hace, tan competente, pero cuando se trata de mí siempre es cuidadoso. Sabiendo que yo sé, él  no lo niega. “¿Estás molesta?”

“No, solo curiosa del porque no me dijiste”

Él suelta una respiración contenida, y sus hombros se relajan, “Él no es mi persona favorita para un tema a tratar, especialmente contigo. Cualquier hombre que quiera estar dentro de tu ropa interior siempre será un problema para mí pero su causa es algo que aprecio y si lo saca del camino” se encoje de hombros casualmente, su boca dando un giro leve hacia abajo. “Lo voy a llamar un triunfo siempre” sus ojos, cuando se balancean hacia mí, son sin complejos y sin arrepentimiento.

“¿Tu sabes que los sentimientos no eran mutuos? No había necesidad de que te deshicieras de él. No puedo evitar sentirme culpable por el dinero que has gastado. Debe haber sido una pequeña fortuna”

Él sonríe, una sonrisa arrogante que solo él puede sacar. “Una pequeña fortuna” confirma, “Y valió cada maldito centavo por mi paz mental, además” agrega con un guiño travieso, “Mi esposa va a ser algo más grande muy pronto. Creo que nos las arreglaremos.”

Llevo mi mano a la boca para detener la risita-resoplido no apropiado para una dama antes de que se escape. “Solo tú puedes deshacerte de un rival romántico y lucir bien haciéndolo”

Link para el capitulo 44

 

15 thoughts on “Capitulo 43

  1. palolita velandia says:

    Que capítulo más hermoso…. Ana y sus inseguridades me llegan al corazón casi lloro jajajaj pero el amor y paciencia que Christian demuestra hacia ella desarma a cualquiera…
    Un capítulo memorable y Christian una vez más demuestra que es perfecto ❤ gracias por el capítulo y esperó que halla uno nuevo pronto !!! Gracias Kere y Monique 😀

    Like

    • KereCB says:

      Verdad que si? Christian es perfecto, Ya trabajando en el próximo capitulo, es bastante largo así que tenme paciencia.
      Gracias Palolita por tu comentario y el apoyo de siempre.
      Un abrazo
      Kx

      Like

  2. Fanny Rebellon says:

    Amiga espectacular,
    Ana siempre con sus inseguridades, y Cristian, tan sobre protector, me encanta los diálogos entre los dos, allí hay mas madurez, mas comprensión de parte y parte, y esa idea de Ana me parece genial, así ya el se quitara ese gran peso de encima, gracias Monique como siempre genial. y Kereny amiga, gracias por retomarlo, vale la pena un besote amiga.

    Like

  3. guille says:

    Gracias por no dejarnos colgadas esta muy interesente la historia apenas publicas y ya quiero mas saludos 🙂

    Like

    • KereCB says:

      Gracias a ti Guille por el apoyo! Jamas las dejaría colgadas, puede que me tarde un poco a veces en traducir pero jamas las dejaría a mitad de la historia.
      Un abrazo
      Kx

      Like

  4. guille says:

    Gracias por no dejarnos colgadas me encanta la historiacomo ya te dije apenas publicas y ya quiero mas saludos 🙂

    Like

  5. Janitzia Berrido says:

    Ana ayyy Ana. Será retardada o se hace. Todavía insegura y dudosa. Solo Grey es capaz de admirarla y adorarla hasta la mueeerte. Divino por eso me encanta. La trata como una flor. Es sorprendente. Por lo menos la idea de Ana es excelente. Eso le quitará un gran peso y una carga a Christian. Lo librará de muchos fantasmas. Será un alivio para él. Buen punto citar 50 Sombras en esta historia. Se la comió la autora. Gracias Mil!!!!Las quiero!!!

    Like

  6. Helen says:

    Los capítulos son preciosos, pero tardas mucho en actualizar. Supongo que estarás inmersa en hacer la mejor traducción y tendrás mil cosas más para hacer, pero podrías informarnos de cuando vas a volver a deleitarnos con otro capítulo. Se nos hace un poco larga la espera. Salvo eso, la historia es digna de una 4ª parte del libro. Un trabajo estupendo el de Monique y el de Kereny traduciendo. Mi enhorabuena y ánimo para seguir publicando. Gracias y un saludo.

    Like

    • KereCB says:

      Hola Helen, disculpa la tardanza por lo general llevaba un ritmo de publicar un capítulo por semana, sin embargo en el proximo capítulo, que ya esta publicado explico un poco mi ausencia, gracias por el apoyo. Y si, definitivamente Monique es una escritora excepcional, yo simplemente traduzco su historia, para mi es un honor, y más que a ustedes les guste. 🙂
      Kx

      Like

  7. Ivon torres says:

    Cuando saldran mas capitulos

    Like

  8. Claudia Henao says:

    Qué bonito como logran abrirse, la complicidad que logran entre ellos es genial. Qué buen capítulo. Gracias Monique, Keremy.

    Liked by 2 people

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s