Capitulo 48

No es que no lo haya considerado, y si soy honesta conmigo misma, la pregunta no es sobre la fuerza de mi matrimonio sino, de mi seguridad personal y emocional dentro del mismo. Sé muy bien lo que mi percepción de una situación puede gobernar mis pensamientos y acciones, y puede muy bien no tener nada que ver con la realidad.

Apoyo mi cadera contra la barra de la galera, la vergüenza pellizcando mis mejillas porque realmente no puedo decirle que soy lo suficientemente fuerte, “No lo sé” Con una bocanada soplo mi flequillo del rostro, “No tengo dudas de que habrá algún tipo de reacción, pero por la misma razón, él no puede seguir viviendo así” hago un gesto con mi mano que abraca todo, “Reporteros escavando, esperando encontrar algo sucio que pueda ser emitido a la luz de la forma más sórdida y poco favorecedora. Quien sabe cuántas sumisas hay allí con poco que no les importaría romper un acuerdo de confidencialidad. El impacto de eso en nuestras vidas va a ser mucho mayor, incluso irreparable, más que la incomodidad que podría soportar en las manos de alguna otra amorosa mujer. Al menos de esta manera, nosotros podemos controlar gran cantidad de lo que se dice, y como se hace.”

Kate mastica el interior de su mejilla, mirándome con su cabeza inclinada hacia un lado, “No me puedo quejar de tu forma de pensar Ana, y si actúas de acuerdo a ello, sería estupendo si pudieras pensarlo como una forma para compensar el pasado – si eso es lo que necesitas – pero, creo que puedes estar subestimando el efecto dañino que tropas de  mujeres admiradoras pueden causar en tu relación. Todo lo que se tiene que hacer es plantar la semilla de la duda en tu mente, e incluso si no es cierto, preguntarte sobre la fidelidad solo puede conducirte a mas inseguridad”

¡Guao! Condenada Kate y sus maneras directas de decir las cosas.

Dejando caer mi mirada me enfoco en agitar las tazas del chocolate humeante delante de mí, “¿Tú crees que necesito recompensar el pasado?”

“¡Oh Ana!” ella suspira, exasperada. “No. No lo creo, pero te conozco, y si tú estás luchando con la culpa, es una forma para ti de ver las cosas, ¿sabes? Solo quiero que piense al respecto cuidadosamente. Deteniendo una amenaza, solo para enfrentarla desde otra dirección es bastante inútil”

“Supongo” murmuro, sintiéndome todo tipo de tonta. Esparzo las bebidas con canela, añadiendo distraídamente una pizca de vainilla, “De la forma en que lo estoy viendo, vamos a ganar una vida entera de libertad de esta amenaza en particular, mientras que lo que suceda alrededor del artículo, solo será temporal”

“Hhmmm” reflexiona, obviamente para nada convencida.

Con mis pensamientos en el tema tan claros como el agua turbia, lo dejo, pidiéndole a Kate que me ayude con las bebidas.

squiggle1

Despeinada, con un poco de frio y elevada por el día disfrutado al lado de seres queridos, nos dirigimos a casa después de dejar a Kate y Elliot de vuelta en la casa de la familia Grey. Emocionados de que ellos van a estar alrededor para hacer planes para reunirnos pronto.

En el asiento trasero de la camioneta SUV, me acurruco al lado de Christian, su brazo extendido a lo largo del respaldo del asiento, “Gracias Sr. Grey. Ese fue un día precioso”

Él sonríe hacia mí, luciendo relajado, sin preocupaciones, incluso, y la imagen de él con el espíritu en alto, pesa como una razón más para hacer el artículo de la revista. ¿Cómo puede que su felicidad no valga la pena mi sacrificio?

Él presiona un beso en mi frente, “Lo fue” confirma, mirando más allá de mi, a su hijo somnoliento quien muy bien puede haber tenido el mejor día de su vida.

Me rio en silencio detrás de mi mano, volteándome para ver a Chris librando su batalla con sus parpados pesados.

Una expresión preocupada se dibuja en el hermoso rostro de Christian, “¿No deberíamos mantenerlo despierto hasta que lleguemos a casa para que no se pierda la cena?”

Escondo mi sonrisa, sujetando las proporciones desastrosas de una comida perdida en el libro de Cincuenta, “Incluso si lo intentáramos, no hay lucha contra eso”

Nuestras cabezas se vuelven a voltear hacia nuestro hijo. No solo él ha perdido la batalla épica, sino que su cabeza se desplomo hacia un lado, su pequeña boca abierta con su mandíbula atónita relajada. Él está tan profundamente dormido como puede estar, y estoy bastante segura de que ni siquiera el sonido de una trompeta en su oído va a despertarlo de su siesta agotada.

“Él comió bastante hoy, va a estar bien” lo tranquilizo cuando veo su preocupación persistente en su mirada color ceniza.

Sin estar listo para arrojar sus instintos paternales todavía, él sigue presionando, “Pero, ¿qué me dices del baño? ¿Qué tal si le da hambre durante la noche?”

Toco su rostro, enfocando su mirada en la mía, “Christian” le digo suavemente, “En caso de que no lo hayas notado nuestro hijo come como un caballo. Perderse una cena o un baño en ocasiones no le hará daño, pero sí el se despierta cuando lleguemos a casa, entonces sí, podemos alimentarlo y darle un baño antes de volverlo a poner a dormir” le doy mi mejor sonrisa de mamá-lo-sabe-mejor.

Todavía inseguro, parpadea, rebelándose consigo mismo. La manera en que él ama y se preocupa por Chris es hermosa, tan profunda, pero él está agregando estrés innecesario a su ya difícil labor de ser padre.

“Hey” paso el dorso de mis nudillos hacia abajo en el borde afilado de su mandíbula, los pequeños, cortos vellos, puntiagudos rozando mi piel en la manera más deliciosa. “Descansar es tan importante como comer, y sí él se despierta sintiendo hambre,” me encojo de hombros, luego entrelazo mis dedos con los suyos, “Le prepararemos algo, incluso si es a mitad de la noche”

La ansiedad que pensaba hace un momento iba a ser difícil de cambiar huye de su rostro. En su lugar una sombra de algo completamente distinto honra sus rasgos, desterrando cualquier aire remanente entre nosotros. El color gris tormenta de sus ojos se endurece con un destello de deseo tan vaporoso que me hace sentir una oleada de calor envolviéndome. Su pestañeo pausado, de parpados pesados abriendo y cerrando, acentuándose con la curva diabólica de su boca.

Sacude la cabeza, lentamente, deliberadamente, “No Sra. Grey. No habrá interrupciones esta noche nena. Esta noche cada centímetro de ese delicioso cuerpo tuyo es mío. Quiero recordar cada segundo de embarazarte.”

Su voz ronca se desliza sobre mí como la miel, las palabras aparentemente despertando cada nervio y célula de mi cuerpo. ¡Oh Dios!

Finalmente recuerdo que debo tomar un respiro, quiero darle a él una sonrisa sensual, pero solo logro un chillido. Vagamente pienso sobre advertirlo de nuevo, sobre mantener sus expectativas de hacer-un-bebe reales pero él las barre cuando su boca roza susurrando sobre la mía. Mis labios se abren por su propia cuenta, instintivamente respondiendo a su pareja. Con un gemido profundo y tranquilo él inclina su cabeza, deslizando su lengua cálida en mi oferta de boca abierta.

Es uno de esos besos, cargados de intención y significado, es punzante, ardiente, que derriten, mostrándome cada hermosa onza de su adoración. Besos como este son un regalo de él, no simplemente la fusión de labios y lengua, si no una declaración. La presión firme de su boca, el trazo sinuoso de su lengua, la mano posesiva sosteniéndome contra él, son todas las formas que él está escogiendo para desnudarse ante mí. Haciéndose a si mismo vulnerable para soportar las palabras de amor con las que se presenta ante mí.

Estoy agradecida por los cristales tintados de la camioneta SUV cuando el vehículo nos enfrasca, alejados de la sacudida de testigos cuando pasamos rápido por la entrada del estacionamiento de Escala. Solo puedo imaginar lo que los reporteros obtendrán de nuestra sesión de besos en el asiento trasero. Odiaría que la belleza impresionante de un momento como este se viera mancillado por el periodismo salaz, por el puro gusto de hacerlo. Desprecio la forma en que los chismes usan una imagen o un titular para implicar algo que resulta no ser existente cuando se lee la propaganda relacionada.

Parpadeando, mis labios todavía tienen hormigueos con la sensación del deslizamiento lento de su boca experta en mí. Me doy cuenta de que debimos estar en eso por lo menos durante diez minutos, y ni una sola vez me toco más allá de sostenerme cerca de él. Esto es la habilidad especial sexual de Christian, engancharme tan completamente que me olvido de quien soy, y en donde estoy, sin mencionar el desastre atormentador, y húmedo en que deja mis pantis.

Su sonrisa de complicidad es provocadora, su mirada fija perezosa de todo y devoradora cuando gesticula la palabra Más tarde hacia mí. Y es suficiente, como siempre lo es, para dejarme sin juicio y con necesidad. Entrecierro mis ojos hacia él, tratando de recordar si vi algo en su búsqueda de hacer-un-bebe sobre la hora ideal del día para concebir. Mis ojos se mueven al reloj del tablero de la camioneta que muestra las 6:55pm, y por un breve momento me entretengo en decirle que las 7pm es la hora mágica para la procreación pero Taylor me roba la atención.

“Señor, ¿tiene tiempo para una reunión rápida en este momento?” indaga, mirando sobre su hombro.

“Seguro” Christian contesta fácilmente. “Déjame llevar a Chris a la cama, luego te veré en mi oficina.”

Taylor asienta con la cabeza, desabrochando su cinturón de seguridad, y nosotros hacemos lo mismo. Yo desabrocho el cinturón de Chis mientras Christian va alrededor de la camioneta para agarrarlo. Lo veo acunar a su hijo dormido en su pecho, su gentileza desmintiendo su presencia física, y la fuerza de sus brazos maravillosamente musculosos. Creo que nunca voy a tener suficiente de verlos a los dos juntos, de contar las maneras en que él atesora a nuestro hijo.

Chris no hace tanto revuelo cuando lo acostamos, solo se estira, o cuando cuidadosamente le quito la mayor parte de su ropa. Christian lo cubre con el cobertor, y lo dejamos con buenos deseos susurrados y besos al aire en su cabeza con cabello color cobrizo.

Con sus brazos alrededor de mí desde atrás, Christian y yo caminamos hasta la cocina. “Sra. Grey será mejor que prepares algo de comer para nosotros, vas a necesitar tu resistencia.” Bromea con descaro en mi oído, la sonrisa en su voz arrogante.

Volteándome en sus brazos, arqueo una ceja hacia él, “Descalza y embarazada en tu cocina ¿eh? ¿Ese es tu juego Sr. Grey? Debo advertirle que no voy a renunciar a mi carrera para ser mamá a tiempo completo” le informo con una sonrisa, apuntando con un dedo juguetón en sus pectorales duros.

Su risa es rica y profunda, humor iluminando sus ojos, “Te lo dije antes Sra. Grey, te voy a tener de cualquier manera que pueda tenerte, pero no hay negociación en la parte del embarazo”  inclinándose hacia adelante pasa su lengua por el borde de mi oreja. Susurra, tomándose su tiempo para pronunciar cada palabra cuidadosamente, “Incluso más de una manera”

“¡Ah!” jadeo, dejando caer mi cabeza hacia atrás en estado de shock.

Con una risa y un guiño me muestra que tan imperturbable está por mi mirada sorprendida. Come gesticula, luego se retira, su modo de andar de un hombre que acaba de obtener lo que quería.

¡Ja! ¡Ya lo veremos!

Queso de campo solido, lonjas finas de jamón glaseado y aguacate con montones de aderezo de limón y pimienta negra recién molida llenan mi pan de sándwich de centeno.

En un intento oculto por ayudar a Christian a acortar su tiempo fuera de nuestra habitación más rápido, le llevo el plato a su oficina para convertir su tiempo con Taylor en un momento para comer también. A pesar de que me gustaría quedarme y ponerme al día con la información que Taylor a recolectado hasta ahora, voy a confiar en que Christian me va a informar y más bien voy a usar mi tiempo para arreglarme.

Después de lavar la sal y el viento de mi cuerpo, me cepillo los dientes y seco mi cabello. La zorra de mejillas enrojecidas mirándome desde el espejo es un poco más que impactante de ver, en cómo se llevará a cabo la noche.

Concebir un bebe es monumental de cualquier manera que se mire, pero es algo que parece que afecta a Christian mucho más que solo a un nivel físico. El macho alfa, animal con el que compartí mi cuerpo en la noche del jueves fue una experiencia completamente nueva para mí. El sexo entre nosotros siempre ha sido nada menos que para hacer temblar la tierra, pero nunca ha sido tan crudo, así de primitivo. El apareamiento es lo me que viene a la mente; su racha usualmente posesiva tomando una nueva luz primitiva.

Es la cama es difícil concentrarme en el libro que estoy leyendo, mi cuerpo todavía zumbando tanto por su beso como por su promesa. Soy de todo, pero cuando él entra a nuestra habitación luciendo delicioso y seguro de sí mismo. Su sonrisa es lobuna.

Inclinándose sobre mí, donde me siento con mi espalda contra la cabecera, traza una línea desde mi mandíbula hasta mi oreja con la punta de su lengua, “Voy a darme una ducha rápida nena” canta. “Piensa en mí, tomando tu cuerpo, empujando dentro de ti con cada centímetro duro de mi, luego llenándote con mi semen. Piensa en ti y en mi Anastasia, haciendo un bebe” con un pellizco fuerte en mi oreja me deja, sonriendo mientras me da una última mirada sobre su hombro.

Me siento mareada por contener la respiración. Si su intensión era cambiar el ritmo de mi corazón, él ciertamente ha tenido éxito, bombeando mi sangre espesa y deseosa a través de mis venas a doble de la velocidad. El calor subiendo a mis mejillas me pone demasiado caliente, mi piel repentinamente húmeda. Los tejidos resbaladizos entre mis piernas contraídas, solo aumentando la sensación de vacío que allí se encuentra.

Cuando Christian sale del baño puedo añadir otra razón a mi lista de por qué estoy en un estado resbaladizo, y retorciéndome. Con solo una toalla envuelta alrededor de sus delgadas caderas, su torso en exhibición completa, aunque no tengo idea del uso que tuvo la toalla. Él todavía está mojado, su piel reluciente de humedad en la luz tenue. Con una gracia de pantera camina a través de la alfombra gruesa, cada musculo flexionado gritando sensualidad sin ningún esfuerzo.

48a

Mis dientes tiran de mi labio inferior. Estoy indefensa, incapaz de apartar mi mirada de su forma masculina tan perfecta. De memoria evoco la sensación de sentir sus antebrazos bajo el toque de mis manos, la inmersión que forma la unión divina de su bíceps cuando se convierte en su hombro redondeado, los huecos que definen las líneas entre los músculos de bloque de su abdomen, y las hendiduras dobles a cada lado de su cadera, haciendo una V perfectamente delineada, como una flecha sexy apuntando a su premio. Y qué premio es, luchando desde ya contra los confines endebles de la toalla.

Christian me pilla mirando, “Sra. Grey, ¿ves algo que te gusta?” volteándose me da la cara con la cabeza inclinada hacia un lado, con los codos doblados tiene los puños fijos en sus caderas.

Niego con la cabeza – lentamente, contradiciendo la mirada hambrienta que se que está quemando en mi mirada azul, “No algo que me gusta Sr. Grey. Es algo que amo” dejo que mi lengua permanezca en el borde de mis labios, pronunciando el sonido de la O.

Me deleito en el efecto profundo de mis palabras en él. El suave jadeo, el parpadeo breve y sorprendido, en llamas, en algo más cuando sus ojos se vuelven más oscuros.

El abrir y cerrar de sus parpados se vuelve pesado, ojos perezosos encuentran los míos, tomando posesión de mi como él lo haría con su cuerpo. La conexión entre nosotros es repentinamente palpable, espesa, con nuestro magnetismo indeleble.

Escucho el silbido del iPod mientras él hace clic al control en su mano para darle vida, el sonido sugerente, evocativo. En mi mente, la música esta eternamente ligada al inicio de muchas escenas como estas, pero ninguna tan significativa.

Mientras las primeras notas de “Everything” de Lifehouse suenan desde los altavoces escondidos, sé que la lista de reproducción que ha seleccionado para esta noche será agitada y provocativa, la elección deliberada de canciones acariciando mis emociones como los toques de amor que estamos a punto de compartir.

 

Everything – Lifehouse

Find me here, Encuentrame aquí

And speak to me. Y habla conmigo

I want to feel you, Quiero sentirte

I need to hear you.  Necesito oírte

You are the light, Tu eres la luz,

That’s leading me, the place, Que me está guiando, el lugar

Where I find peace again Donde encuentro la paz de nuevo.

The Scientist – Coldplay

A Thousand Years Pt.2 – Christina Perri

She’s Got A Way – Billy Joel

The Flame – Cheap Trick

Say You Will Always Be Mine – Ruth Sahanaya

Me mantengo atrapada por su mirada cegadora cuando él agarra el cobertor de la cama, tirándolo a un lado. En algún momento en el tiempo debí haber puesto mi libro en la mesita de noche porque encuentro mis manos vacías, mis dedos retorciéndose en la sabana debajo de mí. La manera en que me mira tiene al mundo y todo derritiéndose en mí. Solo somos él y yo en un océano de sabanas color gris perla. Su toalla se une al cobertor, dejándolo gloriosamente desnudo, la seda insignificante color azul hielo de mi túnica la única barrera que queda entre nosotros.

Desde el otro lado de la cama, se arrastra hacia a mí, esa incidencia depredadora inconfundible y tan emocionante. Ni una sola vez su mirada ha dejado la mía, apenas parpadea. Con sus manos contundentes tira de mis tobillos. Abriendo mis piernas, me pone en el medio de la cama. Gruñe viendo la tela de mi ropa de dormir subiendo por mi cuerpo, agrupándose alrededor de mi cintura, y mostrando mi estado sin pantis. Me ayuda a levantar la espalda de la cama, haciendo un trabajo rápido de quitarme la túnica.

Sentado sobre sus talones, entre mis extremidades extendidas, su cabeza cae, y su enfoque completo se desplaza a mi sexo desnudo. La intensa intimidad, casi insoportable. Cada instinto me dice que me cubra, pero lucho contra ello, tratando de acostarme perfectamente quieta. Después de tortuosos largos minutos entierra su nariz entre mis muslos abiertos, tomando una respiración profunda de mi esencia privada. Casi convulsiono ante el contacto, mis caderas rozando contra él.

Cuando abro mis ojos él está suspendido encima de mí, mirándome estremecerme a través del placer efímero. Me deja sentir su peso, el conjunto grueso de su piel rígida atrapada entre nuestros cuerpos mientras él se soporta con sus brazos a los lados de mi cabeza.

Se instala de nuevo contra mí, satisfecho con el contacto piel a piel, él roza su nariz a lo largo de la mía, “¿Confías en mi nena?”

Con tan solo esas palabras, necesidad envuelta en un poco de miedo azota a través de mí, “Si” prometo en una respiración escasamente audible.

Ahora que él está cerca mis dedos hormiguean por tocarlo. Patinando mis manos sobre su amplio pecho, hago lo que siempre hago, perpetro cada línea y canto a la memoria, alimentando mis sentidos con los detalles de él. Sobre sus hombros tensos, mientras toman su corpulencia, vago maravillada en como él cierra sus ojos, entregándose a la sensación que solía temer. Me encanta que me deje, poniendo sus planes a un lado por el momento.

Cuando abre sus ojos soy golpeada con el peso de la emoción al desnudo. La carga de aplastamiento, forzando el aire de mis pulmones.

“Te amo” murmura, su tono reverencial, su voz encantadora.

He conocido el brillo suave de amor en sus ojos, pero nada como esto. Por un momento me pregunto qué ha cambiado, pero luego recuerdo mi conversación con Taylor, en el hospital después de que le dispararon a Christian. Él dijo que yo no podría imaginar la profundidad del amor de Christian por mí. Dio a entender que era mucho más de lo que Christian me permitía ver.

Si quería una prueba, la estaba viendo en este momento, haciéndome sentir pequeña y alta al mismo tiempo. El agridulce de ver sus palabras cobrar vida en su mirada es una afirmación poderosa, y un recordatorio espantoso de mi estupidez.

“¿Christian?” pregunto, porque siento que él quiere más que solo la respuesta de su declaración preciosa.

Él levanta una mano hacia mi frente, colocando mi cabello hacia atrás, “Por tanto tiempo he querido mostrarte lo mucho que me importas pero tenía tanto miedo. Tal vez si lo hubiese hecho, las cosas hubiesen sido diferentes entre nosotros, pero tú estás aquí ahora, y me estás dando este bebe, ofreciéndome este lazo irrompible contigo. Quiero devolverte el gesto Ana, demostrarte todo lo que mi corazón tiene para ti.”

Mis ojos rebosan con lágrimas, felices, inundadas que se derraman en silencio por mis sienes. Sonrío, tocada y tan completamente perdida en él.  “También te amo” estoy más que ahogada pasado el desierto en mi garganta. Solo el contexto del momento hace que la frase gastada tome un nuevo cráter-profundo de emociones respaldándola.

Con suficiente sentimiento entre nosotros para la duración de dos vidas, Christian inclina su boca sobre la mía. Cambia su peso a sus codos, entrelazando nuestros dedos, atrapa nuestras manos. Es mucho más que solo un beso, nos derretimos el uno en el otro. Por primera vez entiendo que significa convertirse en el otro.

Para el momento en que levanta su boca de la mía, estoy borracha con la sensación, elevada en la espiritualidad total que representa nuestra unión. Todavía no enfocada, nuestros ojos aturdidos se encuentran, y en menos tiempo que toma tomar un aliento completo, ese santiamén romántico se transforma en una tormenta. Algo tan vasto, tan poderoso, una fusión de lujuria, deseo, anhelo, instinto, hambre – todo haciendo erupción a conducir la fuerza de la necesidad carnal.

Con el poco tiempo para calcular lo que está pasando Christian tiene mis muñecas unidas y aseguradas en el poste de la cama sobre mi cabeza. Mi sangre que estaba hace unos momentos inactiva con lentitud, contenta almibarada está ahora corriendo por mis venas, prendiendo fuego a su paso. Mis respiraciones son poco profundas y cortas, a juego con los jadeos urgentes de Christian. Mi pobre corazón vacila, saltándose sobre si mismo mientras golpea contra mis costillas.

Con una mirada tan malvada como la del mismo Satanás me clava con una mirada. “Voy a besar cada centímetro de ti nena. CADA. CENTIMETRO” subraya, “Y luego Sra. Grey voy a follarte hasta el olvido”

Jadearía, si pudiera, pero mis sentidos están aturdidos, mis pensamientos están dispersos como las semillas de un dandelion (Taraxacum o diente de león) en una extravagancia del viento. Finalmente inhalo cuando su cuerpo duro se eleva por encima de mí, los discos marrones apretados de sus pezones se ciernen sobre mi rostro mientras él chupa mi dedo anular en el calor abrasador de su boca.

Me retuerzo y gimo, uniendo mis rodillas para apretar mis muslos, desesperada por la más mínima liberación. Mis músculos internos se aprietan, muy consientes de su ausencia tortuosa.

Mientras me retuerzo y me meneo, giro y brinco, maúllo y ruego, Christian cumple su promesa, cada súplica tropezando de mi lengua pasa desapercibida. Él besa mis palmas, mis muñecas, lame su camino hasta la parte interna de mis antebrazos. Arremolina su lengua y besa a lo largo de mi bíceps, mi hombro y se detiene en mi cuello. Pellizca y besa, gime en placer mientras adora mi piel, teniendo su porción de mi esencia, olor y sabor.

Cada caricia carga y sacia, impulsando mi deseo cada vez más alto, más profundo, pero también increíblemente, atormentadoramente, eróticamente sublime.

De mi cuello se mueve a mi cara, rozando, labios fantasmas sobre mis cejas, mis parpados que aletean, mis mejillas antes de hundir su lengua en mi boca. Tomo su saqueo desesperado con alivio, gimiendo en nuestro beso siento que me estoy ahogando en la corriente de nuestra unión.

Es demasiado y no es suficiente. Morí y he revivido. No hay un centímetro de mí que no esté inflamable con necesidad por él. Mientras él siente esto, vuelve a empezar su tour sensual, pero añade el toque de sus palmas sobre mi piel necesitada. Ya sea con su boca, sus manos que trabajan en tándem, amasando suavemente, tocando, apretando.

Mi primer pensamiento de pánico, fue cuando su boca golpeó el hueco de mi garganta, es que él va a ignorar mis senos, y por un segundo mis músculos se bloquean, tirando de mi cuerpo con una sacudida. Mirando hacia mi torso, levanta su cabeza, sus ojos lo más oscuros que los he visto. No hay sonrisa, solo la necesidad primal, infartante, de mi hombre fuera de control.

Él le da un chasquido a mi pezón, con su lengua, viéndome sacudir ante la sensación, “Quiero hacer esto” dice sin aliento, mirando mis senos con anhelo, “pero tú no puedes correrte”

Rechino un Si, marcando mi entendimiento pero sin prometer nada. En este punto creo que una brisa de aire en mi sexo empapado me hará correr.

48h

Piadosamente sus labios se cierran sobre mi pezón descuidado mientras sostiene la punta en su sitio, los dedos de sus manos se extienden a lo ancho. La otra mano masajea el otro seno, tocando el globo con hambre. En un grito arqueo mi espalda, alivio y deseo golpeando mi sexo con un espasmo tembloroso.

“¡Christian!” gimo, “¡No puedo! ¡Por favor!” mi voz un tartamudea ronca, un gemido filiforme.

Capto su mirada. Se ve tan sin sentido como yo me siento. Si el acero en llamas contra mi sexo es algo por lo cual guiarse, él debe estar cerca de arrojar los grilletes de su control. Lo siento mecer su pene grueso contra mi pierna, confirmando mi suposición. En todo el tiempo que hemos estado juntos no lo he visto ni una sola vez llegar a casi perder el control para necesitar rozar su pene contra mí. Sabiendo que soy yo, mi cuerpo haciéndole esto a él es increíblemente excitante, presionando cada botón caliente que tengo.

Él toma una respiración, apretando sus dientes, aparentemente recuperando un poco de control.

“Ssssshhhhh nena, te tengo” me alivia, bajando su boca a mi vientre ahora.

Siseo, moviendo mi cabeza de lado a lado. Los músculos de mis piernas se endurecen; me gustaría patear si no estuvieran puestas bajo su peso.

“Por favor, ¡estoy demasiado cerca!” advierto, casi sollozando.

Él se retuerce entre mis piernas, deslizando sus manos debajo de mí para agarrar mi culo.

“Estás tan jodidamente mojada” gruñe, clavando sus dedos en mis nalgas, pero ya estoy infinitamente consciente de la frialdad en el pliegue de mis muslos ahora que están muy abiertos. Provocativamente sopla una suave corriente de aire sobre mi sexo empapado.

Como una piedra lanzada en un estanque, el murmullo empieza en mi centro, tirando de mi abdomen en una contracción.

“¡Unf!” el sonido inarticulado es todo lo que puedo lograr contra el aluvión de sensación a toda velocidad a través de mi.

Christian detecta mi corrida inminente, “¡No!” manda, la palabra ronca y entrecortada.

Me apego a su picón autoritario para regresar al presente mientras él facilita la contracción en mi vientre con la palma de su mano, efectivamente acariciándola.

Él se sienta, arrodillándose entre mis piernas.

Una sonrisa irónica tira de su boca, en desacuerdo con el aspecto salvaje, sus parpados a media asta. “Creo que has tenido suficiente Sra. Grey” declara, quitando el brillo sudoroso de mi frente, mis respiraciones frenéticas y rostro enrojecido, aunque su voz grave traiciona su propia resistencia.

Me trago una respiración de alivio, sin revelar que tan cerca estuve de usar mi palabra de seguridad.

“Si” susurro con voz ronca.

48i

Con la facilidad de su gracia fluida, eleva mis piernas sobre sus hombros. Él se toma un momento evanescente, inclinándose sobre mí para desatar mis manos antes de agarrar su pene en la base de su dura erección.

“¿Estás lista nena?” ronronea, empujando la cabeza hinchada un poco más allá de mi apertura anhelante.

Si me quedara algún argumento todavía, le daría una probada de su boca inteligente justo en este momento, pero estoy mucho más allá del descaro. Solo puedo asentar con la cabeza, preparándome para la penetración sublime que va a saciar mi necesidad temblorosa. Mis manos se enroscan alrededor de sus muñecas, estabilizándolo a ambos lados de mi cabeza.

“Tus ojos en mi” gruñe mientras se hunde en mi, poniendo su peso en el movimiento.

El tobogán increíblemente sedoso arranca un grito escarpado de nosotros, la satisfacción primal de estar conectados, tomada, poseída por el hombre que amo atornillando en lo más profundo de mi propio ser.

“¡Por Dios! ¡Te siento más apretada en esta posición!” dice a través de sus dientes apretados y su mandíbula rígida. Su mirada está atrapada en la mía, feroz en su necesidad salvaje.

Si yo estaba a un paso del orgasmo regrese de nuevo, rayando en el mismo borde. Christian agarra su ritmo, follándome con movimientos y golpes constantes. Veo lujuria apretando su expresión, sintiendo la circunferencia de su pene rígido hinchándose con la carga de su semilla que él tan desesperadamente quiere dejar en mí.

En esta posición, con él inclinado hacia mí, tengo un delicioso doble arrastre de estimulación. Con cada entrada él muele contra la perla fruncida entre los labios de mi sexo, junto con la fricción de su erección pulsante. En cuestión de segundos tengo la sensación del apretón de los músculos en mi canal sexual resbaladizo.

“¡Todavía no!” su voz es baja, gutural, pero no menos imponente.

Mis nudillos se vuelven blancos con la fuerza de mi agarre mientras me concentro para evitar mi corrida. Veo el destello de su nariz, su mandíbula apretada en su lujar. Sus ojos clavados en los míos, ahumados y abiertos, él me está mostrando, compartiendo el sin fin de placer sacudiendo su cuerpo y su alma. Con un gemido rugiente que vibra a través de mi sexo, él llega. Gritando para que lo siga, él llega espectacularmente, llenándome con su carga caliente.

Al verlo me prendo y lucho para mantener mis ojos en él. Siento como me aferro a su gruesa erección, estremeciéndose con cada temblor creciente que está amenazando con sacudir desde mis adentros. Sin perder nunca un segundo, él continúa el ritmo frenético del movimiento de sus caderas, y agrega su dedo pulgar a mi clítoris, haciéndolo explotar. La liberación pulsa a través de mí, mis paredes internas, ondulándose, temblando con un deleite abrasador y cegador. Con un grito ronco grito su nombre, la vulnerabilidad del momento casi demasiada, demasiado intima.

Antes de que tenga tiempo de recuperar mis sentidos, Christian desliza mis piernas de sus hombros, sin romper en ningún momento la unión de nuestros cuerpos, y nos guía a la posición del misionero. Todavía erecto se lanza sobre mí con movimientos lentos y medidos.

Justo cuando mis pensamientos se reagrupan, llegando a términos del inicio inmediato del segundo round, su boca se sella con la mía. En un agudo contraste con la posesión oral de antes, con este beso él vierte su corazón en mí, llenándome como lo hizo con su esperma. Con su cuerpo de cerca moldeando el mío, me hace el amor, conmigo. Lento, romántico, apasionado, amor completamente consumidor, donde ni sus manos, ni su boca me dejan desatendida durante un solo segundo.

Sí, creo, me siento completamente perdida en la sensación consumidora de su posesión. Si alguna vez hubo un momento que fue el preludio perfecto para concepción, debió ser este. Si la pura voluntad deseosa y poderosa de un esposo era todo lo que se requería, yo me quedaría embarazada de esto.

Link para el capitulo 49

 

24 thoughts on “Capitulo 48

  1. KereCB says:

    Hola chicas, quiero agradecer de todo corazón el apoyo que siempre hemos recibido de parte de todas ustedes, lectoras fieles! Las adoro y valoro cada uno de sus mensajes.
    Sin embargo en esta oportunidad les escribo para pedirles por favor que al momento de compartir los capítulos del FanFic lo hagan de las formas/maneras adecuadas, legales y permitidas. Ya que nos hemos topado con un caso bastante penoso donde no se han respetado los derechos de autor, Es una pena que cosas como estas sucedan, ya que no se le está dando crédito y valor a quien realmente lo merece, Monique ha puesto su corazón y entrega total a esta historia.
    Como les dije antes, gracias por el apoyo, por sus comentarios y buena vibra de siempre.
    Bienvenid@s a los nuevos lectores.
    Kx

    Liked by 2 people

  2. Vanessa Alvarez says:

    Me encantaaaa ahora pregunto como sabemos x aqui cuando hay capitulo nuevoo por faaaa q no tardeee me declaro adicta

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Vanessa bienvenida, bueno te comento, cada vez que Monique hace algún post (publicación) donde se este publicando un capitulo en español ella coloca el símbolo de la bandera de Venezuela y/o España y lo encontraras al final de la barra lateral izquierda. Sin embargo los post de los capítulos en español son una vez a la semana entre sábado y domingo.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.
      Kx

      Like

  3. fanny rebellon. says:

    ¡Perfecto! este capitulo es ¡Perfecto!, Grey es perfecto, que manera de prepararse dios, el siempre hace cada encuentro, demasiado intenso, es increíble, hacer un bebe así provoca.Monique eres genial amiga mil gracias, y te felicito por tu manera de escribir.Y Kereny amiga querida, eres genial, disculpa lo tarde que vi el capitulo, no tengo perdón, mil gracias por tomarte el tiempo para traducirlo, un besote madre.(Oye ?Quien tomo el fic sin permiso? que abuso vale.)

    Liked by 1 person

  4. guille says:

    Guuuaaauuu !!!! Sin palabras que capitulo si que se lucio monique que barbara me encanto ya quiero leer el capitulo traducido cuando christian se entera que ana esta embrazada gracias a monique por regalarnos esta historia y a ti por tomarte el tiempo en traducirla un fuerte abrazo a ambas saludos 🙂

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Guille!!!! Gracias por tu comentario 🙂
      SI la verdad que este capitulo es definitivamente uno de mis favoritos también 🙂
      Un abrazo y gracias por el apoyo
      Kx

      Like

  5. Lupita Fernández says:

    Kere, que forma de describir la de monique. Casi sentí palpar el amor Que sienten. Muchas gracias a ti por compartí la traducción. Espero pronto el siguiente capítulo. Un gran abrazo.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Lupita super contenta de que te hayas sentido asì, definitivamente eso significa que estas disfrutando de la historia. Gracias por tu apoyo y tu comentario.
      Kx

      Like

  6. elkizz says:

    Sin palabras demasiado excitante disfruto cada palabra y la música es un complemento perfecto para vivir e mi menté todas las escenas aquí presentadas, ya no se con cuales palabras alagarlas por tan magnífica obra a Monique y por supuesto a ti Kere por tomarte el trabajo de traducirla…

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Jajaja gracias Elkizz 🙂 Que linda! Gracias por tus palabras, por tu comentario y por el apoyo de siempre.
      A mi también me encanta el complemento de la música en la historia, le da un toque especial ¿no?
      Kx

      Like

  7. Janitzia Berrido says:

    Ayyyy quedé suspirando en este capítulo. En el aire. En las nubes. Yo creo que con esta Ana si va a quedar definitivamente embarazada. Mejor de ahí se daña. Fue mucho con demasiado. Magnifico el capítulo. Gracias Mil a Kere y a Monique!!!Un Abrazo!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Guao! Gracias por tu comentario Janitzia, Por tus palabras, estoy segura que Monique se siente muy agradada de que hayas sentido todas esas cosas. Un abrazo
      Kx

      Like

  8. palolita velandia says:

    Oh mi santo Dios ! Andaba un poco pérdida pero he regresado y me encontrado con que esto cada vez esta más bueno !!! Muero !! Jejejje felicidades hermosas señoritas por ponernos a temblar con esta hermosa, apasionada y muy sexy y romántica historia! Muero por seguir leyendo !!!

    Liked by 1 person

  9. Maria Elena Morales Gómez says:

    ¡Esta historia es genial!
    Hace un par de días la encontre y he de confesar que me he vuelto adicta.
    Adoro la historia original pero esta es simplemente de lo mejor.
    Quiero saber lo que pasa en el siguiente capitulo ¡Ya!
    Me encantaria saber cada cuanto hay un capitulo nuevo.
    Por cierto un abrazo a quien traduce la historia desde las playas del caribe en México.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Maria Elena,gracias por tu comentario. Que bueno que te ha gustado, definitivamente no me canso de repetirlo es un excelente FanFiction el que nos ha regalado Monique con una historia bellisima. Soy Kereny y soy quien traduce los capítulos, se publican entre sábado y domingo, semanal o cada dos semanas dependiendo de la disponibilidad que tenga en mi trabajo y la vida diaria para poder traducir.
      Saludos desde Venezuela hasta Mexico lindo y querido!
      Un abrazo.
      Kx

      Like

  10. Sol says:

    Hola Kereny!!! Que buena historia la estaba leyendo en otra página pero me di con la sorpresa de que no tenían su permiso… Me encanta gracias por traducirla!!! Espero con ansias los próximos capítulos. Saludos desde Lima Perú que orgullo saber que tu eres Venezolana como yo!!!
    Orgullosamente muy bien hecha en Venezuela.
    Sol.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Sol!!! Gracias por continuar leyendo la historia, gracias por el apoyo y tu comentario. Saludos paisana venezolana hasta las tierras peruanas, Un abrazo
      Kx

      Like

  11. anaderueda31 says:

    Hermoso capítulo, lleno de amor y pasión 😉 Siempre agradeciéndoles a KareCB por dedicar tu tiempo a traducir cada capítulo y a MoniqueLain por compartir eta hermosa historia.
    Saludos y besos hasta el próximo capítulo. 🙂

    Liked by 1 person

  12. Tai Tafur says:

    Sin palabras… no nos dejes sin mas. Espero ansiosa el final de Esta historia la andre. Gracias

    Liked by 1 person

  13. Claudia Henao says:

    Humm… Como sería de bonito que todos los bebes del mundo se concibieran así. Demasiado amor, demasiada pasión, demasiada complicidad. Qué bonito.

    Gracias Monique, Keremy

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s