Capitulo 49

La conexión lacerante de nuestra sesión de hacer el amor nos deja agotados, jadeando, cuando Christian se retira, cayendo de nuevo en la cama junto a mí. Insatisfecho hasta con la distancia más pequeña entre nosotros me hala a su lado, llenándome en su forma. Él besa mi cabeza, pero la gravedad del momento no se presta para las palabras. Cuando nuestras respiraciones a las carreras bajan la velocidad lo veo mirándome fijamente, su expresión todavía desnudando la enormidad de lo que acabamos de compartir.

Tengo la sensación del peso de la misma alrededor de nosotros, él está superado, tan conmovido que me conmueve hasta las lagrimas, pero eso es lo último que quiero. Tan afectada como estoy, siento que este debería ser un momento de felicidad. Sonrío, haciendo la única cosa que puedo pensar para aligerar el estado de ánimo. Debajo de mi agarro la almohada, viéndolo, verme, sus ojos volviéndose desconcertados mientras frunce un poco su ceño. Levantando mi pelvis, coloco la almohada debajo de ella, elevando mis caderas justo como los sitios de internet de la colección para hacer-un-bebe de Christian explicaban que se hiciera después de tener sexo.

Clavo mis dientes en mi labio inferior hinchado por los besos, luchando con la risa que está tratando de escapar cuando su mirada cambia a una de sorpresa, mi propia cara es divertida diciéndole que sé todo sobre su pequeña búsqueda ilícita de hacer-bebes. Después de un segundo fugaz de desconcierto una sonrisa tímida se dibuja en su rostro.

Él niega con la cabeza, riéndose, “Me atrapaste”

Cedo ante mis risas que se quieren derramar, dejándolas salir, aliviada de ver el siempre cambio mercurial de sus emociones, “Investigación para hacer-bebes ¿eh?”

Apoyándose en sus codos, se cierne sobre mí, luciendo satisfecho. “Uh-huh, no iba a dejar que esta oportunidad se me escapara de mis manos.”

Antes de que sepa que está sucediendo él captura mis muñecas, clava mis piernas con las suyas y me hace cosquillas a los lados.

Me retuerzo y grito, riéndome incontrolablemente, “¡No! ¡Detente!” resoplo, tratando de voltearme de sus dedos persistentes. El brillo en sus ojos es solo una prueba de que está disfrutando demasiado para detenerse.

“¡Para!” grito de nuevo, “¡Estoy tratando de hacer un bebe aquí!” Finalmente, con mis ojos llorosos, cede, ante mis protestas sin aliento.

Él suelta mis brazos, sus manos dirigiéndose hacia abajo para acunar mi cabeza, respirando fuerte, luciendo joven, y despreocupado y feliz, “Si” susurra, “¡Y no puedo esperar!” y respira con su rostro entre mis senos, “Quiero sostener su pequeño cuerpo contra el mío, mirando su rostro para ver que rasgos nuestros puedo descubrir. Quiero que su pequeña mano se enrosque alrededor de mi dedo. Quiero ver la primera vez que lo cargues, ayudándolo a engancharte de ti. Quiero ver la reacción de Chris de tener un amigo para toda la vida, un hermano”

Palabras conmovedoras de mi esposo emocionado, pero a pesar de la idea maravillosamente romántica, y de su enamoramiento absoluto con la idea, mi mente no puede evitar oír lo repetitivo que es el él de sus palabras.

Levantando mi mano, paso mis dedos a lo largo de un lado de su rostro hermoso, eligiendo las palabras cuidadosamente, “Yo también estoy emocionada. Quiero compartir todo eso contigo, y Chris y nuestras familias, pero hay la misma probabilidad de que este bebe, cuando lo conciba, pueda terminar siendo una niña.”

Aunque lo esconde bien, el cambio en su palidez lo delata,”Lo sé” dice un poco con demasiada fuerza, dándome la impresión de que la idea de una hija puede ser aterradora para él, “O ella” se corrige a sí mismo, su duro trago de saliva es audible mientras su manzana sube y baja,

Le doy una sonrisa tranquilizadora. Tenemos tiempo, pienso. Una vez que haya concebido y podamos saber el sexo del bebe, él se ajustara – con suerte.

squiggle1

El domingo es un día deliciosamente de flojera para nosotros, sólo nosotros tres pasando tiempo juntos. Christian está impresionado con el progreso de Chris en las clases de piano, y yo disfruto escuchándolos mientras preparo nuestro almuerzo. Solo al final de la tarde, cuando Chris está entretenido en una película animada sobre un carro de carreras rojo, es que puedo preguntarle a Christian sobre su reunión con Taylor, pero me arrepiento en el momento que lo hago.

Sentado en el taburete de la barra de comer, su cuerpo completo se pone rígido, justo mientras un nubarrón negro se asienta sobre su cabeza. Asegurándose que Chris está fuera del alcance para oír, mirándolo sobre su hombro, luego voltea su mirada seria hacia mí, el color plata de sus ojos adquieren un tono acerado.

“Todo el personal del Bellagio que pudimos entrevistar está fuera de sospecha, pero hay dos que no pudimos ubicar. Por ahora, ese es un callejón sin salida si no nos lleva más cerca de encontrar quien filtró el hecho de que nosotros estábamos allí y con quien”

Asiento con la cabeza, mi mente captando sus palabras, pero siento que hay más de la historia, el cambio en su comportamiento no es igual al de un problema que hemos estado teniendo. Espero, viéndolo en una guerra consigo mismo sobre si soltar el resto de la historia que lo tiene en un estado de ánimo tan tenso.

Fusionando su mirada inescrutable con la mía, él pasa sus dos manos sobre su cabello, “José está peleando fuerte por el cambio de paternidad de Chris”

Mi estomago de repente se siente como si estuviera lleno de plomo, como los dedos de un fantasma, el temor se arrastra sobre mi piel.

“Pero tú eres su padre” mi susurro filiforme, sin aliento habla del shock, y el miedo que me gustaría volver a poner en una caja y olvidarlo.

“Si” Christian coincide de manera uniforme, su atención total en mi, calibrándome, midiéndome. “Él no nos va a dejar cambiar los detalles de la paternidad de Chris sin pelear, y viendo que él no es en realidad el padre, que él nunca ha hecho una contribución a la educación de Chris, es muy claro para mí que él está haciendo esto para agitar deliberadamente una situación ya volátil”

Los músculos en mi vientre se cierran alrededor de trozo de plomo que posee, “¿Has hablado con él?”

“No, él todavía está fuera del país pero él ha conseguido un abogado para hacernos perder el tiempo.” Dice entre dientes con poca irritación. “El hecho del asunto es que él no tiene un caso para presentar, pero las leyes de Georgia requieren del consentimiento del padre en acta para el cambio de paternidad, y mi posterior adopción de Chris. Parece que él está usando esto para complicarnos. Una vez que la paternidad sea aprobada, la orden de paternidad sea emitida, y considerando los antecedentes del caso – que tú te divorciaste en el momento del nacimiento de Chris – ningún juez va a rechazar el cambio, pero su protesta solo va a retrasar las cosas considerablemente mientras nosotros debemos pasar por una largo proceso legal.”

Sé que debo estar pálida, probablemente tan blanca como una hoja mientras lo miro fijamente con shock y con vergüenza, “¿Por qué haría él eso?” Mientras las palabras salen de mi boca, me doy cuenta, en lo profundo de mi misma, que si lo que Christian me ha dicho es cierto, entonces José es casi con seguridad nuestro perpetrador misterioso.

Líneas de preocupación arrugan su ceño. Rodeando la esquina, rápidamente me toma en sus brazos, presionando mi cabeza contra con su pecho, “No lo sé nena, programado, celos, resentimiento, cualquiera que sea la razón quiero ser claro en algo” agarrándome por los hombros me empuja hacia atrás, mirándome fijamente a mis ojos aguados y parpadeantes, “Tu no tendrás contacto con él. Sin-Importar-Nada-Ninguno” dice lentamente, “Yo me voy a encargar de esto”

Por su tono me imagino que él ha llegado a la misma conclusión que yo, pero apenas puedo escucharlo con claridad, el sonido de sangre circulante en mis oídos discordante y fuerte, ahogando casi todo los gritos de recriminación en mi cabeza.

Reacia, incapaz de dar sentido a todo por el momento, hago un pobre último intento de disipar su noticia, “Pero yo pensé que tu dijiste que el proceso de cambiar el nombre de Chris estaba casi completo.”

Una vez más me abraza hacia él, apretando sus brazos a mí alrededor, comprendiendo mis razones tanto como mi nivel de angustia, “Debió haber sido un asunto simple, especialmente considerando que Chris lleva tu apellido – no el de él – pero su argumento ha… complicado las cosas” es fácilmente el eufemismo del año.

Estoy destrozada, devastada ante las implicaciones. Hasta ahora no acababa de entender que parte tan grande de mi todavía tenía la creencia de que José no tenía tanta maldad en él.

“No vayas allí nena” me advierte, sintiendo mi retracción, la aglomeración de mi culpa. “En esto, yo soy tan culpable como lo eres tú. Me rehúso a dejarte morar en algo que ya paso” con sus dos manos pasando a través de mi cabello, él levanta mi cabeza, con ojos grises taladrando e imploradores en los míos, “No permitas que esto nos lastime nena. Nada ha cambiado, todo lo feo está a la intemperie. Yo no me iré a ningún lado, sin importar que tan complicada se vuelva esta mierda, y tu tan seguro como el demonio tampoco lo harás” me dice, no mejor dicho, me ordena.

La gratitud es una de las muchas emociones que lava mi sistema sobreexcitado, en este momento mientras entiendo su punto de vista. Teníamos nuestras sospechas, y ahora puede que sean confirmadas pero eso no cambia nada. Flynn y yo hemos tocado la falta del sentido de la culpa tantas veces en las pasadas semanas que me siento que me veo obligada a hacer un esfuerzo por dejarla ir, y más bien enfocarme en arreglarlo.

Trabajando mi garganta engrosada, tragando, asiento con la cabeza, desconcertada, pero al menos esperando ser lo suficientemente fuerte para soportar la tormenta inevitable. Todo esto solo reitera lo importante que es para nosotros sacar al aire todos los trapos sucios de Christian y el mundo de BDSM.

“No quiero lastimarte a ti o a nosotros, pero quiero que sepas cuanto lo siento. Sé que no quieres oírlo pero, por favor, solo dime que lo sabes”

“Lo sé” dice tranquilamente, agarrando los mechones sueltos de mi coleta, y en esa manera suya, donde él siempre sabe decir exactamente lo correcto, lo hace, “Y sé que yo haría todo esto de nuevo, que suceda tal como sucedió, si eso significa que te voy a tener por el resto de mi vida”

Mi diosa interna y mi subconsciente se desvanecen y están débiles mientras yo lo miro con los ojos bien abiertos y sin palabras. ¿Cómo llegué a ser tan afortunada? Mi corazón se ralentiza; la gravedad de sus palabras, combinadas con su sinceridad es innegablemente poderosa y Oh-tan curativa. Palabras de agradecimiento brotan de mi boca pero se atascan allí, un lio pegajoso, dulce que no puedo empezar a expresar.

Muda, me veo obligada a ir con algo simple, “Tu eres un hombre maravilloso y te amo. Más de lo que posiblemente te puedo decir.”

Por su sonrisa de respuesta puedo decir, por él, que lo hice bien. Él es tan fácil de complacer, tan fácil de amar. Literalmente lanzando mis brazos alrededor de su cuello trato de hacer eco de mis palabras con el apretón de mi cuerpo. Largos momentos pasan antes de que rompamos el agarre de nuestro abrazo, conmovidos pero sonriendo, mirándonos el uno al otro y nuestros rostros radiantes.

“Quiero que hagas la pieza sobre BDSM” digo bruscamente, sorprendiéndome a mí misma.

Al instante su rostro se vuelve de piedra, “Si esto es la culpa hablan…”

Presiono mi dedo en sus labios, callándolo, y sacudiendo mi cabeza, “No lo es. Es lo mejor para nosotros”

Él me mira fijamente por lo que parece una eternidad antes de hablar, su voz medidamente baja, “No lo sé nena. Preferiría arriesgar cada centavo y acuerdo, cada acción y portafolio de clientes antes de que arriesgarnos a nosotros.”

Descanso mi palma sobre su pecho, sintiendo el bombeo tranquilizador de su corazón, “Y es por eso que tú eres tan precioso para mí, lo suficientemente precioso para querer esta amenaza fuera del panorama. De una vez por todas” Incluso yo estoy impresionada con el sonido solido de convicción férrea en mi tono.

Él cubre mi mano con la suya, sosteniéndonos cerca, “Vamos a hablarlo, y cuando tengamos el esquema completo que el publicista sugirió, y tu sientas que todavía lo quieras hacer, voy a hacerlo”

“Está bien” estoy de acuerdo, “más temprano que laters baby”

Me sonríe lanzándome una de sus líneas, “Tengo algo que puede llenar esa boca inteligente tuya Sra. Grey”

Mi risita de niña se convierte en una sonrisa ruborizada cuando sus ojos se oscurecen, abrasadores y pecaminosos, sus parpados se vuelven pesados.

¡Oh mi Dios!

Con su pulgar y dedo índice pellizca mi labio lejos de la mordida de mis dientes. Viendo sobre su hombro, se ríe en silencio al ver a Chris viendo la TV con gran atención, sin duda pensando sobre nuestra interrupción en la barra de la cocina.

“Hhm” tararea, “mejor guarda ese pensamiento para más tarde” con su barbilla erizada me acaricia el cuello, raspando contra mi piel suave con sus vellos tiesos.

Me estremezco, momentáneamente atrapada por mis pensamientos que se encuentran en un carrete de flash-backs donde aparece mi guapo esposo.

“Déjame mostrarte la propuesta del publicista” la voz profesional y acortada de Christian me reconecta con el momento, me deja parpadeando, viendo su espalda mientras se aleja.

Me sacudo de mi pequeña fantasía, y trato de prepararme para los detalles del plan.

Un santiamén más tarde él coloca su laptop sobre la barra, y tira de mí para que me ponga de pie entre sus piernas mientras él toma asiento en el taburete.

Él apoya su barbilla en mi hombro mientras me explica el plan, “Obviamente los detalles se mantienen al mínimo, pero este es el plan que se le ocurrió” él golpea la pantalla, abriendo un documento, “La idea es empezar una campaña con una pequeña nota publicitaria, algo en uno de los principales medios, en una publicación de las grandes como la revista FHM. Ellos podrían hacer un reportaje sobre Dominantes famosos, solo un párrafo por persona, y me pondrían a mí como una de las celebridades” él hace unas comillas al aire en la palabra celebridades, lo que le vale un codazo de mi parte en sus costillas. Por mucho que él quiera evitarlo, el mundo está fascinado por él.

“Ouch” bromea, entre risas, frotándose las costillas antes de continuar, “Esto va a crear una percepción de que a pesar de que no podría haber sido ampliamente conocida; la información estaba disponible para aquel que la estuviese buscando, no un gran secreto”

Asiento con la cabeza, desde ya viendo hacia dónde se dirige este camino inteligente.

“Luego una publicación de alta gama, algo como la revista GQ” él besa mi frente, probablemente porque lo sugerí, “va a retomar la historia de allí, y va a hacer un reportaje de dos o tres páginas completas.”

“Me gusta la idea de poner la información al alcance de todos, en un pequeño pedazo en primer lugar, antes de rodar todo el asunto,” digo, tratando de envolver mi mente alrededor de todos los ángulos posibles.

“Si, a mi también. Él también sugirió que te incluyera en el artículo con GQ, para dejar en claro que estoy casado ahora con perversión y todo.” Entrelazando sus dedos con los míos, él lleva nuestros brazos hasta justo debajo de mis senos, abrazándome hacia él. Puedo oír la sonrisa en su voz.

“Casado perverso ¿No? ¿Tan diferente de sexo pervertido?” bromeo, volteándome para darle la cara. “La bola-y-la-cadena te están deteniendo ¿eh?”

Su sonrisa impresionante, que me deja sin aliento, que hace que se me caigan las pantis, su sonrisa HD, “No puedo pensar en otra cosa a la que me gustaría estar más atado Sra. Grey.”

No puedo evitar la sonrisa en respuesta que se dibuja en mi rostro. Su alegría es como la luz del sol para mi, “Bueno, entonces, estaré feliz de retenerte todo lo que quieras.”

Con una indiferencia total por nuestro hijo sentado a menos de de diez metros de distancia me besa, tomando mi boca con el abandono cálido de su lengua acariciadora de terciopelo.

Gimiendo se aleja de mi, “Lo que me haces Sra. Grey” respira en el bajo timbre que anuncia su excitación.

Por un minuto nos miramos el uno al otro como tontos, atrapados en el hechizo de nuestro amor antes de que una pequeña voz salta con una petición, “Mami, ¿me fuedes dar algo de comer?”

Aunque estoy aturdida, Christian lo toma con calma.

Sonriendo él levanta a Chris con su brazo fuerte, “Hey campeón, ¿Qué te gustaría comer?”

El rostro de Chris se ilumina, el regalo inesperado de elección sin restricciones despertando su interés, haciéndome reír porque puedo ver lo que se viene, “Ooh, helado, y bolas de chocolate crujiente, y salsa de chocolate, y leche” le informa a Christian radiante, totalmente satisfecho con su elección.

Christian balbucea, conmocionado, y rápidamente dándose cuenta de su error. Desconcertado me mira, su expresión dibujada con una súplica silenciosa de ayuda. Es adorable.

“O” digo, jugando con entusiasmo, “¡puedo hacer malteadas rosadas para todos!”

Chris aspira una bocanada de aire, midiendo sus opciones antes de aplaudir con deleite, cediendo a la seducción de su batido favorito que es un millón de veces más saludable que su elección, aunque él es felizmente ignorante de la cantidad importante de calorías de la elección que acaba de hacer. Retorciéndose, salta del agarre de Christian y luego se va de nuevo a ver su película.

Christian levanta una ceja hacia mí, divertido, “¿Malteadas?”

Sonrío, “Batido de fresa pero no le digas eso a él” le susurro, sacudiendo mi cabeza en dirección a Chris, dándole un guiño conspirador.

Se ríe, dándose una palmada en el muslo, “Ah. Una buena Sra. Grey. Muy buena”

Después del zumbido escandaloso de la licuadora, recojo el hilo de nuestra conversación, “Entonces ¿Qué conllevaría el artículo de GQ?”

“Naturalmente una entrevista. Él sugirió un esquema muy similar a tu idea, una pieza más ligera, de buen humor, enfocándose en la diversión perversa. Insinuó que era casi de moda ser asociado con algo tan peculiar.”

Ladeando mi ceja, rastrillo mi labio entre mis dientes, “¿Peculiar?”

Él levanta las manos en señal de rendición, perplejo, “Solo estoy repitiendo la conversación”

“¿Y voy a tener que responder algo o simplemente ir contigo?” pregunto, vertiendo nuestras bebidas en vasos.

“La entrevista será definitivamente con nosotros dos contribuyendo, así como una sesión de fotos que la acompañe. Algo picante” dice con una sonrisa antes de dejar caer su cara por completo, mirándome, “Pero no demasiado picante. Tu eres mía”

En esos momentos donde él revela su vulnerabilidad, me derrito. No quiero más nada que calmar sus preocupaciones.

Caminando alrededor de la barra, tomo mi lugar en el medio de sus muslos, entrelazando mis dedos detrás de su cuello, “Si Sr. Grey. Tuya” Cuando veo que sus rasgos se asientan, aprovecho el momento para llamar a Chris para que busque su bebida antes de sentarme en el taburete junto a Christian.

“Así que una entrevista y sesión de fotos” arrugo mi nariz ante la idea de posar para un fotógrafo.

“Vas a estar impresionante nena” me asegura, “Y si, prácticamente es eso. Entonces el gato proverbial estará fuera de la bolsa.”

Asiento con la cabeza, reflexionando sobre ello, “¿Así que no habrá menciones sobre el pasado? ¿Elena?” pregunto cuidadosamente.

El cansancio ensombrece sus rasgos, “No. Definitivamente no. Como tú te sientas sobre esto es la consideración más importante para mí, y en segundo lugar es tener la completa certeza de que esta entrevista no dará lugar a que caven sobre mi pasado.”

Para mí, la aprensión nunca ha estado muy lejos cuando está este tema sobre la mesa, y ya la siento, apretando mí estomago en un nudo. “¿Cómo puedes estar seguro?”

Una mirada oscura parpadea en sus ojos, “Taylor y yo tenemos que mirar las posibilidades, desde todos los ángulos, cabos sueltos, todo lo que podamos pensar, incluso mis registros de adopción. La verdad del asunto es que hay muy pocas personas que saben toda la historia, y todos ellos, excluyendo a Elena, están lo suficientemente cerca de mí para traicionar mi confianza. Mi abandono en la infancia y la posterior adopción son hechos muy conocidos que han sido buscados hasta la muerte por muchos reporteros. Ellos no van a escavar más sobre esa época de mi vida.”

“Está bien” digo de manera uniforme, “pero ¿Qué hay de las sumisas y Elena?”

“Aparte de lo estipulado en el contrato, nunca compartí ninguna información personal con ellas. Ellas ni siquiera saben acerca de mi tema de dejarme tocar, no importa el por qué. Todo lo que les era y no les era permitido hacer estaba en el contrato, sin preguntas, sin explicaciones dadas. En cuanto a Elena, ella puede llegar a perder demasiado si me traiciona, y lo que ella hizo puede ser considerado como un crimen”

Lo miro durante largos segundos, sorprendida de que él ha llegado a esa conclusión, antes de volver a mi papel como abogada del diablo, “¿Cómo vas a manejar el asunto de que tú estás rompiendo el Acuerdo De Confidencialidad (ADC) en lo que respecta a ellas?”

“No estoy violando el ADC por decir que he practicado BDSM consensual, solo si las nombro ellas tendrían allí un problema de incumplimiento, y obviamente no estoy pensando hacer eso.”

“Ah. Por supuesto” digo, sintiéndome un poco tonta, “¿Qué tal si la sumisa da un paso hacia adelante, ofreciendo una exposición, una visión de ser una sumisa?”

Una sonrisa irónica tira de la esquina de su boca, “Bueno, aparte de ir sobre ella con una tonelada de ladrillos legales, ¿Qué más les puede decir aparte de que jugué el papel de Dominante, que para ese momento será de conocimiento común?”

Guao, él realmente ha pensado en todo.

Mordisqueando mi labio le ofrezco una última pregunta que pesa en mi mente, “¿Y cómo te sientes de discutir esto con nuestros padres?”

Dejando caer su mirada, él ve la barra, jugando con el vaso, “Tiene que hacerse. Va a ser mucho peor si no lo oyen de mi.”

Conociéndolo puedo sentir su inseguridad, el miedo siempre presente de que el amor de ellos venga con condiciones.

Estirando mí brazo, uno nuestras manos, haciendo que me mire, “Christian, puede que a ellos no les guste mucho la idea pero nada de ti ha cambiado, tú eres todavía el hijo que ellos conocen y aman. Puedo apostar todo lo que tengo a que no será nada del otro mundo.”

“Pareces muy segura” murmura, la mirada adolorida en sus ojos está embrujada, rompiendo mi corazón.

Pido a cada onza de confianza que tengo para darle una sonrisa tranquilizadora, “Lo estoy Christian. Absolutamente”

Cuando él no dice nada, lleno el silencio, sabiendo que por ahora, el tema está cerrado, “Me gusta el plan Christian. Tienes mi aprobación y mi aliento. Quiero que lo hagas.”

squiggle1

Con los reporteros todavía rondando los alrededores y con todos nuestros problemas de seguridad, elegimos cuidadosamente nuestro tiempo fuera de casa, solo saliendo cuando es necesario. El lunes me reúno con el instructor de Pilates, una mujer por supuesto, que es registrada y palpada por Cindy quien lo está haciendo bien en su primer día siguiéndome el rastro. El profesor de piano de Chris recibe el mismo trato, aunque no me pierdo que está admirando encantada al joven rockero de moda.

Para el miércoles, siento que las paredes del apartamento se están acercando a mí, y decido llevar a Chris a la guardería de GEH, y concertar una reunión con Julie. Es genial estar en mi oficina de nuevo, llegando a conocer a las otras personas que trabajan para Grey Publishing y por supuesto las cosas que Julie ejecuta, cara a cara.

Inmediatamente después de nuestra cita me quedo atrapada en mi trabajo, haciendo los cambios que acabamos de discutir, y generalmente disfrutando estar a solas sin las distracciones que vienen junto con el trabajo desde casa. Cindy mantiene la vigilancia desde la puerta de mi oficina, ella es bastante discreta, y considerando la paz mental que le da a Christian, estoy feliz de que ella esté aquí.

Un golpe en mi puerta roba mis pensamientos lejos de la trama de mi libro.

Viendo hacia arriba encuentro a Derek merodeando, “Hola” sonrío, haciéndole un gesto para que entre.

Su cabello negro es brillante como la seda, su flequillo largo, ingeniosamente arreglados, como una peluca de cuervo, sobre su frente. Sus ojos verdes siempre lucen traviesos, como si él supiera algo que el resto de nosotros no. Su nariz prominente se suma a sus rasgos, añadiéndole carácter y haciendo su rostro indiscutiblemente masculino.

Él sonríe, “Buenos días Ana. Es bueno verte. Julie mencionó que tuvo una reunión contigo. ¿Cómo les fue?” en lugar de tomar asiento, él camina hacia la ventada detrás de mí, con vista hacia la ciudad.

Girando en mi silla, le doy la cara, “Todo salió bien, gracias. Ella siempre se las arregla para sonsacar más de lo que yo creo que puedo dar, pero hasta ahora, ella ha estado bien presionando y me ha dado pequeñas ordenes fuera de mi zona de confort” sonrío a mi pesar.

Él se ríe, mirando hacia mí, “Ella es la mejor” bromea, su tono llevando una nota clara de admiración. Él voltea su cabeza de nuevo a mi vista espectacular, “Me encanta ver la lluvia caer sobre la ciudad” me dice, luciendo de hecho perdido en la vista.

“Sé a lo que te refieres, hay algo tan… renovador de la lluvia,” mi mirada sigue la suya, viendo los riachuelos correr por el cristal. “Oh, ¿Cómo te fue en tu cita?” pregunto, recordando el final de nuestra conversación previa.

En un gesto de desesperación exagerada, él pone la parte posterior de su mano sobre su frente, gruñendo, “¡No quieres saberlo!”

Me rio, “¡No puede ser tan malo! ¿Es esta la mujer que conociste en el gimnasio?”

Él retrocede unos pasos hacia atrás, descansando su trasero en el borde de mi escritorio, sus piernas estiradas delante de él, y sus brazos cruzados sobre su pecho. “Sip, es esa y ¡si fue así de malo! Ella llevo un álbum de fotos donde aparecían sus diecinueve gatos en varios atuendos que ella les hizo. Incluso los gatos machos estaban vestidos en vestiditos de volantes. Sentí que mis testículos se marchitaban de solo mirarlos.”

Chisporroteo, sorprendida por su observación flagrante pero también riéndome, sacudiendo la cabeza, “¡Noooo!” acento concediendo, “Así de mal.”

Él resopla, “Yo podía soportar los gatos, pero ella se paso toda la noche quejándose sobre su mamá. Ella debió haberme dicho historias incontables sobre lo mal que ellas se llevan, y lo que ella dice, y cuando ella llama…”

Su lamento es interrumpido por un aclaramiento de garganta, llamando nuestra atención. Mirando alrededor encontramos a Christian llenando mi puerta, su forma imponente empequeñeciendo el espacio tanto por su tamaño como por su estatura. Imposiblemente guapo, en un traje gris marengo, abrazándolo con las líneas a la medida que le favorecen, la chaqueta que está actualmente abotonada.

Él luce esa mirada impasible, esa que he llegado a reconocer como su máscara inescrutable.

Sin ser invitado, él entra a grandes zancadas, tendiéndole la mano a Derek, “Christian Grey” anuncia, su tono frio y medido.

Derek salta de mi escritorio, volteándose a darle la cara al jefe del jefe de su jefe, “Sr. Grey” él toma la mano ofrecida por Christian, luciendo un poco nervioso, “¡Que honor señor!”

Veo el intercambio, entrecerrando mis ojos a mi sexy, atractivo, arrogante y celoso esposo, especulando sobre el motivo de su visita. “Christian es encantador verte. ¿Qué te trae por aquí?”

Con esa gracia sinuosa suya, cierra el espacio entre nosotros, antes de envolver sus palmas alrededor de mis hombros, plantando un beso firme en mi boca sorprendida. “¿Es necesario que es un esposo tenga una razón para venir a ver a su esposa?”

¡Madre mía! No tengo duda que él está lanzando su acto de macho alfa. La única pregunta en mi mente es como supo él que había un hombre en mi oficina.

Gracias a Susan y Debs2000 por su invaluable ayuda legal respecto al cambio de nombre/paternidad

Link para el capitulo 50

 

 

 

 

16 thoughts on “Capitulo 49

  1. Janitzia Berrido says:

    Ja,ja,ja,ja,ja. “Cómo supo él que había un hombre en mi oficina???”..Pero es que Ana todavía no conoce los alcances de su atípico esposo?Ayyyy mi madre!!Y José se está dejando sentir. Me gustaría oír su versión de la historia. Que bueno que Chrsitian va a contarle a su familia sobre lo que oculta. Será un tremendo alivio para él, liberarse de tanta carga negativa. Excelente capítulo como siempre. Gracias Mil a Monique y a Kere. Un Abrazo!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Janitzia! Gracia por tu comentario… Si parece que a veces Ana se le olvida el alcance de Christian. Jajaja
      Se le quitara un gran peso de encima la verdad.
      Gracias por el apoyo de siempre. Un abrazo
      Kx

      Like

  2. guille says:

    Excelente capitulo gracias Monique y Keren saludos un fuerte abrazo 🙂

    Liked by 1 person

  3. anaderueda31 says:

    Hola chicas. Gracias por el nuevo capítulo.
    Como siempre a Ana se le olvida que Christian es todo un señor exceso del control 🙂
    Es tan triste y ruin 😦 la actitud que toma José, todo lo que ha tramado haciendo más difíciles las cosas a Christian y Ana.
    Hasta luego, Besos.

    Liked by 1 person

  4. Jimena says:

    WOW! Realmente me parece una historia muy buena y debo decir que cuando comencé a leerla me saque un poco de onda con esta versión de la historia pero conforme la leía mas me envolvía y mas hermosa me parecía, tengo solo dos semanas de leerla desde el principio a lo que va de la historia traducida y en verdad ansío demasiado ya el siguiente capítulo en verdad felicitaciones a quien a llevado esta hermosa historia a otro nivel más romántico pero aún con ese toque!
    Muchas felicidades chicas ☺️ 🙂

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Jimena bienvenida, es un places que te haya gustado la historia. Como siempre lo digo definitivamente Monique nos ha regalado una historia hermosa 🙂
      Gracias por tu comentario
      Kx

      Like

  5. wineyddys says:

    Me encantaaaa 🙂 No me he perdido ni un capitulo… las adoro chicas

    Liked by 1 person

  6. Adoro esta historia. Ya la he leido en ingles y ahora de nuevo en Español. Kereny haces un trabajo increible. Gracias a ti y a Monique 🙂

    Liked by 1 person

  7. fanny rebellon says:

    Fabuloso capitulo, me gusto el inicio, el momento en que el piensa que creo a su bebe, es impresionante, como lo hiciste Monique, y sobre lo del articulo es bueno para que se quiten esa amenaza de encima, y lo de la oficina, o tiene una cámara, o la mujer guardaespaldas le aviso, ya Ana debería conocerlo, jajaja lo amo me encanta., gracias Monique eres genial, y tu mi amiga Kereny mil gracias por tu traducción, como siempre excelente trabajo un besote.

    Liked by 1 person

  8. Claudia Henao says:

    Sencillamente genial. Me da pena lo que pasa con José, siempre lo percibí una persona tranquila pero bueno en la realidad no se conoce el interior de las personas, las tormentas que se forman en cada individuo. Excelente la historia Monique, magnífica traducción Keremy.

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s