Capitulo 5

Allí esta! Lo dije! Me felicito con una palmadita en la espalda por mi valentía, por exponerme ahí una vez más. Trato de medir la emoción en su rostro, pero algunas veces él es muy difícil de descifrar.

Oigo su inhalación violenta, nubes de tormenta inundando sus ojos.

“Anastasia, yo no quiero jugar juegos y no te quiero engañar. Y no sé si nosotros podemos confiar el uno en el otro de nuevo” Sus palabras son concisas y seguras mientras que su mirada me está pidiendo entender. Frunce el ceño y sus rasgos se distorsionan con el peso de sus palabras.

La sangre y la respiración dejan mi cuerpo al mismo tiempo, simplemente evaporándose. Como mecanismo de defensa diseñado para la insoportable ruptura de mi corazón, mi psique se hace cargo y nos aleja, afortunadamente haciéndome observadora imparcial en esta tragedia de decisiones.

Pero él dijo que también estaba herido!

Supongo que la conmoción y el dolor son claros en mi rostro blanco como las hojas, cuando él trata de explicar “Dolió mucho Anastasia, si mi corazón era oscuro antes…” Se caya, todo rastro del Cincuenta juguetón se desvanece como un truco de magia, sus ojos mirando con un brillo terrible. Su apretón en mis manos es contundente.

“No creo que pueda…” continua, “sí te dejo entrar… ¿Cómo podría funcionar?” Se ve totalmente abatido, sus ojos ardiendo y su pregunta hace un agujero más profundo en mi conciencia.

“Además” toma una bocanada de aire y lo veo encontrar su centro de nuevo, su mirada se centra una vez más mientras desenvuelve su vulnerabilidad “No somos solo nosotros ahora.”

¿Cómo hace eso, encontrar equilibrio a pesar de su confusión emocional? Es tan claro como el día que él quiere estar conmigo, pero su inmenso auto-control y terror indeciso lo están deteniendo a la fuerza. Esa es para mí una pared muy alta de derrumbar.

“No” tartamudeo, “si… por supuesto, tienes razón” Susurro avergonzada, tragando fuerte contra la masa seca que expande mi garganta. Presiono mis dientes en mi labio inferior para contener las lágrimas al acecho. No lo puedo mirar y no puedo quitar mis manos de su agarre. ¿Qué diablos estaba pensando, qué diablos esperaba?

“No quiero hacerte daño,” reconoce mi angustia, sus ojos apenados y adiestrados atentamente sobre mí, “sí yo invierto en esto, en ti y en el niño y tu huyes… Ana…” su voz es suave y tensa, capto el dolor detrás de su razonamiento “eso me va a matar”

Él busca mi boca y libera el labio de mis dientes. Mi control decadente colapsa bajo su entrañable preocupación y sé que me debo ir en este instante si quiero evitar tener un colapso nervioso frente a él. Paso la parte posterior de mis manos sobre mis ojos llorosos y fuerzo mis piernas temblorosas a empujar la silla hacia atrás con mi peso. “Me tengo que ir” No puedo soportar mirarlo; mi voz es un murmullo ronco y el mundo una mancha acuosa e inestable.

“Anastasia no me puedes dejar así!” él se levanta e intenta agarrar mi brazo, pero ya estoy fuera de su alcance.

Mi respuesta de lucha esta inyectándome adrenalina, obligándome a actuar, cuando me doy cuenta que no voy a lograr llegar afuera si no me apresuro. Estoy consciente que me está siguiendo, así que extiendo mis pasos, apurándome por el lobby y en un momento de inspiración, entro al baño de damas. Un pequeño momento de alivio se apodera de mi cuando lo encuentro vacio.

Es pequeño, pero con un asiento lujoso acolchado en donde me hundo agradecida mientras me dejo llevar. Grandes sollozo corren por todo mi cuerpo y pongo mis manos sobre mi rostro. Es claro para mí ahora, que a pesar de que no estábamos juntos, siempre había esperanza. Esperanza de que tal vez algún día podríamos estar juntos. Un secreto, codiciado, y una fantasía enterrada profundamente que he alimentado por los últimos cinco años, ahora aplastada al polvo por el golpe de la realidad.

El tiempo y el espacio se convierten en abstractos. Estoy profundamente retraída de mis pensamientos, alimentando mi dolor, siento que el mundo se ha detenido a mi alrededor. Somos solo yo y estos implacables golpes en mi corazón, que traen consigo un cansancio profundo, mi voluntad esta moreteada y rota. Cuando la conciencia se hunde lentamente de nuevo en mi mente, es suficiente para asumir la responsabilidad de un comportamiento arraigado. En algún lugar, en lo profundo de mi mente, me pregunto ¿Por qué Christian no me siguió dentro del baño?; no es misericordia pequeña, que nadie se ha entrometido en mi miseria.

Me muevo en la corta distancia al lavabo de mármol. Cuando me veo en el espejo, puedo ver el peso del dolor desnudo. Mis ojos vacios están enrojecidos y manchados con grumos de rímel. Mis mejillas tienen manchas feas, por donde corrían mis lágrimas.

Tanto para lucir lo mejor de mí, pienso con tristeza. Me lavo la cara con agua fría y me seco. Que error tan épico en mi opinión. Otra vez! Suelto un largo y tembloroso suspiro, y arreglo en lo más hondo de mi mente, el coraje para enfrentar el mundo exterior.

Al menos, hay un mañana, me aferro desesperadamente a la promesa de mi reunión con Julie Logan – un pequeño rayo de esperanza consoladora.

Cuando abro la puerta, tengo que esquivar un cono naranja de tráfico puesto en el medio del corto pasillo que conduce al baño de damas. Qué raro. Miro hacia atrás, sobre mi hombro y veo un letrero pegado en la puerta. Es un letrero improvisado – en papel blanco con letras negras que dice “fuera de servicio”. Cada movimiento y pensamiento llegan a un abrupto fin, mi piel pica con la comprensión. Cuando me quedo sin aliento, mi mano vuela a mi boca; cortando en corto: Christian!

¿Cómo es que él en la más jodida de las situaciones, se las arregla para poner una alfombra debajo de mí, haciendo estos gestos totalmente románticos? En momentos como este, él está tan en sintonía con lo que necesito, e imagino que nuestros cuerpos deber estar metafísicamente conectados. Me deja sin aliento.

Esta cosa tan simple, crearme un espacio privado para llorar es profundamente conmovedora. Tan amable y atento, típico de Christian, ordenando a mi corazón que se llene de amor por él. También está marcado por el contraste de su rechazo a intentarlo de nuevo, me doy cuenta que tan asustado está él.

Nuestra conexión esta aun ahí, innegable y tan fuerte como siempre, son sus palpables sentimientos hacia mí, pero esta resguardado detrás de una pared,  aferrado como un escudo en contra de todas las emociones que invaden. Una fuerza de hierro fortifica su miedo y se para solida y firmemente en el camino de nuestro felices-para-siempre.

Él nunca va a dar su brazo a torcer. Si lo quiero de vuelta, va a tener que venir de mí. Tendré que cincelar cada uno de los ladrillos para llegar hasta él. Sé que tan culpable soy de la construcción de este muro, así que es lógico que debiera ser yo quien lo derribe. El tiempo para revolcarme en la autocompasión ha terminado, si no lo puedo alcanzar, nunca tendré la oportunidad de compensar lo que hice, y es vital que lo haga, por él, por Chris y por mí.

Resolver, tanto como el concreto endurece y agudiza mi mente y por primera vez, soy capaz de poner sus necesidades por encima de las mías. A pesar del dolor y del daño, haré todo en mi poder para hacernos una familia de nuevo.

Si! Mi subconsciente y diosa interna chocan sus manos la una con la otra.

Mi paso se apoya con un nuevo propósito, pero se rompe rápidamente cuando me encuentro cara a cara con un Christian agitado. Él ha estado esperándome, probablemente convirtiendo la alfombra en una zanja por su caminar de un lado a otro. Su cabello sexy es una maraña; su rostro sombrío coincide con sus ojos. Cuando me ve, parpadea aliviado, y pasa su mano por el cabello fundamentando su incertidumbre. Sus dedos me agarran por el codo y me dirige a un rincón tranquilo.

“Lo siento, Anastasia” me está observando cuidadosamente, como si fuera un animal asustando a punto de correr. “¿Estás bien? Por favor, ven a mi suite, solo ven y toma un momento, no quiero que te vayas, no de esta forma.” Su tono es insistente y suplicante, sus ojos moviéndose rápido nerviosos por alguna indicación de mi próximo movimiento.

Estoy confundida. Absolutamente no puedo llorar mas, pero yéndome ahora, se que solo se preocupara mas por mí. Estoy sorprendida y contenta que tan bien entiendo la forma en cómo funciona su mente. Mi subconsciente me da dos pulgares hacia arriba – si, lo conocemos bien. Aquí está mi primera oportunidad para derrumbar lejos esa pared.

Levanto la vista hacia a él, y a través de mis pestañas, le doy una sonrisa tímida “está bien,” le digo.

Por un momento se ve desconcentrados, pero se recupera rápidamente y presiona su mano en la parte baja de mi espalda para guiarme a los ascensores. Tengo la impresión de que está nervioso, de que tal vez yo podría cambiar de opinión.

Tomo una espiración de aire, a medida que avanzamos al ascensor. Mmm, espacios confinados con Cincuenta. Incluso con cada esfuerzo no puedo suprimir la reacción de mi cuerpo esclavo en respuesta, no sirve de nada. En cuestión de segundos las chispas están incitando, cortándome la respiración, dejándome mareada con deseo.

Afortunadamente el Sr. Hermoso también se ve afectado. Él está con una postura casual e informal, pero está pasando su tarjeta de acceso a la habitación por la barandilla a los lados del ascensor y mirando al frente a la pantalla digital, puesta encima de la puerta. Nunca antes lo he visto inquietarse; está vibrando con una energía nerviosa. Al menos no estoy sola en mi lenta quemadura  de deseo.

Como un disparo, él sale del ascensor al momento en que se abren las puertas al llegar al piso. Cuando se acuerda, se detiene para darme tiempo de alcanzarlo. Veo la manzana de su garganta bajar cuando traga tenso. Caramba, él debe estar realmente nervioso, si esta ahondando tan profundo hacia mí, su aparentemente interminable fuente de firme determinación.  Sr. Mega-control, deshaciéndose en los límites, no hace nada para frenar la subida de mi libido, sino todo lo contrario.

Abre la puerta y se mueve a un lado para que entre. Con tanta gracia como puedo manejar, camino a su lado, con la cabeza en alto y giro para mirarlo mientras espero su invitación para sentarme.

Sus modales antiguos, tan caballerosos asumen el control, “por favor”, su mano elegante indica hacia los sofás cómodos acolchados, pero su movimiento parece un poco apagado, forzado. “Siéntate Anastasia; ¿puedo ofrecerte algo de tomar?”

Igualo su formalidad, “gracias” afortunadamente me detengo, antes de añadir “amable señor”. Sería tonto provocarlo ahora, sin mencionar peligroso. “Te agradecería un vaso de agua” tomo asiento en el borde del sofá y me detengo un momento para estudiar su compostura mientras prepara las bebidas. Suspiro en placer para mí misma, él es realmente espectacular.

Me da un vaso y toma un profundo trago de su propia bebida antes de sentarse frente a mí. Se queda mirando en el ámbar por un momento, tal vez buscando inspiración. “Ana, quise decir lo que dije, no quiero hacerte daño, y aun ni siquiera conozco a Chris, no puedo ser parte de algo que le haga daño a un niño”

A pesar del hecho de que no debería, me sorprende que sepa el nombre de Chris. Debió haber investigado algo ayer en algún momento. O puso a Welch a hacerlo. Mi corazón se contrae dolorosamente.

Sin llorar! Mi subconsciente me está señalando con su dedo en advertencia.

Mi corazón se derrite por el Christian niño, como siempre lo veo en mi mente, desnutrido, sucio, sin amor y sin protección, abusado más allá de lo insoportable. No, él nunca heriría a un niño, pero en mi corazón, se que Chris será la clave para volver a estar juntos. Sé que no puedo forzar demasiado, dejar entrar personas a su vida siempre ha sido difícil para él.

“Sé que nunca le harías daño” digo en voz baja, “o a mi” añado a regañadientes. Doy justo donde es, lo ultimo destinado a recordarle sus sentimientos por mí. “De verdad me gustaría que lo conocieras. Podemos tomar las cosas con mucha calma, sin grandes confesiones o nada… ya sabes… traumático” mantengo mi tono uniforme y mi voz baja mientras levanto la vista para verlo.

Si mi plan tiene alguna esperanza de tener éxito, entonces esta es la parte más crucial. Quiero que él conozca a Chris. No es algo que lo pueda obligar a hacer, tiene que venir de él. Sé que una vez que se acostumbre a la idea de Chris y experimente la alegría de ser padre, su instinto natural va a querer formar una estabilidad, una familia unida.

Estoy apostando al hecho de que me elija como la matriarca. Aun no tengo idea de si hay o hubo otras que obtuvieron “más” de él después de que me marche, así que solo estoy apoyándome valientemente en la emoción que le he visto hasta ahora. Me parece que ahora que me ha rechazado, estoy más confiada que antes de su amor por mí. Qué extraño.

“¿Quieres conocerlo?” Consiente, busco en su rostro; dispuesta a observar hasta el mínimo de emociones que revolotea para saber cómo seguir. Él está tan acostumbrado a mantener sus emociones a raya, que se me hace difícil de leer su expresión.

Se levanta de su silla y camina junto a mí, ambas manos agarrando su cabello. Ay mierda!. En su tercera pasada, se para en frente de mí y su mirada gris penetrante se hunde en la mía. “Ay mierda Ana, no lo sé… ¿quiero hacerlo?” luce desconcentrado, pero también veo algo de esperanza.

Yay!

Con mi mano, toco un lado de su rostro, su barba crecida acomodándose en mi mano, cuando se inclina por mi caricia. Mantengo mis ojos fijos en él: “Entiendo que estés ansioso, yo también lo estoy, pero tú eres su padre” coloco mi otra mano sobre su corazón y mantengo mi voz firme. “Siento mucho haberlos separado, padre e hijo, ustedes deben estar unidos” Suelto mis manos en mis muslos, dirijo mi mirada a la suite “Más de lo que te imaginas”.

Mantén la calma! Con todo mi ser lo haré anhelar a su hijo.

Por un momento parece indeciso, una mezcla triste de incertidumbre y renuencia se marcan en su rostro. Nuevamente se pasa una de sus manos por el cabello cuando toma asiento. Veo como la duda da paso a la resolución y su tensión se desvanece como una ola que se pierde otra vez en el océano. “Está bien”. Asienta, y dejo salir la respiración, que no estaba consciente que estaba sosteniendo. “si, lo hare. Voy a pasar un tiempo con él”

Le doy una sonrisa cautelosa, alentadora, “gracias Christian, eso significa mucho para mí” Por ahora dejo el asunto y le doy un momento para aclimatarse a su decisión, pero lo conozco bien. En cualquier momento va a empezar el aluvión de preguntas, y luego, como si fuera una señal lo escucho inhalar para empezar, “¿Cómo quieres hacer esto? ¿Cómo me presentaras?” su rostro está lleno de ansiedad ante la contemplación de varias opciones.

No puedo evitar sonreír secretamente. Incluso Christian parece saber que no importa cuán rico y exitosos seas, los niños no toman en cuenta esas cosas, mientras sus mentes inocentes cortan la tontería superficial y miran directamente dentro de tu alma. ¿Verá Chris a su padre en él? ¿Verá Christian a su hijo? Estoy dispuesta a apostar todo a que lo harán.

“Bueno, como él ya te vio en el zoológico, puedo presentarte fácilmente como un amigo y si te parece, creo que una reunión en un lugar amigable para los niños sería ideal. Algún lugar donde podamos hacer algo juntos. Tal vez un lag…”

Cuando empieza a dar órdenes por el teléfono me interrumpe, probablemente a Taylor. “Necesito un lugar apropiado para niños, algo con algunas actividades donde podamos ir mañana” Levanta una ceja a mí y asiento en confirmación, articulando en la tarde como respuesta

Cuando termina su llamada, está repleto de eficiencia. Ahora que ha tomado una decisión, se pone a hacer una lista mental. No me inmuto cuando la primera cosa en su lista es nuestra seguridad y los arreglos de transporte.

“Taylor me volverá a llamar. ¿A qué hora debo enviar el auto a buscarlos? Y solo para que lo sepas,” ambas manos empuñadas a sus costados, su comportamiento sin admitir discusión, “esto no es una petición. Taylor puede organizar seguridad extra detallada e insisto en que te transportes conmigo, para poder mantenerte a salvo”

“Está bien,” Estoy ansiosa por mostrarle la nueva actitud cooperativa que he encontrado, “Debo estar lista de mi reunión, justo después del almuerzo y me tomara como media hora estar de vuelta en el hotel”

Muy tarde, me doy cuenta que solté toda la sopa. Ay mierda, doble mierda! No quería decir nada acerca de mi reunión, el Sr Influencia podría hacer una aparición no deseada y no quiero deberle nada. Es importante para mí que haga esto por mi cuenta, sobresalir por merito propio. Si necesito la fuerza de Grey Publishing detrás de mí para tener éxito, no vale la pena hacerlo.

“Taylor te puede llevar a tu reunión y traerte de regreso” Él disuelve mi problema con un movimiento imperturbable de su muñeca.

“Um…yo… eso no va a ser necesario, pero gracias” puedo rectificar rápidamente. Mis pensamientos se apresuran a una explicación aplaudible, Ay Dios! Esto sería mucho más fácil, si me pudiera preparar para estas conversaciones con antelación. “Un auto ha sido designado para buscarme” improviso y finjo interés en la alfombra del piso, para esconder la mentira en mis ojos. Mis dedos nerviosos pasan alrededor del adorno en el brazo del sofá.

Nunca he podido mentirle, y ahora he despertado su interés. ¿Por qué las cosas no salen según lo planeado cuando él está cerca? Él dirige su atención hacia mí. “¿Con quién te vas a reunir Anastasia?” Su expresión es entre molesta y curiosa, mientras que su voz adquiere esa cadencia suave que siempre marca su ira. Se desplaza, sentándose en el borde de su asiento, mirando.

Como no quiero que sepa, no sé cómo dar vuelta para decirle, estoy dispuesta a ser evasiva, aunque probablemente no me voy a salir con la mía – vale la pena el intento. “Nada serio, solo algunos negocios” me encojo de hombros.

“¿Qué negocios Anastasia, tu eres una mesonera de medio tiempo en una biblioteca de un pueblo pequeño?” Su irritación es obvia, y su tono, elido y arrogante. Pone sus manos juntas, entrelazando sus dedos y espera con una impaciencia apenas contenida.

Mi cuello se levanta. Bastardo! “¿Qué te importa?” le respondo

Ten cuidado… Es mi subconsciente que me advierte reciproco.

Mis palabras llegaron al punto y él se echa para atrás. De inmediato compone su rostro, la contrición marcada grande. “Lo siento” Con su mano en la cadera y la otra pasando por su cabello, el esfuerzo por recuperar su temperamento es evidente. No puedo dejar de observar que el hecho de que luce un poco herido.

El tiempo pasa mientras que nos miramos el uno al otro, tratando una vez más de encontrar nuestro equilibrio. Ambos soltamos un aliento largo y él se sienta de nuevo, relajándose en su asiento con una mirada fresca y cautelosa para recordarme lo emocionalmente voluble que puede ser.

Fiu! Crisis evitada. Le doy a mi propia ira unos momentos para que se desvanezca. Guao, si que sabemos cómo sacarnos de las casillas el uno al otro.

Mentalmente reviso como ha sido la conversación hasta ahora y aparte de la interrogación por mi reunión, creo que la he manejado bien. También pienso que es momento de dejar las cosas hasta aquí por hoy, antes de que haga algo estúpido. Molestia, remordimiento y espacios cerrados con Cincuenta están destinados a iniciar algo apasionado y no quiero perder el terreno que he ganado hoy. No puedo permitirme perder la cabeza como lo hice ayer…

Mi diosa interna está en desacuerdo. Se sienta, con los ojos brillantes lista para la acción, pero yo la ignoro.

Me enderezo y me muevo en mi asiento, para darle a él una idea de que estoy a punto de irme. Hay un pequeño cabo suelto, y necesito arreglarlo hoy. Él necesita saber que me doy cuenta de lo que él hace por mí. “Gracias por habernos mejorado la habitación y por… umm… la privacidad… en el baño de damas” me tropiezo con mis palabras, mientras mi rostro se ruboriza; sumerjo mis ojos para ocultar la vergüenza. Mis dedos se entrelazan en mi regazo.

Su respuesta me derrumba, “He extrañado ese rubor delicioso” respira y luego, como si nada, vuelve a ser reservado: “de nada Anastasia” Su mirada limpia y serena- al mando de nuevo. Sr Mercurial en su mejor momento.

Arg! Es tan confuso. Ahora sus ojos me están sonriendo. Pone ambas manos en sus muslos y se levanta, su gracia natural siempre haciendo lucir sus movimientos tan fluidos. Sostiene una mano para mí. Después de una breve pausa la tomo y me levanta. Estoy fascinada por él – atrapada, mientras que la razón y el juicio se van alejando perezosamente. ¿Tal vez un beso? Mi cuerpo suplica mientras lo absorbo a él. Puedo sentir el calor de su cuerpo calentando el mío, su olor marca registrada de Christian, sacudiendo bien lejos mi sensatez.

Su mano se acerca a mi rostro y mete un mechón de cabello detrás de mi oreja. Su mano permanece en mi cabello y luego desliza su dedo índice por mi mejilla y suavemente tira de mi labio inferior, liberándolo de mis dientes. Él me está viéndome viéndolo, y todo mi ser se contrae con anhelo hacia él. Se inclina y me da un beso suave en mi cabello. Su pecho musculoso se expande a medida que inhala profundamente, presionando mi pecho hacia él. Cuando lo veo sus ojos están cerrados, su éxtasis desnudo y expuesto. Oh Dios!

Coloca ambas manos en mis hombros y me aparta la recién instalada mirada impasible esconde su vulnerabilidad y rompe el hechizo – Me siento engañada.

Maldito control! Grito en mi cabeza.

Mi sensación de Deja vu es de repente abrumador, mi memoria pasando una mini película en mi mente: Estoy en sus brazos en una acera de Portland, su agarre alrededor de mi cintura es firme y cada nervio de mi cuerpo está dispuesto a que sea él quien me bese, profunda y apropiadamente “Anastasia, no soy el hombre para ti. Debes mantenerte alejada de mi”

Estoy tan herida ahora como lo estuve en ese momento. Él me confesó luego que quería darme un beso pero sintió que debía advertirme para mantener todo bajo control. Esta vez también, es dolorosamente obvio que lo quiere hacer, pero no puede (o no quiere) dejar atrás los obstáculos de su miedo y dolor.

Mi estado de ánimo no está ayudando, por supuesto, por el hecho de que él tiene razón. No estamos listos para ir por ese camino, pero eso no hace nada para calmar mis piernas temblorosas. La frustración es pesada en mi ingle; Voy a tener que invertir en un juguete si voy a ganar esta batalla.

“Te escribiré un mail una vez que Taylor encuentre un sitio, por favor hazme saber a qué hora podemos buscarlos en el hotel” Su eficiencia la estilo empresarial me trae de vuelta al presente e invoco toda la fuerza interior que tengo para igualar su repentina brusquedad.

“Claro” vez, también puedo lucir no afectada. “Nosotros solo necesitamos estar de vuelta al hotel a las cinco para recoger nuestras cosas para ir al aeropuerto. Nuestro vuelo sale a las ocho”

“Ya veo”, luce pensativo un momento, “Estaré volando de vuelta a Seattle mañana, eres bienvenida de venir conmigo. Puedo hacer que nuestro plan de vuelo sea modificado e incluya una parada en Savannah. Te puedo dejar allí” él está inquieto por mi respuesta, pero su necesidad de control anula mi posible reacción. Sus ojos están oscuros y penetrantes, tal vez incluso diciendo que un momento extra es lo que él con mucho gusto tomara.

Estoy a punto de rechazarlo, cuando mi subconsciente interviene, solo piénsalo. Cierro mi boca de nuevo y le doy tiempo a la idea de que eche raíces en mi cabeza. Estoy podría funcionar a nuestro favor, es un vuelo corto, pero estaremos con él. Por otro lado perderé el dinero que he pagado en primer lugar por los pasajes del vuelo comercial y no estoy segura de cómo va a tomar mi mamá este nuevo arreglo de viaje.

Se da cuenta de mi indecisión y anula el asunto de raíz. “Taylor puede lidiar con la aerolínea a tu favor. Él debería, al menos poder cambiar tus pasajes para que los puedas usar en otro viaje, de esa forma no lo perderás del todo. Yo pagaré las tasas necesarias por los arreglos” él se encoge de hombros e intenta pero falla en lucir indiferente.

“Gracias Christian. Eso es muy amable de tu parte. Estoy segura de que Chris estará emocionado” Sonrió una sonrisa genuina y anulo todos los pensamientos de mi mamá, ella dijo que hiciera todo lo que pudiera para arreglar las cosas.

Aliviada con una mezcla de triunfo me dice que he tomado la decisión correcta. El coloca una mano en la parte baja de mi espalda y me dirige a la puerta. Sé que lo mejor que puedo hacer ahora es marcharme, pero mi corazón quiere quedarse, halándome por el pecho. No puedo embarcarme con una lucha interna al respecto, porque Christian está tomando la decisión por mí. Me doy cuenta de que él también debe soportar ciertamente que si me quedo, no vamos a ser capaces de mantener la cabeza clara.

“Te voy a acompañar hasta abajo” abre la puerta y hace un gesto galante para que yo vaya primero.

Le sonrió para darme tiempo de formular un plan para evitar otro paseo en el ascensor con él. Mi revuelto, confuso y hormonar peligrosamente crecientes no pueden soportar tanto.

Coloco mi mano en su brazo y con objetividad y sincera le digo, “Ya has hecho mucho, gracias, estoy bien, te veré mañana” me estiro de puntillas y le doy un beso gentil en la mejilla.

Parece sorprendido, como si yo hubiese hecho algo realmente extraño. Sus ojos se abren y distraídamente toca con sus dedos el lugar donde lo acabo de besar. Apenas se las arregla para asentar con su cabeza, el cuidado control se resbala solo por un segundo para revelar a un Grey girando derretido.

Me abrazo a mi misma en mi interior. Oh, buen trabajo! Me doy vuelta y camino por el pasillo, pero miro de reojo sobre mi hombro. Él aun está de pie en la puerta luciendo perdido en sus pensamientos. Muevo mis dedos detrás de mi espalda, en un pequeño saludo y le doy una gran sonrisa.

Bajo en el ascensor, los 36 pisos en el Conrad Hilton y una burbuja de esperanza llena mi psique. Me siento positiva nuevamente. Él va a entrar en razón. El paso del tiempo le enseñara a confiar de nuevo.

Link para el capitulo 6

23 thoughts on “Capitulo 5

  1. fanny rebellon says:

    Precioso capitulo monique y keremyes increible ver la reaccion de este hombre, es increible con todo y su amor y deseo por ana el aguanta se reprime por el temor de tenerla y volver a perderla y con su hijo y ana tambien maduro a los golpes pero maduro, piensa mejor las cosas porque piensa primero en su hijo que en ella gracias de nuevo keremy no me canso de decir que amo este fic, y he intentado dar la pag pero no logran entrar creo que la pag de sirocco tiene algo que controla esas informaciones y tiene razon es su pagina y su derecho de poner alli lo que ella quiera, por eso mi afan de que hablaras con ella, este sabado le pase un mensaje de ti y me pidio disculpas que no habia revisado que lo va a hacer y hablar y espero definitivamente contigo, en los comentarios veo muchas fans ansiosas de mas historias de nuestro 50 Sombras y por eso estoy segura que va a gustar mucho, y por favor dile a monique en su idioma que la admiro muchisimo y que vivo pendiente de sus maravillosa historia, un beso amiga nos estamos hablando. PS en tu facebook solo hay 3 capitulos vas a bajarlos todos alli?

    Like

  2. es fantástico,gracias por entretenernos.para cuando el proximo?

    Like

  3. fanny rebellon says:

    Hola keremy hay varias grey@ditas que quieren leerte, como hago para que entren en tu facebook? y puedan leerte alli, sirocco tiene algo que bloquea ese tipo de informacion y con justa razon ya que varias veces se aprovecharon de sus historias, por eso mi fastidio de que hables con sirocco has visto la cantidad de fic que hay alli y dime si entras a las divas es increible, creo que hay mas de 40 historias y la de monique con tu traduccion seria una favorita, yo le hice la misma recomendacion hace como 4 meses a Andrea y ella tiene su propio blog de novelas y fanaticas en cantidad y se promociona en el fc de sirocco, me molesto cuando leo tu maravilloso trabajo y no hay sino 2 o 3 comentarios no me parece justo y mas cuando se que hay muchas que te leerian disculpa, quiza te fastidie mi insistencia mi excusa AMO ESTA HISTORIA un beso amiga.

    Like

    • KereCB says:

      Holaaa Fanny, noooo para nada, que linda tu por estar al pendiente :), note preocupes que queremos que la historia llegue a muchas Greysessed.
      Ya converse con las chicas de Sirocco, solo esperando respuesta.
      Seria mejor que me contacten por mi twitter, ya que el FB 1-no lo uso mucho y 2-es mas personal (ya sabes) jajaja… Pero en twitter posteo los links de los capitulos, @kerecb se meten y le dan click alli y listo 🙂
      Y tienes razon la historia de Monique es FANTASTICA…
      Un abrazo

      Like

  4. BETTY MICH says:

    HOLA
    Que trabajo tan fantástico están haciendo!!!! felicidades.
    No me habia percatado que estaban tambien en español, y empece por leer en ingles previa traducción, craso error, aparte de que me confundí mucho es bastante complicado. Pero una vez que descubrí estos capitulos, me los he leído los 5 en una tarde!!!!
    Espero ansiosa todos los demas.
    Una vez más, muchas felicidades!!!!.

    Like

  5. BETTY MICH says:

    HOLA OTRA VEZ:
    Les reitero mis felicitaciones por excelente trabajo, sin embargo, tengo una duda. Cuando podremos disfrutar los demás capítulos en español??
    Espero que no nos hagan esperar tanto para disfrutar su hermoso trabajo.
    Saludos cordiales.

    Like

  6. […] Da click aqui para leer –> via Capitulo 5. […]

    Like

  7. Felia says:

    Muy real este capitulo. Fantastico.

    Like

  8. Claudia Henao says:

    Hermoso capitulo. si, deben crear confianza entre ellos para componer su relación. GRacias Monique, Keremy.

    Liked by 1 person

  9. Javiera Nogales says:

    Me encanta esta historia creo que desde que la descubrí la he leído unas cinco veces, y me sigue emocionando en los mismos lugares. Sin embargo, debo reconocer que extraño la visión de Cristián,aunqur se trata de plasmar y dejar en evidencia lo que siente con los gestos que relata Anastasia, igual como que me gustaría”leerlo de su propio cerebro y corazón” 😂😂😂😂.
    Gracias por tan buena historia !

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s