Capitulo 53

No me sorprende que Christian declare que ha dejado su mañana libre para acompañarme al obstetra, y que ha tenido la previsión de arreglado todo para que Mia cuide de Chris, en el momento que ella misma se anuncia con un grito de alegría, corriendo hacia mi bebe, y levándolo alto.

Chris – por supuesto – está igual de encantado de ver a su tía favorita, sin perder tiempo de compartir sus planes de juego con ella, y por el sonido de ello, ella estará en una mañana muy ocupada. Cuando ella lo pone abajo apenas tiene tiempo suficiente para saludarnos antes que él la arrastre lejos, su pequeña voz de niño lanzado con una conversación emocionada.

En la cocina Christian me captura alrededor de la cintura, poniéndome contra su frente, sus labios rozando mi oreja antes de hablar. “Sra. Grey no puedo esperar a ver este pequeño frijol” dice, explayando una mano cálida en mi vientre bajo.

Sonrío, a pesar de la pequeña voz al fondo de mi mente que me advierte de no ser demasiado confiados. Con toda la melancolía del embarazo de Kate, no puedo evitar el escalofrió de miedo enhebrándose a través de la alegría por mi bebe. Esta pequeña vida milagrosa es desde ya, tan frágil como es fuerte – enfrentándose contra todo tipo de posibilidades que te dejan maravillado ante el hecho de que cualquiera de nosotros sobreviva en absoluto.

Cubriendo la mano de Christian con la mía me apoyo en él. “Es emocionante. Escuchar los latidos del bebe por primera vez, mirando esa imagen granulada, y luego envolver tu mente alrededor del hecho que hay una vida creciendo dentro de ti, una vida que tu creaste, es…”

Mis palabras se desvanecen mientras se me hace un nudo en la garganta, mi trago seco protestando contra el hueco de emoción que me ha golpeado de la nada. Estúpidamente pasé por todo eso con el corazón roto y sola.

¡Estúpida, estúpida, estúpida!

Los brazos de Christian a mi alrededor se tensan, como un reflejo instintivo a mi estado de ánimo en picada, “Recompénsanos ahora.” Susurra con urgencia, su comprensión de la forma en que mi mente trabaja, es tan firme como su control sobre todo lo demás en nuestras vidas.

Incluso la manera como lo expresa está intencionalmente diseñada para obtener mi atención, emitiendo un reto de esa forma, y manteniéndome en el momento, aquí con él, y no afuera en la tierra del arrepentimiento donde naturalmente quiero ir.

He perdido la cuenta de los momentos como este que he tenido desde ese día en Miami. De momentos que me he sentido inundada de culpa, inundada con los sentimientos de inutilidad, sin embargo, aquí estoy, en los brazos del hombre que amo. Y lo más importante, él también me ama – ciegamente parece. Este es exactamente el tipo de escena que el Dr. Flynn y yo hemos diseccionado hasta la muerte, y ahora escucho sus palabras alrededor de mi mente: afuera la culpa, y adentro el tomar nuevos caminos, no construidos en el pasado, si no construyendo un futuro. Finalmente mis muchas horas de terapia vienen a jugar mientras mi mente se detiene en el borde de su patrón habitual de pensar, reconsiderando su dirección.

Enfocándome en las cosas maravillosas que tengo, la segunda oportunidad que he tenido y lo que puedo hacer para hacerlo bien, tomo una respiración profunda, armándola de valor para hacerlo perfecto la segunda vez – por Christian y por nosotros.

Volteándome para verlo, acuno los lados de su mandíbula angulada para tirar de su boca hacia a mí. Mis labios se encuentran con su carga del mensaje de mi determinación. Con un beso profundo marco mi compromiso para permanecer en el aquí y en el ahora, y no pensar.

Cuando nuestros labios se separan encuentro la mirada de mi esposo con una sonrisa radiante, pero sus ojos color tormenta y su lento parpadeo me tienen rápidamente mordiendo mi labio y retorciéndome nerviosamente en su abrazo cerrado. Involuntariamente me estremezco, emocionada en la forma que él me demuestra como lo afecto. Si el conjunto duro de su erección instantánea presionando prominentemente contra mí vientre no es suficiente, su expresión me deja absolutamente certera de que él me devoraría en este lugar si no fuese por Taylor aclarándose la garganta detrás de nosotros.

“Sr. Grey, la enfermera está aquí” anuncia en ese tono mesurado de él que nunca traiciona una onza de emoción.

¿Eh? ¿Enfermera? Me pregunto.

En sus talones, Christian pivotea, dándole la cara a Taylor con su manera normal y profesional firmemente en su sitio, su mirada de lujuria dejada de lado en un instante mientras yo todavía estoy colorada con cada sombra de rojo, “Gracias Taylor. ¿Puedes por favor hacerla pasar?”

La sonrisa maquiavélica de Christian encuentra mi ceño de cuestionamiento cuando Taylor se deja llevar por su instrucción. “Voy a tomar una nueva cita para tu deslumbramiento Sra. Grey – solo para que sepas” ronronea, guiñándome el ojo y apretando un puñado de mi trasero, “pero he organizado para que el laboratorio enviara a una enfermera para que haga tu prueba de sangre cuantitativa ahora para que podamos tener los resultados al momento de ver al doctor.”

¡Oh! Pienso, tomada por sorpresa solo por un segundo antes de ser forzada a admitir el esposo inteligente que tengo, siempre pensando en el futuro.

squiggle1

Justo como lo esperaba Christian tiene a su entera disposición a la mejor Ginecólogo/Obstetra de Seattle. Cuando llegamos a las oficinas ostentosas de la Dra. Malone, convenientemente ubicadas en un ala de suites especializadas dentro del hospital, no hay espera para nosotros, no hay planillas para llenar, solo una recepcionista amigable quien nos muestra directamente la puerta del médico.

La Dra. Sharon Malone es – por supuesto – una mujer, y me recuerda a la venta de pasteles, de jerseys tejidos mimosos, y de abrazos de consuelo cuando se pone de pie detrás de su escritorio. Su pequeño tamaño es grueso, su sonrisa es radiante y sincera, mientras que sus ojos se arrugan en las esquinas, solamente pronunciando las patas de gallo que supongo sus cincuenta y tanto años de vida le han traído. Su cabello es corto, cortado en un estilo práctico y liberalmente teñido con rayas plata.

“Sr. y Sra. Grey” sonríe, tendiéndole una mano a Christian antes de darle a mi hombro una frotación de matrona, “Por favor, tomen asiento.”

Hace un gesto a las dos sillas en frente de su escritorio y desde ya me gusta. Ella parece más como una mamá gallina que una ginecólogo cuando ahuyenta a un lado nuestro saludo formal, insistiendo que la llamemos Sharon, la familiaridad probablemente derivada de una amistad con Grace.

“Entonces” dice, observando un archivo abierto sobre el escritorio, “Tengo tu análisis de sangre aquí y ¡definitivamente vamos a tener más bebes!” captando mi mirada me da una sonrisa feliz, como si compartir noticias como esta es una rareza para ella.

Así que realmente estoy embarazada. Pienso aliviada. No puedo empezar a imaginar la decepción de Christian si la prueba casera resultaba estar equivocada de alguna forma.

Mi atención se va lejos de la sonrisa amable de la doctora hacia mi esposo en éxtasis y su vitoreo de alegría tan fuera de su carácter. Christian agarra mi mano en la suya para darle un beso en la parte posterior, su sonrisa casi tan amplia como su rostro. “¡Eso es fantástico!” dice entre besos.

Sharon inclina su cabeza, viendo la escena feliz con una expresión de satisfacción en su rostro, dándonos el espacio de saborear nuestro momento de alegría.

Los siguientes veinte minutos son dedicados a pasar por mi historial médico y confirmar los detalles del nacimiento de Chris que ya ella tiene en el archivo. Cuando llega el momento para la parte física de la visita, ella me guía a una sala contigua donde me cambio a una bata de hospital azul. Cuando estoy lista me recuesto en la camilla de exanimación junto a la máquina de ultrasonido.

Christian se sitúa en mi cabeza, sosteniendo mi mano ansiosamente mientras la doctora prepara la varita, “Como estás muy recién embarazada, vamos a tener que hacer una exploración interna si queremos tener alguna posibilidad de ver a esta nueva pequeña vida. Al menos debería mostrarnos el saco de gestación, pero es definitivamente demasiado pronto para escuchar los latidos del corazón. Eso por lo general inicia durante la semana seis.” Nos informa, manteniendo la conversación para distraerme de la entrada fría de la sonda de ultrasonido transvaginal de plástico.

53a

Christian aprieta mi mano con empatía, aunque no sé si es para su beneficio o para el mío cuando lo noto que luce un poco incomodo. Le doy una sonrisa tranquilizadora, no es doloroso, es solo frio y extraño, y a pesar del entorno profesional siempre es incomodo.

En la pantalla una imagen gris granulosa salta a la vida y siento a la doctora ajustando el ángulo de la varita justo cuando siento el agarre de Christian apretarse en mi mano, y luego lo vemos. Una burbuja negra en el mar de gris pixelado.

53b

Oigo jadear a Christian, “¿Es ese? ¿Ese es nuestro bebe?” dice, su tono de voz bajo, reverente.

Alejo mi mirada de la pantalla y me tomo un momento para disfrutar de las facciones de asombro de mi esposo. Él es demasiada cosas para mí, pero verlo tan emocionado, tan absolutamente enamorado con esta vida que hemos creado es abrumadoramente romántico. Eso conmueve no solo mi corazón sino lo más profundo de mi alma.

Supongo que siente mis ojos en él, el peso de mi amor por él cuando su mirada se cruza con la mía. Siento ganas de gritar pero en su lugar mi boca gesticula te amo hacia él, haciéndolo sonreír aún más. Presiona un beso rápido en mi frente antes de regresar su atención a la imagen de nuestra burbuja ya entrañablemente amada.

Sharon confirma lo que ya sabíamos, que tengo aproximadamente cuatro semanas de embarazo, y me entrega la primera imagen de las que sospecho serán muchas más si mi esposo se sale con la suya. La sostengo solo por un segundo antes de pasársela a Christian, sus ojos siguiéndola desde la doctora a mi mano con demasiada ansia para ignorar. Escondo mi sonrisa cuando él la toma, claramente perdido en los poderes mágicos del ultrasonido mientras la continua mirando fijamente – hipnotizado.

Cuando estoy vestida de nuevo me uno a ellos en la sección de la oficina, de nuevo donde ella pasa por una lista de lo que se puede y no se puede hacer, que tiene a Christian sonriendo. Por supuesto que el Sr. Cincuenta que-lo-sabe-todo ha hecho su investigación y está más al día con los protocolos del embarazo que alguna vez lo estuve yo.

Sé que nos estamos dirigiendo hacia algunos baches en el camino creciente de nuestro bebe pero hay un bache que quiero evitar a toda costa, así que hago mi pregunta en la primera oportunidad que tengo. “Dra. Malone, uhm Sharon” me corrijo, “¿hay alguna actividad sexual de la que nos debemos abstener?”

No hay duda en mi mente que al final de este embarazo Christian habrá redefinido lo prepotente de sus instintos sobreprotectores dando patadas a toda marcha, pero ambos necesitamos regresar a la Habitación Roja, si no es por el puro placer de hacerlo, entonces por el exorcismo final de las otras mujeres y los malos comienzos que hemos tenido allí.

Un brillo en sus ojos aparece junto con una sonrisa amable, “¡Noooo!” chasquea su muñeca con desdén, “No debería haber ningún problema en tener relaciones sexuales siempre y cuando tu Ana, encuentres que la posición sea cómoda.”

Asiento con la cabeza presionando mis labios, sin atreverme a mirar en la dirección de Christian mientras me muevo en mi asiento, poco a acostumbrada a discutir sobre sexo con desconocidos, aunque sean médicos, “¿Qué pasa cuando la actividad es un poco fuerte?” digo, sonrojándome con todo lo que valgo.

Su sonrisa fácil y su respuesta lógica mantienen el tema de ser completamente indigno, pero solo por muy poco, “El sentido común es tu mejor guía aquí. Si estás cómoda siendo puesta de pies a cabeza y de ser azotada con una raqueta de ping-pong entonces te digo adelante, incluso puedes usar juguetes sexuales si quieres, pero en el momento en que sientas que te falta el aliento por algo más que no sea el esfuerzo, o si sientes alguna presión en tu abdomen, o algo te causa incomodidad entonces cambia lo que estás haciendo. Vas a encontrar tu camino a medida que crezca tu barriga siempre y cuando tengas una mente abierta y puedas ser un poco creativa.” Ella nos da un guiño exagerado, y hace un clic en su lengua, dejándome casi sorprendida cuando no es seguido de un gesto de tiro.

¡Respuesta perfecta! Pienso justo cuando mi rubor se profundiza en lo que debe ser una sombra terrible de pardo rojizo. Yo sonreiría si no estuviera tan avergonzada.

La Dra. Malone mira a Christian, su sonrisa ahora positivamente lasciva, “Es mejor que estés dispuesto para el placer jovencito. Debes prepararte, en el segundo trimestre las hormonas del embarazo pueden hacer muy exigente a tu esposa.”

Christian resopla su sorpresa mientras la Doc le da un guiño muy receloso, luciendo completamente satisfecha consigo misma. Si él fuera del tipo que se sonroja estaríamos igualados en este momento.

Armados con una lista magnetizada para la nevera en casa de lo que puedo y no puedo comer, así como también una gran cantidad de directrices que sé que Christian va a estar ejerciendo sobre mí de forma regular, dejamos la oficina de la doctora en una alta de todo-está-bien-con-el-ultrasonido.

squiggle1

El sábado por la tarde nos ve alistándonos para el lanzamiento de Elliot. Mi vientre es un desastre de nervios, pensando en compartir la noticia del embarazo con Kate, y como no queremos robar el trueno de Elliot, decidimos decirle a los padres de Christian esta noche, pero en privado, en lugar de hacer un anuncio. El mundo lo sabrá muy pronto, cualquier cosa que podamos hacer para posponer que la noticia se sepa es otro raro momento de privacidad de los periodistas todavía persistentes a las afueras de Escala.

Aparte de decirle a Kate, esta noche también es la noche que estaré reclamando de nuevo la Habitación Roja. Después de nuestra conversación ayer con la Doc estaba medio esperando que Christian tomará la iniciativa peor supongo que él prefiere que el primer movimiento venga de mi, y he decidido señalar mi disposición con un movimiento muy audaz.

Por supuesto que quiero recordarle como se sentía estar a cargo de la escena, guiando a mi cuerpo dispuesto al nirvana obliterante, pero yo creo que él se acuerda, demasiado bien. Mi plan es descarado en que yo quiero mostrarle como me sentía, el placer que me traía mi sumisión. La anticipación deliciosa roscada con esa pequeña ondulación de temor por lo desconocido, y la embriagadora sensación de que te hierve la sangre del cuerpo al ser adorada y totalmente disfrutada.

Más temprano, cuando Christian se duchó, hice un chequeo oculto de los esfuerzos de Gail por preparar la habitación que había pasado mucho tiempo cerrada. Suspiré al entrar en el espacio ahora restaurado a su antigua gloria – perfumado a limón, con la madera pulida y todo. Rápidamente agrego mis propios toques finales; un set de fajas negras escarpadas largas que son hechas especialmente para ataduras suaves, aceite de masajes, y por supuesto una lista de reproducción del debut de la Ana Dominante. Ahora todo lo que tengo que hacer es lograr que Christian esté de acuerdo y venga a jugar conmigo.

No quise dejar mi juego al descubierto antes del momento real en que atrajera a Christian a la Habitación Roja, pero hasta entonces estaba decidida a volverlo loco de deseo. Un hombre lujurioso era un hombre obediente me imagine.

Como la fiesta de lanzamiento no es un asunto de etiqueta, elegí un elegante vestido negro pequeño, cortado para adaptarse a mis curvas y detallado con líneas simétricas que le dan un toque sutil de BDSM. Es discreto y bastante recatado para cubrir el picante corsé negro y las medias panti de encaje que están debajo. Tanto el corsé como las pantis son negras, la tela opaca. Quiero que la ropa interior sea provocadora, para mantener a Christian queriendo más, y para que tenga un toque innegable de Domadora. Completando el conjunto están los tacones negros más altos que encuentro.

53c 53d 53e

Mi cabello durante la noche está suelto y lacio, y mi maquillaje iluminado, por las sombras ahumadas en mis ojos, y mis pestañas extra largas. Mi lápiz labial es ligeramente teñido con rojo, dándole un rubor más brillante a mis labios.

Christian silba apreciativamente detrás de mi justo cuando estoy apreciando mi atuendo completo, él luciendo impresionante, con un traje hecho a la medida color gris marengo y una camisa de vestir blanca. Ha dejado los tres primeros botones desabrochados, revelando solo un toque de su pecho bellamente esculpido.

53f

Escabullando un brazo alrededor de mi cintura, me jala hacia él, capturando mi mirada en el espejo, “Soy un hombre con suerte” sonríe, mirándome.

Alzando mi brazo hacia atrás, enrosco mi mano alrededor de la parte posterior de su cuello, dándole a mi esposo sexy una sonrisa seductora, “Hhmm, no con tanta suerte como la mía,” contrarresto, retorciendo mi trasero en su ingle.

Con su mano grande aquieta mi cadera, su agarre firme, pero el cambio avecinándose en él – como siempre – instantáneo, empezando con sus ojos que se oscurecen, “Sigue haciendo eso y quedará muy poco de este pequeño vestido Sra. Grey” advierte, dejando de lado el jugueteo.

Sus palabras bajas acompañadas con su mirada a media asta hacen lo que siempre hacen en mí, me hace derretir, mi corazón deslizándose en mi pecho, y la piel de gallina viaja a lo largo de mi espina dorsal. Él no presiona mis botones calientes, él es mi botón caliente. Más que nunca, espero que por una vez confíe en mí lo suficiente para dejarme a cargo de la habitación de juegos, pero estoy completamente consciente del riesgo que estoy tomando, y que todo este plan mío puede fácilmente ahumarse.

squiggle1

El Willow Lodge es un escenario impresionante para la fiesta de lanzamiento. Con la puesta de sol el edificio está bañado y cubierto de focos dorados, mostrando la hermosa estructura así como los magníficos jardines que lo rodean. El ambiente relajado del Lodge lo hace sentir acogedor, pero con amplios toques elegantes que hablan de clase.

53g

Vemos a Kate y Elliot casi al instante, justo en la puerta, donde ellos están para darle la bienvenida a sus últimos invitados con sonrisas y esperanza de futuros negocios. Al instante nuestro personal de seguridad se desaparece, dándonos espacio pero quedándose cerca y siempre muy vigilantes. Le doy a Kate un saludo discreto con la mano cuando pasamos, pues no quiero alejarla de unos potenciales clientes pero ellos dos se excusan de sus invitados para venir a saludarnos.

Después de un cálido abrazo de Kate, ella me toma por el codo y me guía lejos para los cinco minutos de conversación que me prometió. Cindy, lo sé, está siguiéndonos discretamente, mezclándose en el fondo. Mientras caminamos a lo lejos veo hacia atrás sobre mi hombro, capturando la mirada de Christian. Su sonrisa tranquilizadora va un poco más para aliviar mi preocupación de decirle a Kate sobre el bebé.

En nuestra ausencia, él le va a decir la noticia feliz a Elliot. Desearía no tener que hacerlo esta noche, en su fiesta, pero Christian no quiere esperar para compartir la noticia con sus padres, y va a ser mucho peor si ella se entera que lo escondí de ella, o peor aún, que ella se entere por alguien más que no sea yo.

Ella nos guía a una sala de conferencia vacía donde de inmediato empieza a balbucear con entusiasmo, “¡Estoy tan emocionada por la operación Mia y Ethan!” exclama, sus ojos brillantes con alegría, “¡Y él solo se molestó un poco conmigo por “olvidar” arreglarle una cita! Ahora todo lo que tengo que hacer es que él esté en la puerta en el momento en que llegue Mia. ¿Confirmaste la hora con ella?”

Mi sonrisa se siente frágil en mi boca cuando le respondo, “Si la confirme, y ella también va a decirlo todo esta noche. Explicar porque hizo lo que hizo. Es ahora o nunca para esos dos. Tienen que poner sus cartas sobre la mesa y ver a donde los lleva”

“Exactamente” dice asintiendo con la cabeza en acuerdo, “¿Y tu todavía te vas a llevar a Ethan para hablar antes de que Mia haga su gran confesión?”

“Definitivamente” digo, “Estoy segura de que nosotras podemos suavizarlo un poco con la ayuda de un poco de perspectiva”

Ella aplaude y sonríe ampliamente, claramente en el alta de Cupido antes que inclina su cabeza a un lado, su radar amistoso detectando mi ligera falta de entusiasmo, “¿Qué pasa Ana?”

Mi estomago hace un tirón rápido cuando trato de organizar mi boca en una sonrisa mucho más sincera, “Nada está mal, pero tengo algo que decirte, sé que esta noche no es el mejor momento, pero…”

“¡Estás embarazada!” exclama, sus ojos ampliamente estirados cuando me agarra de mis brazos, dándome una sacudida suave.

Por un breve momento simplemente me quedo mirándola, sin palabras e incapaz de saber si está molesta o feliz.

“¡Ana!” presiona, impaciente ahora, “¡Dime que hay otro bebé Grey en camino!”

Otros segundos más pasan donde estoy demasiado aliviada por su reacción para confirmar cualquier cosa antes que ella me sacude de nuevo, esta vez un poco más fuerte.

Mi boca se curva en una sonrisa genuina, por supuesto que Kate va a ser lo suficientemente grande para estar feliz por nosotros, pienso, regañándome a mi misma por estar tan ansiosa.

Lentamente empiezo a asentir con la cabeza, antes de gritar un sí de emoción.

Kate empieza literalmente a saltar de arriba abajo antes de agarrarme en un abrazo de oso, “¡Oh Ana! ¡Estoy tan feliz por ti! ¡Estoy tan feliz por Christian! ¿Qué dijo él?” pregunta, empujándome para ver mi cara animada.

Su alegría hace chispar mi euforia, “Él está extasiado, fuera de sí mismo. Él solo me sigue diciendo lo feliz que es. ¡Tuvimos nuestro primer ultrasonido hoy!”

“Oh Ana” dice de nuevo, pero esta vez ella pone una mano sobre su boca, ahogando un llanto de angustia mientras su mirada se pone vidriosa con el brillo de las lágrimas.

Oh mierda. Feliz por nosotros pero triste por ella. Supongo cuando la tomo en mis brazos, abrazándola cerca y dejándola derramar sus lagrimas mientras le acaricio su cabello, “Ssshhhh. Lo sé. Déjalo salir” le digo, sintiendo su cuerpo sacudirse contra el mío por el dolor, “Lo siento mucho Kate. No quería que sintieras que te lo estábamos ocultando” débilmente trato de poner en palabras nuestro razonamiento.

“Está bien. Yo, yo estoy feliz de que me lo dijeras,” se las arregla, tartamudeando a través de sus respiraciones estremecidas. “Yo, yo estoy realmente feliz por ti. Son las to.ton.tontas hormonas” llora, explicando su repentino cambio de tendencia mientras se aleja de mi, limpiando debajo de sus ojos con sus dedos en un esfuerzo por salvar el maquillaje.

En la mesa junto a nosotros hay un fajo de servilletas de papel, de las que hago uso para ayudarla a limpiarse lo mejor que puedo.

De nuevo el cambio que viene a través de ella es un movimiento dramático, solo mostrando el efecto poderoso que tienen los medicamentos para la fertilidad en su sistema. Mirándola ahora, nunca creerías que hace un minuto estaba llorando.

“¿Estás bien?” pregunto cuidadosamente, sin querer molestar el agarre frágil que tiene de sus emociones.

Ella resopla, “Por ahora, hasta que la próxima cosa ridícula me vuelva a activar” con desdén ella agita una mano en el aire, claramente irritada con la situación.

Por primera vez tengo un vistazo de lo difícil que sus estados de ánimo vacilantes deben ser para ella, y para Elliot.

“Ven” dice, solo sonrisas de nuevo mientras enrosca su brazo alrededor del mío, “¡Vamos a tomar un coctel de celebración, y quiero felicitar a Christian!”

Me doy cuenta que aparte de estar allí para ella cuando todo sea demasiado, hay muy poco que pueda hacer.

Después de un viaje al bar encontramos a Christian todavía con Elliot. Cuando él ve el color decorador de la copa de joya que tengo frunce el ceño, pero levanto mi mano en un gesto de parada para detener la protesta que está a punto de salir de sus labios, “Sin alcohol” digo, señalando el trago.

Al menos el tiene la decencia de lucir un poco tímido antes de voltearse hacia Kate, quien está ansiosa de felicitarlo. Elliot es rápido en tomar la oportunidad de tirar de mi en un abrazo, sus palabras cálidas y mejores deseos son bienvenidos y apreciados.

Pasamos un momento más con ellos antes que Christian me arrastre para encontrar a sus padres. Puedo sentir el zumbido de emoción tarareando a través de él. Él está ansioso de compartir la gran noticia con la pareja que lo acogió y en última instancia salvó su vida.

Cuando no los vemos adentro, Christian nos dirige hacia afuera, al patio hermoso que está decorado con sillas de madera de gran tamaño y pequeños grupos de invitados, muchos de los cuales se detienen para saludar a Christian.

53h

La carcajada de Carrick es lo que eventualmente nos ayuda a encontrarlos entre las personas dispersas. Después de una ronda de introducciones el pequeño puñado de colegas y conocidos lentamente se desvanece hasta que solo quedamos los cuatro.

Finalmente solos, Christian me tira a su lado, colocando su brazo sobre mi hombro, mirando de su mamá y a su papá, y de un lado a otro con una gran sonrisa, “Tenemos una noticia” dice, obviamente encantado.

Oigo el jadeo de Grace cuando la realización le llega, pero Carrick necesita un empujón, “Estamos embarazos papá” aclara Christian a la expresión desconcertada de su papá.

Grace nos envuelve en un abrazo, “Oh, ustedes han hecho muy feliz a una anciana hoy” ella dice con voz ronca, un poco superada con la emoción mientras nos besa a ambos en la mejilla.

“¡Felicitaciones! Ustedes se merecen la alegría de este viaje juntos” dice amablemente, sus palabras no esconden nada de recriminación mientras nos mira a ambos con amor iluminando sus ojos.

“Gracias mamá” susurro, conmovida por su alegría por nosotros.

Carrick entra, dándole una palmada a Christian en la espalda mientras le da una sacudida de manos con la otra. “¡Bien hecho hijo!”

“Gracias papá” dice, aceptando los deseos de su papá con gratitud y con una sonrisa sorprendentemente tímida.

Carrick es menos formal conmigo cuando me envuelve en un abrazo, “Es una noticia fantástica Ana, deben venir el próximo fin de semana para poder celebrar apropiadamente juntos, como una familia”

“Gracias papá, nos encantaría.” Digo, viendo a Christian para su confirmación.

Disfruto de sus caras felices, de sus sonrisas amplias. Niños, y especialmente nietos, tienen una manera maravillosa de unir familias, de fortalecer lazos. La nueva vida trayendo alegría inmensurable como un regalo precioso, y este bebé no es diferente.  En la luz de los errores pasados, este bebé será el pegamento que va a sellar para siempre las grietas de los corazones rotos entre nosotros.

Link para el capitulo 54

 

17 thoughts on “Capitulo 53

  1. Lupita fernandes says:

    Conmovedor capitulo, me siento parte de la alegría de ambos. Gracias por compartir las traducciones. Un abrazo.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Lupe, siiii la verdad que esas noticias siempre son bienvenidas y más cuando vienen cargadas de toneladas de amor, no?
      Gracias a ti por el apoyo y tu comentario.
      Kx

      Like

  2. guille says:

    todo el rato que estuve lellendo no podia dejar de sonreir que bonito una vez mas gracias a monique y a ti kere un fuerte abrazo saludos 🙂

    Liked by 1 person

  3. Lilizcth says:

    Me encanta!! No puedo esperar por el siguiente capítulo!! Muchas gracias x tu Trabajo!!

    Liked by 1 person

  4. fanny rebellon says:

    Precioso capitulo, por fin Cristian va a disfrutar de su Ana embarazada, quien imaginaria ese cambio ¿no? Y por el lado de Kate me gusto que no fuera egoísta, ya que ella esta luchando por quedar embarazada. Precioso, todo cualquier historia con Grey es hermosa. Gracias Monique, y Kereny mil gracias amiga, eres un sol por darnos tu tiempo al traducir cada capitulo. Un beso desde la tierra del sol amada.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Fanny amiga gracias a ti por tus comentarios y pasion por el Meander. Si ya veremos una nueva faseta del Christian papá, estoy igual de emocionada.
      Un abrazo amiga guapa.
      Kx

      Like

  5. monacos45 says:

    Cuando podre leer los capitulos 53 en adelante en español veo que en otros idiomas estan pero en español no.por favor alguien me puede ayudar

    Liked by 1 person

  6. Janitzia Berrido says:

    Hermoso, precioso el capítulo. Emocionada por Christian, tan chulo, tan contento que está con su barriga. Ayyyy vivo a Grey. Y ojalá que Kate y Elliot se embaracen. Y que Mia y Ethan se hagan novios definitivamente. Como siempre encantada. Bello el capítulo. Gracias Kere y Monique!!!!Un abrazo!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Me encanta que te haya gustado tanto Janitzia. Es bonito ver la alegría que trae una nueva vida.
      Gracias a ti por el apoyo guapa. Y por tu comentario.
      Un abrazo
      Kx

      Like

  7. Maria Elena Morales says:

    ¡Me encanta! Estoy emocionada por ver como mi obseso del control favorito vive el embarazo junto con Ana. ¡Creo que ya lo estoy imaginando!
    Aunque también me emociona poder llegar a ver a Ana como dominante. ¿El ¡Play-room! Estará de vuelta? Espero que si.
    Por cierto pregunta inocente ¿Qué nos obsequiaras el próximo 18 de junio? Porque la verdad con el regalito que nos hará E. L. James… yo quiero un regalo como ese de tu parte… jejejejeje… el nuevo libro me tiene emocionada… nuestro cincuenta cada 18 de junio se nos hace mas “madurito”. 😉
    Kere bella gracias por traducir este hermoso capitulo ¡Monique es una genia! Espero con ancias el próximo como siempre. Que tengas lindos días, ¡Abrazos a la distancia!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hahaha Maria Elena, bastante emocionada! En los proximos Cap verás que le depará al Play.room! 🙂
      Sorry que no les tenia regalo el 18 de Junio. Sin embargo Erika nos dio la gran noticia del libro de GREY, el cual ya estoy leyendo 🙂
      Gracias a ti guapa por tu comentario y el apoyo de siempre.
      Un abrazo
      Kx

      Like

  8. anaderueda31 says:

    Que emotivo ha sido este capitulo. La noticia del embarazo es felicidad para la familia. Gracias por compartir esta hermosa historia.

    Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s