Capitulo 54

Christian y yo pasamos largos minutos con sus padres, riendo y saboreando la esperanza que viene con la noticia preciosa del nuevo bebé, pero los Grey más adultos eventualmente son alejados por los negocios inevitables que se supone deben producir la noche.

54a

Enroscando su brazo alrededor de mi cintura, él me guía de regreso adentro, donde somos afortunados de encontrar una mesa de coctel vacía en una esquina del bar cavernoso. Como se supone que las personas se relacionen, las pequeñas mesas altas resaltan el alentar a los invitados a trabajar de pie y trabajar en red, haciendo conexiones rápidas, y luego continuando, mientras que afuera es ideal para tomar asiento y concretar los puntos más finos de los negocios. Nos movemos detrás de la mesa, nuestras espaldas unidas a las paredes para que podamos ver el salón. Las mesas están todas cubiertas con manteles negros que rozan el suelo y encima son bastante bonitos, con extensos arreglos florales y pequeños clips que sostienen las nuevas tarjetas de presentación de Elliot.

Convenientemente, un mesonero aparece en ese momento, “¿Les puedo ofrecer un trago?” pregunta, un poco cansado de estar corriendo de lado a lado.

Sin darme un segundo para responder, o ni siquiera para mirar a otro lado, Christian le da al mesonero la orden, “Por favor. Un jugo de arándanos para mi esposa y yo tomaré una soda con limón.”

Perpleja, lo miro cuando el mesonero se va a buscar nuestra orden, “¿Jugo de arándano?” pregunto, un poco confundida, ya que no es una bebida regular para mí.

Ante mi pregunta, Christian luce un poco tomado por sorpresa antes de que su expresión se vuelva tímida, “Uhm… si” explica, “El embarazo puede que altere el balance de tu pH en el tracto urinario, haciéndote más susceptible a infecciones urinarias. El jugo de arándano es una buena forma de ayudar a prevenir eso.”

¡Ay hombre! Pienso. ¿Por qué no estoy sorprendida?

“Esta bieeeen” digo cuidadosamente, mordiéndome una acotación que sé podría arruinar nuestra noche.

Sabía en lo que me estaba metiendo. Solo necesito recordar que sus intenciones son buenas.

Cariñosamente coloco mi mano en su antebrazo donde descansa sobre la superficie de la mesa, “Yo quiero lo mejor para el bebe también, pero tomar estas decisiones por mí no es una opción Christian. Estoy preparada para hablar sobre cualquier sugerencia que puedas tener, pero tienes que respetar lo que yo decida hacer.”

Él presiona sus labios, mirándome en esa forma que tiene cuando quiere ver dentro de mi mente, luego asiente con la cabeza, “Está bien” acuerda, pero es imposible perderse la renuencia detrás de su acuerdo.

Pasos de bebé. Me digo a mi misma. Con su naturaleza dominante, el instinto protector que, para él, es tan natural como respirar. Solo puedo esperar tanto en el tiempo.

El regreso del mesonero es perfecto cuando deja nuestros tragos en la mesa con una sonrisa. Es el antídoto ideal para el momento de tensión que sentía estaba creciendo entre nosotros. Christian le da al chico una propina antes de que se vaya y nos deja disfrutando de nuestras bebidas sin alcohol.

Para llevar la conversación a aguas más alegres, cambio el tema, “Tus padres parecen muy felices por nuestra noticia, y estoy aliviada que Kate lo tomó tan bien.”

“Si lo están” confirma, su hermosa boca curvándose hacia arriba mientras su naturaleza mercurial fácilmente lo cambia de su desacuerdo anterior.

“Aunque no puedo creerlo con mi papá. Estaba tan entusiasmado como no lo había visto en mucho tiempo. ¡Creo que le has hecho el año!” su risa es medio bufido, medio risa, perplejo mientras se toma su cabeza con incredulidad.

Ante esto no puedo evitar darle a Christian una sonrisa completa, realmente complacida. Carrick es un hombre difícil de sorprender. Sé que él es un esposo y padre amoroso, pero también es un abogado feroz, y en algunos momentos he sentido la punta afilada de su escudo paternal. Ganar su amor y aceptación es muy importante para mí, incluso más que de Grace.

“¡Yo no, nosotros!” lo corrijo, riendo ante la expresión de Christian.

Espero que él haga alguna broma sobre sus padres chochos pero en su lugar, el rostro de Christian se pone serio. “¿Te he dicho alguna vez lo mucho que me encanta cuando te ríes de esa forma? ¿Lo jodidamente sexy que te ves?” Christian ronronea en esa voz suave, baja, seductora suya.

¡Dios!

Jadeo, sorprendida y sonrojándome ante su repentino cambio de tacto, “Puede que lo hayas mencionado antes, Sr. Grey, pero una esposa embarazada nunca se cansa de escuchar eso de su guapo esposo cuando los ojos de cada mujer en el salón están sobre él” mirándolo sonrío, mi pulgar acariciando suavemente la barba de su mandíbula, y teniendo un placer perverso en el hecho que, a pesar del festín de miradas femeninas, mi esposo solo tiene ojos para mí.

Su boca se curva en una sonrisa torcida, sus ojos instantáneamente afectados con un brillo suave, “Me encanta cuando te pones celosa nena” arrulla, acercándome hacia él con una mano firme en la parta baja de mi espalda.

Apoyándose, roza mi oreja con sus labios, “Me pone duro” susurra, presionando el bulto hinchado en sus pantalones contra mí vientre, “Y sí a ti te gusta que te digan lo caliente que me pones, tal vez deba pasar mis días diciéndotelo.” Serpenteando su lengua en mi oreja, él traza las líneas, el escalofrío resultante provocando mi piel haciéndola poner de gallina.

“¡Christian!” lo regaño, pero mi tono no tiene molestia real. La mentira se supone que es para alentar en lugar de disuadir.

Si planeé en lograr la sumisión por voluntad propia de mi esposo está noche, necesito empezar a jugar su juego favorito, la construcción lenta de deseo atinado, una noche de palabras y toques excitantes, pero la gratificación tardía, rozando cerca del borde de ello pero sin ceder al encanto poderoso de la liberación.

Presionándome más cerca todavía se ríe, la línea de sus labios tornándose malvada ahora. “No puedo esperar para llevarte a casa y quitarte este vestido”

De nuevo sus palabras hacen que mi sanidad se disperse, su habilidad de seducción tan afilada, tan efectiva, siempre reduciéndome a un desastre de necesidad y gemidos. También es el principio en el cual baso mi proyecto; si funciona para mí, puede romper el control de acero duro de mi esposo.

Aleteo mis pestañas coquetamente, mordiendo mi labio, en completo conocimiento que eso lo vuelve loco, “Y yo no puedo esperar a que me lo quites, Sr. Grey” digo, dándole a mis palabras un momento de penetrar mientras mi mano se hunde en su cintura, dándole a la erección de este hombre fantástico un buen apretón.

Veo sus labios abrirse cuando toma una respiración corta,  su mirada mercurial como platos lo suficientemente gratificante para animarme, “Y no puedo esperar para tenerlo en mi boca y verte enloquecer”

Veo como aprieta su boca unas cuantas veces, antes de hablar, obviamente luchando para mantener su decoro, “Sra. Grey, creo que te advertí sobre provocarme antes de que dejáramos la casa esta noche” gruñe cuando me voltea para que le dé la cara a la mesa una vez más, sus dedos trabajando discretamente para levantar el lado de mi vestido que está entre nuestro muslos.

Inmóvil me pongo de pie erguida, completamente seducida. ¿Cómo logra él siempre esto? Una mirada abrasadora necesitada, unas cuantas palabras, y estoy tan perdida en su habilidad devastadora.

“¡Christian!” Esta vez el regaño lleva un poco más de sinceridad.

Estamos afortunadamente en privado detrás de la mesa, recostados en la esquina como estamos, pero ¡estamos en público por el amor de Dios!

¡Y esto no es parte de tu plan! Me recuerda mi diosa interna, plantando su pie de estríper lista.

Él sisea cuando siente la piel desnuda sobre mis medias, “¿Estás tratando de destrozarme nena? No creas que no he estado preguntándome sobre estas piernas toda la noche”

¡Guao!

Su sonrisa pecadora es una de satisfacción, cuando él siente los broches en la parte descubierta de mi muslo, y es todo el ánimo que necesita. Con poco esfuerzo desliza un dedo buscador debajo de la banda elástica de mis pantis, y un segundo después salto cuando se conecta con el nervio del botón asomándose entre los labios de mi sexo.

Es una lucha no cerrar mis ojos. Quiero echar mi cabeza hacia atrás y jadear de placer, pero no puedo hacer nada de eso, mientras Christian encuentra la abertura de mis labios, hundiendo su dedo travieso en mi hueco vacio.

“Aaahhh” maúllo, una parte sin aliento y una parte desesperada.

“Siempre tan mojada Sra. Grey. Siempre tan lista” Christian me informa en un tono –de-hecho- que lo hace sonar poco afectado, aunque siento la presión gruesa de su erección en mi lado.

No puedo hacer mucho por el cambio sexy de eventos pero, puedo provocarlo también, tal vez salvar alguna parte de mi plan.

Volteando mi cabeza para encontrar su mirada a media asta, trato de recuperar la medida de mi control. “Eso es porque siempre te deseo” admito, dándole palabras inflamables, mis labios moviéndose lentamente mientras enuncio cada silaba.

Ambos saltamos, yo más que Christian cuando escuchamos su nombre ser llamado por una voz jovial justo en frente de nosotros, “¿Christian Grey? ¿Cómo estás hombre?”

No tengo más opción que esconder mi rubor color remolacha detrás, tomando un trago de mi jugo mientras Christian saluda con un apretón de manos al hombre, “Oh, guao” exclama, una pequeña nota de sorpresa en su voz, “¿Gary? ¿Gary Duncan?”

“¡Si, hombre! ¿Cómo coño estás? Bueno, sé cómo estás de hecho, te veo en las noticias casi que todo el tiempo, hombre” le dice a Christian con una risa tonta, y con lo que solo puedo definir como un tono de piedra.

Lentamente, cuidadosamente, Christian extrae sus dedos de entre mis piernas, luego a escondidas acomoda mi vestido. Su rostro permanece perfectamente en pose, sus rasgos en orden con la insipidez que él reserva para intercambios como este.

Se voltea hacia mí, capturando mi mirada, solo un fantasma de sonrisa jugando en sus labios completos, “Anastasia, este es Gary Duncan. Estudiamos juntos en la universidad, pero él diseña arquitectura de software ahora,” dice como introducción, explicando la presencia de Gary. “Gary, esta es mi adorada esposa, Anastasia.”

Gary toma mi mano para saludarme pero lo piensa mejor, luego presiona un beso incomodo en la parte posterior de ella, “Ay hombre, tu eres aún más hermosa en la vida real” dice con efusión inocente, profundizando el rubor intenso por las atenciones de Christian tanto como si hubiésemos sido descubiertos.

Dejo salir una risa nerviosa, nunca segura de lo que Christian va a hacer en situaciones como esta, “Uhm… Hola, Gary. Y gracias” digo con incertidumbre, todavía desorientada por el cambio repentino de ritmo.

Christian roza sus labios a lo largo de mi sien, su gesto calmándome al instante. “Gary también es el responsable de haberme presentado a Barney”

“¿Barney? ¿El Barney de computación?” pregunto, entendiendo de repente el cariño dulce y nerd.

Gary emite otra risa tonta, “Si hombre, Barney es el mejor, el rey de los nerds”

Con una sonrisa de respuesta, dejo que los chicos se pongan al día, pero pronto nuestra mesa es rodeada por los amigos de Gary que son llamados para conocer a Christian.

Como la hora de la llegada de Mia se acerca, me disculpo de nuestro circulo social y dejo el lado de Christian con un beso en su mejilla. Capto la mirada de Cindy, haciéndole saber que me estoy moviendo, luego me abro paso entre la multitud hacia donde Kate tiene estacionado a Ethan. Nuestro plan es que él vea a Mia en el momento que ella entre por la puerta, luciendo como una bebida gigante de agua en el desierto de su vida amorosa.

Es un enfoque doble el lograr que ellos dos hablen. Primero que todo, como Mia sabe cuando y como se van a encontrar, hemos eliminado la posibilidad de ese momento vergonzoso donde resoplas tu bebida por la nariz por la sorpresa, luciendo de lo peor, y demasiado nerviosa para decir algo remotamente encantador. Segundo, hacerlo pronto saca del camino la incomodidad más temprano que tarde, lo que significa que tendrán el resto de la noche para reconectarse.

Mia está a punto de entrar, luciendo radiante. Kate y yo vamos a estar de pie junto a Ethan, dándole a ella la razón perfecta para venir a saludar. Luego Kate la va a llevar a otro lado y yo tendré mi momento con Ethan, fresco de su recuerdo de lo que es estar sin la persona que quieres.

Una gran sonrisa se dibuja en el rostro de Ethan cuando ve que voy en su vía, “¡Mírate Steele! ¡Eres una visión para ojos heridos! ¿En dónde demonios te has estado escondiendo los últimos cinco años?”

Va a haber mucho tiempo para hablar de donde he estado, pero no quiero envolverlo en una conversación seria en este momento, llevando su atención lejos de la inminente aparición de Mia.

“Oh, Ethan” sonrío, caminando a su abrazo de bienvenida, “¡Es fantástico verte!”

Él me da un gran abrazo, levantándome del suelo, mis pies pataleando mientras me rio a carcajadas. “¡Y Kate dice que tienes un pequeño monstruo! ¿En dónde está el tigrito esta noche? Espero que yo sea su tío honorario” bromea, haciendo que el tiempo entre nosotros desaparezca con facilidad, así como el apretón de mi corazón con una explosión de arrepentimiento por otra amistad que he extrañado.

¡Sin morar en el pasado! Me recuerda mi subconsciente, su mirada severa en lugar, y por un momento raro, respaldada por mi diosa interna.

“¡Si tengo un monstruo, y es el mejor!” exclamo cuando mis pies tocan el suelo de nuevo, “Gail lo está cuidando esta noche, seguro recuerdas a la ama de llaves de Christian, ¿no?”

Él asienta, sonriendo animadamente, “Si, la recuerdo, pero dime ¿en qué andas?. ¿Qué estás haciendo, aparte de ser una mami sexy?”

Resoplo, pensando que cinco años hicieron muy poco para cambiarlo. Él sigue siendo tan juguetón y coqueto como siempre.

“Ah, ya sabes, un poco de esto, un poco de aquello,” bromeo, viendo los ojos redondos de Kate cuando casi se atora por el agua.

Ethan le da una palmadita en la espalda, perplejo, “Si” ella sonríe, viéndome, su tono sarcástico, “¡Ana, la floja aquí, acaba de firmar un contrato con una editorial para publicar una novela romántica, así que no dejes que esta señorita tímida te engañe haciéndote pensar que ella es una dama que anda en la luna!”

La cabeza de Ethan gira hacia a mí, su sorpresa rápidamente convirtiéndose en una sonrisa cálida, “Mírate, mírate, pequeña Ana Steele la autora ¿eh?” golpea su hombro con el mío, una mirada de admiración cruzando sus rasgos de chico surfista.

“Siempre supe que harías algo grande, Steele,” dice, el cumplido casi alegrándome cuando vuelve de nuevo con sus maneras poco seria, “¿Algún personaje basado en tu amigo caliente Ethan? ¿Alguna heroína de camisa rasgada, que se enamore de un galán rubio, robusto, encantador, elegante y delicioso?” con una ceja arqueada pasa una mano por su cabello, luciendo cada pulgada del héroe romántico y encantador.

Me rio mientras Kate pone sus ojos en blanco, inmune – por ahora – a las bromas de su hermano.

“Uhm… No. Pero ahora que sé que estás interesado, te tendré en mente.” Le digo, sintiendo la calidez de la amistad que viene de historia y momentos compartidos que solo el tiempo puede darte.

“Entonces, ¿en qué andas tu? ¿Algunas chicas encantadoras llenando tus noches?” pregunto coquetamente, sabiendo muy bien que está soltero.

Capto el más breve de los destellos en sus ojos, solo una pizca de tristeza antes de que la esconda detrás de una sonrisa, “¡Demasiadas para mencionar!” guiña el ojo, habilidosamente evitando el tema delicado de su vida amorosa. “Y estoy devastado que mi hermana no estimó que soy lo suficientemente valioso para alardear,” le da a Kate una mirada mordaz, “pero ¡estás mirando a uno de los mejores psiquiatras de Seattle!”

Me rio, encantada por él y muy feliz de ser parte de su compañía de hermanos-rivales de nuevo. “¡Oh, guao! Eso es maravilloso, Ethan. ¿Alguna área específica de experiencia?”

Él se pone serio, su ceño frunciéndose y formando una V en su frente mientras su mente trabaja en algo de lo que él es definitivamente apasionado, “Gracias, Ana, y si. Trabajo con adolescentes. Sobre todo recién salidos de rehabi…”

Sus palabras se detienen y su quijada se cae, literalmente. Su mirada azul celeste se vuelve nublada cuando se queda clavada en algún lugar detrás de mí. Es difícil descifrar la expresión en su cara. Parece más como un riel completo de emociones: alegría, esperanza, dolor, miedo, molestia – todas cruzando su cara en un momento.

Tanto Kate como yo volteamos a mirar sobre nuestros hombros para ver que ha causado la perdida abrupta de sus pensamientos, pero sospecho de cierta belleza devoradora de cabello largo. Casi al instante la vemos, luciendo como una luz color rosa en el mar de trajes grises y negros.

54b

Mia luce juguetona y sofisticada en un vestido rosado provocador, como si ella no se hubiese esforzado mucho. El color del vestido corto es brillante y atrevido, y podría atraer tu mirada bajo cualquier circunstancia. Está haciendo ciertamente su trabajo en este momento, produciendo una ola de cabezas que se voltean a medida que ella camina y por supuesto, la mirada fascinada de Ethan. Ella luce fantástica.

La sonrisa en sus labios se vuelve una completa cuando ella nos ve, su mano saludándonos juguetonamente y amistosamente. Su amigo Theo está a su lado, habilidosamente guiándolos a través de la multitud hacia nosotros.

Como las chicas que somos, gritamos cuando ella llega y nos abraza en el círculo que hemos hecho para recibirla, abrazándola y besándola y haciéndole cumplidos, haciendo que Ethan espere su turno con ella. Desde la esquina de mi ojo lo veo saludar a Theo cálidamente, si no soy un poco discreta, su mirada desviándose hacia nosotros, como si no lo pudiera evitar.

Kate y yo compartimos una sonrisa de conocimiento, ante sus señales obvias cuando Mia acerca más a Theo para presentárnoslo. Cuando Kate y yo lo envolvemos en una conversación le da a Mia la primera oportunidad para saludar apropiadamente a Ethan.

Es difícil concentrarse en Theo, con lo encantador que es él, cuando todo lo que quiero es escuchar el intercambio entre Ethan y Mia. Cuando mucho, escucho fragmentos que son al menos alentadores en el acento ligero y en la risita que se espolvorea en Mia. Es un buen presagio. De todo corazón espero que encuentren el camino de vuelta a los brazos del otro.

Cuando Kate se lleva a Mia y a Theo lejos como lo planeamos, me quedo a solas con el anhelante Ethan, que está siguiendo la retirada de Mia con una mirada de hambre sexual tan claro que me pregunto cómo él ha podido negar los sentimientos que tan descaradamente todavía siente por ella.

“¿No se ve hermosa?” lo pruebo, ansiosa de poner mi pie entre la puerta de esta conversación.

“Hhhmmm” Ethan medita como ensueño por un momento antes de volver al presente, “Uhm, si. Se ve bien”

Es el entendimiento del año y dado tan pobremente, y él se encoje de hombros cuando yo levanto una ceja en cuestionamiento hacia a él, como diciendo ¿en serio?

“Aww, mierda, Steele, no empieces conmigo. Entre mi mamá y Kate, tengo suficiente mierda de las mujeres” se queja.

Le doy una mirada larga, decidiendo la dirección que necesito con él, “No voy a fastidiarte sobre Mia, pero si quiero contarte mi historia y lo que ello me costó.”

“¿Nada de publicidad pro – Mia?” presiona, dejando claro que el tema está fuera de discusión.

Me río ante su elección de palabras. “Seguro. Nada de Mia” concuerdo fácilmente, dándole un guiño conspiratorio.

Él se inclina hacia adelante, descansando la longitud de sus antebrazos sobre la mesa de coctel, resignado. “Entonces siéntete libre de soltar la sopa, Steele, vamos a escuchar tu historia”

Empezando desde el principio, le doy a Ethan la versión completa de mi triste historia, pero hago un énfasis fuerte en las emociones que guiaron mis decisiones en ese entonces.

Él escucha con intensión, poniendo sus mejores herramientas de psicólogo en uso, asentando y gruñendo en consternación ante los detalles de los patrones de mis pensamientos mal guiados que se empiezan a destapar.

Al final, él silba, visiblemente sorprendido por mi confesión, “Por Dios, Steele, ¡Definitivamente hiciste un desastre!” dice bruscamente, hablando más como amigo que como terapeuta.

Juguetonamente le doy una palmada en el brazo, ofendida en nombre de mi yo más joven.

“El punto que estoy tratando que entiendas, Sr. Psicólogo-sexy” digo intencionadamente, “es que cuando estás cerrado a una situación actúas en la percepción de tus emociones. Yo creo honestamente que Christian hubiera despertado de su primer amor y hubiese salido corriendo y gritando en dirección opuesta de la familia que lo estaba reteniendo. Y esa percepción, tan falsa como era, me guió a hacer lo que hice porque yo no podía ver más allá de la barrera de ello. En el proceso, cometí el error más grande de mi vida.”

Tragando fuerte, reúno mis pensamientos, todavía sintiendo la crudeza de las heridas que sin intención causé, “Yo mantuve alejado a padre e hijo, terminé la mejor relación que una chica pudiera imaginar, y rompí el corazón del amor de mi vida. Y herí a muchos de mis amigos, tanto a José como a ustedes.” Con un suspiro final dejo salir mi historia, esperando que la lección en ella sea algo bueno para que los otros aprendan.

“Me has dado algunas cosas para pensar, que estoy seguro era tu plan” sonríe, fácilmente viendo a través de mi trampa, “pero, ha habido bastante agua debajo del puente, ¿sabes?”

“Ethan, lo que sea que es, no puede ser peor que lo que yo hice y mira donde estoy hoy. De vuelta a los brazos del hombre que nunca hubiera merecido si mis acciones contarán en mi contra.”

Justo en ese momento miro hacia arriba, encontrando la mirada ardiente de Christian sobre mí, mientras escucha al hombre que tiene su espalda hacia nosotros. Sonrío, encantada en el saber que él es mío, antes de volver mi atención de nuevo a Ethan.

“Te entiendo, Steele” murmura antes de caer en un silencio pensativo.

Sin querer presionar a Ethan, caigo en mis propios pensamientos silenciosos, feliz de darle a él el espacio para considerar mis palabras, pero no me puedo concentrar en mis pensamientos. Solo puedo sentir la mirada afilada de Christian sobre mí, abrasadora en su intensidad laser.

De nuevo encuentro los ojos de mi esposo, cerrando nuestras miradas casi al instante. Me encanta el escalofrío que pasa a través de mí, la anticipación que se ha estado cociendo lentamente a lo largo de la noche. Sostengo mi respiración, viendo a mi sorprendente esposo al otro lado del salón cuando la esquina de su boca se convierte en una sexy media sonrisa.

¡Santa madre, él es caliente! Pienso para mí misma, todavía a veces incapaz de creer que un hombre como él me desee.

Capto el movimiento de su mano, como casualmente viaja a su mandíbula. En una pose pensativa descansa su dedo pulgar debajo de su quijada, envolviendo su mano en un puño flojo en frente de su boca. En otro pequeño movimiento, levanta su dedo del medio hacia su nariz, sus ojos perforando los míos, encendidos con hambre. Veo como se hincha su pecho, el crecimiento obvio indicando que él está tomando una respiración profunda. Cuando su media sonrisa se convierte en una completa, travieso con su acto pecaminoso, yo casi me ahogo cuando me doy cuenta. Él está disfrutando una oleteada de su dedo que estaba enterrado en mi hace menos de una hora.

¡Mierda!

Mi balbuceo tiene a Ethan dándome palmaditas en la espalda, riéndose un poco, “¿Qué paso Steele?” pregunta, asombrado, “¡Solo tú te puedes ahogar con algo cuando no estás ni comiendo ni bebiendo nada!”

“Estoy bien” cacareo, tratando de reunir mis riendas, pero ahora cerca de quedar sin sentido con deseo por mi esposo seductor.

Como si él escuchara mis pensamientos, Christian aparece junto a mí, “Ethan, ¿Cómo estás?” él sonríe ligeramente, extendiendo su mano para saludar.

Por algunos momentos nos metemos en una conversación breve para ponernos al día, antes que Ethan anuncie su partida, todo esto mientras Christian me mantenía cerca a su lado. Cuando hemos hecho nuestras rondas para darles las buenas noches a los miembros de nuestra familia, Christian y yo nos deslizamos en la parte de atrás del Audi mientras nuestro personal de seguridad toma los asientos delanteros.

Gentilmente él quita mi cabello del lado de mi cara, poniéndolo hacia atrás para exponer mi oreja, “Te voy a coger hasta la próxima semana Sra. Grey. Ese lo dejamos para después está muy pasado ya” me dice confiado, y puedo oír la risa en su voz.

Disfruto de la deliciosa corrida del aura de deseo que nos rodea en este momento, la promesa embriagadora de placer donde todo nuestro mundo converge en el sentido-atracador de perseguir la liberación, mi anticipación solo picando más alto ante el pensamiento de lo que tengo guardado para mí sobre-confiado esposo.

Cuando llegamos a Escala tomo los preciosos minutos que tengo, cuando Christian va a revisar a Chris dormido, para ir a la Habitación Roja. Con un entusiasmo ferviente me salgo de mi vestido, luego acomodo las cosas que voy a necesitar antes de enviarle a Christian un mensaje de texto. Dejo la puerta ligeramente abierta, la luz cálida de la habitación tentadora se derrama provocativamente por el pasillo oscuro, como un faro guía. Espero detrás de la puerta para darle tiempo a Christian de caminar dentro de la habitación antes de permitirle que me vea.

54c

Cuando escucho la caída de sus pasos a pocos metros de distancia, mi corazón empieza a palpitar en mi pecho. Tiro de mi corsé, ajusto los tirantes, y acomodo mi cabello. Solo voy a tener una oportunidad para hacer una impresión lo suficientemente grande para tenerlo aquí.

Finalmente él entra a la habitación, su indecisión clara por su postura, pero puedo decir que él me siente detrás de él cuando se queda quieto, sus hombros tomando esa línea dura.

Salgo de mi lugar en las sombras detrás de la puerta, recogiendo cada onza de confianza, mis tacones sonando en el piso pulido, “He estado esperando por ti, Sr. Grey” digo en voz seductora y baja, mientras presiono el botón del control remoto para que empiece a sonar mi lista de reproducción especialmente seleccionada para la habitación…

Link para el capitulo 55

 

 

21 thoughts on “Capitulo 54

  1. Me encantó. Excelente trabajo, no puedo esperar para leer el siguiente capítulo. Besos.😚😚

    Liked by 1 person

  2. Maria Elena Morales says:

    ¡Dios! ¡Que empieze el juego! Estoy impasiente. Ojala Ethan y Mia pronto esten juntos, siempre me encantaron aunque nunca supe si quedaron juntos.
    Espero el próximo capitulo con ancias.
    Kere bella, hermosa traducción como siempre. Entre tu y Monique y E. L. James ¡Me estan volviendo loca! Con esta maravillosa historia y el nuevo libro “Grey”. Lo siento tenia que decirlo. Gracias por este capitulo tan pronto. ¡Besos mexicanos y veraniegos!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Jajaja cuanto entusiasmo Maria Elena!!! Buenas noticias, ya pronto el proximo capitulo 🙂 Ya veremos que sucede con Mia e Ethan.
      Gracias por tus palabras, y si ya estoy leyendo GREY! 🙂 jejejeje
      Un abrazo guapa!
      Kx

      Like

  3. FANNY REBELLON says:

    Fascinante capitulo, Grey es un morboso, mira que hacer eso en plena fiesta ufff, pero es adorable, es lo mejor de el su manera de ser, y el capitulo que viene debe de estar fabuloso con Ana haciendo de dominatriz, wawww ojala sea pronto. en cuanto a Mia y Ethan, se separaron por una tontería, ojala lo remedien. Gracias Monique espectacular como siempre. Y tu mi amiga Kereny mil gracias por tu traducción fabuloso, Dios te bendiga. Y espero con ansias el próximo capitulo.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hahahaha morboso? Tu crees Fanny? Naaaaa bastante travieso tal vez, jejeje… tenenmos un Sr. Grey muy tremendo. Buenas noticias ya pronto el proximo capitulo. Gracias a ti como siempre por tu comentario y el apoyo guapisima.
      Un abrazp amiga
      Kx

      Like

  4. anaderueda31 says:

    Extremadamente caliente y lo que falta 😉

    Liked by 1 person

  5. Guille says:

    Guuaaaa como siempre tremendo el sr. Grey y ya estoy impacientes por leer el siguiente capítulo va estar muy muy interesante saludos y gracias keren saludos a monique ☺

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Gracias a ti Guille por tu comentario y apoyo de siempre. Ya falta poquito para el proximo Cap. Un abrazo guapa.
      Kx
      Monique she says “Hi” They all love you, I think more than they love me, Lol… I love you too my friend 🙂 You created a wonderful/beautiful/lovely/great story. So THANK YOU!
      Kx

      Like

  6. Lupita Fernández says:

    Me encanta la historia y como te lleva de la suavidad a lo intenso. Muchas gracias por la traducción y por compartirlo. Un abrazo.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Gracias a ti Lupita por leer, por comentar y siempre apoyar.
      Estamos para complacer, y es un placer que te guste la historia.
      Un abrazo guapa.
      Kx

      Like

  7. Janitzia Berrido says:

    Otro 100 para Monique y Kere!!!Tranquilo y encantador capítulo. Ojalá funcione lo de Mía y Ethan. Y esa Ana no está fácil. Va a poner loco al pobre Christian. Esperando por mas…Gracias Mil!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hahahaha gracias por la calificacion perfecta Janitzia!
      Tu crees que se volverá loco nuestro Dominante favorito?
      Ya casi el proximo capitulo guapa.
      Un abrazo.
      Kx

      Like

  8. Lola Vc says:

    hola hola, muero por leer los siguentes capitulos, por favorrrrr

    Liked by 1 person

  9. Fer says:

    En primer lugar quiero pedir mil disculpas por no haber realizado un comentario en cada maravilloso, hermoso, espectacular y sin igual capitulos; es solo q m he quedado totalmente sumergida y con una necesidad inmenza de consumir un capitulo tras de otro ….definitivamente adictivos. Gracias mil gracias por su tiempo, dedicacion y amor q entregan en esta historia y mas q nada a satisfacer nuestras necesidades de nuestro amado Sr. Grey. Espero poder deleitarme muy pronto con un capitulo mas de nuestro magnifico señor. Exitos y buenos deseos siempre kere y Monique. Su fiel seguidora. Fer.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Estas completamente disculpada Fer! Es un gusto saber que te has maravillado con cada capitulo 🙂 A mi me paso lo mismo la primera vez que leí la historia, tal como dices es bastante adictiva 🙂
      Gracias a ti por tu comentario guapa.
      Un abrazo
      Kx

      Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s