Capitulo 57

Todavía un poco confusa y con sueño, me estiro, extendiendo mis músculos hasta ese punto de placer profundo. Una sonrisa perezosa se expande en mis rasgos cuando siento la opresión en los lugares correctos que fueron trabajados fuertemente con la incursión anoche del ahora nombrada correctamente la Habitación Roja de la Felicidad. Y que dicha fue rebautizarla. Lo planeé para exorcizar algunos demonios que todavía nos perseguían, pero lo que obtuve fue mucho más.

La increíble intimidad de dejarnos llevar, de ser nosotros mismos – sin complejos y sin vergüenza – ha cementado nuestro lazo de una manera que muy poco más podría. Personalmente, estoy apreciando la seguridad emocional que viene con la fundación segura que hemos construido para la preservación de nuestra pequeña familia. Solo puede levantarnos en buena posición con las olas turbulentas que estoy segura están por venir.

Caminando por el pasillo, encuentro a mis dos chicos favoritos en frente del piano, pasando su tiempo de padre-e-hijo en un ritual al que me estoy acostumbrando felizmente. Apoyándome contra la pared, los veo, sus cabezas igual de inclinadas sobre las teclas, la misma mirada de concentración pintada en sus rostros, y la paciencia calmada de Christian con Chris. Es una de esas imágenes que tiran tan fuerte de tu corazón que quieres llorar un rio y saltar con alegría – todo al mismo tiempo.

Permanezco mirándolos, renuente de entrometerme en su tiempo de estrechar lazos mientras la satisfacción teje una fe bienvenida en nuestra longevidad a través de mis pensamientos, pero mi presencia es sentida por mis chicos, “Mami, mami, escucha esto” Chis dice, empezando inmediatamente el riff alegre que Christian le acaba de enseñar.

Sonrío, enamorada de mi hijo, pero mi mirada está enredada con la gris ardiente de mi esposo. Ambos sentimos como nuestra respiración se detiene con la explosión del sentimiento entre nosotros – intenso e inesperado. Si me preguntaban ayer si era posible que lo ame más de lo que lo amo, hubiera dicho que no, pero juzgando por este momento, justo aquí, ahora, me hubiese equivocado. Casi puedo sentir como se expande mi corazón, y por el asombro que está iluminando su rostro, el sentimiento es completamente mutuo.

Como si estuviera atraída hacia allá, mis pies me dirigen hacia ellos, la urgencia inexplicable de comprobar su presencia es de repente la cosa más importante en el mundo. Solo el alivio de su calidez, sus cuerpos vivos pueden anclar el crecimiento de emociones amenazando con abrumarme. En pocas palabras, necesito abrazar a mi familia.

Con gracia equitativa Christian ya está levantando de su asiento cuando rodeo el piano de cola, sus brazos ya abiertos para mí. Abandonando su tonada, ojos brillantes, Chris es rápido en seguirlo, de alguna manera sintiendo la intimidad. “Eso fue muy bueno amiguito” sonrío, deslizando un brazo alrededor del hombro de mi hijo mientras el otro se enrosca alrededor de la espalda de mi esposo, acercándolos.

Como si hubiese sido hecho para encajar, mi cabeza se planta en el hueco del cuello de Christian. El olor de él tan familiar, y sus formas presionadas a mi cuerpo, tan reconfortante. Él besa mi frente, apretando su agarre, y entierra su nariz en mi cabello.

Saboreo el estar tan cerca de él, sintiendo el amor fluyendo que nos une tan indeleblemente. No puedo evitar preguntarme como va a cambiar nuestra dinámica con la adición de una nueva pequeña vida.

Justo cuando mis pensamientos van a cómo va Chris a tomar la noticia, él los interrumpe con una voz apagada, “¿Podemos hacer un sándwich de Chris? ¿Por favor?” ruega, provocando una risa indulgente en su padre.

“Seguro que podemos” Christian sonríe, alzándolo, y poniéndolo entre nosotros. Todavía sonriendo él captura mi mirada sobre el hombro de Chris, me da un guiño, en señal de que debemos apretar más duro. Acercándome, lo abrazo más fuerte, riendo ante el deleite obvio de Chris. Mi mamá y yo empezamos este juego con él, aplastándolo como el relleno de dos pedazos de pan, pero Christian se convirtió rápidamente en un participante entusiasmo, siguiendo el juego con alegría.

“Dilo mami” demanda cuando no digo inmediatamente la línea cursi que lo tiene sonriendo con placer cada vez. Me río, y cuando Christian agrega una mueca burlona, me rindo, diciendo la frase que he dicho cien veces. “Eres la jalea en nuestro pan, pequeño bebe” digo, agarrando la parte posterior de su cuello y descansando mi cabeza contra la suya.

Solo un día cuando él tenga sus propios hijos, va a entender cuanto lo amamos; cuanto esas palabras burlonas – de juego para él – están cargadas con el peso de nuestros sentimientos por él. Veo a Christian besando la parte posterior de su cabeza, reiterando mis pensamientos, sus ojos cerrados contra el choque de emociones que sé están asaltando su interior.

Como era de esperarse, Chris sonríe con placer, luciendo realmente complacido antes de que se retuerza de nuestro agarre. En propio estilo de niño, ya está en la siguiente cosa, “Tengo hambre mami” dice, ojos azul bebe grandes y expectantes mientras acaricia su barriguita.

“Apuesto a que si” digo, aguantando mi risa porque puedo ver lo que viene. También le doy a mi esposo de repente preocupado un guiño. Él todavía se preocupa si no como, pero sus problemas de hambre, son por razones obvias, magnificadas – diez veces cuando se refiere a su hijo – el pensamiento de su propio hijo pasando hambre es uno que encuentra muy difícil de soportar.

Luciendo una mirada de inocencia pura, él junta sus manos detrás de su espalda, moviendo sus hombros de lado a lado, “Mami, ¿podemos por favoooor comer panqueques?” ruega con una voz cantarina, rápidamente poniendo sus ojos suplicantes en la dirección de su padre, ya consciente del hecho que tiene un aliado-con-la-comida en Christian.

“Por supuesto” Christian le dice seriamente, al instante complaciendo su manipulación, y haciéndome reír cuando me da una mirada que dice hazlo. Todavía riéndome sacudo la cabeza, dirigiéndome a la cocina para hacer mi parte. Es increíble lo rápido que los niños se aprovechan de los puntos débiles de sus padres, y lo adeptos que son al usarlos para su ventaja. Chris tiene a Christian exactamente donde lo quiere, y mi industrialista, y esposo Maestro-Del-Universo es tan ajeno a la situación que es entrañable.

Después del desayuno Christian y yo holgazaneamos en la mesa mientras Chris juega con un tren modelo que Christian armo para él en la mesa de la sala. Con pequeñas orejas fuera del camino, somos libres de pasar a una conversación adulta, y soy rápida en tomar la oportunidad. “Ha pasado casi una semana desde la publicidad de FHM, ¿Cómo ha sido el efecto?” pregunto, juguetonamente acariciando su pierna con mis pies para que quite su atención de las noticias que está viendo en su iPad.

“Hhhmmm” zumba, y levanta su mirada para encontrar la mía, luciendo una sonrisa de chico que me tiene casi derritiéndome.

Hombre, él es guapo, pienso para mí misma, siempre sorprendida de lo desconcertada que todavía soy por su belleza. Justo ahora, con su cabello despeinado, su barba negra, y esa curva sexy de su boca, me lo podría comer de desayuno una vez más.

“Muy poco, de hecho” ronronea, profundizando su sonrisa cuando captura mi muy-predecible reacción hacia él.

¡Deos! ¡Bestia arrogante!

Bestia arrogante, e imposiblemente sexy – y toda nuestra, mi diosa interna astilla con sus dos centavos de valor, recordándome innecesariamente de nuevo del atractivo delicioso de mi esposo.

“¿Y?” pregunto, agrandando mis ojos en una mueca de exasperación.

Riéndose, pasa una mano por su cabello, dándome un vistazo a su bíceps flexionado tensionándose bajo su camiseta. “El departamento de prensa está manejándolo, pero han sido más que todo requerimientos para futuras entrevistas, y como le ofrecimos la noticia grande a GQ en exclusiva, han sido negadas, pero vamos a repartir un kit de prensa después de que la revista salga publicada.”

“Eso es bueno ¿no?” cuestiono, la esperanza brillando como una moneda nueva en la niebla por mis preocupaciones de nuestra “salida”

Su sonrisa sexy se convierte en una tranquilizadora y sus ojos se suavizan, esos grises mirando fijamente pasando mi valentía y dentro de mi alma, “Si, nena, eso es bueno, genial de echo. Entre menos atención tengamos de eso, significa que a menos gente le importa lo que allí dice”

Asiento mi entendimiento, preguntándome si seremos tan afortunados cuando todo el esquema salga a choques de nuestro closet. Cuatro pasos más antes de que lo mostremos todo y esperando lo mejor. Considerando el drama que hemos pasado, ciertamente nos merecemos un descanso. Internamente suspiro. Si tan solo la vida funcionara de esa forma.

En esa nota pesada, abordo el tema de mi embarazo, “Sr. Grey, creo que debemos darle la noticia del bebe a nuestro hijo, más temprano que tarde. ¿Qué dices?”

Una mirada fugaz de angustia oscurece sus rasgos cuando sus ojos se mueven a donde está Chris jugando. “Tienes razón” en una manera que habla volúmenes de su duda, pero no entiendo el por qué. Puede que le tome algún tiempo a Chris acostumbrarse a la idea de no tenernos solo para él, especialmente compartir la atención de su recién – encontrado papi, pero en total, creo que se va a adaptar bien.

“Christian” apunto suavemente cuando permanece perdido en el pensamiento que obviamente lo está molestando. “¿Por qué la incertidumbre?” para agregar apoyo, entrelazo mis dedos con los suyos, dándole un suave apretón a su mano.

Él sostiene mi mano solo por un segundo antes de tirar de mi brazo y ponerme en su regazo. Voluntariamente voy, feliz de ofrecerme como consuelo, y agradecida que él esté preparado para compartir lo que le está molestando. Puede que sea una cosa pequeña, pero muestra las zancadas que hemos dado entre nosotros y nuestra relación. Me acuno en él, enlazando mis manos detrás de su cuello, ansiosa de ser su roca para acurrucarse.

Como si le calmara hacerlo, él pasa sus dedos a través de mi cabello, “Cuando Grace me adoptó, Elliot la paso mal ajustándose a mi presencia. Él era hijo único hasta que aparecí yo, y debido a lo que había pasado, mis padres pasaban mucho tiempo conmigo, ganando laboriosamente mi confianza. No solo le quite la atención de león de sus padres hacia él, si no que por mucho tiempo, sentí que él estaba temeroso de mi. Yo… yo no quiero lo mismo para Chris”

Su desasosiego es claro en el tono monótono inquietante de su voz, el cual me inquieta. Me siento, acunando su rostro, mirándolo con una mirada seria. “Christian, esto no es para nada lo mismo. Más bien, Chris está mejor de lo que estaba, incluso con la adición del bebe. Él ha ganado un padre en ti, y puede que encuentre al bebe aburrido al principio, pero pronto ellos se convertirán en amigos.”

Por el ceño fruncido profundamente puedo ver que no está convencido. “¿Qué tal si él se siente abandonado porque vas a estar pasando todo el tiempo con el bebe? ¿Y qué pasará si él se resiente con el bebe, y al final conmigo, por quitarle su tiempo contigo?”

“Oh, Christian” digo, mi corazón contrayéndose con el dolor de oírlo nombrar uno de sus miedos más oscuros. Ciertamente la posibilidad de perder el lazo recién- ganado de amor con su hijo es algo que lo plaga profundamente. “Seguramente habrán oportunidades donde Chris sienta algo de celos hacia el bebe. De hecho, creo que sería anormal si no los sintiera, pero esos momentos deberían ser fugaz” digo, hablando con un fervor apasionado, mi mente desesperadamente buscando aleatoriamente soluciones concretas para ayudarlo a ver más allá de los anteojos de su terror. “Podemos incluirlo, el cuidado extra que un bebe requiere no siempre tienen que alejarlo, y por supuesto, tu y yo haremos todo en nuestro poder por hacerlo sentir seguro”

Todavía con su rostro sostenido por mis palmas, busco por alguna pista de si estoy pasando a través de su inquietud. Lo veo parpadear, su mente procesando mis palabras, y con la esperanza de que las esté comprendiendo. “Yo haría lo que sea, por ustedes dos, y por el bebe” susurra, todavía agitado, “No puedo soportar el pensamiento de perder incluso un poquito del amor y confianza que ustedes dos me han dado.”

“Y no va a pasar” agrego rápidamente, negando con mi cabeza decisivamente, ansiosa de que él salga de ese camino peligroso mental, “Nosotros nunca permitiríamos que nuestros hijos compitan entre ellos por nuestro amor y atención, y ambos tenemos nuestras familias, cualquiera de ellos estará más que dispuesto a dar un paso y ayudarnos cuando lo necesitemos.”

Lentamente lo veo relajarse, la pizca de tensión dejando su rostro, “Si” murmura, cortando su mirada de la mía mientras trabaja a través de su problema, “Darles lo que ellos necesitan es una decisión que tomamos nosotros, y soy libre de tomar esa decisión.” Cuando esos ojos grises miran de vuelta hacia a mí, estos brillan con convicción, “Demonios, incluso podría cortar trabajo si lo necesito”

Estoy aliviada de verlo asentando la cabeza antes sus propios pensamientos, haciendo planes de ser un gran padre que sé ya es. “A Chris le va a encantar tener un hermano” le aseguro con mi argumento final, con la esperanza de que purgue cualquier ansiedad persistente, “y para ese entonces, estaremos en la casa nueva. Van a haber muchas cosas nuevas y emocionantes con las cuales se distraerá”

Al menos mi esposo sonríe  encuentra su paz. Sobreprotector como siempre, encuentra la siguiente cosa por la cual preocuparse – la seguridad de Chris, “Hhmm, el prado va a ser un lugar maravilloso para jugar, pero lo tendremos que vigilar. Él toma muchos riesgos”

Con una gran sonrisa, me inclino para presionar un beso en su mejilla pero él se voltea, maniobrando rápido para capturar mi boca con la suya, dándome un beso fuerte y relamido. Cuando me río, él sonríe, sus ojos de repente brillando con una chispa malvada. En el segundo que me toma para responder, él me presiona a su pecho, haciéndome inmóvil y me hace cosquillas.

Agitándome, grito con risas, “¡No! ¡Para!” aúllo, pateando mis piernas en un esfuerzo por escaparme de sus dedos tormentosos, “¡Christian!” ruego a través de mis risas, “¡Para! ¡No! ¡Por favor!”

Con su voz gruesa con humor calmadamente ronronea en mi oreja, “Sra. Grey, ¿Cómo puedes pedirme que me detenga cuando tu sabes lo mucho que me encanta oírte reír de esa forma?”

Un segundo después, Chris se une a nosotros, atraído por mis gritos, “Papi, papi, ¡hazme! ¡Hazme!” grita animado, emocionada de ser incluido. Nunca dejando pasar la oportunidad de complacer a su hijo, Christian agarra a Chris con su brazo libre, y me suelta, antes de empezar a hacerle cosquillas hacia un grito encantado.

No me toma mucho unirme a su diversión, empezando una guerra divertida de tirar de mi hijo con Christian en un esfuerzo por liberarlo de sus dedos diabólicos. Con un guiño cubierto Christian me deja ganar, y Chris y yo corremos en una pequeña vuelta de victoria alrededor de la mesa de comedor, los brazos arriba, jactándonos de nuestro “triunfo”.

Todavía riendo y con respiración fuerte, nos unimos a Christian de nuevo en la mesa. Cuando el captura mi mirada me da un pequeño asentamiento, ofreciéndome a ir adelante con la noticia del bebe. Espero a que Chris se tome su vaso de agua antes de soltar la noticia, “Chris cariño, tenemos algo que decirte” empiezo, tomando su pequeño mano en la mía.

Saltando en su silla, sus ojos se ponen grandes, “Ooh, ooh, ¿es una sodpesa?”

“Si” sonrío, “Supongo que lo es. Una por la que mami y papi están muy emocionados, y esperamos que tu también lo estés”

Su rostro cae un poco, “¿Es una cosa de gandes?”

Trago mi risa. Los niños son tan honestos. “Es algo para todos nosotros amiguito. ¿Quieres saber qué es?”

“Uh-jum” murmura, un poco menos interesado mientras su atención se ve desviada en re-arreglar las cosas en la mesa.

Suavemente levanto su barbilla, alentándolo a que me mire, “Chris, Mami va a tener un bebe, un pequeño hermano o hermana para ti”

Él jadea, sus manos ocupadas deteniéndose por un momento. “¿El bebe va a sed mi amigo?” pregunta cautelosamente, “¡Poque Ethan dice que todo lo que los bebes hacen es llodar!”

Oh si, el siempre- sabio Ethan, niño de cinco años, que parece de cincuenta y cinco, vendedor ambulante de todas las cosas sabias en la guardería de GEH. Me he opuesto a su sabiduría colorida en más de una ocasión. De nuevo tengo que suprimir la risa tirando de las esquinas de mi boca.

Pensando que Christian va a compartir mi alegría, veo hacia arriba a mi esposo, pero en su lugar lo encuentro con el ceño fruncido y preocupado.

Oh-oh, es mejor que quite ese ceño fruncido, pienso, redirigiendo mi atención de vuelta a mi hijo. Inyectando mi voz con una nota soleada, trato de sacar algo de entusiasmo de mi hijo. “Puede que haya un poco de llanto” concedo, asentando con mi cabeza, “¡Y un montón de caca!” bromeo, sacando mi lengua para hacer una cara graciosa.

Riendo, él frota su cara. “¡Iuuuuuu!”

“Peeeerooo” digo, levantando un dedo para mantener su interés, “Sí tu ayudas a mami para que el bebe crezca lo suficiente para caminar, vas a tener un amigo para toda la vida!”

Él toma una respiración larga, la sorpresa animando su rostro, “¿De por vida? Eso es mucho tiempo” me dice, todo serio.

Asiento, imitando su expresión solemne, “Es mucho tiempo, ¿y sabes qué más?”

Con los ojos redondos niega con la cabeza, lentamente indicando que no.

“No solo vas a tener un amigo para toda la vida, sino que vas a ser el hermano mayor del bebe”

Su rostro se torna de asombro, “Guao” dice, “Entonces él siempe tendrá que hacer lo que yo diga” se apunta el pecho con su dedo pulgar antes de mirar a Christian, esperando por la confirmación de afianzar este hecho.

Estoy tan orgullosa de mi esposo cuando sigue el juego, entrando en el espíritu de ello ahora que ve la potencial crisis superada. Sobriamente asienta, “Es cierto. Tu tío Elliot es mi hermano mayor y todavía me dice que hacer” para efecto él bromea con consternación, “Todo el tiempo” el borde juguetón de exasperación es solo lo suficiente para convencer a Chris.

“¡Woo-hoo!” grita, emocionado ahora, “¡Soy un hemano mayor, soy hemano mayor!” viene su canción de cacareo mientras bombea sus puños en el aire. Saltando de la silla nos da un saludo sobre el su hombro y trota de regreso a sus juguete. Y así, nuestras preocupaciones se convierten en polvo.

Por un largo minuto lo miramos fijamente, en silencio ofreciendo gracias que la primera conversación con Chris sobre el bebe fue positiva. “Hemos tenido respuesta del abogado sobre el cambio de apellido de Chris” menciona Christian tranquilamente, interrumpiendo nuestros ensueños.

Al instante mi mente está en alerta, “¿Ah?” digo bruscamente, sentándome derecha, y dirigiendo mi completa atención a mi esposo.

“El juez ha emitido una orden para que José entregue sus derechos de paternidad, y sabemos con hechos de que él ha recibido la orden y la ha firmado” explica calmadamente, pero su barítono medido que dice que en lo que respecta a este asunto, no está tranquilo.

De nuevo enlazo mis dedos con los suyos en una muestra de solidaridad. “Esos son buenas noticias. Él obviamente todavía está fuera del país, entonces, ¿Cuánto tiempo se tiene que cumplir?”

“Hemos fijado un periodo de treinta días. Después de eso vamos a ir tras él personalmente. Él no tiene base legal para permanecer aquí. Él no es el padre biológico, y tampoco nunca fue un padre para Chris después de su nacimiento, y ustedes estaban divorciados para cuando él nació. Lo que él está haciendo ahora es algo fraudulento.” Dice, la bilis de resentimiento obviamente comiéndolo.

Asiento con la cabeza, incapaz de darle voz a miles de cosas que pasan por mi mente cuando pienso en este desastre pegajoso en particular. No estoy ansiosa por ir tras ese camino, pero Christian tiene razón, y sí José es lo suficientemente tonto como para ir a una guerra que nunca va a ganar contra Christian, entonces voy a apoyar a mi esposo con todo mi corazón, “Esperemos que no lleguemos a eso.”

Cualquier conversación sobre José siempre me deja sintiéndome culpable, pero estoy determinada a no morar en ello. Tomando el consejo de Flynn, me recuerdo que no soy responsable por las decisiones que él tome ahora. Estoy agradecida cuando Christian acepta mi oferta de más café, permitiéndome la oportunidad de ordenar mis pensamientos en la privacidad relativa de la cocina.

squiggle1

El lunes mi trabajo empieza con un paso vigoroso, igualando la sesión de Pilates para embarazada que tuve esta mañana, y que probablemente tenga otros tres días de la semana, todo por ordenes de mi esposo imperioso. Julie tiene un montón de cosas para que yo haga, y Derek está dentro y fuera de mi oficina con un suministro constantes de capítulos editados para que los revise. Entre todo eso, tengo un bombardeo de e-mails de Kate, poniéndome al día de sus últimos altibajos emocionales.

De: Kate Grey

Asunto: Emociones agotadas

Fecha: 28 de Noviembre de 2016 10:20

Para: Anastasia Grey

 

¡Malditas hormonas! Estaba tan molesta con Elliot esta mañana, casi le lanzo un zapato, pero justo en este momento, acabo de recibir el ramo de rosas más hermosas de su parte – ¡el bastardo! ¡Ahora todo lo que quiero hacer es acurrucarme en su regazo y decirle lo maravilloso que es! No que importe, ¡pero me tiene llorando con los ojos aguados!

Demonios, ¡sueno como una mujer loca! Necesito hacer algo. Tal vez Grace me deje descongelar el refrigerador. No, espera no es de congelar. ¡Oh rayos! ¿Aquí vienen las lagrimas de nuevo!

Oh por cierto, he adjuntado una foto de nosotros en la fiesta de lanzamiento del sábado. Fue publicada en las páginas de sociales del Seattle Times. ¿Te parece que luzco hinchada?

Tú amiga trastornada,

Kate Grey.

Pd: por favor dime que voy a sobrevivir a esto, y que va a valer la pena al final cuando tenga en mis brazos a un pequeño bebe.

Solo Kate puede hacer que algo tan serio suene cómico. Mi corazón sufre por mi amiga y por lo que está pasando pero, no tengo idea de cómo ayudarla otra más que simplemente estar allí para ella.

Mientras pienso en mi respuesta, le doy clic al archivo adjunto, abriendo la foto. El hermano mayor Elliot Grey, haciendo un chapoteo fuera de la sombra de su hermano menor, dice la captura, junto con la lista de nuestros nombres. ¿Por qué los reporteros tienen que agregar esa pizca de malevolencia? Me pregunto, pensando en las capciones salaces que nos hemos ganado con el tiempo. Al menos es una gran foto. Kate y yo estamos en el medio con Christian y Elliot flanqueándonos. Lucimos muy glamorosos, tan alegres con nuestros rostros sonrientes. Nunca imaginarían el dolor que nos ha tocado solo con mirar esa imagen.

squiggle1

Para el miércoles mis nervios están deshilachados hasta el punto de rotura. Con tan solo a un día del 1ro de diciembre y con la publicación que se avecina del artículo de la revista GQ, me lanzo al trabajo incluso más fuerte que antes, ansiosa de escapar la espera de la caída. Incluso Christian tiene un nerviosismo que solo puede ser atribuido al peso de soportar la preocupación que recae sobre sus hombros, pero él es súper cuidadoso conmigo. Mi esposo fantástico se ha tomado la semana libre para el cuidado-amoroso y tierno de nuestra relación, teniendo un cuidado extra en mí, y asegurándose de que yo sepa que sus ojos están solo en mí.

Sin estar preparada para comer mi almuerzo sola, arrastro a Derek a mi oficina para una reunión a la hora del almuerzo, todo por la sanidad de ocupar mi mente atormentada, pero diez minutos después, Cindy entra a mi oficina. “Sra. Grey siento por interrumpir, pero el Sr. Grey pide que vaya a su oficina al instante”

Por alguna razón su entrega sombría me deja un poco incomoda. Disculpándome, dejo a Derek atrás y me dirijo al piso superior con Cindy a mi espalda, fácilmente siguiendo mis pasos rápidos. Cuando llego a la oficina de Christian, Andrea me guía con una sonrisa profesional mientras abre las puertas para mí.

De pie, mi esposo me da una sonrisa jubilosa, “Sra. Grey, adoro verte en la mitad del día” dice, viniendo desde atrás de su escritorio para envolverme en un abrazo.

“Hhhmmm, el sentimiento es mutuo Sr. Grey” respondo, abrazándolo bien antes de alejarme, “¿En donde es el fuego?” pregunto. Mirando alrededor de su oficina para tratar de descifrar que es tan importante para sacarme de mi reunión.

“No hay ningún fuego nena” dice sarcásticamente rápido, “Es la hora del almuerzo, y pensé que a ti te gustaría ayudarme a elegir los pisos para el patio”

¿Ah?

“¿Para la casa en el Sound?” presiono, a pesar de saber completamente bien que la respuesta es sí.

“Si, ven a ver” su mano se enrosca alrededor de mi brazo para llevarme a la sala de su oficina antes de tomar asiento junto a mí.

Mi preocupación de antes se desvanece, pero rápidamente es remplazada con molestia. “Christian yo estaba en una reunión” le explico, esperando que ese pensamiento feo en alza en su cabeza sobre la mía es injustificado.

“Pero es la hora del almuerzo” dice fácilmente, su no-respuesta solo haciéndome más sospechosa cuando él me entrega un montón de muestras de cuadrados, estudiosamente ignorando mis ojos entrecerrados.

¿Cómo se enteró? Me pregunto. Sí Cindy no es quien me está espiando, ¿Cómo sabe Christian cuando estoy a solas con Derek, o estoy segura, cualquier otro hombre? Por supuesto que Cindy ya tenía sus sospechas cuando me dijo que viniera, es por eso que estaba tan callada.

squiggle1

Por algún acuerdo no hablado el miércoles en la mañana nos la pasamos holgazaneando, ninguno de nosotros ansioso por dejar la burbuja segura de nuestro apartamento para enfrentar el resto del mundo. Christian ha desviado todas las comunicaciones de su oficina de prensa con un expediente completo de lo que está por venir, tan ansioso como yo de posponer lo inevitable.

Desesperadamente trato de trabajar, pero mi imaginación sigue dando con nuevos escenarios solo para atormentarme. Escenarios presentando hordas de mujeres lanzándose a Christian solo para atormentarme, algunas son recatadas al respecto, coqueteando y sonriendo, mientras otras son descaradas, literalmente queriendo comérselo. Por supuesto, todas ellas son espectacularmente hermosas y no les importa un ápice de que él esté casado.

¿Qué he hecho? Me pregunto por enésima vez. Si no estoy divorciada al final de la semana estaré loca. Gruño para mí misma, ligeramente golpeando mi cabeza contra mi escritorio por la frustración.

Cuando Christian toca en mi puerta a las 2:30pm, estoy más que lista de poner fin a la espera de entumecimiento y ya quiero salir de eso. Entre más pronto empecemos el proceso, más rápido me voy a aplastar en la silla de Flynn para empezar el largo proceso de reconstruir mi auto confianza una vez más.

Estoy infinitamente agradecida por los vidrios oscuros y a prueba de balas de la camioneta SUV cuando pasamos por la manada de reporteros que parecen haberse instalado a las afueras de Escala, y hoy están con todas las fuerzas, fácilmente doblando el número usual. Te debes preguntar por qué están ellos todavía aquí. Nunca vamos a detener el auto, nunca vamos a hablar con ellos, y día a día, todo lo que obtienen son imágenes del vehículo.

Sin perder nada de vista, y sin ningún flash de cámara iluminando nuestros rostros, nuestro brillante equipo de seguridad nos deja en la sala de conferencia principal de GEH donde la jefe del departamento de prensa de Christian y Barney nos esperan.

Después de una ronda incomoda de saludos e introducciones, Christian y yo tomamos nuestros asientos – tan listo como nunca estaremos para las noticias. Nerviosamente mis ojos pasean entre la ejecutiva de prensa, Diana Marks y Barney. Tan solo la tensión es suficiente para presentir algo, pero son sus expresiones la que me tienen preocupada. Ambos llevan la noticia presionada en sus mascaras bien cerradas.

Completamente en calma y en control Christian se dirige a los dos en una voz tranquila y medida, luciendo cada onza del hombre a cargo. “No son buenas noticias entonces” deduce él mismo. “Vamos a arreglarlo. Dime” comanda cortante, viendo a Barney primero, y enrollando las mangas de su camisa.

Veo como el pecho de Barney se expande cuando toma una respiración de escudo. Él mira hacia abajo al reporte en sus manos antes de levantar su mirada, a la de Christian, “Es mucho peor de lo que imaginamos señor. El servidor principal de GEH está completamente invadido de preguntas, y a pesar de los varios comunicados de prensa, no parecen dar tregua.”

Link para el capitulo 58

 

 

 

 

12 thoughts on “Capitulo 57

  1. ana says:

    Estuvo fantástico para mi leer esta historia es como si lo estuviera viviendolo en carne propia. Lo que me pone triste 😢 es que el capítulo sgt aun no esta traducido podrían hacerlo por favor.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Ana que bueno que Monique puede hacerte llegar sentir la historia como propia. Gracias por tu comentario guapa.
      Estoy ya trabajando en el siguiente capitulo.
      Un abrazo
      Kx

      Like

  2. veronica says:

    Feliz de poder leer esta espectacular historia. Me tiene encantada. Monique Lain eres una genia.

    Liked by 1 person

  3. Guille says:

    Como siempre un placer leer esta historia gracias keren por traducir los cap. y no dejarnos colgadas como otros fanfic que ya ni publicaron esta una historia que puedes leer y volver a leer y no te aburres y todavia lo que nos falta gracias a ti y a monique 🙂 ya leyeron el libro nuevo de grey ? Que tal esta ? Que tan cierto sera que ella no lo escribio que compro un fanfic? Ya son muchas preguntas jajjaa saludos

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Gracias Guille adorada! Feliz de que te siga gustando, y nunca las dejaria colgadas, puede que me tarde a veces en traducir los capitulos, pero la vida real se interpone en ese camino y me retraso, pero confia en mi que no las dejare colgadas y menos con una historia que me ha apasionado desde el primer momento.
      Yo lo leí, no me gustó mucho, para mi falto una pizca más de algo, me costo engancharme pero lo termine y logre q me gustara, solo que no fue amor a primera vista como con Cincuenta Sombras. La verdad creo, pienso y siento que eso de que ella no lo escribio son mentiras, Erika no le haria eso a millones de fans de la historia.
      Un abrazote…
      Kx

      Like

  4. Janitzia Berrido says:

    Otro capítulo sin desperdicios. Siempre me cautivan. Pero me quedé ansiosa por lo que Barney le dirá. Ayyy que será????Gracias como siempre a Kere y a Monique!!Un Abrazo caluroso para ambas!!!Siempre Esperando por más!!!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Janirzia! Que bueno que te sigamos encantando, jejeje o mejor dicho la historia de Monique! 🙂
      Un placer guapa..Gracias por tu comentario
      Un abrazo
      Kx

      Like

  5. anaderueda31 says:

    Estuvo genial, siempre a la expectativa en cada capitulo. Besos.

    Liked by 1 person

  6. Claudia Henao says:

    Jumm de todas formas pobre Ana, no debe ser fácil estar casada con un hombre espectacular por mas agraciada que sea una. Gracias Monique, Keremy gracias por la impecable traducción.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Gracias a ti por el apoyo Clau, lo bueno de que hayas empezado a leer la historia tarde es que has podido leer capitulo tras capitulo y eso es un plus. Un abrazo
      KX

      Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s