Capitulo 63

Christian pasa el resto del día en su estudio, y de a ratos escucho su voz resonante, apretada y molesta, aniquilando a quien quiera que esté al otro lado de la línea, quien estoy segura ha estado pegado a su oreja todo este tiempo. Él está al pie de guerra, y por una vez, no siento pena por los editores, magnates de los medios, y los paparazzi a los que él está triturando en pedazos.

Todavía es difícil para mí imaginar que alguien se resbale a la fabricación absoluta por el bien de vender un chisme. Seguramente hay suficientes celebridades salvajes allá afuera dispuestas a adornar las páginas de las obscenidades que son vendidas como verdad. Y no puedo superar lo astuto que fue este paparazzi, y lo afortunado que fue – estar allí en el lugar correcto y en el momento correcto. De nuevo me recuerda que debo hacer crecer una piel más gruesa en lo que se refiere a los medios, pero es realmente difícil de procesar que alguien te odie sin razón alguna. Solo espero que la interferencia de Christian ahora detenga a las publicaciones de agarrase de la historia.

Al menos no tengo que preocuparme de mi hijo hoy. Él está en el cielo de los niños jugando con Alannah, la hija de la secretaria de Christian, Andrea. Afortunadamente mi esposo ha tomado en cuenta mi consejo en la necesidad que tiene un niño de jugar – no solo con nosotros, sino con niños de su propia edad. Y para un niño pequeño que más que todo ha tenido amigos varones, estoy impresionada de lo dulce que él está siendo con Alannah.

Son adorables de ver, ella con su cabello rubio rizado en coletas y él con su mopa de cabello cobrizo, riendo sentados en el suelo, por un juego de mesa, que ninguno de los dos sabe cómo jugar. En la barra de la cocina, solo a un poco de distancia, tengo mis ojos sobre ellos, sin querer abrumarlos, pero quemándome por ver como ellos logran interactuar. Visiones de él jugando con su nueva hermana atraviesan mi mente con las imágenes románticas, él con el papel de hermano mayor, tierno y cariñoso hacia su hermanita, cuando soy arrancada de mi ensueño por el sonido estridente de un chillido que cada niña pequeña ha perfeccionado a los dos años.

Oh Dios.

Alannah está hecha un mar de lágrimas y Chris tiene sus brazos cruzados sobre su pecho, hinchando sus mejillas. “Él robo mi turno” protesta, apuntando a Chris cuando me acerco.

“¡No-oh!” inyecta él indignado, negando con la cabeza, “¡Era mi turno de tener dos turnos!”

Y es por esto que hemos establecido reglas predeterminadas en juegos, pienso tristemente mientras me siento entre ellos, “De hecho” digo con una voz animada, pausando para dejarlos que capten mi juego. “¡Es MI turno!” agarro el dado del tablero y lo sacudo en mis manos, exagerando el movimiento.

“¡No!” ellos gritan al unísono, encantados, ambos juguetonamente atacando mis manos para agarrar el dado. Por dentro, me río. Nada como pelear a un enemigo en común para lograr que dos lados opuestos se junten. Los dejo que luchen conmigo por un par de minutos antes de cederles el poder de tomar el dado.

“¡Yupi!” anima Alannah, con los brazos levantados por la victoria, y Chris es rápido en unirse, aplaudiendo. Cuando su alegría se desvanece, Alannah extiende su mano hacia Chris, dejando caer el dado en su mano, “Toma” dice tímidamente, “es tu turno”

Intentando lo mejor que puedo de no reírme tan abiertamente, los agarro a los dos en un abrazo de oso, simplemente porque son jodidamente adorables, me vuelvo a sentar, dándoles espacio, solo para ver a mi querido hijo imitando a su padre con una exactitud asombrosa cuando se inclina hacia adelante para rosar su nariz a lo largo de la mejilla de ella, en un gesto que es demasiado intimo para ser apropiado para unos niños.

Impactada, jadeo, dándome cuenta, por supuesto que, él ha visto a su papá hacer la misma cosa antes en mí cientos de veces, muy a menudo cuando yo sonrío tímidamente. Obviamente, con Chris, ese gesto es inocente, y Alannah se ríe dulcemente, juguetonamente alejándolo, pero no sé si reírme o estar horrorizada. ¡La única cosa segura que sé es que Christian y yo tendremos que ser más cuidadosos al intercambiar afectos con esta pequeña esponja alrededor!

squiggle1

Para mí sorpresa aturdida, Christian hace planes para que vayamos a la oficina la mañana del viernes. Mientras reúno mis cosas me pregunto si las personas me van a tratar diferente después del artículo de ayer. Por supuesto que hablamos con nuestros padres, alertándolos y poniéndolos al día con los detalles, pero no puedo evitar sentirme como si estuviera llevando un aviso de colores. Debe haber millones de personas que ahora creen que he engañado a Christian. Tan ridículo como el pensamiento es para mí, ellos no me conocen, y no estoy segura si ellos van a creer la retracción sin reservas que va a aparecer hoy. Luego está el hecho que la retracción y la demanda pendiente que lo rodea es interés periodístico en sí mismo.

Suspiro, por lo mucho que esto me está afectando. Christian, al menos, es sensible a mi disturbio de emociones por el asunto, y en verdadero apoyo de esposito, me lo ha estado demostrando con afecto y confianza, pero eso hace poco por detener mi mente incesante de correr por el único camino a sentirme azul, y estoy un poco más que disgustada con el precio de nuestra fama. Kate y Mia han sido de gran apoyo, con emails diciéndome que aguante, pero como todas las piezas de un buen consejo, es a veces mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Una salida de nosotros tres, no es nada menos que una corta expedición. El equipo completo de seguridad está con nosotros esta mañana, y el personal de seguridad de Grey House está en alerta máxima, en constante coordinación con Taylor. Como Christian no está preparado para tenernos a los tres separados y en diferentes partes del edificio, Chris viene conmigo.

Cuando llegamos a Grey House, Christian me da un beso sonoro y me hace reafirmar mi promesa de seguir el protocolo antes de irse caminando a su destino con Carl. Cindy, Taylor y Collins nos escoltan hasta mi oficina donde encuentro una pequeña mesa preparada para Chris junto a la de Cindy, justo a las afueras de la puerta de mi oficina. La consideración de Christian nunca deja de sorprenderme. Tiene creyones y lápices, libros para colorear, y una serie de cajas de Mecanno, que sé van a capturar la fértil imaginación de Chris.

Emocionado él corre hacia la mesa, ignorando todo, excepto los equipos nano que lucen interesantes y que él puede construir por sí mismo. Con manos ansiosas levanta el primero, asombrado y sonriendo al pequeño avión que muestra la caja. “Tal vez Alannah está aquí en la guardería hoy, y tal vez, sí le preguntamos a su mamá amablemente, ella la deje venir para que te ayude a construir esos” ofrezco, agachándome para admirar los juguetes con él.

Mirando hacia a mí, él asienta la cabeza, “Está bien” concuerda sin mucha convicción.

“¿Qué pasa amiguito? Pensé que te gustaba jugar con ella” sondeo, suavemente colocando su cabello a un lado.

“Si me gusta” dice a la carrera, encontrando mi mirada para medir mi reacción, “Es solo que fienso que ella también tiene un bebe en su barriguita” me dice tiernamente, parpadeando hacia mí.

Detrás de mi escucho a Cindy esconder su risa, y yo estoy fuertemente presionada para no soltarme a reír. “¿Por qué piensas eso cariño?” Pregunto, tratando lo mejor que puedo de imitar su expresión seria.

“Porque ella llora como tú, y papi dice que es porque el bebe hace que te duelan los huesos.” Cindy se suelta a carcajadas y yo coloco la mano en mi boca, resoplando mientras suprimo mis risas burbujeantes. De la boca de bebes… Hormonas – dolor de huesos! ¿Por dónde empiezas a explicarle esto a un niño?(NOTA: Es un juego de palabras en ingles hormons – sore bones, que significa dolor de huesos – traté de buscar el mejor juego de palabras para HORMONAS y después de analizarlo bien para dar sentido a la expresión de Chris lo deje tal cual se traduce)

“Uhm, no cariño. Ella simplemente estaba alterada ayer. Ella definitivamente no tiene un bebe en su barriguita. Eso es para mamis adultas” suelto, todavía tratando de mantener mi pose al hacerle cosquillas en su barriguita. Cuando él se ríe, me golpea otra dosis de esas locas hormonas. De repente estoy abrumada por mi amor hacia él, tanto que duele. Lo agarro, presionándolo hacia mí, abrazándolo fuerte. Mi garganta está apretada, ahogada con emoción mientras abrazo a mi hijo y lucho con el crecimiento de las lágrimas. Hombre, de verdad que estoy por todo el lugar. No es de extrañar que él piense que estoy en dolor físico.

En una respiración profunda trago mis lágrimas absurdas y pongo la sonrisa más luminosa que puedo lograr cuando lo alejo de mí, para mostrarle que estoy bien. Pellizco su nariz con mis dedos y lo dejo ver la sonrisa en mis ojos. “Vamos amiguito, vamos a abrir estas cajas para ti”

Veinte minutos más tarde estoy detrás de mi escritorio, atrapada en algo de trabajo, pero no avanzo mucho antes que Julie pase a saludar, “Noc, noc” ella canturrea desde mi puerta, apoyándose sobre el marco.

“Julie” sonrío, “¡Hola! Pasa adelante, toma asiento” hago un gesto hacia las sillas frente a mi mesa y después de algunas bromas caemos en la discusión de sus últimas ediciones de mi libro. No puedo creer la montaña de trabajo que he manejado lograr. Estamos en el último tramo, los capítulos finales antes que mi libro pueda imprimirse. Solo de pensar en ello hace que mi vientre se sienta confuso con nervios y emoción.

Cuando Julie se va, doy clic a mis emails y encuentro otro de Mia.

 

De: Mia Grey.

Asunto: Noche del sábado.

Fecha: 9 de diciembre 2016 10:26

Para: Anastasia Steele.

Hey hermana,

¡Mis nervios me están matando! ¡Las mariposas en mi estomago se han vuelto una manada, y ellas insisten en aletear sus alas cada vez que pienso sobre mañana en la noche! ¡Por favor dime de nuevo que Ethan va a caer sobre sus rodillas y va a rogar por mi mano para que me case con él! ¡Agh! ¿¿Te mencioné que me estoy muriendo aquí??

¿Cómo estas tu de paso? ¿Cómo lo estás llevando? No dejes que traficantes de chismes asquerosos te afecten. Pronto ellos van a pasar a otra pobre bestia. ¡No dejes que ellos te roben la alegría que ustedes comparten como familia!

Llámame, okey, cuando quieras hablar, y ¡cuando sientas la necesidad de tranquilizar la mierda en mí! ¡LOL!

¡Arrggghhhh! ¡Ahí vamos de nuevo!

Tu cuñada acelerada – Mia

 

Sonriendo para mí misma, le disparo una nota de refuerzo rápida. Estoy casi segura que nuestro plan va a funcionar, pero de cualquier forma, lo sabremos para mañana en la noche, y si no nada más, ella dejará de tener esperanza y seguirá con su vida.

Justo antes de la hora del almuerzo Derek pasa a saludar, ubicándose en su esquina favorita de mi escritorio y acomodándose para una charla. Estuve aliviada de no ver ningún cambio en la actitud de Julie hacia mí, y espero que sea lo mismo con Derek. Como siempre, él me pone al día con su desastrosa vida amorosa, pero cuando empieza a hablar de lo complicadas que pueden ser las relaciones, siento el cosquilleo familiar de melancolía alrededor de mí cuando pienso en lo enredadas que están nuestras vidas. Las amenazas, las inseguridades, ser el centro de atención que hace daño, todas las cosas que van mal con el amor que altera mentes y que compartimos Christian y yo.

Derek, sorpresivamente astuto, se da cuenta de mi cambio a tristeza de mis emociones. Inclina su cabeza y frunce su ceño. “Ana, ¿dije algo malo?”

“No” digo, demasiado rápido, poniéndome al descubierto, “No” repito, esta vez con un poco más de convicción. Le doy una sonrisa torcida. “Supongo que puedo ser empática, eso es todo”

Con ojos inteligentes me mira por un momento antes de inclinarse más cerca, colocando su mano sobre la mía. “Es el articulo ¿verdad?”

Él no tiene que explicar, sé exactamente al cual se está refiriendo él, y ha dado en el clavo. Realmente me ha afectado. Asentando, miro hacia otro lado, sin confiar en mis hormonas para que mantengan mis emociones que arrasan al margen. Con una sonrisa pálida deslizo mi mano de debajo de la suya y uno mis manos, manteniéndolas en mi regazo y girando mi anillo de bodas una y otra vez. “Si” admito, “Simplemente odio la imagen que pinta de mí, y que todo el mundo la vea, todos juzgando…” demasiado consternada para elaborar, mi voz se desvanece. Estoy segura que él entiende.

“Si” dice tranquilamente, asentando “Eso apesta”

Curiosamente, su comentario me parece gracioso, y de la nada me encuentro luchando una explosión de risa. Cuando él empieza a reírse conmigo, solo puedo reírme más duro, una risa buena, catártica que también tiene a mis lágrimas cayendo, pero está vez, son lágrimas de alegría, lagrimas de liberación.

Un minuto más tarde todavía estamos riendo y resoplando, sacudiendo nuestras cabezas cuando Christian entra por la puerta, traje de chaqueta abotonado, él inmaculado en su aura de poder. Está claro que su presencia llena la habitación, en la manera que se contiene, esa posición dominante que manda sin decir una palabra.

“Derek” dice con tono áspero, asentando antes de voltearse hacia mí con el quemar de su mirada. “Anastasia” Mi nombre rueda de su lengua cuando lo pronuncia lentamente, cuidadosamente, en una manera que está envuelto con significado. Corta directo la luz de la atmosfera, remplazándolo con algo más al mismo tiempo. Algo pesado, tanto siniestro como extrañamente erótico, y mi cuerpo, siempre esclavo de él, no puede evitar responder mientras me retuerzo en mi silla, atrapada en el resplandor de su mirada.

Derek intercambia un saludo de manos con Christian, trastabilla algunas palabras, luego se va, pero apenas lo noto, y mi esposo nunca quita sus ojos de mí. Mi mundo se encoge, de repente, solo el tamaño de la distancia entre nosotros.

Oh mierda.

En un movimiento deliberado y medido, Christian cierra la puerta de mi oficina – lentamente, sensualmente, todavía mirándome con esos ojos grises oscureciéndose. El sonido de un clic, cerrando con seguro la puerta, es fuerte, indicando el inicio de que – no lo sé.

Involuntariamente me estremezco. Mi mente corre, con las posibilidades, y la incertidumbre con un latido de tambor a través de mi corazón. Sin lugar a dudas sé que estoy en problemas. Solo me puedo imaginar cómo esta pequeña escena intima y relajada con Derek debió lucir para mi esposo celoso. Cuando mi expresión se transforma a una de contrición y veo la llamarada correspondiente de victoria en sus ojos, se me ocurre que – de nuevo – él apareció justo cuando Derek estaba en mi oficina.

Sospechaba que la vigilancia que él tiene sobre mí aquí en Grey House puede ser bien mucho más cerca de lo que quisiera, pero ahora estoy segura que él me está espiando. “Tú me tienes bajo vigilancia con cámaras” No es una pregunta, es una declaración, entregada en una voz extrañamente calmada mientras espero que mis hormonas alcancen la ira que se está cocinando en mi mente.

“Tú lo eres todo para mí. Podría provocar incendios con lo que siento por ti. ¿REALMENTE estás sorprendida, Anastasia?” no solo escucho el tono de su voz, sino que también lo SIENTO – ronco, áspero, y caliente con el millón de cosas que siente por mí.

¡Bingo! Grita mi subconsciente acusativamente, poniendo sus manos empuñadas en sus caderas y lanzando dardos, pero mi diosa interna se derrite, ofreciéndole a él una sonrisa tonta, aleteando sus pestañas mientras ronronea su nombre con reverencia.

Lo mismo le está pasando a mi cuerpo en conflicto. Mi mente racional me está diciendo que esté furiosa, que plante mi pie, y que golpee mis puños contra su pecho con la indignación de ser observada de esa forma, pero mi corazón solo escucha la convicción indeleble de su amor.

¡Joder! No, no estoy sorprendida. Muy en el fondo, lo sabía. Pero no puedo admitir eso, y si lo hago, ¿voy a consentir un futuro comportamiento como este porque lo deje escapar? ¡Demonios!

Viéndolo, me pongo de pie inmóvil, en guerra conmigo misma, “Christian, tú no puedes…”

“Si puedo, y lo haré” ralla, interrumpiéndome, su mandíbula apretada y sus hombros tan rígidos como su argumento. “Tu perteneces a mí, Anastasia, pero más importante, Yo. Pertenezco. A. Ti. Mi destino está atado a ti. ¿Puedes entender eso nena?” mientras dice esas palabras cubiertas con su voz suave de caramelo, él camina hacia mí, lo suficientemente cerca para hacerme mirarlo, y siento el calor de su cuerpo. Él patina la parte posterior de sus nudillos a lo largo de mi mejilla. “Tu felicidad, tu supervivencia, tu vida. Tu afectas mi mundo; mantenerte a salvo es un asunto de auto preservación.”

¡Oh mierda! ¿Cómo discuto con eso? ¿Cómo no me derrito? ¿Cómo le digo a mi corazón que no se hinche con la inundación de amor que siento por este hombre y todas sus sombras?

Tiernamente agarra mi barbilla, deslizando su dedo pulgar detrás de mi oreja, y acercando mi boca a centímetros de la suya, “Dime Anastasia, ¿A quién perteneces?”

Todavía estoy molesta, pero también estoy profundamente, y delirantemente enamorada, y cuando agregas a mi cuerpo traicionero, un adicto a este hombre, solo puedo llegar a una respuesta. “A ti” susurro pasando mi garganta completamente seca.

“Eso es correcto” ronronea en una voz baja, lenta. “Y ¿A quién tienes agarrado por las bolas nena? ¿A quién tienes atrapado en mente, cuerpo y alma?” Suavemente pasea su mano por mi mentón, y luego hacia mi cuello. Sus dedos largos y cálidos agarran mi garganta, sobre mi collar, las puntas ligeramente descansando en mi pulso que salta salvajemente. Es un agarre insanamente posesivo, y emparejado con su mirada a media asta, sé que estoy mirando a la cara de hombre que está a punto de devorarme.

Otro escalofrío se mueve a través de mí, levantando los vellos de mi piel justo cuando siento como mi sexo se aprieta, de repente necesitado y – oh –  tan mojado. “A ti” respondo incluso más suave que antes, tragando y parpadeando mientras espero porque empiece la tormenta alrededor de nosotros, la anticipación picando a través de mi en un eco de nunca acabar.

“Hhhmmm” zumba, rozando mis labios con los suyos y haciéndome saltar. “Correcto de nuevo, Sra. Grey, pero te lo voy a recordar de todos modos” Con sus pulgares rasga el pico duro de mi pezón que se asoma a través de la tela de mi vestido, uno de mis favoritos de momento porque esconde la pequeña pancita que me ha salido muy pronto.

Jadeo, tragando una respiración mientras mis nervios por ser poseída en mi oficina colisionan con el deseo irresistible que fluye por mis venas gruesas, solo aumenta la sensación deliciosa. Sé que mi miedo es irracional. La puerta está cerrada con seguro, la ventana desde el suelo al techo está hecha de vidrio de una solo vía, y confío en que Christian no va a llevar esto demasiado lejos, pero aun así, me siento al borde, pero cuando mi esposo lame dentro de mi boca, tomando su tiempo para mimar mi lengua hacia un baile exquisito, la ansiedad da paso al fuerte golpe de la necesidad.

De nuevo el zumba cuando me siente aceptando su intrusión en mi boca, y profundiza el beso, robando cada una de mis inhibiciones. Una mano agarra mi seno y la otra se patina alrededor de mi cadera antes de caer en mi trasero, empujando mi pelvis hacia la suya.

Con un movimiento experto de sus caderas me deja sentir el nivel de su necesidad, ya como una piedra mientras presiona su erección contra mi vientre. Nos camina hacia atrás, mientras trabaja en el lazo de mi vestido a un lado. Fácilmente el vestido cae, dejándome en lo más fino que Agent Provocateur tiene que ofrecer, justo cuando mi espalda golpea el vidrio de la ventana.

Como una pantera resbaladiza Christian cae sobre sus rodillas en frente de mí, dejando su rostro al nivel de mi sexo ruborizado con lujuria. Mirándome hacia arriba abre su boca, mostrando sus dientes antes de raspar suavemente sobre mi montículo en una demostración de posesión primitiva. “Tan hermosa, y toda mía” gruñe antes de arrastrar mis pantis por mis piernas.

Oh mi Dios

Cuando salgo fuera de ellas, él las lanza a un lado y agarra mis caderas, presionándome a su cara. Lo oigo olerme, tomando una larga respiración mientras desliza un dedo a lo largo de mi hendidura, probando su bienvenida, y hundiendo un dedo en mi hueco cremoso, “Siempre tan lista, Sra. Grey” me dice en una voz gruesa, haciéndome anhelar la lamida de su lengua en mí raja.

Enderezándose, me da la cara una vez más. Su mirada es voraz, pegada a mis labios como si él no pudiera esperar para probarme. Él embarra mi excitación a lo largo de mis labios, inclina su cabeza hacia un lado y me besa poderosamente, dejándome probar mi propio deseo, y literalmente follando mi boca con su lengua.

Gimo bajo y ronco alrededor de su lengua saqueadora, salvajemente excitada. Mis brazos vuelan alto para tocarlo, pero él me detiene, agarrando mis muñecas y fijándolas por encima de mi cabeza. “Este es mi show Sra. Grey” murmura, rompiendo el sello de nuestras bocas. Con su mano libre le da un tirón a mi sujetador, revelando mis pezones fruncidos. Como un animal hambriento mira las puntas oscuras. “Eres tan jodidamente sexy” cascarea, inundándome con urgencia.

“Por favor” maúllo, retorciéndome en su agarre. Sus ojos quemando los míos, manteniéndome captiva justo cuando sus manos se posan alrededor de mis muñecas.

Él sostiene una sonrisa maliciosa, mirándome por debajo de sus parpados pesados mientras compartimos las respiraciones entrecortadas entre nosotros. “Dime que me deseas” presiona, mordiendo su labio.

No dudo, “Te deseo, te quiero, solo a ti”

Afortunadamente la confirmación es todo lo que necesita. Me hace girar y me presiona contra el vidrio. Mis senos están aplastados contra la ventana, y a pesar que sé que estamos en privado, llevar esto a cabo me hace sentir muy, pero muy traviesa y picara.

Un segundo más tarde, lo siento liberar su erección, caliente y pesada contra mi trasero. Con un agarre firme en mi cadera empuja mi trasero hacia él. Él no pierde tiempo posicionando su cabeza en mi entrada, luego me llena con un deslizamiento rápido y seguro, dándome cada centímetro de él.

Grito mientras el placer flecha a través de mí, haciendo un sismo en mi sexo. Mis manos todavía están sobre mi cabeza, clavadas en la pared de vidrio, mientras mi mejilla con mi cabeza se voltean hacia un lado. Christian me embiste, desde ya persiguiendo un orgasmo, rápido y duro. Impacientemente pone mi cabello hacia un lado en mi hombro, exponiendo mi cuello. Siento su boca caliente detrás de mi oreja mientras agarra mi carne en su boca, chupando mi piel para dejarme una marca – sin duda en un esfuerzo para reforzar su posesión.

“Te sientes tan jodidamente bien nena, tan apretada” susurra en mi oído, mordisqueando mi lóbulo.

De nuevo gimo, entrecortadamente, mientras siento las ondas de mi orgasmo montándose. El ángulo de su penetración me está frotando como es, donde es, haciendo que mis paredes internas se contraigan alrededor de su pene endurecido mientras me penetra. Su mano patina alrededor de mi cuerpo y encuentra mi sexo. Con las puntas de sus dedos acaricia mi clítoris, con la presión perfecta, acelerando la rigidez de mis piernas.

“¡Oh! ¡Oh!” rechino, luchando por tomar una respiración completa mientras el éxtasis empieza a temblar a través de mi como un tren de carga.

Lo siento hincharse dentro de mí, pulsando mientras deja su propia liberación y semilla en mí. “¡Córrete para mi Anastasia!” ordena a través de su mandíbula apretada, y es todo lo que necesito para estallar en un millón de pedazos, viendo las estrellas, mientras su placer me llena. Gemimos juntos, ambos atrapados, glorificándonos en la sensación hermosa de dicha erótica.

Él se hunde contra mí, soportando mis piernas de gelatina. Siento su aliento caliente contra mi mejilla mientras tomamos respiraciones preciosas de aire a nuestros pulmones. “Me encanta recordarte a quien perteneces” murmura con una sonrisa que puedo oír en su voz.

“Hhhmmm y a mí me gusta que me lo recuerden” ronroneo en respuesta, moviendo mi trasero contra su erección.

La palmada de su mano en mi trasero me hace gritar y saltar. “Más de esto, más tarde” dice en un tono provocador, aliviando la picadura leve con su mano.

Él se toma un momento para frotar mis brazos antes de dejarlos caer a mis lados. La sonrisa que lleva cuando finalmente me doy vuelta es una de satisfacción suprema. “Luces realmente follada Sra. Grey”

Solo me puedo reír. Sí, estoy segura que hay poca duda sobre su posesión completa alrededor de la oficina ahora.

Gracias por leer. Por favor no se olviden de comentar el capítulo.

Link para el capitulo 64

 

 

9 thoughts on “Capitulo 63

  1. Verónica says:

    EXELENTE! !!!!! Es el mejor calificativo para este capítulo. Siiiii sexo en la oficina, alucinante jajaja
    Estoy pensando seriamente en levantar firmas para que, en vez de que hagan la película del 3er libro de la saga, se está tu versión Monique la que sea llevada a la gran pantalla xq sencillamente tiene todo: pasión, lujuria, amor en todos sus aspectos ( paternal, de pareja, de ex marido enfermo etc, etc…..) acción, drama, comedia, tanto nos hace reír como llorar y además anhelar un hombre tan carnal y apasionado como este .
    Espero no ser muy pesada en mis extensos comentarios, peto, es lo que siento.
    Y un gran beso para Kere que gracias a su traducción podemos disfrutar al pie de la letra todo lo que Monique escribe!!!!! Besos a todas desde mi querido Montevideo, Uruguay!

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Apoyo tu mocion Vero! Sere la presidenta para esa recoleccion de firmas jejeje… Tienes razon en todo lo que dices. Y jamas te preocupes por lo extenso de tu comentario, es un placer poder leer lo que opinan y piensan de todo lo que Monique ha escrito. Gracias a ti guapisima por tu comentario y tu apoyo. Un abrazote hasta Montevideo.
      Kx

      Like

  2. Fanny Rebellon. says:

    Ufff Que caloron, que capitulo dios, Cristian siempre se esmera a la hora de hacer el amor, y el ser tan dominante es lo que lo hace tan atractivo, cada día me asombro de la fuente inagotable que da grey a las escritoras y como se esmeran, son barbaras. En cuanto a los paparazzi ella se resbala y alguien la ayuda y ya dicen que esta siendo infiel? y ella no anda como con 3 guardaespaldas? y no estaba en un lugar publico? carajo una demanda es lo que le sale a la que puso ese articulo, aparte que ya se le nota la barriguita, y ¿quien con cuatro dedos de frente puede pensar que una mujer le va a ser infiel a Cristian, que se supone que es la belleza echa hombre, millonario y de ñapa Folla de maravilla, estaría loca o enferma jejejeje, definitivamente los paparazzi son detestables.Gracias Monique muy buen capitulo como siempre. Y Kereny un besote desde la tierra del sol amada, mil gracias amiga.-

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Fanny! Si esa prensa de chismes en todos lados solo se encarga de dañar a las personas. En general eso sucede con los chismes :s Yo jamas pensaria en ponerle el cuerno a Christian jejeje… Gracias a ti como siempre por tu apoyo, el comentario y todo amiga,
      Un abrazo hasta Maracaibo!
      Kx

      Like

  3. Guille says:

    Guuuaaaa !!!!!!!! Como siempre un excelente capitulo me encanta esta parejita tan romántica y apasionado mil gracias keren un fuerte abrazo besos 😍☺

    Liked by 1 person

  4. Me encantan todos los capítulos pero estos definitivamente son mis favoritos. Buen trabajo, espero ansiosa el próximo. Besos❤

    Liked by 1 person

  5. Ana de Rueda says:

    Dios fue espectacular el capítulo y como siempre ellos le ponen esa nota de pasión y romance que los caracteriza 🙂 Gracias y un abrazo.

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s