Capitulo 69

Punto de vista de Ana:

José activa la función de altavoz, luego deja el celular sobre la mesa. Cruza los brazos sobre su pecho, evidentemente supremo en su plan. Mientras observo su rostro, que es una máscara de hierro fuerte con determinación, el tiempo se detiene por un momento. La calma antes de la tormenta, asumo. Sostengo mi respiración. Aprieto mis brazos alrededor de mi hijo. Nunca he deseado por algo así. Mantener mi familia a salvo es algo tangible, vivo dentro de mí. Y mientras sostengo a Chris en mis brazos, a salvo por ahora, mi esposo es imposible de controlar o dirigir.

¿Qué pasará cuando José se dé cuenta que Christian va a ceder a lo que sea, incluyendo su vida, sin pestañear mucho, todo para mantenernos a salvo? ¿Qué pasará entonces? No hay manera que yo lo vea simplemente acordando y alejándose, admitiendo que él estaba equivocado. Su odio y creencias están tan profundamente arraigados; aquí no hay un final que no vaya a terminar en un show sangriento si Christian se las arregla para encontrarnos. Solo puedo rezar para que Taylor recuerde la promesa que me hizo, porque dejado a su suerte, mi esposo no verá razón, no va a pensar en sus acciones cuando se trate de estar frente a frente al hombre que nos tormenta desde hace tanto tiempo.

Los segundos pasan, tortuosamente lentos. Ellos están en contraste agudo con el ritmo frenético de mi corazón. La voz clara de Christian me hace saltar cuando corta la atmosfera tensa que se está gestando aquí en el barco. La boca de José se convierte en una mueca fea y sé, solo lo sé, que el juego mortal ha comenzado.

“Grey” José dice como si estuviera saludando a un viejo amigo perdido, para nada congruente con la manera cortada con la que Christian contestó el teléfono. “Me alegro que hayas podido tomar mi llamada. Sé lo ocupado que estás.”

Muerdo, flexionando los músculos de mi mandíbula, hirviendo por su tono sarcástico. Se está burlando de Christian, lo está provocando, sin duda para incitar el temperamento de mi esposo.

La respuesta al grano de Christian no es una sorpresa. “¡Jodete! ¿En dónde está mi familia?”

“Ahora, tranquilo. Juega bien. Tú no quieres que ellos salgan lastimados” José amenaza, luciendo engreído en este momento.

Incluso a través de la línea puedo escuchar como Christian jadea. “Tú eres tan bueno como la muerte Rodríguez, pero si lastimas tan solo un cabello de sus cabezas…” las implicaciones son claras cuando deja que la oración quede guindando, pausando para dejar que José absorba la furia entera que escucho en su advertencia.

“¡No te atrevas a amenazarme! Yo no soy una chica débil que puedes hacer que se arrodille ante ti con el chasquido de tu látigo. Maldito bastardo. ¡Tú eres el que no deberías estar alrededor de ellas!” José apunta al aire, haciendo un gesto de su punto a pesar del hecho de que no puede ser visto por el hombre que está intentando poner nervioso.

Gruño, mi estómago apretándose con miedo. Él está presionando cada uno de los botones de mi esposo. La combinación del auto desprecio de Christian y su amor por nosotros es una fuerza potente y volátil que puede aplastar todo al paso de su poderosa estela. José no tiene idea de lo que está desatando, y aunque me encantaría ver a mi hombre aplastarlo, no estoy preparada para lo que siga. Ahora estoy esperando que Christian tenga la cabeza lo suficientemente estable para ver las provocaciones de José por lo que son y no volar a la rabia violenta que está conversación está destinada a provocar.

“Entonces ¿Por qué no resolvemos esto de hombre a hombre? ¿Por qué te estás escondiendo detrás de ellos? Tú me quieres a mí, me tienes. Deja ir a Ana y Chris.” Christian suena sorpresivamente razonable, claramente jugando el mismo juego de José.

“Una oferta atractiva” José murmura, fingiendo su interés por un momento, “pero hay algo más que deseo con más ansias. Tengo algo que probarle a tu hermosa esposa aquí. Quiero que ella vea el hombre que realmente eres.”

“Nómbralo” ladra Christian, sin molestarse con las preliminares o con negociar.

José se ríe. Es un sonido sin alegría, hueco, con falta de convicción. Él piensa que Christian se va a resistir ante cualquier demanda que él haga. Su sonrisa lunática se queda en su lugar cuando dice sus términos. “Quiero todo. Cada centavo, hasta lo último que puedas juntar en las próximas cuarenta y ocho horas, transfiérelo a mi cuenta. Y para tu información, al igual que esta llamada, no podrás ser capaz de rastrearlo.”

¿Qué? ¿Él quiere dinero? Si esto no fuera tan jodidamente grave sería para reírse. Él cree que Christian valora su riqueza más de lo que nos valora a nosotros. ¡Oh mierda! Él está más loco de lo que pensé. Luego, con un nuevo nudo en mi vientre tenso, la segunda mitad de su oración me golpea. José debe tener algún dispositivo en su celular para perturbar la señal. He visto muchos programas al estilo CSI para saber que puedes rápida y fácilmente triangular una llamada determinada para tener la ubicación de quien llama, y no tengo ninguna duda que Barney está trabajando en rastrear esta mientras hablamos.

Con una punzada, más esperanza sangra de mi corazón. Mis manos están húmedas con miedo constante, el miedo agobiante que está tan cerca de abrumarme. Un segundo después el silencio extendido me trae al ahora, cuando me doy cuenta que Christian se está tardando demasiado en responder. Apostaría lo que fuera a que él está esperando por la segunda parte de sus demandas, también no está convencido que el dinero es lo único en la lista de José.

Es con más preocupación de la que concedo – por supuesto – mi hombre intuitivo está en lo correcto. José está pidiendo el dinero para probar un punto. Él no tiene intención de dejarnos ir, pero está usándonos como carnada para obtener lo que quiere. Una sensación de desesperanza se cierne en mi mente, son sombras creciendo sobre mí como dedos fríos. De nuevo tengo que esforzarme por permanecer en forma, activa. Lo único que podría hacer está situación peor es perder una oportunidad para escapar.

“Te daré lo que quieras, pero quiero una prueba de vida. Déjame hablar con mi esposa” La voz de Christian corta a través de mi terror creciente, enviando una nueva ola de adrenalina que carga todo mi sistema.

¡SI! Animo silenciosamente en mi mente. En silencio todo mi ser ruega porque mi captor me deje tener solo un momento con mi esposo precioso mientras trato de no insistir en la idea que podría ser la última.

“Tienes treinta segundos. Haz que valgan la pena Grey. Una vez que ella vea la verdad sobre ti, no creo que ella quiera volver a hablar jamás contigo.”

José agarra el teléfono y lo pone contra su pecho, impidiendo que sus palabras las oiga Christian. “No me jodas Ana. Di lo que tengas que decir. Yo sostendré el teléfono. Cualquier mierda de tu parte y sabes que va a pasar” su mirada va hacia Chris, haciendo muy claro su punto.

Asiento con la cabeza, mostrando mi entendimiento incluso cuando el odio abrasa mis venas. La cabeza de mi pequeño todavía está descansando sobre mi hombro. Volteo mi cabeza lejos de mi hijo en un esfuerzo por mantener el ruido bajo y José empuja el teléfono delante de mi cara. “Christian estamos bien. Por favor no hagas nada precipitado”

“Nena. Gracias, joder. Te amo. Lo siento. Joder lo siento mucho. ¡Mantente a salvo, no intentes nada!” escucho mil cosas en su voz rota: amor, desesperación, arrepentimiento. Cada una revolviendo mis entrañas, haciéndome doler por nosotros, por lo que pudo ser, por lo que puede que todavía sea, por el amor infinito entre nosotros.

De repente estoy anonadada por el torrente de mis emociones sin fondo, el sentimiento haciendo una bola pesada que se alberga en mi pecho. Mis lágrimas caen, haciéndome ver un mundo a través de una película brillante. No puede terminar de esta forma. No dejare que termine así. Incluso con nuestro secuestrador escuchándonos, debe haber alguna forma de decirle a él donde estamos. ¡Piensa Ana! ¡Demonios!

Tomo una respiración, esperando mantener la oscilación de mi anuncio. “Christian, te amo. ¿Me oyes? Más que cualquier cosa. Esto no es tu culpa. Gracias por recibirnos, por amarme, por amar a nuestro hijo. Dile a Grace que la amo y…”

“¡Es suficiente!” dice José, alejando el teléfono y mirándome. Lanza el teléfono de nuevo sobre la mesa, dejándolo ir rápidamente como si el dispositivo lo quemara. “Tienes lo que querías” le dice a Christian y sus ojos continúan taladrándome. Puedo notar que no le gusto nuestro intercambio. Escuchar de primera mano la sinceridad en la declaración de amor de Christian, además del hecho que cedió ante el ultimátum tan fácilmente no es algo que creo que José esperaba.

En el otro lado de la línea escucho a Christian haciendo un sonido ahogado, un gruñido amenazador – animal, crudo, furioso. Es extrañamente reconfortante, incluso bajo estas circunstancias horrorosas. Aunque sé que él está furioso como la mierda, hay una parte de mí que responde al instinto primal en él por protegernos. Es una de las muchas razones del porque lo amo como lo amo.

El barítono de Christian explota en un susurro ronco que de ninguna manera hace creer el extremo peligroso de su declaración. “Te voy a conseguir lo que quieres, pero prepárate, hijo de puta. Voy por ti. Tu no jodes con mi familia y te sales con la tuya”

“Ya lo veremos” dice José “Estaré en contacto. Cuarenta y ocho horas Grey. No me hagas esperar.” Corta la llamada antes que Christian pueda responder. Me da la espalda y clava un puño agravado contra la pared de la cabina. A pesar que lo veía venir, me hace saltar en mi asiento. Lo escucho murmurar una serie de improperios. Sus movimientos son muy agudos, apretados con la rabia que alimenta su locura.

En mis brazos mi hijo se estira. Coloco mis labios sobre su oreja y lo tranquilizo suavemente con sonidos de tranquilidad. “Ssshhh” susurro, agradeciendo que él se pierda todo esta debacle y con ganas que se duerma por el mayor tiempo posible. Cualquier parte de esto que pueda evitarle va a ser una ganancia en mi libro. Cuando Chris se tranquiliza de nuevo tomo mi primera respiración en lo que se siente como siglos.

“Christian nos ama, José. No es tarde. Vete por favor. Esto solo puede terminar mal” Yo sé que no se puede razonar con dementes, pero estaría loca si no intento algo, incluso si es un tiro largo. Tal vez mis palabras, calientes a las que acaba de decir Christian, serán suficiente para hacer ver a José la familia que él está intentando destruir.

Lentamente se da la vuelta, dándome la cara una vez más. “¡Cállate!” dice entre dientes. “Él. No. Te. Ama.”

Internamente libro una batalla con las palabras que escalan a la punta de mi lengua. Considerando el estado en el que él está, ¿presiono o me retiro, salvándolo del problema obvio que él tendrá cuando todo esto acabe? Con una oleada de coraje digo mi parte. “Y yo nunca te voy a amar. Especialmente después de todo esto.”

squiggle1

Christian y Taylor:

Christian se dobla, apoyando sus manos sobre sus rodillas. Su cabeza está negando, su corazón está latiendo a un ritmo frenético, y su respiración viene en ráfagas cortas y poco profundas. La rabia lo consume, golpeando sus venas como si su sangre estuviera hecha de ella. Un monstruo ruge en su cabeza, ebrio de ira y la gran necesidad de venganza. Sus músculos tiemblan en disposición a defender a sus seres queridos pero no hay nada que pueda quebrar su furia, su enemigo sin escrúpulos, un cobarde detrás de su preciosa familia.

En una respiración entrecortada se endereza, apretando los puños, “¡Jodeerr!” grita, dejando salir la frustración en un lamento inquietante.

Taylor, así como también cada oficial en la habitación sienten su irritación, el pulso palpable de su ira. Respetuosamente, temerosamente, todos se mantienen en silencio, dándole el espacio que necesita para recuperar su compostura dispersa. Cuando lo hace, hay una voluntad fresca en su mirada, subrayada por la determinación que estaba olvidada en el infierno de su pasado.

“Reprodúcelo de nuevo” ordena Grey con dureza al técnico operador del programa de grabación.

Un respiro de alivio estremece a Taylor. No por primera vez él está impresionado por la increíble voluntad de acero de su jefe. Christian, está en modo completo para solucionar problemas, es algo digno de contemplar, y será un activo para ellos hasta encontrar la localización del secuestrador. Pero él sabe que ninguna cantidad de sentido o razón va a detener al hombre de matar a José con sus propias manos si le dan media oportunidad. Sí ellos lo encuentran – no, tacha eso – cuando ellos lo encuentren, Taylor va a tener que jugar muy estratégicamente para mantener a su jefe de ser acusado por homicidio, especialmente teniendo en cuenta esta sala llena de policías que pueden confirmar cada una de las amenazas que Christian ha lanzado al cabrón de Rodríguez.

En silencio ellos escuchan la llamada una y otra vez, dejando que el técnico aísle los sonidos de fondo que pudieran apuntar a los lugares de donde están el trio de desaparecidos. “¡Allí!” Exclama Taylor en la tercera reproducción. “Ese ruido chocante. Viene en intervalos regulares, casi rítmicamente, a lo largo de toda la llamada.”

Un silencio cae en la habitación mientras ellos se juntan más cerca, escuchando detenidamente al golpe silenciado que ocurre cada cinco segundos. Christian mira a Jason, su ceño se frunce en concentración. “¡Mierda! Es familiar, pero no puedo ubicarlo,” dice, molesto consigo mismo.

“Tome un descanso señor, luego vuelva a ello. Va a llegar a usted cuando no se esté presionando. Nosotros seguiremos escuchando.”

Con un asentamiento brusco Christian se aleja y saca su teléfono del bolsillo. Sí él va a poner a José su pastillo en tiempo, es mejor que empiece a hacer los arreglos. “Voy a llamar al banco” Por un momento él se desplaza por la pantalla y luego lo piensa mejor. En su lugar va hacia su mano derecha de nuevo. Líneas fruncidas se ven en su frente. “Todavía no puedo creer que él esté detrás del dinero. Simplemente no tiene sentido Taylor”

Los interiores de Jason se revuelven. Él no puede mentirle a su jefe, especialmente cuando el hombre lo está mirando fijamente a la cara, pero esta es una conversación que él estaba esperando evadir. Su jefe y amigo tiene más que suficiente en su plato de momento, y agregar sus sospechas sobre la intención absoluta de José no va ayudar a los asuntos – en lo absoluto. Pero no se puede esconder la verdad. Grey es demasiado astuto, dejándole a Taylor muy poco espacio para suavizar el golpe que está a punto de lanzar.

“Estoy de acuerdo señor. No creo que él haya jugado todas sus cartas todavía y en vista de lo que dijo durante su última llamada, además de los hechos que nosotros sabemos hasta ahora, mi instinto me dice que el dinero no importa. A él le va muy bien en lo suyo, su contrato más reciente está valorado en millones solo en regalías. Y si el dinero no es realmente lo que quiere, entonces la única deducción lógica es que Ana y Chris son detrás de lo que él está”

El rostro de Christian palidece justo cuando sus ojos se vuelven de un gris salvaje, la tormenta creciendo detrás de ellos. “Estás diciendo que él quiere quedarse con ellos” dice, cortando el cuento brutal.

Taylor nunca ha pensado de sí mismo como una persona sentimental pero justo aquí, en este momento, su confirmación le duele casi tanto como él sabe que le duele a su jefe, “Si señor”

Esta vez Christian no permite que la pared sosteniendo la inundación de su ira se rompa. Más bien, él aprovecha la emoción, dejándola conducir su determinación para destruir a José. “Sobre mi cadáver” dice tranquilamente “Voy a movilizar los fondos, solo por si acaso, pero quiero encontrarlo Jason” Sus ojos brillan como rayos cuando gruñe, “Mi familia es solo eso. Mia”

Con un asentamiento y un entendimiento claro, Taylor regresa a analizar la grabación mientras Christian canaliza su energía incansable en llamar al gerente de su banco. Unos pocos comandos agitados y diez minutos después Grey ordena que todos sus fondos disponibles sean liquidados y dirigidos a una cuenta única, lista para transferir al momento que lo notifique.

Cuando Christian se vuelve unir a Taylor en los monitores, él está vibrando con tensión. Por lo que se siente como la vez cincuenta, la voz de Ana, clara pero temblorosa, suena a través de la habitación, pidiéndole a Christian que le diga a Grace que ellos la aman.

“¿Quién es Grace?” el policía a la izquierda de Taylor pregunta.

Distraídamente Taylor responde mientras Christian se concentra en el sonido de choque que escucho antes. “Grace es la madre de Christian”

En el momento que las palabras salen de su boca cae el alfiler. Christian jadea justo cuando Taylor se voltea hacia él “Y mi bote” Christian dice en el momento exacto que Taylor dice “El Grace”

“¡Santa mierda! ¡Están en la línea de la costa! ¡Ese es el sonido! ¡Es un bote, chocando contra el maldito caucho de defensa de las cubiertas!” Christian dice, sus ojos como platos mientras sacude a Taylor por los hombros.

De repente la habitación explota a la actividad, con policías sacando imágenes GPS de la marina, el Sargento Tony ladrando ordenes de movilizar los equipos SWAT, y Taylor retransmitiendo la información a su propio equipo.

Por un segundo, Christian se detiene para tomar un respiro en medio del caos a su alrededor. Gracias joder, por su esposa hermosa e inteligente por ingeniárselas para hablar sobre su paradero. Quien sabe cuánto tiempo les hubiese tomado saber dónde los tenía José. Como siempre, el oleaje de sus sentimientos por ella y por su hijo lo sorprenden; el bebe por nacer solo se añade a la alegría que él ya comparte por ellos. Para él, no hay un escenario simple donde su familia no salga de esta mierda, incluso si le cuesta su propia vida. Y si él va a morir, mierda, sabe que va a llevarse a Rodríguez con él.

Fortificado con su plan, él sigue a Taylor fuera de la habitación. Corren por los pasillos del Departamento de Policía de Seattle (DPS) antes de llegar a la línea de carros esperando. Con sirenas sonando y el flash distintivo azul y rojo, ellos aceleran a través del tráfico que se abre, haciendo su camino hacia la costa.

squiggle1

En la marina, el oficial a cargo requisa un almacén vacante para establecer un centro de comando. Christian y Taylor miran al hombre, ambos apretando la mandíbula por ceder las riendas de la operación al DPS. Pero liderar la operación es secundario para mantener a su familia a salvo, y es un precio pequeño a pagar por la mano de obra que les compra.

Justo fuera del alcance del oído del equipo SWAT, Taylor le ruega a Christian. “Ahora no es el momento para preocuparse por el control de armas señor. Por favor, tome el arma. Es mejor tenerla y no necesitarla, que necesitarla y no tenerla” razone, sabiendo muy bien que es un ejercicio de futilidad. Su jefe nunca ha escondido su desprecio por las armas de fuego, pero él está contando con la severidad de la situación para que haga una excepción.

“No. Fin del asunto. No voy a traer un arma a la situación donde él puede usarla en mi contra, o peor, en contra de mi familia” discute, su boca asentándose en una línea obstinada que Taylor conoce muy bien.

“Señor por favor. Es precisamente en su familia en quien estoy pensando. José estará armado sin duda, y no olvidemos que él le disparó a usted no hace mucho tiempo.” El recordatorio tiene la intención de sacudir a Christian y que accione, pero todo lo que Jason obtiene es un ceño fruncido antes que Christian se de vuelta y se va, haciendo una línea hacia el hombre a cargo.

“Joder” murmura Taylor bajo su aliento, apretando su frente con frustración. Él no puede cuidar a Christian a lo largo de esta operación. Ellos necesitan cada par de ojos disponibles y oídos buscando a Ana y Chris. Lo último que él quiere hoy es llevar a casa a alguien en una bolsa de cadáveres, menos que todos al hombre al que él ha llegado a querer y respetar como un hermano. Después de una charla- paciente y fortificante él se va tras su jefe, listo para luchar contra cualquier mierda de sus protestas ridículas, incluso así sea lo último que haga como la cabeza de seguridad de Grey.

squiggle1

Collins, Cindy y Carl toman sus posiciones junto a Christian y Taylor mientras escuchan a Vic Nelson, el oficial al mando, aviones no tripulados, el procedimiento de táctica operacional propuesto. Sus nervios están tensos pero no más que los de Christian. Su molestia está apenas controlada. El proceso lento de implementación de equipos es agravante, su impaciencia evidente mientras golpea su pie petulantemente y empuña sus manos perpetuamente.

Cuando finalmente se ponen en equipos más pequeños él le da la bienvenida a la caza, finalmente estar en el terreno, activamente envuelto en encontrar a su esposa e hijo. Ponen sus teléfonos en silencio y los dispositivos de comunicación de dos vías, luego colocan los pines inalámbricos en sus orejas para mantenerse en contacto.

Al menos Christian tiene el buen sentido de insistir en mantener la operación encubierta, sin tropas de asalto que den pista a José. A parte del hecho que él puede que negocie con Chris y Ana, un hombre preocupado es una criatura peligrosa e impredecible que es mejor evitar. También, con la manera en la que están las cosas, ellos tienen el elemento de sorpresa de su lado.

Los equipos se mueven a sus muelles asignados, catorce en total. Mientras Taylor y Christian toman el lado izquierdo de su concurrencia, Collins y Carl toman el derecho. Cindy permanece en la base, actuando como enlace entre ellos y el DPS. De ninguna manera Taylor va a permitir que su equipo este privado de información solo por ser considerados civiles. Él quiere un pedazo del trasero de José tanto como la quiere su jefe.

69a

Afortunadamente hay pocas personas en la noche fría mientras caminan sigilosamente a los alrededores de los botes amarrados. Ellos abordan y buscan en las cubiertas cuidadosamente. Cuando es necesario, muestran una orden de búsqueda luego tranquilamente entrevistan a los ocupantes de los botes que van requisando, pero hasta ahora, ninguno tiene nada inusual para reportar.

Cada lado del embarcadero tiene cerca de treinta botes meneándose, ofreciendo en conjunto un millón de diferentes lugares donde esconderse. Una lluvia ligera interfiere con su visibilidad en la ya noche oscura, por lo que la tarea de grandes proporciones parece casi imposible. Para el momento en que ellos han revisado el barco cincuenta, Christian está arrancándose el cabello, “¡Está tomando demasiado jodido tiempo!” susurra en voz alta para Taylor. “Vamos a separarnos. Yo iré al final del muelle y tú empiezas aquí. Nos encontramos en el medio”

El corazón de Jason se hunde. Él entiende la urgencia, pero separarse es equivalente de suicidio. Un par va a tener mejor oportunidad de superar al secuestrador y sobrevivir la estabilización que prosigue. “Le aconsejo fuertemente que no lo hagamos señor. El riesgo…”

“¡Oh, a la mierda el riesgo Taylor!” Grey lo interrumpe con un tono mordaz. “Es mi familia de lo que estamos hablando aquí, joder. Entre más rápido los encontremos, mejor. Puedes llamar a Cindy por radio para que te acompañe. Yo voy al final de la pelea.”

Antes de que Taylor pueda decir cualquier protesta, Christian se da vuelta y sale corriendo, dirigiéndose hacia los botes flotando al fondo.

squiggle1

Punto de Vista de Ana:

Después de la llamada a Christian y mi declaración valiente, José no está con ánimos de hablar con nadie. Acurrucado en la esquina de la cabina, hace algunas llamadas, pero no puedo saber mucho más de sus respuestas recortadas a la persona al otro lado de la línea. Capto las palabras visa y Colombia y eso es suficiente para enviar escalofríos de miedo por toda mi piel.

El cuerpo dormido de Chris salta contra mi cuando él se despierta con un sobresalto. Se aleja de mí luego mira alrededor, la desorientación nublando sus ojos hermosos. “¿Está papi aquí?” pregunta suavemente. Una de sus manos se enrosca en la tela de mi sweater en un gesto nervioso que apuñala mi corazón.

“No, bebe. Pero hable con él. Dijo que te dijera que te ama muchísimo.” Reúno una sonrisa mientras paso mis dedos a través de su cabello desordenado. Él mira hacia abajo; herido, confundido, no estoy segura, y su boca tiembla con lágrimas contenidas. “Hey” lo tranquilizo, “vamos a estar bien”

Se me ocurre que esta puede ser una buena oportunidad para enseñarle algunas medidas de seguridad, solo por si acaso. Con José todavía ocupado, él no va a escuchar mi conversación con Chris.

Cambio a mi hijo, haciéndolo sentarse sobre mi regazo con su espalda hacia José- su cabeza bloquea la visión de nuestro captor. Mantengo mi voz baja, sin querer asustarlo más de lo que ya está. “Chris, por favor, escucha a mami” Entre mis palmas acuno sus mejillas, haciéndolo concentrarse en mí. “Si algo pasa, si te asustas, te aferras a mí, ¿está bien? Pero si mami te dice que te escondas, necesitas hacer eso. Encuentra una esquina, como esa” digo, indicando con mi barbilla hacia el final de la barra de la cocina. “Pon tu cuerpo como una bola, cierra los ojos, y mantente abajo. ¿Entendiste cariño?”

Chris muerde su labio inferior. Sus ojos están redondos, temerosos, pero puedo decir que él entendió. “Este hombe no es nuesto amigo” él dice con seriedad, resumiendo la situación con una claridad que desmiente su corta edad.

¡Mierda, mierda, mierda! Mi corazón se desboca. Una vez más siento esa presión alrededor de mi pecho, haciéndome difícil respirar. “No” niego con la cabeza. “No, él no es nuestro amigo”

La voz de José es conspiratoria cuando él se mete en nuestra conversación. “Ah enano. Por fin te despertaste. Dile a tu mamá que nos haga algo de comer. Tal vez quieras venir y sentarte aquí conmigo, ¿eh? Podemos conocernos.”

Justo como le dije hace un momento, Chris se cuelga a mí. Un pequeño gemido escapa de sus labios. Odio recarga los ya ácidos sentimientos que tengo por mi ex. No puedo soportar la manera en que él está asustando a mi hijo, pero tal vez preparar la cena es una buena idea. Al menos puedo usarlo como excusa para mantener a Chris a mi lado, sí tengo suerte, puede que pueda sacar un cuchillo de los gabinetes. “No, él se pone de mal humor cuando despierta” miento. “Él me puede ayudar en la cocina hasta que esté completamente despierto.”

Con Chris en mi cadera tomo unos pocos pasos hacia la barra de la cocina, luego siento a mi hijo allí. Hay un pequeño ojo de buey justo en frente mí, igual al del comedor del pasillo estrecho detrás de mí. Por un momento me quedo mirando fijamente a través de él, ajena a las gotas de lluvia que corren en líneas húmedas a lo largo del vidrio. En algún lugar allí afuera está mi esposo frenético, sin duda preocupado por nosotros, y armado solo con una pista oscura que le di. Pero incluso si él captó mi referencia ambigua, hay muchos botes aquí en la marina. Siento que somos la aguja proverbial en un pajar.

69b

A mi lado Chris hace un sonido chirriante y coloca sus pequeñas manos en la boca. “¿Qué pasa amiguito?” frunzo el ceño, inclinando mi cabeza hacia un lado preguntando.

Su mirada ansiosa va hacia José antes que responda suavemente. “Papi” Como si fueran arrastrados allí sus ojos se mueven a la ventana del comedor. Hay una chispa de reconocimiento, una luz en su mirada que no puedo ignorar.

Mi corazón se detiene. ¿Podría Christian estar aquí o estoy lidiando con un pequeño muy traumatizado? Tan casualmente como puedo, miro a José. Su cabeza está hacia abajo, inclinada sobre su teléfono. Es un momento para tomar una oportunidad. Mi bolso está todavía sobre la mesa de comedor del rincón, mantengo mi mirada cercana en la ventana redonda de vidrio.

Mientras el bote se mueve y se hunde con una ola, una luz ilumina brevemente el exterior y un destello de cabello bronce es todo lo que necesito para saber que  mi esposo está en la cubierta. La vista es tanto bienvenida como terrorífica en partes iguales. En un instante mi cuerpo está cargado por acción, listo para la batalla, pero indeciso paralizante.

¡Oh, joder! De repente mi cerebro aturdido y sorprendido se llena con preguntas. ¿Está armado? ¿Está solo? Un escenario donde José sostiene una pistola en la cabeza de Chris llega a mi mente, enviándome de picada al pánico. Sé que Christian va a tomar a nuestro secuestrador por sorpresa, pero en el pequeño espacio de la cabina, una confrontación cercana es inevitable. Sí José logra hacer un disparo, entonces eso terminara en una tragedia que no podría soportar.

En una respiración poco profunda canalizo a Ray, intentando ver mis opciones tácticas de la forma que él lo haría. Lo primero que viene a mi mente es mi hijo. Necesito que esté fuera del camino y sin levantar la sospecha de José. De mi bolso saco uno de sus carros de juguete. Me volteo y lo levanto de la barra. Para cubrir mi plan, coloco el pequeño auto en su mano y le digo que juegue, pero lo empujo hacia la esquina escondida que le mostré antes.

Ahora me puedo enfocar en mantener a mi esposo a salvo antes que entre y se haga un infierno. De la manera que lo veo, Christian no tiene más opción que entrar por la puerta, pero José está sentado en un lugar donde la puerta abriéndose lo protegería, ofreciéndole el tiempo suficiente para reaccionar. Debo alejarlo de allí, cerca del medio de la cabina, y preferiblemente con su espalda hacia la única entrada.

Mi mente trabaja por una manera de hacerlo venir hacia a mí. Sin tiempo que perder, me decido por usar mis artimañas femeninas. “José” lo llamo “Esta gaveta parece estar atorada. ¿Puedes por favor ayudarme a abrirla?”

Sonriendo, él se levanta y camina en mi dirección. “¿Ves preciosura? Una mujer siempre necesita de un hombre que se ocupe de ella” La mirada en su rostro me hace estremecer, sus palabras dulces una contradicción fea a lo que nos está haciendo pasar. ¡Hijo de puta! Pienso, sintiendo como el disgusto se revuelve en mi vientre. Sí Christian no llega primero a ti, yo podría felizmente apuñalearte – repetidas veces.

Mi visión sombría es interrumpida un segundo después cuando Christian aparece por la puerta, saltando sobre la espalda de José y tumbándolo con un golpe solido contra las tablas del suelo. Él hace un gruñido sin aliento. Me escucho a mí misma gritar mientras retrocedo, queriendo alejar a Chris de esto. Lo podría hacer si pudiera pero la lucha, de hombres sudorosos está bloqueando el camino a la salida.

José ha logrado voltearse pero Christian está a horcajadas sobre él, lanzando golpes salvajes y gritando. “¡Bastardo sucio de mierda! ¡Eres hombre muerto!” su rostro se pone en una máscara quebradiza de furia, y su oponente es ya un desastre de sangre.

Chris se lanza sobre mis brazos, llorando y haciéndome caer. Caigo hacia atrás, dejándome caer contra las gavetas de la cocina mientras sostengo a mi hijo. Él presiona su cabeza en mi cuello, pero apenas puedo registrar las lágrimas calientes cayendo por su rostro. Tan horrorizada como estoy, no puedo alejar mis ojos de sus cuerpos torcidos, luchando. Grito cuando José va por la pistola todavía guardada en sus pantalones, pero Christian golpea la 9mm lejos, haciéndola deslizarse por el suelo – lejos de nosotros.

¡Mierda!” murmuro. Podría haber usado esa pistola pero ahora está al otro lado de sus formas entrelazadas. Los brazos de José se estiran mientras él trata de presionar sus dedos pulgares en los ojos de Christian. Él brinca salvajemente, dejando a Christian sin balance justo lo suficiente para rodar sobre ellos.

Ahora arriba, José no pierde tiempo antes de golpear a mi esposo con puños rojos, furiosos. El sonido mojado golpeando, es horrible cuando hace eco en el pequeño espacio. Me siento tan impotente. Quiero ayudar, pero mi pequeño se aferra desesperadamente a mí. Estoy atrapada en esta situación – escogiendo entre el bienestar de mi hijo y la seguridad de mi esposo. ¡¿Y en donde coño está Taylor?! Grita mi mente en frustración.

Christian gruñe y lanza un buen puño. Por un momento José está desorientado, luego trata de alejarse de los golpes implacables de Christian. Con su brazo extendido, sus dedos tocan la punta del arma que descansa de un lado.

“¡Pistola!” grito, advirtiendo a mi esposo.

Una vez más giran sobre ellos, trayendo a Christian de nuevo a la posición dominante. Él agarra a José del cuello y golpea su cabeza contra el suelo duro con un sonido repugnante.

Por algún milagro recuerdo el revolver que José guardo en la gaveta superior. Me pongo de rodillas, cuidadosa de mantener a Chris alejado del drama que se desarrolla. Con mi mano libre tiro de la gaveta, moviéndola tan fuerte como puedo, pero no se abre. Doy un golpe con mi puño a la madera, molesta por todos los obstáculos que he enfrentado hoy. Miro sobre mi hombro, asegurándome que mi esposo siga teniendo la ventaja.

Tiro de la segunda gaveta en un esfuerzo por abrirla, pero tiro tan fuerte que toda la gaveta se sale, lanzando los utensilios a mí alrededor. En la abertura me doy cuenta que la gaveta superior solo descansa sobre un pedazo delgado de madera. Por debajo de la gaveta, y con mi corazón latiendo en mi garganta, meto mis dedos por la abertura de la parte trasera, luego lo arranco con toda la fuerza que tengo. Los carriles caen fácilmente y la gaveta cae hacia atrás, derramando todo su contenido en la gaveta de debajo. Sin ver, sumerjo mi mano en el desastre de plástico y acero y siento alrededor de la tela de la funda. Cuando mis dedos se enroscan alrededor del peso tranquilizador del arma, la agarro.

De nuevo me doy vuelta para ver al par luchando. Ambos están sudando, recubiertos en sangre pegajosa, y silbando a través de sus dientes. José tiene sus manos enlazadas alrededor de la garganta de Christian pero su agarre es débil. La sangre deslizándose es demasiado resbalosa y mi esposo captura sus muñecas rápidamente.  En un movimiento practicado las coloca sobre su cabeza. Con su mano derecha lanza golpe tras golpe en la cabeza de José. En la refriega José libera un brazo luego trata de agarrar la 9mm una vez más. Esta vez está a su alcance.

“¡Christian, cuidado!” grito, pero mi esposo no me escucha. Él está atrapado en una neblina de furia, cegado por todo pero no por el rostro que está haciendo pedazos con sus nudillos poderosos. Escucho las respiraciones tensas de Chris en mi oreja y me doy cuenta que mi hijo está teniendo un ataque de pánico. Tengo que hacer algo. Busco a tientas en la puta funda para liberar el revólver .38

Horrorizada, veo el movimiento del brazo de José en cámara lenta, apuntando la pistola a Christian. Incluso a pesar que él no puede ver ni mierda, tan cerca, no hay manera de que falle. No tengo opción. Tengo que hacer el tiro. Si no lo hago, José lo hará. Levanto el revólver, sosteniendo a mi hijo entre mis brazos levantados. Tomo una respiración para tranquilizar mi agitación. El .38 puede que sea pequeño, pero te lanza hacia atrás cuando disparas. Por esa razón, mi propósito es más bajo que mi objetivo real. Rezo para que no se muevan mucho. No puedo permitirme fallar. Christian levanta un brazo, hacia atrás para lo que será un golpe todo poderoso.

En mi exhalación tiro del gatillo. Por reflejo, cierro mis ojos, bloqueado la vista por un segundo que se siente como por siempre. Escucho dos disparos, muy cercanos uno del otro. No puedo definir cuál fue primero. Mis oídos rechinan. Chris está temblando violentamente, todavía luchando por respirar apropiadamente. Él es mi prioridad principal. Lo alejo de mí. La cabina se llena de humo. Huelo el azufre de la pólvora mezclado con el sabor metálico de la sangre. No sé si mi esposo está vivo.

Mi corazón late en mis oídos. Fusiono mi mirada con la de mi hijo. “Cuenta conmigo” digo y empiezo a contar, asintiendo con mi cabeza con cada número, manteniendo a Chris concentrado en mí, en mi rostro. “…cinco…seis. Respira bebe” lo tranquilizo. “Siete… ocho… nueve… Respira hacia dentro y hacia afuera” le muestro, recordándole con mi mano presionada en su pecho. Veo como sus ojos vuelven a enfocarse. Veo su pecho moverse más rítmicamente. Todavía está tranquilo a nuestro alrededor. Demasiado silencioso, pienso justo cuando siento la primera ráfaga de pánico.

La tranquilidad se rompe cuando un Taylor luciendo demacrado entra a la cabina, con una Glock estándar. “¡¿Qué demonios?!” Grita antes de enfundar el arma y dejándose caer sobre sus rodillas junto a dos cuerpos sin vida. Christian está de un lado, su parte frontal teñida con los colores de miedo. La mirada sin vida de José está mirando fijamente hacia mí; acusando, sin pestañear, vidriosa, espeluznante. Al menos no fallé, murmuro con un desapego extraño. Sé que estoy en shock.

Taylor ladra palabras ininteligibles en su dispositivo de comunicación de dos vías. La cabina es de repente más pequeña cuando Collins y Carl la llenan con sus cuerpos voluminosos. Chris está bien. Está respirando de manera uniforme, pero todavía aferrándose a mí como un pequeño mono. Su rostro está presionado en mi cuello. Todavía está llorando. Y yo también.

Sobre mis rodillas me muevo hacia mi esposo que está boca abajo. Hay un agujero irregular en la parte frontal de su camisa, justo donde supongo está su corazón. Hay mucha sangre. Jadeo. Mi corazón se astilla, rompiéndose en fragmentos que nunca podre encontrar y nunca podré reparar cuando la realidad penetra a través de la neblina de mi adormecimiento. Lo hice muy tarde. Mi mundo se cierra en sí mismo. Estoy perdida en mi duelo.

A través de lo empañado de mis lágrimas veo un par de dedos descansar sobre el punto de pulso en el cuello de Christian. Escucho gritos pero no puedo descifrar las palabras. Presiono más cerca a mi hijo – es como abrazar un pedacito de mi esposo hacia mí. ¿Cómo voy a vivir sin él? ¿Cómo sigo adelante, cómo tengo a este bebe que él deseaba con tantas ganas? Odio a José. Me alegra que esté muerto.

Me sobresalto cuando el cuerpo de Christian se estremece. Oigo un sonido áspero, como una respiración entrecortada. Él tose y balbucea, haciendo un ruido ahogado. Taylor lo voltea hacia su lado, en posición de recuperación. Él me mira de frente y parpadea. Escucho las palabras de alivio de todos alrededor de mí. Mi cerebro podrido se rehúsa a entender. Miro fijamente, con la boca abierta de asombro. Sus ojos encuentran a los míos. Entrecerrados e hinchados pero sonríen. ¡SUS OJOS SONRIEN!

Mi sistema se sobresalta con vida nueva, reconectando mi cerebro con mi cuerpo aturdido. ¡Mi esposo está vivo! Caigo sobre él, envolviéndome sobre él, aplastando a Chris y mi cuerpo tan cerca como sea posible. “Papá está aquí” le digo a mi hijo en una voz que no reconozco como la mía.

Chris enrosca un brazo alrededor del cuello de Christian, la otra se queda alrededor de mí. Odio que hayamos tenido que pasar por todo esto, pero se acabó. Joder  SE ACABÓ.

“Te tengo” mi esposo jura, su voz grave pero Oh- tan bienvenida.

“Si me tienes” exclamo a través de mis lágrimas brotando, “Pero ¿cómo?” niego con la cabeza. Todavía no sé cómo es posible esto. Como estoy sosteniendo a mi esposo en mis brazos.

Suavemente él se ríe de manera desigual, todavía sin aliento. “Tu tendrás que agradecerle a Jason por eso” da palmaditas a su pecho. “Chaleco de protección de policías, bebe”

“Taylor necesita un aumento” chisteo. Mi comentario está empapado con la risa nerviosa del equipo. Nos va a tomar un tiempo para procesar todo lo que ha pasado, para trabajar y superar el horror de hoy, pero estamos a salvo – todos nosotros. Por ahora, eso es todo lo que importa. Pronto nos encontraremos con ese futuro soleado, el lugar donde la realidad sigue los pasos de nuestros sueños más preciados.

69s

Gracias por leer. Por favor dejen sus comentarios.

Sadly this story has come to an end. Kereny will translate the rest of the chapters, but they were originally written as short stories that happen after this. Thank you so much for making the journey with us, and most especially, I’d like to take a moment to thank Kereny for her outstanding work on the translation – Monique Lain

Link para el capitulo 

 

 

 

24 thoughts on “Capitulo 69

  1. Cecibels12 says:

    Gracias chicas por esta hermosa historia…
    Monique te felicito por crear una historia tan buena, fue fiel a la esencia de los personajes de FSOG y pudo desarrollar una nueva trama; incluso mejor que la original. Monique tienes mucho talento, espero poder leer alguna historia que sea de tu propia creacion.
    Kereny, gracias por tu esfuerzo y dedicacion para que podamos leer esta historia en nuestro idioma.
    Thank you 🙂

    Liked by 2 people

    • Monique Lain says:

      Thank you for your lovely comment. I’m glad you enjoyed the story. Luckily it’s not quite done yet. Three more chapters and 2 short stories to go…. Yes, I’m very grateful for Kereny’s fantastic contribution.

      Liked by 2 people

    • KereCB says:

      Gracias a ti Cecibel por tu comentario, por tus palabras de apoyo. Como dice Monique, aun queda historia por contar asi que seguiremos con esta aventura. El placer es mio de poder llevar la historia a nuestro idioma. Un abrazo
      Kx

      Liked by 1 person

  2. KereCB says:

    Monique, my friend it had been a great journey, thank you for making me part of this, I’m sad because it’s over, but happy beacuse I feel blessed and lucky to be part of your team, my friend. I’m crying happy tears right now. Thank you thank you Monique! LOve you my friend.
    Kx

    Liked by 1 person

  3. KereCB says:

    Chicas hermosas ha sido un placer poder traducir esta hermosa historia y poder llevarles un pedacito mas de nuestro adorado Christian y Ana.
    Monique les escribe: “Tristemente esta historia tenia que llegar a su fin. Kereny (YO) seguira traduciendo el resto de los capitulos, pero estos fueron escritos originalmente como historias cortas que suceden despues de este fin. Muchisimas gracias por hacer este viaje con nosotras… – Monique Lain”
    Gracias totales a todas y cada una que han sido parte de esta maravillosa aventura, me siento afortunada de formar parte del equipo de Monique y de esta hermosa historia. Estoy triste por el final pero al mismo tiempo feliz por su apoyo de siempre chcas. Un abrazo gigante
    Kx

    Like

  4. Fanny Rebellon. says:

    Por todos los cielos que capitulo…Que intensidad…que tensión. Es increíble el como enloqueció Jose, lo equivocado que estaba, ahí ya no había amor sino Obsesión y odio hacia Cristian por siempre estar entre el y Ana, que equivocado estaba, ella nunca le dio esperanzas y pensar que algo así ha sucedido en la vida real, pero sabes que me molesto, que Leila debió advertirle a Cristian, en medio de todo ella le debía a Grey su recuperación, la relación de los dos fue la que los dos quisieron, el nunca la obligo a nada, pero el no pudo quererla y quizá eso hizo que ella no le dijera nada de jose., pero mal hecho.
    Me encanta grey en todo el sentido de la palabra Dios ese hombre si sufrió por su amor y eso hará que valga mas la pena la felicidad que van a vivir de ahí en adelante.
    Monique mil gracias por escribir esta bella historia, hiciste un giro magistral y le diste otro sentido a la siempre bella historia de Ana y Grey. Te felicito de corazón, mil gracias me hiciste soñar y vivir mas emociones de nuestro Cristian Grey.
    Varias veces le pedí a kereny que te dijera si podías hacer un capitulo especial del parto de la niña, tanto que hizo Cristian por embarazar a Ana y…no vamos a saber nada del parto???’ Seria la guinda del pastel Monique.
    Un fuerte abrazo y un besote desde este rincón de Venezuela…Gracias Monique Lain…Dios te Bendiga hoy y siempre.
    _Gracias Kereny, cumpliste con la traducción a la perfección, vales lo que pesas en oro madre, mil gracias, un abrazo de oso amiga y cuenta siempre conmigo para lo que sea. No te olvides de donde estoy.

    Liked by 3 people

    • KereCB says:

      Amiga ha si es, es un giro increible y maravilloso el que le ha dado Monique a la historia. Respecto al capitulo del parto, pues ya Monique ha finalizado su historia de la manera que ella ha considerado conveniente, y pues debemos respetar su dedicision. Vamos a dejarlo a nuestra imaginacion. Si seria la guinda del pastel, perooooo tal vez algun dia Monique se anime y lo haga, tal vez no, pero yo estoy feliz con el final que le ha dado. Y como siempre lo he dicho gracias a ti Fanny, eres una de nuestras lectoras mas fieles, (o la mas fiel) y siempre aportando tu comentario y apoyando la historia de Monique tanto en tu grupo como aqui, de verdad que me siento agradecida tambien contigo. Un super abrazo amiga. El placer ha sido mio
      Kx

      Like

  5. Janitzia Berrido says:

    Gracias Mil Monique y Kere. Gracias Monique por tu creatividad y por extender mas nuestra pasión por Grey. Gracias Kere por tu arduo y bien realizado trabajo de traductora. Dios la Bendiga a ambas. Ayyyy que suplicio este capítulo, cuantos nervios, ni respirar podía. Pero suerte que todo acabó como tenía que terminar. La Familia Grey sana y salva. Un Abrazo a ambas!!!Exitos!!!Debo confesarles que cuando vi la palabra FIN, casi muero de tristeza.

    Liked by 2 people

    • KereCB says:

      Amen amen Janitzia, gracias por tus buenos deseos, gracias por el apoyo de siempre y por cada palabra de aliento en cada uno de tus comentarios. Aun quedan las historias cortas que suceden despues de este Fin y que estare traduciendo, así que nos queda un poco más de nuestro Grey. Un abrazo bella
      Kx

      Like

  6. Lupita Fernandez says:

    Mi primer agradecimiento es para Monique, me llevaste a un mundo paralelo al que conocía, tu historia me lleno de mucho más amor por todos los personajes. Creo que tiene un increíble talento como escritora, no sólo por la historia, la accion, el suspenso, y el amor irrevocable de los protagonistas. Te felicitó tienes una fan en mi y de verdad me encararía lee algo de tu propia cosecha.
    Querida Kere, de verdad quiero agradecerte de todo corazón las traduçiones de esta maravillosa historia. Se lo difícil que es encontrar el tiempo necesario en nuestras ajetreadas vidas para sacrificar y dedicar este tiempo a este tipo de peoyectos. Gracias por compartir con nosotras tu tiempo. Me que a la espera de las últimas historias. Desde Guatemala, es país “De la eterna primavera” un fuerte abrazo y nuevamente MUCHAS GRACIAS!!!!!!

    Liked by 2 people

    • KereCB says:

      Gracias Lupita *-* que linda por tus palabras, no me canso de decirlo para mi es un placer hacer la traducciones, aunque como has dicho no siempre ha sido facil con la agenda diaria de la “vida real”, pero es un placer, es divino recibir el apoyo de ustedes con cada uno de sus comentarios. Gracias a ti por seguir la historia que Monique nos ha regalado. Un fuerte abrazo desde Venezuela
      Kx

      Like

  7. Guille says:

    Fue realmente un placer leer esta historia me enamere de ella desde el primer capitulo no me canso de leerla todos y cada uno de sus capitulos tienen lo suyo con unos llore con otros rei y con algunos casi me dava un infarto con los finales inesperados es una historia encantadora monique y mil gracias a ti kere por regalarnos su traducion fue un final algo inesperado pero me gusto espero que nos traduscas tambien las navidades y el de san valentin las boy a extrañar mucho mil besos y abrazos monique y kere gracias de nuevo ☺

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Mi Guille bellaaaaa.. Gracias por tus palabras, para mi tambien ha sido un mega placer poder hacer las traducciones, tambien las voy a extrañar +1000 creeme… Y por supuesto que hare las navidades y san valentin, estoy en eso, pero el capitulo de la navidad es largoooo, así que me llevara unos dias, porque ya regrese a mi trabajo tambien, entonces sabes como es… Muchas gracias por el apoyo de siempre…. Un abrazo
      Kx

      Like

  8. Elkkiz says:

    Oooooooh cielos estuvo muy intenso lo quería leer rápido y a la vez lento para rendirlo, enserio Monique hiciste que me enamorara más de este hombre irreal que solo existe aquí y de esta historia maravillosa que me ha echo sentir un sin fin de emociones cuando comenze a disfrutar de esta historia me cautivo desde el primer día y me obsesiono quisiera que no acabará pero todo lo bueno termina y claro que si quedan historias cortas se una o mil estaré esperándolas soy tu admiradora y como no serlo si eres talento puro no me queda más que agradecerte por el privilegio de permitirnos leer tu obra para mí la mejor completa con todo desde amor, pasión, lujuria, amor fraternal, familiar, drama, acción y podría seguir por qué es demasiado excelente, infinitas gracias a ti y a kereny por qué si ti no hubiera podido disfrutar de ningún capítulo has echo un trabajo excepcional impecable y aquí seguiré esperando lo que quieras traducir para nosotras un verdadero gusto haberlas encontrado…

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Guao, gracias Elkkis que palabras más hermosas, no pudiste decirlo mejor, muchas gracias por el apoyo de siempre, gracias por comentar cada capitulo, aunque no lo crean es un aliciente para seguir adelante y da mucho gusto tener el feedback de todas y saber lo que la historia ha causado en sus vidas. Un fuerte abrazo guapa
      Kx

      Liked by 1 person

  9. Ana de Rueda says:

    Espectacular historia, gracias Monique por compartir tu historia y a Kereny por hacernos la traducción . Gracias a ustedes.Un abrazo 🙂

    Liked by 2 people

  10. LiliaLzcth says:

    Muchas gracias por haber hecho el esfuerzo y traducir esto para nosotras. Aunque también estaría genial si tradujeras los fanfics de Crossfire. Solo son 2, pero me encantaría leerlos.

    Liked by 1 person

    • KereCB says:

      Hola Lilia! Gracias por tus palabras. Ha sido un placer poder llevarles la historia de Monique. Pues primero terminare con las historias de FSOG que hay y ya veremos 🙂 no prometo nada. Un abrazo guapa
      Kx

      Like

  11. Yomairi says:

    Monique y Karine muchísimas gracias por tan bella historia por traducirla para todas nosotras y permitirnos vivir y soñar un poco mas con esta bella historia de fsog. Fueron muy fieles a cada uno de los personajes y su esencia siempre la misma y mejorada en cada capitulo. Me enamore de fsog en cada capitulo de está adaptación, mil gracias por todo. Besos desde Rep Dominicana. No puedo creer q sea el fin ya!!! 😥😥😥😥

    Liked by 1 person

    • Monique Lain says:

      Hi Yomairi. Thank you for your kind words. There will be a few more chapters, and two short stories. Watch this space…

      Like

    • KereCB says:

      Yomairi gracias por tus lindas palabras, ha sido todo un placer, y pues aun quedan un par de capitulos más que estaré traduciendo tambien de FSOG. Encantada de que te haya gustado la adaptacion de MOnique. Un gran abrazo hasta RD guapa.
      Kx

      Like

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s