Capitulo 8

Todo lo que veo es el cabello desordenado de Christian cuando su cabeza se sumerge en mi parte baja, entre mis piernas. Su modus operandi usual es circular mi clítoris con su hábil y magnifica lengua, pero esta noche, él está haciendo algo diferente y – es exquisito.

Presiona su lengua plana en mí, mientras da vueltas con movimientos largos. Empieza en la parte inferior y la pasa hasta arriba en movimientos lentos y duraderos. Cada vez que llega arriba veo sus ojos, me capturan con llamas llenas de placer y mucho deseo. Mierda! Como siempre la presión es la justa y cuando se detiene y se reconecta conmigo otra vez – allí sí! Justo ahí! – tengo una descarga de 1000 voltios, directamente en mis entrañas.

Gimo, casi que grito cuando él da un golpe en toda mi hendedura de nuevo. Tengo muchos deseos de agarrar su cabeza y obligar que su lengua se quede en mí y detener esta provocación enloquecedora, pero tanto mis muñecas como mis tobillos están atados a los postes de la cama. Empujo mi pelvis hacia su rostro, pero su ritmo pausado no cambia. La palma de su mano derecha está presionando hacia abajo firmemente mi pubis, creando una presión deliciosa. Su pulgar izquierdo esta frotando círculos en la parte interna de mi muslo, todo mi ser dispuesto a que lo mueva más arriba – solo un poco más arriba – y lo deslice en mi interior.

Veo sus músculos del hombro brillando con sudor en la luz tenue. Él es tan provocativamente caliente. Ah…! Estoy tan cerca. Él siente mi aceleración y dos dedos se deslizan toscamente a través de mi humedad y directo a mi punto dulce, su otro brazo recorre todo mi cuerpo y pellizca mi pezón y lo retuerce violentamente. Me estremezco y gimo en éxtasis, casi golpeando mi cabeza cuando se detona mi liberación.

Santa Mierda! Mis ojos se abren y toco mi pecho, vagamente sorprendida de que las ataduras no me están restringiendo, ¿en dónde está Christian? Mi cuerpo está cubierto en sudor y estoy respirando como si hubiese corrido un maratón. Miro a mi alrededor confundida; estoy sola, en mi habitación, en mi apartamento. Mi cuerpo aun está débil, muy agitado por mi gran orgasmo, aparentemente inducido por los eventos de ayer y mis hormonas encendidas, encontrando una salida de la única manera que sabe – en un sueño.

Vuelvo a descansa en mi cama, agarro mi almohada y la pongo sobre mi cara. Me obligo a respirar profundamente y suelto un grito primitivo mientras mis piernas patean violentamente, dejándose llevar por mi niña interna – como una rabieta. El grito se transforma en sollozos y luego en risas histéricas, ¿Qué voy a hacer? Mi camino a seguir está completamente borroso, mientras un flash back de los eventos de ayer toma posesión de mi mente movida y juegan en ella.

El picnic fue increíble, Christian fue muy amable con Chris, él es tan cariñoso y un padre natural. Nos fuimos del parque bastante tarde y Taylor condujo directo a la pista del aeropuerto internacional de Miami para abordar el jet de Grey Enterprises. Para ese momento Chris estaba exhausto. Christian le dio un recorrido rápido, disfrutando de su asombro inocente y emocionado; él incluso lo dejo sentarse con el piloto por un rato.

Para el momento del despegue sus pequeños párpados estaban pesados y bajos. Christian se desvivió por él, asegurándolo firmemente al asiento reclinado y cubriéndolo con una manta para que pudiera dormir. Fue tan fuerte para mi corazón que tuve que mirar a otro lado a veces, incapaz de ver cómo, después de solo un día, él estaba embelesado por su hijo. La melancolía se desangró como tinta negra en agua.

Después de un vuelo rápido de 40 minutos, uno de los nuevos hombres de seguridad de Christian nos recibió a nuestra llegada en Savannah. Christian nos lo presento como Collins. Era un clon perfecto de Taylor, repleto con eficiencia. Por un momento pensé en que habría pasado con Sawyer. Estaba esperando no ser la razón de su ausencia, que Christian no lo haya despedido por haber fallado en parar mi escape encubierto, pero estaba agradecida que él no era quien fue a buscarnos – si Taylor estaba molesto conmigo, ¿Cuan molesto estará Sawyer?

Christian cargo a Chris dormido directo desde el avión al asiento de la camioneta SUV que nos estaba esperando. Sus ojitos dormilones permanecieron completamente cerrados. Eso es lo que un día de aire fresco y emoción hace cuando tienes cuatro años. Ese pensamiento me hizo sonreír, dando calor a mi corazón.

Collins condujo hasta la casa de mi mamá sin ningún tipo de direcciones de nuestra parte y la dejamos allí. Mi subconsciente aprovecho la oportunidad para recordarme que Christian es de hecho el acosador por excelencia y me encogí de hombros, impávida – no es como si yo no supiera.

Le di a mi mamá un abrazo de oso y sentí su calor junto con sus buenos deseos para mí en nuestro abrazo. Ella sabía que tan nerviosa me siento por la visita de Christian a nuestro hogar.

La siguiente parada fue mi casa, y la agitación en mi vientre me dijo exactamente qué tan ansiosa estaba en realidad. Collins se estaciono en frente de nuestro edificio y cargo nuestro equipaje hasta el cuarto piso. Christian alzo a nuestro hijo del asiento del carro y lo sostuvo cerca, la cabeza de Chris descansando en su ancho hombro.

En un esfuerzo de disipar mi angustia empecé a hablar sin parar mientras caminábamos. Incluso para mis propios oídos sonaba demasiado alegre cuando le hable de Jo-Anne, la vecina de nuestra derecha. Mencione que ella tiene un hijo, de la misma edad que Chris y de que son mejores amigos – como solo los niños pueden serlo. Encontré una lista de las cosas buenas que podía contarle acerca del edificio, de que nunca habíamos tenido problemas de crímenes y que lo mantenían en buen estado – al mismo tiempo sintiéndome excesivamente defensiva del hogar que he hecho para nosotros.

¿Qué pensará Christian? La presión me estaba carcomiendo.

En la puerta principal, busque torpemente las llaves y me pregunte donde estaban las flores que pedí. Esperaba que estuvieran justo en la entrada esperándome, lista para recuperar de nuevo el equilibrio, restaurar el balance de poder entre nosotros y tal vez tener una idea de lo profundo de su resistencia sobre nuestra relación. Ay bueno, no puedo hacer nada al respecto ahora.

Collins puso nuestras maletas en el pasillo, asintió su despedida y se fue a esperar en el auto. Rápidamente me dirigí a la habitación de Chris con Christian justo detrás. Le señale su cama y cerré las cortinas. Christian lo acostó, gentilmente. Él solo se movió y se puso de costado, muy lejos en la tierra de sueños. Le quite sus zapatos y Christian pregunto si lo podía arropar y sentarse con él por un rato.

“Claro” dije, y sonreí para esconder otro nudo en la garganta que tenía que tragar. Corrí a la cocina para poder respirar profundamente y poder recomponerme. Hice una taza de té para mí y una taza de café a Christian  para cuando estuviera en la cocina.

El ambiente entre nosotros era incomodo y mi conversación rebuscada: “Uhm,” me aclare la garganta luchando por decir algo. “Gracias por el día tan encantador y por traernos de vuelta a nuestro hogar” le estaba dando la espalda, pero lo oí sacar una silla, tomando asiento en la acogedora cocina.

“De nada, Anastasia” su tono era suave, vacilante y podía sentir sus ojos quemando mi espalda.

Me uní a él en la mesa, observamos nuestros tragos, mirando a nada, perdidos en un laberinto confuso, pensamientos vacilantes.

“¿Qué pasa Anastasia?” su dedo índice se deslizo bajo mi barbilla y levanto mi mirada a la de él.

Cerré mis ojos por un momento y disfrute del pequeño punto de contacto entre nosotros. Suspire, “Estoy muy confundida Christian:” Le respondí con honestidad y negué con la cabeza, “entiendo tus reservas, por las cuales me rechazas” mi mirada se hundía, estudiando mis dedos anudados. “entiendo cuando duele, pero ¿por qué…” Vacile, demasiado tímida para decirlo en voz alta.

En ese momento dudaba seriamente de mi habilidad para leerlo, tal vez había entendido mal las señales, él se había burlado de mi presunción. Respire para reforzarme, reuniendo todo mi valor mientras cuadraba mis hombros, “¿por qué estas tan coqueto conmigo?” lo mire a sus ojos, suplicándole. “Tú me estas… incitando, torturándome” Respiré, mi rostro sonrojándose al instante en que lancé la pregunta que ha estado rondando mi mente.

“Anastasia” él empezó, pasando una mano por su cabello sedoso y su mirada gris se volvió oscura, “No puedo ocultar mi atracción hacia a ti más de lo que tú puedes ocultar la tuya hacia mí. ¿Cuál es el punto?” se encogió de hombros con resignación y continúo: “ambos sabemos que está allí, la sentimos todo el tiempo” él aun me estaba mirando de cerca, buscando las señales de respuesta en mi rostro.

 

Ahh!

“Nos torturamos el uno al otro” se recostó en la silla, con una mirada con intención “siempre ha sido así entre nosotros” su boca se torno en una línea intransigente.

Empecé a mover mi cabeza, pero el interrumpió: “tú me torturas desafiándome y yo torturo tu cuerpo” su cabeza se inclino hacia un lado, las palabras saliendo de su lengua disparadas de una manera tan casual, como si estuviera hablando del clima.

“Pero,.. pero, si así es como te sientes, ¿por qué no lo intentamos?” la desesperación de mi voz suplicante fue muy poco disimulada. Se me paró el corazón y respiré, mientras esperaba por su respuesta.

Él resopló, “Yo no dudo tu atracción hacia mi Anastasia” su frente se arqueo y me miro fijamente “pero, tu capacidad de quedarte a largo plazo – eso es otra historia”. Su boca completa se torció en una sonrisa irónica y el rompió nuestro contacto visual, el dolor muy cerca de la superficie para él y negó con la cabeza, agravando su negación aun mas.

Era como si un viento helado pasara por todo mi cuerpo, congelando la sangre que corre por mis venas. Mi ritmo cardiaco de repente demasiado acelerado: ¿Él estaba diciendo que no había esperanza para nosotros nunca?

Un golpe en la puerta nos hizo saltar y sus cejas indicaron su sorpresa. “No estoy esperando a nadie” rápidamente respondí la pregunta en su mirada; mi tono un poco a la defensiva y cansado de la ira sutil, pienso que vi acecho allí.

“Yujuuu, querida, ¿estás decente? ¿Yujuu?” la voz ronca tan familiar estaba haciendo eco en mi pequeño apartamento.

Oh-oh!. Es mi otra vecina, Miss Dee, la que no mencione porque no sabía cómo se iba a sentir Christian por enterarse que tengo como vecina a un travestí de 1,85m de alto. Me levante de la silla y corrí hacia el pasillo en un intento de detenerla, pero sus largas piernas acortaron la distancia rápidamente y ella nos vio en la cocina.

“Mi amor! Luces fabulosa, bienvenida de vuelta!” Me lanzo un beso al aire en su exagerada forma y me entrego un hermoso buque de flores en las manos. “Estas llegaron para ti cariñooo, pensé que debía mantenerlas a salvo para ti” su mano con uñas purpura golpearon juguetonamente en mi dirección y me guiño lascivamente con una amplia súper blanca sonrisa.

Ahh, las flores que pedí para mí misma.

 

“Dee!” dije, demasiado alegre, “gracias! Mírate!” la aprecie una vez más. Ella estaba usando el vestido purpura de licra más corto, y su peluca rubia era un masa de rizos.  El maquillaje de sus ojos combinaba exactamente con el color de su atuendo y sus zapatos brillantes de plataforma le añadían al menos unos 15 centímetros de altura a su imponente tamaño.

Ella es una persona maravillosa y cálida, y podría decir sinceramente que me cae bien y que confió en ella. Trabaja como genio en la computación durante el día, que usualmente empezaba alrededor de la 1pm. Si la vieras podría pasar como un chico bastante normal, paseando tranquilamente con una sudadera, su rostro cubierto con una barba de tres días, pero de noche, ella vivía de su verdadera pasión, cuando se transformaba en Miss Dee-Liciosa para su show nocturno en algún club drag de moda.

“Dee, este es mi amigo Christian.” No me atreví a usar su nombre completo, yo estaba esperando que él no notara que ella en realidad era él, pero me pareció poco probable, Christian generalmente nota todo.

Mi subconsciente fue rápido en señalar su prominente manzana de Adam, la sombra omnipresente en su contextura masculina, de ninguna manera Christian va a pensar que ella es una chica. Ella cruzó sus brazos en frente de su pecho y se mofo horriblemente de mí.

Las pestañas largas de Miss Dee, y sus ojos brillantes voltearon hacia Christian y se iluminaron con alegría y curiosidad. Ella le silbo descaradamente como un lobo a él, “que bocado tan delicioso Ana, ¿en dónde has estado escondiendo este hermoso, hermoso hombre?” Lo apunto con su dedo índice, moviéndolo hacia arriba y hacia abajo en forma de zigzag, mientras lo devoraba con los ojos.

Christian se puso de pie, extendió su mano para estrechar la de ella, por suerte su expresión perpleja. “Un placer Miss Dee” su respuesta fue educada, antes de que lanzara una mirada rápida en mi dirección.

“¿Por qué hola?, mh, mh, mmhh! Es Miss Dee-Liciosa cariño” ella dibujo las palabras, coqueteando con ellas tanto como pudo. Tomo su mano, pero en lugar de estrecharla, ella volteo la suya de modo que no había duda que ella quería que él la besara en la parte posterior.

A favor de Christian, él solo vacilo por un segundo antes de darle un exagerado y extravagante beso en la parte posterior de su mano, inclinando su cabeza ligeramente. Sus impresionantes ojos se suavizaron y estaban iluminados con diversión. Yo tuve que reprimir un ataque de risa a punto de estallar.

“Aja, aja!” ella manoteo sus labios en aprobación y puso su bufanda purpura sobre el hombro. “¿Tu enviaste estas flores hermosas? Debes tener cuidado, no malcríes a esta chica tanto corazón, ella va a empezar a esperar mucho de ti!” ella rio roncamente ante su propia broma, guiñándome el ojo, mientras palmeó mi brazo en forma de juego.

A partir de ese momento, nuestro día se fue en picada. La expresión de Christian cambio de divertida a agitada en un nanosegundo, “no, desafortunadamente no tuve el placer de enviarlas,” su voz era ronca y sus ojos precipitadamente fríos. Con hostilidad vibrando de él, inclino su cabeza hacia mí en manera de pregunta, esperando una explicación.

“Ayyy, un admirador!” si ella escucho el cambio en el tono de su voz, lo ignoro y agarro la tarjeta emocionada mucho antes de que yo pensara tomarla. Me encogí y me sonroje en todos los tonos de rojo.

“Bienvenida a casa – de: tu sabes quién,” ella leyó en voz alta y volteo la tarjeta para verla por detrás. “Tiene dos besos (xx) amiga!” Ella estaba muy entusiasmada por mí. “¿Quién es el hombre afortunado que logro capturar el corazón de la reina de hielo?” ella especulo sugestivamente, provocándome solo porque ella sabía que yo no salía y Christian resoplo sarcásticamente ante el apodo “reina de hielo”

Agarre las tazas y las lleve al fregadero para ocultar mi mascara, “Ah, solo un amigo” les dije sobre mi hombro mientras trataba frenéticamente de sonar indiferente, no afectada. ¿Realmente pensé que esto era una buena idea?

“Bueno, ya era hora! Una cosa tan linda como tú, no se puede sentar a esperar para siempre!” otra risa ronca y mi mortificación se completo, brillando en mi rostro y mis orejas. Ella no tenía idea de la historia entre nosotros dos, todas las cosas fuertes y sin decir llenando el espacio, así que no me podía molestar con ella, pero sabía que era momento de deshacerme de ella.

“¿Vas camino a tu show?” fue un intento flagrante de cambiar el tema, dirigiéndolo lejos de mi inexistente vida amorosa.

“Seguro que si, cariño, es bueno tenerte de vuelta, dile al principito que lo veo mañana”, sus ojos se arrugaron en las esquinas y sonrió con una sonrisa cálida al mencionar a Chris.

Se voltea hacia Christian señalándolo directamente en su pecho “Tu, mejor te mueves rápido cariño, si esta” me señalo con su pulgar sobre el hombro, “está interesada en alguien, pienso que debe ser muy especial. Tienes una dura competencia” Puso ambas manos en su cadera, persuasiva en su particular consejo romántico.

Era mi turno de farfullar y me encontré con una urgencia renovada de sacarla. La agarre de su brazo musculoso y dibuje en mi boca una sonrisa que no sentía. Con más fuerza de la que intentaba la empecé a sacar de la cocina. Afortunadamente ella se fue voluntariamente mientras se despedida con su mano. “Chao cariñoooo, estoy en la puerta de al lado por si acaso ella no te da nada de amor y cariño!” ella soltó una risa ronca y agito sus dedos en despedida.

De vuelta en la cocina me encontré a un Christian fresco, apoyado en el mostrador, amabas manos en el borde, con los brazos doblados por los codos. Sus piernas largas estaban estiradas en frente de él y cruzadas en los tobillos; su intensidad ardiente oponiéndose seriamente a su actitud casual.

“Agradable vecina” dijo secamente.

Yo estaba temblando en mis botas, especulando sobre el nivel de su molestia. “Ella me cae bien,” mantuve mi respuesta, incluso mi voz baja y mis ojos lejos de suyos.

“¿Estas saliendo con alguien Anastasia?” Su voz adquirió una cualidad susurrante que él asume cuando se vuelve termonuclear, pero tratando muy fuerte de suprimirlo. Estaba cortando la situación de raíz.

Sentí un escalofrió pasar por mi espalda al bajar mi mirada hacia él, mi cabeza inclinada hacia un lado. “No, no estoy saliendo con nadie. Él es solo un amigo” Espero que la mentira no sea evidente; aunque quisiera tampoco podía evitar notar la furia peligrosa en sus ojos.

“¿Así como Jose era solo un amigo?” casi que escupió las palabras, y su rostro distorsionado con disgusto.

Oh mierda! No quería que esto nos llevara a Jose! Negué con la cabeza y me mordí el labio; el miedo había robado mis palabras, lo único que podía hacer era mirarlo, aguantando las consecuencias.

Casi podía escuchar virtualmente los engranajes rodando y afilados en su cabeza mientras consideraba las repercusiones de no tenerme de vuelta, de estar libre para alguien más. La guerra interna que él estaba teniendo se derramaba por su cuerpo, pero él lucia sereno – siempre en control.

“Tú puedes ver y salir con quien quieras” dijo con su boca esculpida en una línea de desaprobación ondeando su mano hacia mí, con desprecio. Aun así la disposición de su cuerpo relajada no lucia afectado, pero sus ojos estaban quemando con hostilidad y los músculos de su mandíbula estaban exasperados, agrupados en los lados de su rostro, mientras la apretaba repetidamente.

Mi diosa interna froto sus manos y sonrió, él está celoso, él nos quiere! Pero mi subconsciente le espetó a ella, ¿a qué precio idiota ansiosa?

“¿Tu no sales, o tienes citas?” el toque de irritación en mi tono no era intencional, pero su reacción me sorprendió, él no era un monje.

Él me miro con frialdad durante un minuto insoportable antes de hablar con un barítono amenazante, “Veo que tu aun no me estas escuchando” Dejo las palabras flotando entre nosotros, sin apartar su atención de mi, esperando a que encontrara algo de comprensión desconocida.

¿Ah?

 

Cuando le quedo claro que no iba a conseguir entender cualquier mensaje subliminal que me estaba enviando, respondió con una voz baja, “no Anastasia”

No a las citas o no al sexo? Me pregunte pero mis chicas interiores estaban sacudiendo sus cabezas a mí, no vayas allí!

 

Por supuesto que yo no podía prestar atención a sus consejos, estaba muy curiosa para detenerme. Simplemente tenía que saber, “¿ni siquiera una gentil, complaciente pequeña sumisa?” No había manera de que pudiera mantener escondida mi sonrisa de celos burlona, había mucho en juego en su respuesta. Era como ver un accidente automovilístico, por más horrible que fuera, no puedes apartar la mirada.

“Por el amor de Dios Anastasia!” dos manos irritadas pasaron por el camino conocido en su cabello, “¿tienes una idea…?” alzó su voz, pero se calló, sacudiendo su cabeza en señal de frustración o disgusto, no podía descifrar cual.

Pude ver el agravamiento, saliendo a través de su pose rígida, mientras me daba una idea del estado de su alma, estaba claro que yo era la culpable. Un ataque de vergüenza fresca se apodero de mi corazón con garras implacables.

“Me tengo que ir, Collins está esperando” el destello de vulnerabilidad que había mostrado hace un minuto ahora era sustituida con una inflexibilidad cortante. Se dirigió hacia la puerta y lo seguí dócilmente, y su molestia se vio amplificada por el hecho de que no estaba cerrada con llave. “La puerta debería estar cerrada con llave” me grito con su ceño atronador fruncido.

Me marchité bajo su mirada y asentí con consentimiento, “está bien” mi susurro era tan débil que tal vez no lo oyó.

“Estaré en contacto” su alta figura estaba llenando el marco de la puerta y me arriesgue a echarle una mirada a través de mis pestañas. Estaba esperando que él se diera vuelta y se fuera, pero se detuvo aparentemente arraigado. Sabía que él estaba sintiendo la corriente entre nosotros – destellando salvajemente. Lujuria, ira y frustración era todo lo que se estaba formando con una fuerza poderosa a nuestro alrededor y ambos estábamos atrapados en ella, mirándonos el uno al otro con los labios entreabiertos, pero ninguno dispuesto a someterse a la voluntad del otro.

Su frente se arrugo cuando se acordó de sí mismo, consciente desconectándose de nuestro generador mutuo de fuerza. Asentó hacia mi bruscamente, giro en sus talones y se alejo con un propósito determinado y restaurado. Él no miro hacia atrás.

Entre al apartamento y cerré la puerta con llave, inclinándome hacia adelante y apoyando mi frente en la puerta. Poco a poco golpeé la cabeza contra la madera en pequeños golpes medidos, produciendo un golpe satisfactorio que subrayo el golpeteo en mi cerebro estúpido, avergonzado y confundido.

Así fue como nuestro día que prometía tanto, termino. Christian y yo – molestos el uno con el otro otra vez y yo – conjurando orgasmos en mis sueños, nacidos de una tensión sexual no correspondida. Desearía poder sacarle la mierda a algo

XXXXXX

Bueno, basta de revolcarme! Me castigue a mi misma y me levante de la cama, solo para darme cuenta de lo temprano que era, muy temprano para estar levantada. Me dirijo a la cocina, con la esperanza de que una taza de té haga que la perspectiva de mi día sea menos sombrío. No hay manera de que me vuelva a quedar dormida. El apartamento está tranquilo, vacio, con Chris durmiendo y yo contemplando en terminar algo de mi trabajo. Aun necesito revisar mi contrato. Me doy cuenta que Christian nunca se comprometió a ayudarme y mi espíritu desanimado se hunde mas. ¿Por qué habría de hacerlo?

 

Le doy clic al botón para encender mi laptop y busco la pila de papeles gruesa donde están los detalles de mi futura relación con la editorial BTB. Yo estaba tan emocionada por este acuerdo, pero con mi actual estado mental, todo parece como una gran tarea. Me siento sin motivación, distraídamente le doy clic al icono de correo electrónico, consciente de que estoy estancada.

Después de dos latidos del corazón detenidos, miro de nuevo para asegurarme de que no estoy alucinando. Tengo un e-mail de Christian! Cautelosamente lo abro, consciente de que puede punzar y quemar.

De: Christian Grey
Asunto: Los eventos pasados
Fecha: 17 de octubre 2016 23:52
Para: Anastasia Steele


Anastasia

 

Lamento la forma en la que dejamos las cosas esta noche. Como siempre pierdo toda la razón a tu alrededor y no es favorable para nosotros reconstruir ningún tipo de relación. Disfrute pasar tiempo con Chris y sinceramente espero que podamos llegar a un acuerdo mutuo, respecto a los derechos de visita. Entiendo que él aun es pequeño y que tú lo tendrás que acompañar si él me visita a Seattle. Él apenas me conoce, pero deseo con muchas ganas corregir eso. Yo cubriré los gastos del viaje y una vez que el acuerdo de tu libro esté listo, tú podrás trabajar desde cualquier lado, así que viajar no debería ser un problema.

 

Con mucho gusto te ayudaré con las negociaciones en torno a tu contrato. Por favor envíame los documentos pertinentes y podemos hablar de ello, tal vez vía Skype. Sin embargo, aun prefiero que Grey Publishing haga el acuerdo de tu libro, de esa forma sabré que te podremos asegurar que tú y tu trabajo van a recibir el mejor servicio posible. Por favor también envíame tu manuscrito para leerlo.


Christian Grey

CEO de Grey Enterprises Holdings Inc.

 

Ay Dios! Christian – el rey de los mensajes contradictorios! Él pierde toda la razón a mí alrededor, eso es bueno o malo, reflexiono. Él disfruto pasar tiempo con Chris, pero no me menciona. ¿Puedo inferir de eso, que él no disfruto pasar tiempo conmigo? Pero la cosa que realmente me pone, lo que salta a la vista es el hecho de que uso las palabras “derechos de visita”. No puedo evitar sentir la amenaza legal implícita en ese término. Enfrentar a Christian en la corte en la batalla por la custodia, prefiero comerme un vaso de vidrio! La fría mano de miedo amordaza mi corazón y la sangre se congela. Él no lo haría, ¿verdad?

 

Aparto mi mente del horrible pensamiento. El lado bueno es que me va a ayudar con el contrato, pero en el fondo se que él acepto ayudarme por alguna noción equivocada de que siempre necesito rescate o salvación. Bueno, en este caso, si necesito ayuda, pero aun así, no me quiero sentir como una niña a la cual su papá (solo que Christian no es mi papá) tiene que sacarla de apuros – de nuevo.

Apoyo mi cabeza en las manos, está cargada con pensamientos sin resolver. Él aun estará volando, camino a su casa. Este correo fue enviado poco después de que se fue anoche. Al menos me da un poco de tiempo para pensar en mi respuesta.

Momento de hacer una lista, creo, cada vez que tengo que tomar  una decisión importante hago una lista. Eso me ayuda a ver el camino a seguir. Miro los hechos tal como se muestran en este momento y hago una resolución de no pensar demasiado las cosas.

 

• Christian se siente atraído por mí.

• A él le cae bien y le gusta Chris y quiere pasar más tiempo con él que también significa tiempo conmigo.

• Él es el padre de Chris, un papel que parece haber aceptado.

• Él cree que hay alguien dando vueltas a mí alrededor de forma romántica y eso lo pone celoso.

• Él se ofreció a ayudarme con el acuerdo para mi libro.

• Él no está en una relación con otra mujer.

• Él no confía en mí.

Al verlo por escrito de esa forma se hace muy claro que, a excepción del último punto, tenemos todo para nuestra eventual reconciliación. El problema de confianza, debo admitir, es uno grande. Christian valora eso más que muchas cosas. A pesar de nuestro magnetismo, él se las ha arreglado muy bien para mantener la distancia – muy bien, si me preguntan a mí.

No lo puedes culpar, ¿no? Es la arpía de nuevo, señalando lo obvio.

Recuerdo cuando empecé a ver a Christian por primera vez, en los primeros días cuando aun discutíamos los contratos y limites. Yo estaba tan atraída por él y halagada por su interés. Recuerdo sentirme impresionada por su poder, me sentía intimidada por él y aunque confiaba en él en la habitación, no me confiaba de que él no iba a romper mi corazón.

Él siguió presionándome para que me abriera, para que él pudiera conocerme y así reforzar mi confianza hacia él. Incluso después de la primera vez, él se salió de sus parámetros para restablecer la confianza entre nosotros; él encontró una nueva forma para que nosotros pudiéramos estar juntos.

Estoy teniendo un momento; veo lo que tengo que hacer. Tengo que hacer lo que él hizo en una manera en la que él se relacione también. Cuando quite el castigo del menú, él simplemente reinvento las reglas que gobernaban nuestra relación. Necesito redactar un contrato, como el que él quería que yo firmara, pero esta vez, será acerca de lo que él puede esperar de mí, lo que hare para ganar su confianza. Algo que le muestre mi compromiso con nuestra relación, una promesa que él pueda hacerme mantener.

 

Si! Siento una calma y que dirección asentarse sobre mí, esta es una idea solida y adoro la referencia íntima que hará a nuestro pasado, nuestra historia compartida. Una muy buena idea de hecho.

Gracias una vez más por sus comentarios, nos sirven de motivación para continuar trabajando en la historia.

Por favor tómense el tiempo para dejar sus comentarios

Link para el capitulo 9

 

19 thoughts on “Capitulo 8

  1. Ericka says:

    Me a encantado este capitulo, cuantas emociones. Muchas gracias por compartirlo. Cada dia estoy mas enganchada.

    Like

  2. FANNY REBELLON BOLIVAR says:

    Hola amiga exelente capitulo como siempre, ana en ocasiones es estraña por su manera de actuar, y como que le gusta ver a cristian termonuclear jjjjj, ella muy bien sabe lo celoso que es,pero no tiene ni idea los sentimientos tan profundos de cristian, y en ocasiones pienso que mas que ana por ser el hombre, el tiene todas las facilidades pra tener a la mujer que a el le de la gana y no lo hizo eso habla mucho de el, se vienen los mejores capitulos, gracias a monique lain por escribir esta maravillosa historia y tu kereny tu traduccion perfecta como siempre, dios te bendiga por muchas cosas primera por existir y segundo por hacerte tan inteligente y cumplidora, es un don que dios te dio, y doy gracias por esoamiga te he promocionado y cada dia hablo mas con algunas fans, pero me molesta que no dejen un comentario, me gustaria hacer algo especial para darles un mensaje a las fans en general, y que entiendan el maravillosos trabajo que hace tanto la escritora como la traductora y sin ganar dinero solo por amor a un dilirio a nuestro 50 S, algunas no entienden comodamente leen y dejan el blog como si nada me bota los tapones eso, como si no les gustara y se que les encanta, y amiga estas leyendo el fic de sasha? de katerine y elliot es fabuloso verda? anoche me lei el cap.5 , bueno kereny mil gracias por esto espero que para navidad nos des al menos 2 cap por semana seria tremendo regalo ese seria mi niño dios jjjjj un beso madre.

    Like

  3. BETTY MICH says:

    Semana a semana espero con ansías este capitulo. Y como siempre, no me ha decepcionado. MUchas felicidades. Excelente trabajo.
    Ahora, a esperar una semana más para leer otro capitulo.
    FELIZ SEMANA!!! 😀

    Like

  4. milethgreyy says:

    estuvo intenso el capitulo por Dios espero que Christian reaccione sino perdera a Ana. excelente linda sigue con tu trabajo

    Like

  5. Janitizia Berrido says:

    Gracias por transportarnos al mundo GREY mas allá de los libros originales. Sinceramente Ana no aprende ni entiende, despué de 4 años de ausencia, de ocultarle un embarazo, a su hijo y casarse con José, que ella quiere que haga Grey que la reciba con los brazos abiertos como si nada hubiese pasado?….

    Like

    • KereCB says:

      Aparentemente eso es lo que quiere Ana. Aunque se ha arrepentido por lo que hizo… Veremos que sucede…
      Janitizia gracias por leer y comentar
      Te invito a que compartas el Fict con otras fans…
      Un Abrazo

      Like

  6. michella says:

    buenisimoooooo

    Like

  7. […] Da click aqui para leer –> via Capitulo 8. […]

    Like

  8. Felia says:

    Me encanta este capitulo que a pesar de lo que siente el por ella, no esta blando a acceder a lo que ella quiere. una cucharada de su propia medicina primero. Esta buenisimo a seguir leyendo

    Like

  9. Martha Liliana says:

    Apoyo a Christian en su posición…Ana le causó un daño irreparable pienso yo debido a sus inseguridades, e siempre se desvivió por demostrarle lo mucho que la amaba….que mas queria ella??? bueno vamos a ver como se sigue desarrollando esta excelente historia…!!! gracias

    Like

  10. Claudia Henao says:

    Ganarse la confianza lo mas difícil, no culpo a Cristian. Gracias interesante capitulo. Keremy excelente traducción

    Liked by 1 person

Please, feel free to leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s